Archivo de la etiqueta: cosmovisión

LAS ELECCIONES DEL 6D BAJO LA INFLUENCIA DE LA POSMODERNIDAD

En la determinación tuya al votar el 6D toma en cuenta las fuerzas que te incitan para hacerlo.

Algunos van a ejercer el “voto castigo”.

Otros por compromiso con el partido.

Unos cuantos por ejercer un derecho.

Muchos impulsados por las fuerzas de esta sociedad posmoderna, que sutilmente ha impregnado la conciencia de los venezolanos con ideologías y creencias contradictorias.

Demos una mirada a los pilares de la posmodernidad, luego saca tus propias conclusiones.

Posmodernidad es la expresión utilizada para designar a un amplio número de movimientos artísticos, culturales, literarios y filosóficos del siglo XX, que se extienden hasta hoy, definidos por su oposición a las tendencias de la Edad Moderna.

En sociología el término postmoderno se refiere al proceso cultural observado en muchos países desde principios de los 70. Otra acepción de la palabra posmoderno es posmaterialismo.

Características de la posmodernidad.

Antidualista: Los posmodernos aseveran que la filosofía occidental creó dualismos y así excluyó del pensamiento ciertas perspectivas. El postmodernismo valora y promueve el pluralismo y la diversidad; de ahí la gran influencia de las filosofías y religiones orientales. Un posmoderno asegura buscar los intereses de “los otros”.

Cuestiona los textos: Los textos históricos, literarios, o de otro tipo no tienen autoridad para revelar la intención del autor, ni pueden decirnos “que sucedió en realidad”. Más bien, estos textos reflejan los prejuicios, cultura y época particulares del escritor.

El giro lingüístico: El posmodernismo argumenta que el lenguaje moldea nuestro pensamiento y que no puede haber ningún pensamiento sin lenguaje. Así que el lenguaje crea literalmente la verdad.

La verdad como perspectiva: La verdad es cuestión de perspectiva o contexto más que algo universal. No tenemos acceso a la realidad, a la forma en que son las cosas, sino solamente a lo que nos parece a nosotros.

Esta forma de pensamiento influye en la adopción de criterios contradictorios, creencias antagónicas. Por esto algunas personas aceptan como válidas ideas opuestas, y lógicamente inviables.

Es como afirmar que en un punto dado del Planeta sea de día y de noche simultáneamente.

En este esquema de pensamiento, muchas personas viven una dicotomía lógica, según la cual acepta realidades opuestas, que son verdaderas y falsas al mismo tiempo. Esta forma de pensamiento genera incongruencia, y grandes tensiones emocionales con nefastas consecuencias.

Revisemos algunas contradicciones nacidas bajo el auspicio de la posmodernidad.

No vamos a emitir juicios de valor, ni cuestionar tus ideas, solo revisar conceptos.

Realidades de la posmodernidad:

Cristianos marxistas. Adoptan posiciones contradictorias. Un marxista es por definición ateo y materialista. Por lo tanto lógicamente es imposible no creer en Dios por adoptar el marxismo; y simultáneamente creer en Dios por ser cristiano.

Judíos mesiánicos. Esta es otra contradicción. El judaísmo no acepta a Jesucristo como Mesías, ni al Nuevo Testamento como Palabra inspirada por Dios. Todo lo contrario del cristianismo.

Marxistas santeros, o cristianos santeros; por las mismas razones: Son creencias contradictorias.

Existen Iglesias cristianas que en sus prácticas, ritos y liturgias mezclan un toquecito de cada una de aquellas tendencias contradictorias. En algunos casos son tan sutiles las influencias que quien la practica cree que ésta se basa en la Palabra. Como el caso de los cristianos que “declaran algo”, según “el giro lingüístico” de la posmodernidad, que el lenguaje crea la verdad, la realidad.

Al mezclar ideas contrarias, ocurre igual que cuando se mezclan dos líquidos no miscibles, o inmiscibles, que no se disuelven uno en otro; como el caso del agua y el aceite. Se mezclan pero no se diluyen, como si ocurre con el agua y el vinagre. Si se mezcla aceite y agua, y se agita fuertemente se forma una sustancia denominada “emulsión”, que cuando se deja en reposo sus componentes se separan nuevamente.

Por eso al votar el 6D, o en cualquier acto electoral, las creencias, las doctrinas, las ideologías, la cosmovisión, de cada persona entran en juego. ¨Por eso hay que votar conscientemente.

Pero ojo, no solo al votar, aun al acudir a tu iglesia, si eres cristiano, antes de adoptar una doctrina, una tendencia, un estilo, necesitas revisar los fundamentos de tales prácticas a la luz de la Palabra, la Biblia y luego decidir.

Ahora tenemos un problema, la mayoría de cristianos, al mejor estilo posmoderno, no acuden a la Palabra, no se nutren de sus enseñanzas y depositan su fe en las predicaciones de sus pastores; muchos de los cuales inconscientemente llevan a los rebaños por la senda de la posmodernidad.

Por este motivo hay que volver a la Palabra.

Hoy, en esta Venezuela posmoderna, necesitamos como nunca antes una nueva Reforma espiritual, doctrinal, actitudinal basada en los postulados del gran hombre de Dios Martín Lutero, condensadas en sus “cinco solas”:

La palabra latina sola significa en español “solo” o “solamente”. Las cinco solas expresan cinco creencias fundamentales, que los reformadores entendían como pilares esenciales para la vida y práctica cristianas.

Sola scriptura, solo la Biblia es la palabra de Dios, es decir, la única fuente de doctrina y práctica cristiana, y que es accesible para todos.

Sola fide es la enseñanza que dice que la justificación se recibe sólo por la fe, sin ninguna mezcla ni necesidad de buenas obras.

Sola gratia es la doctrina que sostiene que la salvación viene sólo por la gracia divina o gracia de Dios; es decir, por un “favor inmerecido”, no como algo que el pecador haya conseguido o pueda conseguir por sus propios méritos.

Solus Christus enseña que Jesucristo es el único mediador entre Dios y el hombre, y que no hay salvación por medio de ningún otro. 1 Timoteo 2:5 “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”.

Soli Deo gloria enseña que toda la gloria es sólo para Dios, puesto que la salvación sólo se lleva a cabo a través de su voluntad y acción; no sólo el don de la redención todo-suficiente de Jesús en la cruz, sino también el don de la fe en esa redención, creada en el corazón del creyente por el ”’Espíritu Santo”’.

En Venezuela necesitamos un “cristianismo solo”, sin mezcla, sin contaminación, basado “solo en la Escritura”

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente:

PARA TENER EXITO, FRACASAR

Como muy bien nos han enseñado, y el diccionario de la Real Academia Española lo define, el fracaso es la “falta de éxito, o resultado adverso”.

Es decir, el fracaso es el opuesto del éxito, lo contrario a “logro”. En un mundo competitivo, donde se exalta a los triunfadores, el fracaso es distintivo de los perdedores. Mal visto.

De manera que fracaso y frustración, son opuestos a éxito, a triunfo, victoria. En este orden de ideas, nadie quiere fracasar, porque se nos ha enseñado que lo importante no es competir, sino ganar. Esta manera de ver la vida, es generadora de grandes frustraciones; y propicia estados tensión, que mal canalizados atentan contra el bienestar general de las personas.

Un análisis de ambos conceptos nos va a revelar interesantes realidades.

El éxito se define como “resultado feliz de algo, actuación, negocio.”

Es decir, el éxito es el logro de una meta. Lo que significa que se obtiene “una sola vez en la vida”, respecto a la meta trazada. Si alguien se traza la meta de  obtener un título universitario en medicina; una vez logrado el titulo, lograda la meta, tuvo éxito, y ya. La alegría de ese momento no es perdurable, es transitoria; porque ahora se traza otra meta: Ejercer la medicina, con la esperanza de otros éxitos subsiguientes.

Así pues, el éxito no es un punto de culminación; sino un impulsor para seguir avanzando en la vida.

Ahora consideremos la otra perspectiva, el fracaso.

¿Qué es el fracaso? Como señalamos anteriormente, el fracaso es no tener éxito, fallar en el logro de una meta.

¿Es que los que alcanzan el éxito no fracasan? Claro que fracasan, y muchas veces; lo que ocurre es que usan el fracaso como una forma de corregir las desviaciones hacia el logro de la meta, y les impulsa a continuar hacia la meta trazada.

Fracasar, no significa que se es un fracasado. Simplemente significa que se esta avanzando en el camino del éxito, corrigiendo las imperfecciones. Tomas Alba Edison, como sabemos, es considerado un hombre de mucho éxito. Entre la infinidad de invenciones, una que utilizamos con frecuencia es la lámpara incandescente, que nos ilumina durante las noches. Se dice que antes de perfeccionar el invento, fracaso una y otra vez; refieren que como mil veces.

En cierta oportunidad, en una entrevista, se le preguntó al gran inventor exitoso: ¿Que se siente al fracasar mil veces? A lo que este respondió: “Aprendí mil maneras de no fabricar una lámpara”. De manera que si tomamos el fracaso como un aprendizaje, estaremos transformando nuestra cosmovisión, nuestra manera de ver el mundo, de forma constructiva.

Consideraremos el fracaso como un impulsor para seguir avanzando, en la busca de hacer las cosas bien; es decir de tener éxito. No te dejes engañar, esa persona que se muestra como triunfadora, como ganadora, como paradigma de éxito, es un ser humano, como tu.

La única diferencia es que te lo muestran en su mejor momento, en el día del éxito, en la cúspide de la fama. No le desmerecemos, ni le quitamos méritos; mas la realidad es que para llegar a la cima, le fue necesario luchar, vencer las adversidades, corregir los fracasos, superar los obstáculos; sufrir, llorar, padecer.

Es conveniente que entiendas que el fracaso es un impulsor del éxito, del triunfo, de victoria.

Ahora bien, una cosa es fracasar, otra cosa es sentirse fracasado.

Lee de nuevo las dos últimas palabras del párrafo anterior: “sentirse fracasado”.

El fracaso es una circunstancia normal, y hasta esperada; que sirve para corregir las fallas, las debilidades, las imperfecciones. Toma nota de la siguiente afirmación: “El fracaso, como el éxito, ocurre una sola vez, respecto de la meta no alcanzada.” Si corriste los cien metros planos, y perdiste. Ocurrió “una vez”, ya habrá otras opciones para llegar primero.

Sentirse fracasado, es un estado de animo negativo, que te induce pesimismo, desesperanza, desconfianza en ti mismo, desanimo, deseo de “tirar la toalla”, de desistir.

Toma nota del dispositivo que usas para leer este artículo. Antes de salir al mercado fue sometido a innumerables pruebas y controles, a los fines de que funcione sin fallas. Cada vez que en la prueba, el dispositivo fallaba, era sometido a revisión y modificaciones. Así sucesivamente, hasta que llegó al punto denominado calidad de uso. En ese momento fue autorizada su producción, puesta en el mercado; debido a lo cual pediste adquirirlo, y usarlo, como lo estas haciendo.

No le temas al fracaso, enfréntale, estúdialo, analízalo; y obtén los aprendizajes útiles, para seguir teniendo éxito en la vida.

Felices fracasos, y muchos éxitos.