Archivo de la etiqueta: conflicto

DE OBISPO A OBISPO Y PARA TODA VENEZUELA

Circula en la red una carta presuntamente escrita por un ilustre prelado católico venezolano, dirigida a otro distinguido prelado de la misma fe religiosa. Dicha comunicación contiene verdades que mueven a reflexión, se transcribe seguidamente, eliminando los nombres mencionados en la misma, en virtud de que se desconoce si la carta es original, o si fue escrita por un autor anónimo para llamar la conciencia de los venezolanos, usando el nombre del ilustre y bien conocido prelado.

He aquí la misiva:

“Escribo éstas líneas animado por mi fe Católica, y por el ejemplo dado por nuestros últimos Papas y sin lugar a dudas, por el ejemplo del mismo Jesús.

Mis palabras en este momento van dirigidas a Monseñor… nombre del Monseñor… Obispo y Pastor de la Diócesis de nombre de una ciudad venezolana, aunque sus acciones me lleven a dudar de su condición de Pastor.

Sr. Obispo, en estos momentos… nombre de un político venezolano… de …una ciudad de Venezuela se encuentra preso, en huelga de hambre y enfrentando un juicio, que no es más que una payasada de este régimen que hoy gobierna Venezuela; y usted y muchos Obispos solo guardan silencio, sin una palabra ni siquiera de aliento, sin una acción o pronunciamiento concreto por la liberación o por un juicio justo, y ajustado el debido proceso para nuestro hermano… nombre del político venezolano… hijo de esta tierra de la cual usted también se hace llamar hijo y nada más lejos de eso.

Quisiera recordarle que cuando… nombre de político venezolano… enfermó, usted le acompañó en La Grita, ofició muchas misas por su sanación y el día que murió, usted dejó sus obligaciones botadas, como decimos por aquí, para subir a un avión y llegar a Fuerte Tiuna. Aplausos para usted que visitó y acompañó a un enfermo! Pero le digo… nombre del político… tiene un año y tres meses preso, y usted ni una palabra, ni una visita, ni una misa! Pero ¿cómo pedirle duraznos al árbol que da mangos?. ¡No se puede ser Pastor solo de un color, rojo en este caso.

¡No se puede ser Sacerdote y Padre en la fe de unos y otros no!, ¡Usted sabe muy bien que su persona puede abogar, por todos los presos políticos, y bien sabe el pueblo del… nombre del Estado… porqué!

Deje a un lado su pensamiento político obvio para todo el mundo, piense que… nombre del político… también está enfermo, no puede caminar, no esta consumiendo alimentos y cada día su condición empeora y su lucha es justa, pacífica y democrática, y además lógica. ¡porque no se puede aceptar la cárcel y el confinamiento cuando se es inocente!

Siga el ejemplo de Benedicto XVI, Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo II y le pongo uno más cercano: el de Monseñor Arias Blanco y actúe como Padre y Pastor! No solo de… nombre del político… sino de todo este pueblo rebelde y valiente del… nombre del Estado!

¡No le pedimos que se haga opositor. Le pedimos que se haga Pastor!”

Hasta aquí la misiva.

Esta carta, en el supuesto de que sea apócrifa, no auténtica, contiene realidades que no pueden pasar desapercibidas; presenta una imagen de lo que ocurre en Venezuela.

La misiva cuestiona al prelado católico por asumir una actitud parcializada frente al acontecer venezolano, y por no cumplir las tareas inherentes a su condición de pastor, cuando se trata de una persona con la que no comparte su posición política; se le reclama que dada su autoridad y cercanía con el gobierno pudiera influir, y mediar en favor de los presos políticos, propiciar se cumpla el estado de derecho.

Esa carencia de objetividad, impropia en una persona con la alta misión del receptor de la carta, de ser cierta, no es exclusiva, ni aislada. Y es una de las razones de que la situación venezolana haya desbordado en la crisis que hoy vivimos.

La misiva también puede ser dirigida al pueblo cristiano en general, que se ha dividido en tres secciones: unos a favor de la revolución bolivariana, otros contra ella, y una porción neutral. Cada uno con sus argumentos y cuota de responsabilidad.

Se dice que hay personas muy cercanas a las más altas autoridades del Poder Ejecutivo que profesan la fe de Jesucristo; se comenta que en el Concejo de Ministros y en el Alto Mando Militar, también hay personas con similar fe; que hasta en los altos cargos de algunos órganos de los Podres Públicos, se han sentado cristianos; y que existen ministros de diversas denominaciones cristianas, católicos o evangélicos, que tienen acceso directo a Miraflores, y al Despacho Presidencial.

Entonces, quien conoce la Sagrada Escritura, y sufre por la situación imperante en Venezuela, desea en lo íntimo de su corazón, y ora para que alguno de aquellos que estando a ese nivel, o un grupo de ellos, sean instrumentos Divinos para actuar en tales escenarios, y propiciar cambios positivos en los gobernantes. Como la Reina Ester en Persia, para ir al Despacho Real en nombre de quien Gobierna el Universo, y hablarle al corazón del Dignatario en funciones de Gobierno, para que cambie de actitud, Ester 4:13-17; o de unos cuantos Sadrac, Mesac, y Abed-nego, en Babilonia, que expusieron su vida en el horno de fuego, para dar testimonio al rey de su fe en “quien podía liberarles”, hecho que finalmente conmovió al monarca, Daniel 3:27-30; se anhela un Nehemías en el Palacio Real de Persia, quien por su alto grado de confianza con el Rey, pudo influir constructivamente, para que se cumplieran los propósitos de Dios, Nehemías 2:1-8; se espera por un mensajero que lleve la Palabra al Palacio, como ocurrió en tiempos de Josías, hecho que propició una renovación moral y espiritual del gobernante, con repercusiones positivas para toda la Nación, 2 Reyes 22:10-13.

También los cristianos opositores necesitan aquella misiva, desde esta trinchera se lanzan anatemas y juicios contra quienes están en el poder; esta es una actitud tradicional en muchos venezolanos. No se hace por maldad, sino para denunciar actitudes erradas, como hicieron los profetas de Israel; pero las mismas deben ser remitidas a los que se denominan dirigentes del Bloque Opositor, quienes igualmente actúan de espaldas a Dios, y a los intereses nacionales, y con su silencio son cómplices de los errores de la actual administración. Ellos también necesitan el mensaje transformador de Jesucristo, para que en lo personal sean bendecidos, y obren como instrumentos divinos para propiciar una renovación total del País.

¿Cuantas veces se ha deseado el mismísimo infierno para algún personaje del gobierno, o de la oposición? Desde una perspectiva bíblica nadie debe ir al infierno, al contrario se urge proclamar la Palabra, para que procedan al arrepentimiento, y no tengan ese fatídico destino.

Hoy se requiere un mensajero de Jesucristo que despojado de adulancia, tanto como de prejuicios, se siente privadamente en Miraflores y con autoridad espiritual abra la Biblia y muestre la necesidad de un encuentro con Dios, un llamado personal al arrepentimiento; y luego muestre lo dice la Biblia para que una nación prospere. Lo mismo vale para los demás órganos de los Poderes Públicos Nacionales, y otras instituciones del Estado.

Reproducción imaginaria de Jonas predicando en Ninive.

No será una novedad que Dios use a un mensajero poderosamente, y cambie a un gobernante; aun en aquellos que parecen una tarea imposible. La Biblia da testimonio de esta realidad, y la Historia lo confirma. Dios habló a Nabucodonosor, monarca del cruel y apóstata Imperio Babilónico, quien aceptó la soberanía de Dios, Daniel 2:46-47; 4:37; más tarde Ciro, Rey de Persia, en un momento de su gobierno, reconoció que era un monarca al servicio de Dios, 2 Crónicas 36:22-23.

Siempre hubo un mensajero divino a cargo de llevar el mensaje al Monarca, para llamarle al arrepentimiento y luego usarle como poderoso instrumento de gracia para la Nación.

Años más tarde lo hizo con Alejandro Magno, para preservar al Templo y a Jerusalén. Según el historiador judío Flavio Josefo, y el Talmud judío, Dios le mostró en una visión a Alejandro, como sería su entrada a Jerusalén, y también preparó al Sumo Sacerdote para recibirle en paz. Cuando entró a Jerusalén, le esperaban todos los sacerdotes con sus vestimentas ceremoniales. Alejandro se postró delante del Sumo Sacerdote en reconocimiento al Dios cuyo nombre éste llevaba inscrito en la frente. Alejandro explicó a sus sorprendidos hombres que cada vez que salía a la batalla, tenía una visión: Un hombre muy parecido al Sumo Sacerdote conducía sus tropas a la victoria. Luego los judíos describieron a Alejandro las profecías de Daniel que revelaban su dominio, lo cual le convenció sobre su carácter de escogido. Por lo cual Alejandro fue muy benévolo con los judíos.

Alejandro Magno en el Templo de Jerusalén

Pintura “Alejandro Magno en el Templo de Jerusalén”. Óleo en el Museo Nacional del Prado en Madrid, España.

Siglos después, según la tradición, el emperador Constantino I, momentos antes de la Batalla del Puente Milvio el 28 de octubre de 312, tuvo una visión, una Cruz se le apareció a Constantino en el cielo, pidiéndole que sustituyera las águilas imperiales de las insignias de los soldados por la Cruz cristiana, de manera que con ese signo vencería. Cuenta la leyenda que después de este sueño o visión, Constantino adoptó el lema latino “In hoc signo vinces”; Con este signo vencerás.

Sería una gran bendición para Venezuela y el Mundo, si los Gobernadores, Alcaldes, Miembros de los Cuerpos deliberantes y demás venezolanos fuesen confrontados con la Palabra de Dios y comprendan todo lo que puede hacer Dios por ellos personalmente, y por la población en general a través de ellos.

Al receptor de la misiva del prelado, antes mencionada, se le exhorta: “¡No le pedimos que se haga opositor. Le pedimos que se haga Pastor!”

Dicha carta, también puede ser remitida a la Conferencia Episcopal Venezolana, al Consejo Evangélico de Venezuela; a las Confraternidades, y Convenciones evangélicas de Venezuela.

Consejo Evangélico de Venezuela.

A todos los cristianos venezolanos: “No se le pide que cambie de posición política… Se le pide que cumpla su misión establecida en la Sagrada Escritura”.

Cualquiera puede argumentar que para eso se necesita un llamado divino, entonces he aquí el llamado:

¿Cómo oirán sin haber quien les predique? Romanos 10:14.

Fuente:

FRANJA DE GAZA, TRASFONDO DEL CONFLICTO

Los titulares de los principales periódicos del mundo, referidos a la situación en Gaza, permiten observar una tragedia en pleno desarrollo. Se nos informa de los cohetes lanzados desde Gaza, así como la respuesta israelí; nos muestran la situación humanitaria en la Franja, y los padecimientos de la población civil. Las imágenes son elocuentes.

Igualmente nos reportan los esfuerzos egipcios para propiciar el diálogo entre Hamás e Israel, que ha resultado en dos treguas, para avanzar en las negociaciones de una paz duradera en la región.

¿Qué impulsa las acciones de palestinos e israelíes?

¿Qué detonante activa los cohetes desde Gaza, y los misiles desde Israel?

¿Cómo lograr una paz duradera?

A instancias de Egipto, y de la opinión internacional, ayer domingo 10 de agosto, Israel y el grupo islamista palestino Hamas aceptaron la propuesta para declarar una nueva tregua de 72 horas en la Franja de Gaza, con lo que se abre una vía para la reanudación de conversaciones indirectas que lleven a un cese el fuego de largo alcance luego de un mes de cruentos enfrentamientos que ha provocado la pérdida de casi 2.000 vidas.

Más de 1.900 muertos y 10.000 edificios destruidos en Gaza

Un grupo de palestino juega futbol, disfrutando la tregua de 72 horas.

Esta es la segunda ocasión en menos de una semana que los enemigos aceptan una tregua concertada por Egipto. Una tregua similar lograda la semana pasada colapsó al reiniciarse las hostilidades el viernes, mencionó AP.

¿Qué exigen las partes en conflicto?

Tal y como se solicitó en El Cairo, a propósito de las negociaciones durante la anterior Tregua de 72 horas, los Palestinos exigen a Israel el desbloqueo de sus fronteras, la construcción de un Puerto en Gaza, así como la posibilidad de acceder a los mercados internacionales. Peticiones justas, vistas desde su contexto.

Israel por su parte solicita el fin de los lanzamientos de cohetes desde Gaza, así como la desmilitarización de la zona. Cumplida esta petición, entrarán en negociaciones sobre las propuestas Palestinas. Solicitud justa.

Gaza City skyline

Paz momentánea en Gaza, mientras dura la tregua de 72 horas.

Vista desde esta óptica, las cosas parecen sencillas; y uno cree que están ahogándose en un vaso de agua.

Pero el asunto es más complejo. Para comprender este conflicto hay que estar en la “piel” de los actores. Nuestra cultura occidental no nos permite evaluar la magnitud de lo que cada parte exige.

Para comprender la raíz del conflicto, y sus consecuencias hay que ir más allá de los titulares de prensa, al fondo del conflicto.

Óptica de Hamás.

Hamás, que significa fervor en árabe; acrónimo de Harakat al-Muqáwama al-Islamiya, Movimiento de Resistencia Islámico, es una organización palestina que se declara como yihadista, nacionalista e islámica. Su objetivo, definido en su carta fundacional, es el establecimiento de un estado islámico en la región histórica de Palestina, que comprendería los actuales Israel, Cisjordania y la Franja de Gaza, con capital en Jerusalén.

La Carta Fundacional de Hamás también conocida como el Pacto de Hamás, fue publicada el 18 de agosto de 1988 y delineó la identidad del movimiento, sus objetivos y sus fines. En el artículo segundo se presenta como una rama del movimiento internacional de los Hermanos Musulmanes en Palestina, y declara que sus miembros son musulmanes que “temen a Dios y levantan la bandera de la yihad en la cara de los opresores.”

La carta afirma que “nuestra lucha contra los Judíos es muy grande y muy grave” y pide la creación de un estado islámico en Palestina, en lugar de Israel, y la obliteración o disolución de Israel. La carta también afirma que Hamás es humanista y tolerante con otras religiones cuando no “dejan en duda la soberanía del Islam en esta región”. La Carta añade que “renunciar a cualquier parte de Palestina significa renunciar la religión” de Islam.

Óptica de Israel.

Israel declaró su independencia el 14 de mayo de 1948 en el Museo de Arte de Tel Aviv, la histórica declaración, de carácter estrictamente laico pero que establecía un vínculo con la cultura y la historia de los antepasados judíos, fue leída por David Ben-Gurión y comenzaba así:

“Eretz Israel ha sido la cuna del pueblo judío. Aquí se ha forjado su personalidad espiritual, religiosa y nacional. Aquí ha vivido como pueblo libre y soberano; aquí ha creado una cultura con valores nacionales y universales.”

Afirma que el nuevo Estado se basa en los principios de libertad, justicia y paz, abierto a la inmigración de todos los judíos del mundo, y garantizando la igualdad de derechos y libertades para todos sus ciudadanos, sin distinción. Solicitaba también ser admitido en la ONU e invitaba a los vecinos árabes a convivir en paz y buena vecindad, con ayuda y cooperación mutua.

Culminaba proclamando, “en virtud del derecho natural e histórico del pueblo judío, así como la resolución de las Naciones Unidas”, un Estado judío en Palestina, que llevará el nombre de “Estado de Israel”.

Israel es el único Estado judío del mundo.

Vistas ambas perspectivas, observamos que establecen principios diferentes, contradictorios, radicalmente opuestos; por lo tanto, los enfrentamientos en la Franja de Gaza, no van a cesar por un anhelado alto al fuego, por largos que estos sean.

Hamas aspira convertir este territorio en una Nación Islámica con capital en Jerusalén.Parte del mismo es reclamado por Israel como posesión histórica.

Judíos e Islámicos tendrán que reconocer el derecho del otro de subsistir sobre la faz de la tierra, con base a los derechos humanos, así como a los propuestos por el Dios de Abrahán, padre de ambos pueblos.

Jehová, el Dios de Abrahán les ilumine.

Fuente:

El País, España, versión digital

El Universal, Venezuela, versión digital

Imágenes Google

 

 

PARA COMPRENDER EL CONFLICTO EN LA FRANJA DE GAZA

La prensa internacional nos informa sobre el conflicto en torno a la Franja de Gaza, refiere lo cruento de las hostilidades.

Según la prensa, la reanudación de los enfrentamientos comenzó con el secuestro y asesinato de tres adolescentes ocurridos en un asentamiento israelí de Cisjordania en junio de 2014. Israel culpó a Hamás de los hechos, ya que se cree que los dos sospechosos acusados del secuestro eran miembros de esa agrupación. Por su parte, Hamás negó tener conocimiento del secuestro. A medida que las tensiones se incrementaban, el asesinato de un adolescente palestino, complicó la situación, generando disturbios, protestas de israelíes y palestinos; y lanzamientos de cohetes desde Gaza a territorio israelí.

https://i0.wp.com/cdn.eluniversal.com/2014/07/09/soldados1.520.360.jpg

Esta circunstancia impulso a los israelíes a ordenar la “Operación Margen Protector”, una operación militar llevada a cabo por las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) en la Franja de Gaza, iniciada el 8 de julio de 2014. Israel afirma que el único objetivo de la operación es atacar Hamás, la organización que gobierna la Franja. Por su parte, Palestina y diversas organizaciones por los derechos humanos han acusado a Israel de llevar a cabo un ataque indiscriminado contra todos los palestinos.

Ahora bien, las tensiones en la Franja de Gaza, tienen como contexto el conflicto palestino-israelí, y éste tiene como trasfondo el conflicto árabe-israelí.

Conflicto palestino-israelí.

Surge a raíz de la decisión de la ONU que acordó el reparto del Mandato Británico en dos Estados, uno judío y otro árabe, aproximadamente iguales en extensión, según resolución 181 de la Asamblea General de 1947.  Los judíos proclamaron la independencia del Estado de Israel en mayo de 1948, mientras que los árabes no aceptaron el reparto y declararon la guerra dos días después de la proclamación de la independencia del Estado judío.

La guerra árabe-israelí de 1948, la primera de una serie de contiendas, culminó en un armisticio en 1949, que tuvo como consecuencia la ampliación del territorio de Israel y de Transjordania, que se anexó Cisjordania. Por su parte, Egipto pasó a administrar la Franja de Gaza.

Territorio israelí, en blanco; territorio palestino, marcado con líneas diagonales.

A raíz de los Acuerdos de Oslo, en los Territorios Palestinos de la Franja de Gaza y Cisjordania se estableció la Autoridad Nacional Palestina, una administración autónoma palestina reconocida internacionalmente y que tiene el mandato de sentar las bases del futuro Estado palestino.

Los Acuerdos de Oslo de 1993, oficialmente Declaración de Principios sobre las Disposiciones relacionadas con un Gobierno Autónomo Provisional, fueron una serie de acuerdos firmados entre el Gobierno de Israel y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), y está diseñado para ofrecer una solución permanente en el conflicto palestino-israelí.

El representante de Israel y el de la OLP se saludan luego de firmar los Acuerdos de Oslo.

Sin embargo, el conflicto se retrotrae a la época del Imperio Romano; concretamente a partir del año 135.
Luego de la expulsión de los judíos después de la represión de la revuelta de Bar Kojba, fusionaron la provincia romana de Judea y la provincia romana de Siria para formar la nueva provincia de Siria-Palestina, con el fin de completar la eliminación de Judea. Desde aquella época, y hasta la creación del Estado de Israel, y el establecimiento de la Autoridad Nacional Palestina en el siglo XX, la región fue casi siempre parte de algún reino o imperio mayor.

Por todo ello, los árabes reconocen el territorio de Palestina, constituido del territorio que ocupa actualmente Israel, más la Franja de Gaza, y Cisjordania. Que fue creación romana.

Por su parte, Israel reconoce el territorio que ocupa como “La Tierra de Israel”, y los demás territorios palestinos, Gaza y Cisjordania, en reclamación.

Origen del conflicto árabe-israelí.

Este conflicto es complejo, tiene aspectos religiosos, territoriales, socioeconómicos y ancestrales. Los árabes y los israelíes descienden de un padre común, Abraham.

Atendiendo a lo reseñado en el libro del Génesis, Jehová hizo un Pacto con Abraham. La promesa divina tenía que ver con hacer de su descendencia, la de Abraham, una nación grande, tan numerosa como las estrellas del cielo, o la arena del mar; igualmente concederla un territorio que iba desde el rio Nilo, hasta el rio Éufrates, la conocida “media luna fértil”, actualmente ocupada por los países árabes, en su mayoría, y por el estado de Israel.
Igualmente prometió que su cimiente seria para bendición de todas las naciones del mundo.

En Génesis 15:18, se lee:

18 En aquel día hizo Jehová un pacto con Abram, diciendo: A tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Éufrates;

En Génesis 22:16-18, se lee:

16 y dijo: Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único hijo; 17 de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos.
18 En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz.

Tierra Prometida

Representación imaginaria de la Tierra Prometida, desde el rio Nilo, hasta el Éufrates.

Ahora bien, la Biblia afirma que Abraham tuvo dos hijos, Ismael, de Agar, e Isaac, de Sara, esposa de Abraham. Ver Génesis 16, para conocer sobre el nacimiento de Ismael; y Génesis 21, refiere el nacimiento de Isaac.

Pues bien, los ismaelitas, naciones árabes, afirman ser los herederos de la promesa, en virtud de que descienden de Ismael, el primogénito de Abraham.

Por su parte los judíos declaran ser los herederos de la promesa, ya que descienden de Isaac, y Jehová declaró que el Pacto continuaría con su descendencia. Ver Génesis 17:19:

“Respondió Dios: Ciertamente Sara tu mujer te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Isaac, y confirmaré mi pacto con él como pacto perpetuo para sus descendientes después de él.”

Entonces, según la cosmovisión árabe, ellos son los herederos de la Promesa, de donde deriva el islamismo. El islam es una religión monoteísta abrahámica cuyo dogma de fe se basa en el libro del Corán, el cual establece como premisa fundamental para sus creyentes que «No hay más Dios que Alá y que Mahoma es el último mensajero de Alá».

La perspectiva judía. Son descendientes de Isaac; profesan el judaísmo. El judaísmo se refiere a la religión, la tradición y la cultura del pueblo judío. El rasgo principal de la fe judía es la creencia en un Dios omnisciente, omnipotente y providente, que habría creado el universo y elegido al pueblo judío para revelarle la ley contenida en los Diez Mandamientos, y las prescripciones rituales de los libros tercero y cuarto de la Torá. Por lo tanto, las normas derivadas de tales textos y de la tradición oral, constituyen la guía de vida de los judíos.

Resolución pacífica del Conflicto árabe-israelí.

La resolución del conflicto árabe-israelí, necesariamente debe partir de unas premisas básicas:

Reconocimiento mutuo de su realidad histórica, ancestral.

Ambos son hijos de Abraham, por lo tanto herederos de la promesa divina.
Ismael, Génesis 16:10-12:

10 Le dijo también el ángel de Jehová: Multiplicaré tanto tu descendencia, que no podrá ser contada a causa de la multitud.
11 Además le dijo el ángel de Jehová: He aquí que has concebido, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Ismael, porque Jehová ha oído tu aflicción.
12 Y él será hombre fiero; su mano será contra todos, y la mano de todos contra él, y delante de todos sus hermanos habitará.

Isaac, Génesis 17:19:

“Respondió Dios: Ciertamente Sara tu mujer te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Isaac, y confirmaré mi pacto con él como pacto perpetuo para sus descendientes después de él.”

Reconocimiento mutuo de la legitimidad del territorio que ambos ocupan.

Israel no discute el derecho de los árabes de ocupar los territorios que conforman sus diferentes países. Lo que reclama es el derecho de ocupar el territorio reconocido por la ONU, en 1947, cuya posesión data de más de 3000 años.

Los Palestinos, por la misma Resolución de la ONU que le dio derechos a Israel, poseen derechos sobre sus territorios.

Respeto mutuo a la identidad y libertad religiosa del otro.

Respeto de todos a los derechos humanos.

Como sabemos, el conflicto macro, árabe-israelí, del cual deriva el palestino-israelí, se resolverá en una mesa de diálogo y negociación, en la cual cada parte acuda con la intención de alcanzar un acuerdo, no para imponer su perspectiva. Los acuerdos se logran con posiciones flexibles, de respeto a la otra parte, equilibradas, apegadas a los principios universales de los derechos humanos. Básicamente con el ánimo de propiciar el acuerdo, y no desistir hasta lograrlo.

Hacemos votos por la paz en Medio Oriente, Jehová el Dios de Abraham les guie y bendiga en ese propósito.

Fuente:
Wikipedia
Prensa Internacional
Biblia RV-60, del portal bibliagateway.com
Imágenes Google.

DESENREDAR LA MADEJA

Hay momentos en la vida en los que uno se siente como envuelto en una madeja. Imaginamos que invisibles hilos nos rodean, creando la sensación de que estamos atrapados.

Son esos momentos de crisis en que nos sentimos paralizados. Queremos avanzar, pero las circunstancias, la incertidumbre, los temores, nuestra emotividad, los riesgos, impiden que decidamos el primer paso.

¿Qué hacer en estas circustancias?

Nada.

No dar un paso, hasta clarificar las circunstancias, las motivaciones y las consecuencias de tu determinación; a menos que estés en medio de un riesgo inminente.

Si estas ante una situación de riesgo, como un incendio, un accidente, o un terremoto, necesitas actuar de inmediato, manteniendo la calma.

Mas ante las crisis cotidianas, el consejo universal es no tomar decisiones guiados por la emotividad, sea tanto de aceptación, como de rechazo.

Por lo general es conveniente posponer la decisión un tiempo prudencial, para dar lugar al razonamiento lógico, a la respuesta asertiva.

Lo que pasa es que cuando estamos bajo presión, tendemos a ser reactivos; es decir a reaccionar impulsivamente, sin detenernos a evaluar las múltiples alternativas; y las consecuencias de las mismas.

Las crisis llevan al conflicto, y los conflictos no se resuelven solos, ni repentinamente. Se requiere una dosis de ingenio, creatividad, determinación y sentido común, entre otros, para arribar a una solución de compromiso.

Cuando estamos en un conflicto, actúa nuestra afectividad, o nuestra racionalidad.

Cuando la emotividad asume el control, podemos tomar decisiones subjetivas en base a alguna emoción: agredir, evadir, o escapar; o bajo la influencia del placer: aceptación incondicional. Acciones que pudieran potencialmente ser incorrectas.

Si por el contrario la racionalidad es quien domina la situación, una objetividad desapasionada, un análisis frío, una respuesta calculada, puede igualmente conducirnos a decisiones equivocadas.

¿Cuál es la actitud correcta?

Si se te exige tomar una decisión instantánea, y no hay alternativa de tomarse un tiempo para pensar, no queda más remedio que dejar lugar a la intuición, o al riesgo calculado. Y esperar que las cosas salgan bien; pero esta no es la generalidad de los casos.

La crisis y el conflicto al que me refiero, no es de este tipo.

Por cierto la expresión crisis, a veces la tomamos como sinónimo de conflicto, lo cual no es cierto. Una crisis es una coyuntura de cambio en un sistema dado, sujeto a evolución. El conflicto se genera si no sabemos manejar la crisis.

El conflicto es “un enfrentamiento u oposición entre personas”, por opiniones contrarias; o “un asunto o problema personal de difícil solución”, como los conflictos emocionales.

Por ejemplo, decimos que la adolescencia es una etapa conflictiva. Ciertamente la adolescencia es una etapa de crisis, de cambios, se transita la conversión del niño en adulto, lo cual es natural. El conflicto se da cuando la crisis no se maneja adecuadamente, por el sujeto, o por quienes le rodean.

Ahora bien, vamos a referimos a aquellos casos en que las condiciones bajos las cuales se produce la crisis permiten un análisis objetivo.

Tomemos notas de algunas crisis personales que tenemos que enfrentar. Recuerde que la expresión crisis significa “situación de cambio”: la pubertad, el matrimonio, la paternidad, las rupturas de relaciones, el despido de un trabajo, una enfermedad repentina, son algunas de las innumerables crisis que enfrentamos a lo largo de la vida.

Para evitar que la crisis se convierta en conflicto, es necesario actuar asertivamente, esperar el tiempo prudencial para tomar la decisión, aunque sea breve. De esta manera se baja la presión, se alcanza la calma, se puede pensar serenamente.

Después, utilizando sus recursos internos, buscar una solución asertiva, que luego no produzca dolor, remordimiento, o culpa; porque la decisión fue tomada responsablemente.

La capacidad de razonar lógicamente, tanto como la inteligencia emocional son los mejores recursos para solucionar un conflicto, y superar una crisis.

Mediante el razonamiento lógico se hace análisis de la situación, se evalúan los resultados, para elegir la solución más adecuada.

Por su parte las habilidades de la Inteligencia Emocional, nos permite: desarrollar Autoconciencia Emocional, comprender las verdaderas causas de una emoción, lo que la origina; Control de las Emociones, la habilidad de canalizar las emociones adecuadamente, expresarlas asertivamente; Motivación, capacidad interna de iniciar una acción, dirigirla a la meta propuesta y mantenerla; Empatía, ponerse en el lugar del otro, comprender lo que le sucede; Habilidades Sociales, practicar aquello de “ama a tu prójimo como a ti mismo”.

Lo importante en todo caso es actuar con una mente equilibrada, serena, por lo menos capaz de evaluar objetivamente los pros y los contras de determinada solución.

Por ejemplo, ante el despido de un trabajo, en lugar de generar enfrentamientos con el patrón; o de sentirse deprimido, inútil, o rechazado; pensar positivamente: Asumir que se abren múltiples opciones para explorar otras alternativas, probar nuevos rumbos, o iniciar ese proyecto largamente pospuesto.

Un dato interesante. Su cerebro está diseñado para procesar la información y buscar soluciones, más él no trabaja adecuadamente bajo presión, dale una dosis de serenidad.

El cerebro va a desenredar la madeja, si lo permites.

Fuente: Inteligencia Emocional, Daniel Goleman

Diccionario de la Real Academia Española

Imágenes Google

EN TORNO A LA FRANJA DE GAZA

El mundo esta conmocionado por los acontecimientos alrededor de la Franja de Gaza.

La prensa reseña que en estos momentos, viernes 9 de enero, Israel continúa su ofensiva contra militantes de Hamas en dicho sitio, a pesar de los crecientes pedidos para un cese al fuego que ponga final al conflicto que ya lleva dos semanas.

Aviones de guerra israelíes atacaron áreas en torno a la ciudad de Gaza durante la noche y la madrugada.

Funcionarios dicen que en total Israel llevó a cabo por lo menos 50 ataques aéreos en el territorio palestino.

El Ejército israelí dijo que sus fuerzas atacaron sitios de lanzamientos de cohetes, como así también lugares usados para fabricar armas.

A pesar de los ataques, Hamas continuó atacando el Sur de Israel con cohetes.

Aparentemente las hostilidades comenzaron a fines de diciembre pasado, motivado al presunto lanzamiento de cohetes desde la Franja de Gaza hacia territorio israelí. Por lo cual Israel en represalia a tales acciones, y con el objeto de disuadir a los vecinos para que no lancen más cohetes, inició la operación “Plomo Fundido”.

Pero necesitamos remontarnos a mediados del siglo 19, para apreciar como surge dicho conflicto.

Cual es el trasfondo del mismo.

La Franja de Gaza, un estrecho trozo de terreno de 40 kilómetros de largo que se extiende por la costa mediterránea entre Israel y Egipto, era una provincia de lo que se conocía como Palestina durante el Mandato Británico (1917-1948).

Después de la guerra árabe-israelí de 1948, la franja estuvo bajo la administración militar de Egipto.

En 1967 fue ocupada por Israel y así permaneció hasta 1994, cuando se firmaron los Acuerdos de Oslo.

Como parte del tratado, la Autoridad Nacional Palestina recibió el 80% del territorio.

Desde el inicio de la Intifada o levantamiento palestino en 2000, el Ejército israelí realizó numerosas incursiones en la Franja, instaló puestos de control y restringió los desplazamientos de los palestinos.

Posteriormente se lograron algunos acuerdos que permitieron la coexistencia de ambos pueblos sin enfrentamientos armados. Hasta finalizada la tregua, cuando se reiniciaron las hostilidades.

Actualmente se buscan formulas que permitan una tregua permanente, y la solución pacifica del conflicto.

Más la solución no es tan sencilla. La situación en la Franja de Gaza, se enmarca en el conflicto árabe – israelí, el cual tiene una larga historia.

Dicho conflicto posee múltiples dimensiones. En el mismo entran en juego aspectos territoriales, económicos, tradicionales, culturales, y religiosos. En esta gama de motivaciones, lo religioso posee un gran peso.

Desde Abraham, el patriarca, se inician dos pueblos, dos modos de ver la vida, dos sentimientos religiosos. Isaac y su descendencia por un lado, por el otro Ismael. A Abraham se le prometió la posesión de Canaán, precisamente el territorio que es centro del conflicto. Ambas ramas, descendientes del patriarca, proclaman su derecho sobre esa tierra prometida.

Ese territorio es muy preciado. Los israelitas aspiran consolidar la posesión definitiva de ese territorio y reconstruir en Jerusalén, su capital eterna e indivisible, el templo símbolo de su nacionalidad y de su Dios. Los musulmanes ven en Jerusalén su capital espiritual, por lo cual luchan por reconquistar dicho territorio; la Autoridad Nacional Palestina pretende establecer a Jerusalen como Capital de su futuro Estado. Los cristianos por su parte, tienen a Jerusalén como la Ciudad Santa, que simboliza su tierra prometida, y en la que, según la Sagrada Escritura, posará Jesucristo de nuevo sus pies en su Segunda Venida.

Cada parte involucrada en el conflicto considera que tiene razón en sus pretensiones. Si asumimos como valedera la enseñanza bíblica de que a Abraham y a su descendencia, se le prometió la posesión de dicho territorio. Entonces la descendencia del Patriarca tiene derechos, por ser herederos, del territorio en cuestión.

Pero ningún tribunal de justicia se avocaría a dirimir semejante litigio, puesto que no hay documentos probatorios que puedan sustentar la querella; sin menoscabar, ni desvirtuar el bíblico relato.

Queda en manos de los involucrados, asumir la solución pacifica del conflicto.

Pero esto no se logrará, a menos que exista previo un proceso de reconciliación.

Que es lo que se impone en este momento.

La ONU ha declarado este año 2009, el “Año de la Reconciliación”. Este es un momento oportuno para poner a valer la Resolución de la Asamblea General de dicho organismo.

He aquí un desafía para judíos, musulmanes y cristianos. Reunirse para sentar las bases de una solución definitiva del conflicto.

De otra forma, se corre el riesgo de que el conflicto trascienda a nivel mundial. De lo cual ya hay síntomas.

O tal vez se requiera la intervención de Aquel que llamó a Abraham, le prometió dicho territorio, y le aseguró que en su simiente serían benditas todas las familias de la tierra.

Tengamos fe.

Se esta escribiendo otro capitulo de la interesante historia del Pueblo de Dios…