Archivo de la etiqueta: cambio

PROYECTO PARA RESOLVER LA CRISIS VENEZOLANA

En la Biblia se destaca un aspecto que no pasa desapercibido para cualquier lector, es que luego del acto creador del cielo y la tierra, de propiciar las condiciones para que el hombre morase en el huerto, y creado al hombre, tal y como describe Génesis 1:1-27, luego de ese momento todo gran proyecto de Dios para la humanidad se incluye al hombre es las acciones.

Imagen relacionada

Esta dinámica la visualizamos como la intervención Divina utilizando el factor humano para las grandes realizaciones; y esa estrategia ha propiciado prominentes transformaciones en la humanidad.

Es por ello que con frecuencia leemos en la Sagrada Escritura que todo gran proyecto se inicia con el llamado a cierta persona para para que lo ejecute.

Uno de los más prominentes es el formulado a Abraham cuando Dios le invita a unirse a su propósito de materializar el Plan de Salvación de la humanidad.

Este Patriarca era un nómada proveniente de Mesopotamia a quien su padre Tare conducía con el resto de la familia hacia Canaán. Por las diversas referencias acerca de este hombre mencionadas en la Biblia, sabemos que era un próspero hacendado dedicado a la cría de ovejas, que se movía a través de la fértil media luna del próximo oriente, y que era jefe de un clan numeroso.

Resultado de imagen para abraham

A la muerte de su padre, ocurrida en Harán, Abraham se radica en aquella tierra, y momentáneamente desiste en su propósito original, inspirado por su padre, de dirigirse a Canaán.

En aquellas circunstancias el hombre recibe una invitación Divina, registrada en los primeros versículos del capítulo doce del libro de Génesis, en estos términos:

1 Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. 2 Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. 3 Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra. 4 Y se fue Abram, como Jehová le dijo; y Lot fue con él. Y era Abram de edad de setenta y cinco años cuando salió de Harán. Génesis 12:1-4.

Destaca en este texto las palabras iniciales del versículo cuatro:

Y se fue Abram, como Jehová le dijo.

Así, sencillamente, comienza la apasionante historia de un hombre que se asocia con Dios para un gran proyecto, cuyos resultados trascienden hasta hoy. Cada vez que una persona es renovada por el poderoso mensaje del evangelio está siendo bendecida por la simiente de Abraham de conformidad con la promesa ancestral dicha al Patriarca; Jesucristo, la simiente de Abraham, obra en la transformación del hombre, y de pueblos.

Siglos más tarde, Dios llama a otro hombre, esta vez en el desierto. En un inusitado encuentro, Moisés es invitado a unirse al Proyecto Divino de liberar a Israel de la esclavitud en Egipto.

Imagen relacionada

Esta vez hay resistencia para unirse al proyecto. Moisés es un estadista formado en Palacio, era un príncipe egipcio de ascendencia hebrea. Su formación académica le inspira cautela al momento de decidir; saca cuenta y comprende que no tiene los recursos logísticos, financieros, ni un ejército capaz de enfrentar al imperial.

No es el miedo que hace rechazar la invitación, sino cautela, razonamiento lógico, análisis situacional, lo que le dice que no puede acometer aquella empresa y cumplir las expectativas de quien le llama. Por eso la resistencia.

Recuerda cuando evalúes a Moisés, que él era un estadista, no un nómada de espíritu aventurero como Abraham. De modo que Moisés responsablemente se niega hasta que Dio le convence con el argumento determinante, veamos:

14 Entonces Jehová se enojó contra Moisés, y dijo: ¿No conozco yo a tu hermano Aarón, levita, y que él habla bien? Y he aquí que él saldrá a recibirte, y al verte se alegrará en su corazón. 15 Tú hablarás a él, y pondrás en su boca las palabras, y yo estaré con tu boca y con la suya, y os enseñaré lo que hayáis de hacer. 16 Y él hablará por ti al pueblo; él te será a ti en lugar de boca, y tú serás para él en lugar de Dios. 17 Y tomarás en tu mano esta vara, con la cual harás las señales. Éxodo 4:14-17.

Desde éxodo 3:1 hasta esta cita Moisés se resiste a unirse al proyecto Divino. ¿Qué argumento convenció a Moisés para unirse al proyecto de Dios?

Relee las últimas palabras del verso 15:

“…os enseñaré lo que hayáis de hacer.

Es decir, no eres tú Moisés quien va a liberar a mi pueblo, Yo lo voy a liberar y te envío a ti en mi nombre para que lo saques de la esclavitud.

A partir de aquel momento contando tan solo con la compañía de su hermano, una vara en la mano, y una promesa Divina emprende una gran aventura de fe. Los libros de Éxodo a Deuteronomio registran el como Dios usa a un estadista para liberar a su pueblo y convertirlo en el desierto en una gran nación.

Muchos años después de que Israel se convierte en Nación, un hombre caminando a la orilla del mar de Galilea llama a unos pequeños empresarios a unirse a un gran proyecto con estas palabras:

17 Y les dijo Jesús: Venid en pos de mí, y haré que seáis pescadores de hombres. 18 Y dejando luego sus redes, le siguieron. Marcos 1:17-18.

Nuevamente al escritor destaca la reacción de los llamados:

Y dejando sus redes, le siguieron.

Durante unos tres años aquellos pescadores, junto a otros llamados, recorrieron las calles de las ciudades y aldeas de Judea, Galilea y Samaria aprendiendo el arte de “pescar hombres” de su maestro, Jesús.

Y momentos antes de partir al cielo Jesús hace otro llamado a sus discípulos, que Mateo recoge en su libro en el capítulo 28, en los siguientes términos:

18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. 19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

El énfasis de este texto no son las palabras de los versículos 19 y 20, es lo declarado por Jesús en el 18:

Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.

En el mismo orden de ideas de lo que Dios expresa a Moisés en su llamado, Jesús manifiesta que es Él quien da poder para transformar personas en discípulos suyos, quienes van a transformar el mundo como testigos de su obra transformadora.

Los primeros capítulos del libro de Hechos narran como los discípulos empoderados por el Espíritu Santo propician un gran impacto en Jerusalén que se fue extendiendo progresivamente a Judea, Samaria y alcanza hasta lo último de la tierra.

Por eso el evangelio alcanza a Venezuela, como a tantos otros países del mundo, y el evangelio transforma, produce cambios en los hombres y en los pueblos.

Imagen relacionada

Actualmente Venezuela atraviesa una grave crisis que se agudiza al pasar del tiempo, pero Dios tiene un Plan. El mismo que inicia con Abraham, continua con los Patriarcas, avanza con Moisés, se cumple con Jesucristo, y los discípulos son encargados para materializarle hasta los confines de la tierra.

Esa Plan contempla la transformación del hombre y de la sociedad, y para que se haga realidad ese proyecto Divino se invita a hombres y mujeres de este gran País a unirse a Dios en la tarea de transformar al hombre y su entorno.

Transformaciones como las que Dios quiere para Venezuela han sucedido en innumerables lugares de la tierra; uno muy bien estudiado y documentado sucede en la ciudad de Almolonga en Guatemala.

De acuerdo a reseña que aparece el portal de la BBC de Londres:

“El pueblo estaba en la extrema pobreza, había alcoholismo, adulterio, brujería y hechicería. Las calles eran un caos y los vegetales que producíamos eran muy pequeños”, relata el pastor. Con el paso del tiempo las cosas cambiaron.

Los últimos censos de población hechos en Guatemala revelan que la calidad de vida de los habitantes de Almolonga pasó a clasificarse como muy alta desde 2000, aunque los márgenes de pobreza todavía son elevados.

Almolonga tenía alrededor de 40 bares mientras que ahora existen menos de 10. El último censo en ese país indica que el 98% de la población de Almolonga pertenece a diferentes iglesias evangélicas.

Hasta acá la reseña de la BBC.

De acuerdo a otras referencias esparcidas en la red, la “conversión” comienza a mediados de los 70, cuando el evangelio impacta tan poderosamente al pueblo que abandona la idolatría y la práctica de religiones ancestrales no bíblicas para seguir a Jesucristo.

Por lo tanto, e inspirado en la Palabra estoy escribiendo esta nota con el objeto de manifestarte que puedes convertirte en un importante instrumento Divino en el proyecto de sacar a Venezuela y el mundo de la terrible crisis que se vive. Para ello solo tienes que unirte a Dios en ese proyecto.

¿Cómo hacerlo? Es muy sencillo, acepta el llamado, como Abraham, Moisés, o los discípulos de Jesucristo; seguidamente camina con Él, a través de la oración y de la lectura de la palabra conoce los alcances del proyecto Divino, luego actúa según la dirección que Dios te da. Únete a otras personas que como tu están dispuestos a unirse a Dios en su proyecto para Venezuela.

Hay muchas personas con la sensibilidad espiritual requerida para aceptar el llamado Divino, soy una de ellas, como tú, pues si has leído hasta este punto es porque tienes interés de unirte al proyecto Divino para Venezuela.

Vamos a iniciar un gran movimiento de oración y clamor para que más personas atiendan el llamado Divino para rescatar a Venezuela, y extender el reino de los cielos en nuestra nación.

Podemos compartir inquietudes y propósitos en mi congregación, o a través de medios electrónicos; y puedes iniciar en tu comunidad tu propio movimiento de hombres y mujeres que se unen a Dios para convertir al País.

Acepta el llamado y disponte a pagar el precio requerido para transformar a la Nación. Lee Lucas 9:23.

Comienza siempre orando.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.org

Almolonga, el pueblo de Guatemala salvado por las Iglesias evangélicas: http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-37292360

Imágenes: Google

Notas personales

PERFIL DEL LIDER QUE SE NECESITA EN VENEZUELA PARA EL CAMBIO

En Venezuela hasta hoy ha faltado un liderazgo que canalice sabiamente a la población venezolana hacia la resolución definitiva de la crisis. Como se sabe, para elegir el tipo de liderazgo con las habilidades y condiciones que le permitan guiar a la gente hacia la salida de un conflicto, es imprescindible diagnosticar las causas, consecuencias, y alternativas de solución de dicho conflicto. Con este diagnóstico en manos es posible determinar quién, o quienes, son capaces de gerenciar la salida.

Partamos del diagnóstico. ¿Cuál es la crisis que se vive en Venezuela? ¿Qué la origina? ¿Cómo propiciar soluciones viables? Hay un consenso general acerca de que la crisis venezolana es un problema de valores. Eso lo hemos analizado en escritos anteriores.

¿Qué entendemos por crisis de valores? ¿Qué significamos cuando decimos que en Venezuela hay crisis de valores?

Saca tus propias conclusiones. ¿Qué es “valor”?

Se considera “Valor” a aquellas cualidades o características de las personas, o de las instituciones, seleccionadas de manera libre, consciente, que sirven para orientar los comportamientos y acciones en la satisfacción de sus necesidades. Los Valores son guías que orientan la conducta y la vida de cada individuo, de cada grupo social.

El valor se refiere a una excelencia, a una perfección. Por ejemplo, se considera un valor decir la verdad y ser honesto; ser sincero en vez de ser falso; es más valioso trabajar que robar. La práctica del valor desarrolla la excelencia personal, mientras que el contravalor lo despoja de esa cualidad.

Desde un punto de vista socio-educativo, los valores son pautas que orientan el comportamiento humano hacia la transformación social y la realización de la persona. Son guías que dirigen la conducta, la vida de cada individuo y de cada grupo social. La sociedad exige un comportamiento digno en todos los que participan de ella, cada persona se convierte en un promotor de Valores por la manera en que vive y se conduce.

De los párrafos anteriores puedes obtener tus conclusiones acerca de la crisis venezolana; seguramente has concluido que ciertamente es un problema de valores, de no alinear la vida conforme a las excelencias que hemos asumido como valores: la honestidad, la justicia, equidad, responsabilidad, amor al trabajo, cooperación, entre otros muchos.

¿Cómo hemos adquirido esos valores? Al adoptar la fe cristiana como estilo de vida. Por vía de la Iglesia Católica, que agrupa la mayoría de venezolanos; o por las Iglesias Evangélica que hacen vida en el País. Significa esto que cerca de un ochenta por ciento (80%) de la población venezolana es cristiana, siendo como se dijo la Iglesia Católica mayoritaria.

Si estás de acuerdo con esta línea de pensamiento, entonces ya tienes una conclusión, que la crisis de valores nace en una crisis de fe en los que practican el cristianismo.

Digámoslo de otro modo, la crisis venezolana es porque los cristianos no practican los valores que profesan. Y cuando nos referimos a cristianos, no hacemos diferencia entre católicos y evangélicos, ya que por definición de principios, ambos grupos son cristianos. O al menos así se definen.

Vista la situación de esta manera, gerenciar la crisis venezolana, liderizar los cambios requeridos va más allá de lo económico, constitucional o político.

Veámoslo así:

La crisis no es por falta de recursos financieros porque Venezuela cuenta con ilimitados recursos naturales, como para convertirla en potencia mundial; ni es por una legislación deficiente porque se posee una Constitución que garantiza los derechos a la población, y códigos de procedimientos bien articulados para mantener los procedimientos encausados a producir sentencias con equidad y justicia; no es político debido a que se permite la organización y funcionamiento de agrupaciones con tales fines, se han realizado actos electorales con frecuencia durante los últimos años, y en los actuales momentos se debate la posibilidad de otros más.

Con base a lo anterior nos preguntamos. ¿Cómo gerenciar la crisis venezolana?

Entonces, como la crisis venezolana es de valores, hay que conducir a los venezolanos a un reencuentro con su fe, con su identidad, con sus valores. Y eso lo puede hacer una persona, o personas, consustanciada, comprometida, practicante de la fe cristiana. De la fe enraizada en la Biblia, la Palabra de Dios.

La Biblia ofrece detalles de cómo líderes conscientes de su rol condujeron a pueblos en crisis más severas que las vividas en Venezuela, y las superaron. Pero los líderes que muestra la Biblia son diferentes a los nuestros. No estaban buscando las posiciones que alcanzaron, ni fueron aceptados en principio por las gentes. Muchos se resistieron al llamado a ser líderes porque tenían otras prioridades.

Un personaje que propició una profunda renovación en el pueblo, tal y como lo relata la Biblia es Josías. Un joven rey de Israel. La nación de Israel vivía una crisis de valores de proporciones inauditas. Una imagen refleja esta realidad:

1 De doce años era Manasés cuando comenzó a reinar, y reinó en Jerusalén cincuenta y cinco años; el nombre de su madre fue Hepsiba. 2 E hizo lo malo ante los ojos de Jehová, según las abominaciones de las naciones que Jehová había echado de delante de los hijos de Israel.  3 Porque volvió a edificar los lugares altos que Ezequías su padre había derribado, y levantó altares a Baal, e hizo una imagen de Asera, como había hecho Acab rey de Israel; y adoró a todo el ejército de los cielos, y rindió culto a aquellas cosas. 4 Asimismo edificó altares en la casa de Jehová, de la cual Jehová había dicho: Yo pondré mi nombre en Jerusalén. 5 Y edificó altares para todo el ejército de los cielos en los dos atrios de la casa de Jehová. 6 Y pasó a su hijo por fuego, y se dio a observar los tiempos, y fue agorero, e instituyó encantadores y adivinos, multiplicando así el hacer lo malo ante los ojos de Jehová, para provocarlo a ira. 7 Y puso una imagen de Asera que él había hecho, en la casa de la cual Jehová había dicho a David y a Salomón su hijo: Yo pondré mi nombre para siempre en esta casa, y en Jerusalén, a la cual escogí de todas las tribus de Israel; 2 Reyes 21:1-7.

Baal

Israel atravesaba una de sus peores crisis de valores, debido a que había dado la espalda a Dios, rindiendo culto a dioses ajenos, y practicando ritos abominables. Ante este cuadro horroroso, surge la figura del rey Josías, del cual se dice:

1Cuando Josías comenzó a reinar era de ocho años, y reinó en Jerusalén treinta y un años. El nombre de su madre fue Jedida hija de Adaía, de Boscat. 2 E hizo lo recto ante los ojos de Jehová, y anduvo en todo el camino de David su padre, sin apartarse a derecha ni a izquierda. 2 Reyes 22:1-2.

A los dieciocho años, movidos por la piedad inculcada por su madre, y consejeros del reino, decide reparar el templo que estaba en ruinas. En el proceso de remodelación encuentran entre las ruinas el Libro de la Ley, el cual es llevado de inmediato al monarca. Este pide le sea leído y cuando escucha las demandas de Jehová, y se da cuenta, toma conciencia, de que sus caminos no se ajustan a lo que pide Dios se conmueve intensamente, y pide dirección para enmendar. Observa el resultado:

16 Así dijo Jehová: He aquí yo traigo sobre este lugar, y sobre los que en él moran, todo el mal de que habla este libro que ha leído el rey de Judá; 17 por cuanto me dejaron a mí, y quemaron incienso a dioses ajenos, provocándome a ira con toda la obra de sus manos; mi ira se ha encendido contra este lugar, y no se apagará. 18 Mas al rey de Judá que os ha enviado para que preguntaseis a Jehová, diréis así: Así ha dicho Jehová el Dios de Israel: Por cuanto oíste las palabras del libro, 19 y tu corazón se enterneció, y te humillaste delante de Jehová, cuando oíste lo que yo he pronunciado contra este lugar y contra sus moradores, que vendrán a ser asolados y malditos, y rasgaste tus vestidos, y lloraste en mi presencia, también yo te he oído, dice Jehová. 20 Por tanto, he aquí yo te recogeré con tus padres, y serás llevado a tu sepulcro en paz, y no verán tus ojos todo el mal que yo traigo sobre este lugar. Y ellos dieron al rey la respuesta. 2 Reyes 22:16-20.

Luego de esto, el rey decide convocar a la Nación para que retorne a Dios, hecho que propició una renovación espiritual entre los hijos de Israel. Nota lo que hace Josías:

1 Entonces el rey mandó reunir con él a todos los ancianos de Judá y de Jerusalén. 2 Y subió el rey a la casa de Jehová con todos los varones de Judá, y con todos los moradores de Jerusalén, con los sacerdotes y profetas y con todo el pueblo, desde el más chico hasta el más grande; y leyó, oyéndolo ellos, todas las palabras del libro del pacto que había sido hallado en la casa de Jehová. 3 Y poniéndose el rey en pie junto a la columna, hizo pacto delante de Jehová, de que irían en pos de Jehová, y guardarían sus mandamientos, sus testimonios y sus estatutos, con todo el corazón y con toda el alma, y que cumplirían las palabras del pacto que estaban escritas en aquel libro. Y todo el pueblo confirmó el pacto. 2 Reyes 23:1-3.

El relato continúa detallando las acciones del rey, y el resultado de sus reformas. Mira lo que de Josías se dice:

25 No hubo otro rey antes de él, que se convirtiese a Jehová de todo su corazón, de toda su alma y de todas sus fuerzas, conforme a toda la ley de Moisés; ni después de él nació otro igual. 2 Reyes 23:25.

Las crisis de fe, las crisis de valores pueden ser resueltas por hombres conscientes de su realidad, y temerosos de Dios. Personas capaces de romper con el estatus quo, la realidad imperante; romper los paradigmas, los modelos paganos impuestos; hacer un llamado para retornar a los valores, la fe, los principios contenidos en la Biblia, la Palabra de Dios.

Esa persona existe ya, Dios la ha venido forjando, preparando para que asuma la renovación de Venezuela. Así como cultivó a José desde la cisterna hasta el palacio de Faraón, pasando por la esclavitud, la injusticia, la cárcel; como a Moisés que le sacó del palacio de Faraón y le llevó al exilio, a pastorear ovejas por el desierto; como Pablo, con quien tuvo un encuentro camino a Damasco, y le cegó temporalmente para abrir su visión espiritual; esa persona va a propiciar un reencuentro con la fe ancestral de los cristianos venezolanos, un reimpulso de los valores característicos de nuestra cultura.

Esa persona va a convocar al pueblo de Dios para acometer las reformas anheladas y urgentes.

En esto Dios da sorpresas. Elige en los lugares insospechados. A un rey de Israel, detrás de un rebaño de ovejas, del cual ni fu propia familia lo valoraba para tal fin, el ilustre Rey David; 1 Samuel 16:1-13; a una heroína en el harén de un rey Persa; Ester 4:10-17; a un enemigo de la fe, para convertirle en apóstol de los gentiles, Pablo, Hechos 22:1-11.

La persona elegida es temerosa de Dios, que cultiva y practica los valores, principios, y normas inspirados en su Palabra; alguien capaz de convocar y conducir una verdadera renovación espiritual y moral en Venezuela.

Tal vez tu estas en ese plan divino. Dice Jehová, nuestro Dios:

11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. 12 Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré;

Sí, Señor, hazlo pronto.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de biblegateway,
  • Definiciones y datos históricos: Wikipedia, la enciclopedia libre,
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google.

 

EL CAMBIO HA COMENZADO EN VENEZUELA

La mujer recolecta trozos de madera para utilizarles como leña, en su mente una idea perturbadora genera gran angustia; estaba desesperada, y se sentía impotente. Era viuda, tenía un hijo, y la provisión de alimentos llegaba a su fin. Solo contaba con un puñado de harina y una porción de aceite suficiente como para cocer un pan para los dos, luego esperar la muerte por inanición puesto que se les había agotado la reserva de comida.

¿Haz pasado por la angustia de tomar la última porción de comida para alimentar a tus hijos, sabiendo que ya no tienes reservas, y que en los expendios tampoco hay suministros porque se encuentran agotados?

En la región circunvecina al pueblo de la viuda persiste una terrible escasez debido a que por casi tres años no llueve, y la producción de alimentos esta paralizada.

Ante una circunstancia como esta, los menos favorecidos sufren peores consecuencias.

Ella no debate sobre las causas de su tragedia, resignadamente acepta su situación.

Un día las cosas comienzan a cambar.

A la entrada de la ciudad, en momentos que recolectaba la leña tiene un encuentro con un hombre que cambia su vida y destino. El desconocido le solicita agua y comida; ella explica que tiene provisión solo para un bocado que comerá con su hijo, para luego esperar lo inevitable. Sin embargo, a pesar de su escasez comparte el pan con aquel hombre.

En conscuencia a su generosidad, el personaje le formula una promesa: “La harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga llover sobre la faz de la tierra”.

Estamos ante el caso de Elías y la viuda de Sarepta, narrado en 1 Reyes 17:8-16.

Las circunstancias que propician la escasez es porque el profeta Elías, siguiendo instrucciones divinas anuncia que por tres años no lloverá sobre Israel, 1 Reyes 17:1. Hecho que determina aquella pavorosa falta de alimentos.

En este punto nos preguntamos ¿Por qué Dios interviene de esa manera?

Hay que leer el contexto para interpretar correctamente lo que ocurre.

Asume el poder un rey que según la historia bíblica conduce al pueblo a la ruina. Lea 1 Reyes 16:29-34 donde se describe las causas de la sequía que propicia el hambre que tuvo efectos sobre aquella pobre viuda; y sobre toda la nación de Israel.

Hemos insistido en escritos anteriores que Dios ejerce dominio sobre los pueblos, y que en ocasiones actúa de forma prevista en su Palabra para llamar la atención de sus hijos, no para castigarles sino para instarles a cambios de actitud.

Pocos días después del incidente con la viuda de Sarepta, el profeta predice que en breve, por mandato divino, volverá la lluvia, y con ella una nota de esperanza para la Nación, 1 Reyes 18:1. La historia que sigue revela una renovación espiritual del pueblo, tanto como el inicio de tiempos de abundancia.

Dios está en control.

La Biblia afirma que desobedecer los designios de Dios trae consecuencias indeseables, lee Deuteronomio 28:15-68. Esa es una descripción de las consecuencias para quienes desatienden las demandas Divinas.

Ahora, en Venezuela se ha iniciado un proceso de cambio, que ya se nota,  pero el cambio no es debido a la oferta de los factores reunidos en agrupaciones opositoras, ni de los afectos al Gobierno, sino que se fundamenta en las rodillas de cientos de hombres y mujeres de todas las edades que conscientes de lo que pasa en Venezuela están orando sin cesar para este cambio; un cambio que se inicie con el despertar espiritual y que inspire a buscar a Dios, para que se produzcan las rectificaciones en el marco de la Biblia y de la Constitución Nacional.

Sabemos de los llamados a orar por Venezuela, de las cadenas que se propician en ese sentido, de los ayunos, vigilias y demás devociones espirituales dedicadas a rogar por este proceso de cambio. Y el cambio ha comenzado, hay que sostenerle orando, clamando. Recuerda Mateo 7:7.

Dios siempre responde al clamor de su pueblo.

Se conoce que hay grupos de oración tanto en Venezuela como fuera de nuestras fronteras, intercediendo para que se opere el cambio. Algunos según la estrategia 639, de acuerdo con la cual se unen grupos fervorosos de hombres y mujeres para clamar a Dios así:

  •    6 am por los líderes y pastores de la obra a nivel nacional.
  •    3 pm por Venezuela y sus gobernantes.
  •    9 pm por la familia.

Para más información “googlea” Plan de Oración 639.

Únete a un grupo de oración, forma parte del proceso de cambio.

Vamos a seguir clamando a Dios, para que se materialice el cambio que todos esperamos, deseamos, y necesitamos.

Un punto digno de mencionar. ¿Recuerdas la frase “El pan nuestro de cada día dánoslo hoy?

Aquella viuda pudo vivir intensamente esa promesa, por la fe puesta en el Dios del Profeta.

La Biblia afirma: Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, Ni su descendencia que mendigue pan. Salmos 37:25.

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente:

DESAFÍO DE LA NUEVA ASAMBLEA NACIONAL

Contundente ha sido la reacción del electorado venezolano ante las opciones que tenía el 6D.

La historia se repite, esta vez en forma inversa.

Una significativa porción de venezolanos ejercieron el denominado “voto castigo” como respuesta a las promesas incumplidas de la Revolución Bolivariana.

Como bien ha quedado demostrado en procesos anteriores, la oposición, que agrupa a una diversidad de partidos y tendencias, ha capitalizado alrededor de un 40% de votantes, de manera que el porcentaje superior a esa cifra proviene de oficialistas defraudados, o de abstencionistas que esta vez algún resorte les movió a votar.

Por lo tanto la MUD aunque se regocije de la victoria necesita entender que las promesas incumplidas y el abuso en el poder traen consecuencias inevitables.

El desafío de los parlamentarios que copan la Asamblea Nacional es el de reconocer humildemente que su triunfo se debe a esa masa de venezolanos defraudados, empobrecidos, llevados al extremo de la impotencia, humillados al no poder, por ejemplo, adquirir una porción de azucar, porque la empresa azucarera, que ahora es del pueblo porque fue expropiada no produce azucar para los consumidores, sino divisas para los políticos que administran las quebradas empresas del Estado.

Es decir, el tema económico y social fue bandera de la Campaña Electoral de la MUD, y es el motivo de su holgada victoria, se espera pues que a esos dos aspectos se le dé prioridad en la gestión que se inicia. Consideramos una inconsecuencia con el electorado si la diatriba política es lo primero en su agenda.

No cumplir lo prometido genera reacciones adversas.

  • Es deseable que RCTV vuelva al espectro radioeléctrico,
  • Se espera que la Gente de petróleo sea reivindicada,
  • Se desea que se quite la mordaza a la prensa,
  • Y se pide que los presos políticos sean liberados, y
  • Muchos anhelan revocar el mandato al presidente Maduro,

Todo ello forma parte de las aspiraciones de un amplio sector de la población, pero no hay que olvidar las promesas formuladas, y los motivos por los cuales la gente salió a votar el 6D.

Lo primero es cumplir las promesas.

Tal vez sea incomodo el recuerdo, pero esta misma reacción fue el motivo por el cual el “Chavismo” se instaló en Miraflores. Promesas incumplidas, alto índice de pobreza, corrupción, un injusto modelo económico, tanto como decisiones políticas erradas indignaron a la población de tal forma que propiciaron un ejemplar “voto castigo” a los jerarcas de la Cuarta República, con los resultados que conocemos y sufrimos.

Para comprobar la veracidad de lo que acá se afirma revisa en la hemerotecas de los principales diarios de aquella época las noticias y notas de opinión previas a las elecciones; también puedes revisar en los archivos de RCTV, y de Venevisìón, principalmente, los Noticieros y programas de opinión, especialmente los de Alfredo Peña y de Napoleón Bravo, para darte una idea del por qué Chávez llegó al poder.

Algunos de los locuaces parlamentarios que hoy nos hipnotizan con su verbo, ayer lo hicieron en nombre de la Cuarta República y propiciaron la estrepitosa caída del bipartidismo generado en el Pacto de Punto Fijo.

Aunque no se desconfíe de ellos por sus errores pasados, pues creemos en la capacidad de cambio del ser humano, y en que todo el mundo tiene derecho a nuevas oportunidades, esperamos que en esta Asamblea, en la que las nuevas generaciones son mayoría, prive la sensatez, el equilibrio, el espíritu de reconciliación nacional.

Si no se quiere la Quinta, menos aun se desea la Cuarta. O los desaciertos de ambas.

La Asamblea Nacional, dada su mayoría, es garante del equilibrio de poderes, tiene la potestad de dictar leyes que beneficien al País, ejercer la función contralora del Poder Ejecutivo, negociar con el Gobierno políticas para generar calidad de vida; y sobre todo propiciar la reconciliación nacional.

Si tan solo eso cumple, Dios y la Patria… la honrarán.

Fuente:

LAS VICISITUDES DE UN ALCALDE

La prensa nos ofrece abundantes detalles de la situación del Alcalde de Valencia Edgardo Parra, quien atraviesa un vendaval ocasionado por su particular manera de administrar los recursos del Municipio.

Las vicisitudes que vive no me complacen, por su condición humana, y porque él es víctima de un estilo de vida instaurado en Venezuela desde tiempos inmemoriales.

Uno espera que los funcionarios públicos actúen conforme a la majestad del cargo, y que cumplan sus tareas con un mínimo de eficiencia, equidad y tarnsparencia.

Son muchos los motivos que empujan a una persona para actuar en forma indebida, como el caso del cuestionado Alcalde.

A los fines de esta reflexión mencionaré solo dos.

El primero tiene que ver con los valores, y el estilo de vida del hombre posmoderno.

La época posmoderna es una era caracterizada por la práctica de valores relativos; se ha perdido la fe en la razón y la ciencia, en su lugar se rinde culto a la tecnología. El hombre posmoderno perdió la fe en el poder público; vive despreocupado ante la injusticia y no tiene idealismos.

El hombre posmoderno es egocéntrico, y cree ser parte de esa “energía cósmica” que sustituye a Dios.

Hace  unos dos mil años, Jesucristo explicó el origen de este proceder, lo expuso de esta manera: “Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.” Mateo 15:19

Así pues, en el interior del individuo se gestan los pensamientos que marcan la manera de proceder. Por lo tanto ese hombre posmoderno necesita un cambio en la manera de pensar, que va a determinar un cambio de actitud, en su manera de vivir.

Ese cambio de actitud, se denomina arrepentimiento y tiene que ver con un cambio radical de la vida, como nacer de nuevo.

Para que se dé el cambio de actitud, hay que asumir conciencia de ello;  y para que esto ocurra el hombre necesita ser confrontado con el Mensaje del Evangelio, lo cual es un desafío al cristiano hoy.

Se necesitan medios de gracia que propicien que el mensaje del evangelio llegue al corazón del hombre. Ese es nuestro llamado y misión.

El segundo, tiene que ver con una práctica instaurada en Venezuela desde tiempos inmemoriales.

Como sabemos, la corrupción, el desvío de los fondos públicos, la apropiación indebida y la malversación es una realidad que no nace con el Alcalde Parra; ni es el único presunto incurso en estos delitos.

Es un secreto a voces que en cualquier dependencia del Estado se incurra en estos delitos, solo que no se denuncian, o no se investigan.

Tomemos un ejemplo. Un funcionario público trabaja más de 25 años, por lo cual tiene derecho a ser jubilado. Al disfrutar este derecho, le corresponde por ley, que se le paguen sus beneficios sociales, liquidación, o como se llame.

Pues bien, se da el caso de que un educador es jubilado. Jubilación deriva de “jubileo”, júbilo. Más hay poco de celebración por cuanto a ese trabajador no se le cumple lo establecido por ley, no se le cancela de inmediato su liquidación, y tiene que esperar más de cinco largos años para obtener algo que es suyo; que la ley establece como propio.

Reza la ley que a cada trabajador se le debe calcular lo que le corresponde por concepto de prestaciones sociales, y depositarlos en un “fideicomiso”; por otra parte, en cada Ley de Presupuesto de la Nación, se calcula el monto correspondiente a cada trabajador, por el concepto anteriormente señalado.

Quiere decir que cada año el Estado asigna el monto correspondiente a las prestaciones sociales de cada funcionario público; de manera que al darse la jubilación de un funcionario debería entregársele de inmediato su liquidación.

¿Por qué no ocurre? ¿Qué se hizo con el dinero correspondiente a las liquidaciones de los funcionarios? ¿Por qué hay que esperar cinco años o más, si el dinero debería estar “a la vista”?¿Por qué hay que solicitar un crédito adicional para ello? ¿Cómo se denomina el uso de una partida para un fin distinto al asignado en el presupuesto?

A la luz de todo esto, necesitamos un profundo cambio de actitud en Venezuela.

A todas estas, más interrogantes: Nuestros representantes, los diputados, quienes anualmente aprueban la Ley de Presupuesto, y conocen esta irregularidad, ¿No tiene responsabilidad en corregirla?, ¿Y los demás organismos garantes del Estado de Derecho?

Una última pregunta, ¿Qué condiciones propiciaron la elección del anterior Alcalde de Valencia?

COMO SUPERAR LAS CRISIS. PRIMERA PARTE

Vivimos en mundo cuya constante es el cambio.

Como sabemos, el continuo humano se desarrolla en una sucesión eventos que determinan cambios en el individuo. Desde el periodo prenatal, hasta la senectud, el individuo va experimentando una sucesión interminable de cambios, de nuevas situaciones.

Igualmente el mundo que vivimos es cambiante, desde la prehistoria, hasta la época actual, denominada posmoderna, el mundo ha experimentado innumerables y violentos cambios. Ayer, la comunicación ente el Continente Americano y el Europeo, vía marítima tardaba varios meses; hoy, gracias a la Internet, es instantánea, en tiempo real.

Por otra parte, estamos en un Planeta en movimiento. Planeta que es escenario de innumerables desastres naturales, tanto como de accidentes provocados por la mano del hombre.

Si estas leyendo estas líneas, es porque estas avanzando en tu proceso de desarrollo humano; te has adaptado a la posmodernidad, o lo estas haciendo; y has sobrevivido sobre este maravilloso planeta denominado Tierra. Ahora, el cómo te sientes, es asunto de cómo has vivido, y cómo lo seguirás haciendo.

En un sentido amplio podemos decir que la vida es un estado de permanentes cambios, apenas interrumpido por lapsos de relativa estabilidad.

Entonces, en ese proceso que se llama vida, aparecen determinado sucesos, o eventos que amenazan con alterar el equilibrio, en sentido tanto favorable como adverso. Estamos ante una crisis.

Superar la situación de crisis va a depender de los recursos, estrategias y mecanismos adaptativos del sujeto.

 QUE ES UNA CRISIS:

Crisis significa cambio en el desarrollo de un proceso, que puede ser físico, psicológico, histórico, político o espiritual.

Las crisis representan cambios; es el momento de una ruptura, de una transformación;  el fin de una estructura fija, de un orden; una situación que está a punto de convertirse en otra cosa,  y que  puede provocar consecuencias importantes.

Las crisis son las que nos permiten tomar conciencia que todas las cosas de este mundo material, alguna vez terminan.

Crisis significa al mismo tiempo amenaza y oportunidad.

El problema de la crisis, no son las circunstancias que la provocan, ni la crisis misma en si, sino la manera como se enfrentan y superan.

TIPOS DE CRISIS:

Las crisis pueden ser del desarrollo humano, esperadas;  o circunstanciales, accidentales, inesperadas, o imprevisibles.

Crisis del desarrollo.

Son más predecibles,  sobrevienen cuando una persona va cumpliendo etapas en su vida desde la niñez a la senectud. Presentan características específicas, y propician reacciones determinadas en las áreas física,  intelectual emocional, social y espiritual.

  • Crisis del nacimiento e infancia
  • Crisis de la pubertad y adolescencia
  • Crisis de la primera juventud
  • Crisis de la edad media de la vida
  • Crisis de la tercera edad
  • Crisis de la senectud, ancianidad

El periodo prenatal, representa un desafío a la madre, tanto como al ser que lleva en su vientre; así mismo el parto, mediante el cual dejas la comodidad del claustro materno, para enfrentarte a un mundo cambiante, aparentemente hostil; sigue la niñez, el periodo del génesis, de las primeras cosas: primer llanto, primera sonrisa, primeras palabras, primeros pasos; a continuación, la adolescencia, tiempo cambios, de adaptación, cuando se deja de ser niño, y todavía no se es adulto, momento de las primeras decisiones autónomas, preparación para abandonar el nido; sigue la juventud, días de la realización personal, de asumir responsabilidades, el primer trabajo, el matrimonio, momento de productividad; llegada a la época de la media vida, se deja la juventud, y no es anciano, tiempo de adaptación, perdida del vigor, preocupación por culminar felizmente el proyecto de vida, sensación de que el tiempo se acorta; senectud, momento del retiro, de enfocarse en el pasado, conciencia de la transitoriedad de la vida, y de la trascendencia.

Crisis circunstanciales.

Las crisis circunstanciales son inesperadas, accidentales y dependen sobre todo de factores Ambientales.

Abarcan una alteración psíquica y de la conducta, ante pérdida, o amenaza de pérdida, de los soportes básicos; sean de tipo físicos, psicosociales y socioculturales, tales como:

  • Separación
  • Perdidas
  • Muerte
  • Enfermedades corporales
  • Desempleo
  • Nuevo trabajo
  • Fracaso económico
  • Agresiones
  • Desastres naturales
  • Accidentes

La crisis circunstancial tiene cinco características:

  1. Es repentina, aparece de golpe.
  2. Es inesperada, no puede ser anticipada.
  3. Es urgente, pues amenazan el bienestar físico o psicológico.
  4. Masiva, afectan a muchas personas al mismo tiempo, por ejemplo desastres naturales.
  5. Peligro y oportunidad: la crisis puede desembocar en un mejoramiento o empeoramiento de la situación de la persona.

Las crísis en si mismas no son problemas, son situaciones de cambio; las formas como las enfrentamos y las manejamos, son las que pueden originar complicaciones y peligros.

En el siguiente artículo vamos a considerar: ENFRENTANDO LAS CRISIS

Fuente: Wikipedia, la Enciclopedia Libre

Imágenes: Google