COMO BATALLAR CON UN COMPORTAMIENTO INDESEADO

Vamos a considerar un tema siempre actual: El cambio de pensamiento como estrategia para modificar  un comportamiento indeseado.

Existe en los seres humanos ciertos comportamientos indeseados que generan múltiples estados de insatisfacción, generadores de sentimientos de culpa, que mantienen al individuo en un estado de desequilibrio emocional, con efectos en el ámbito físico y en el espiritual.

Resultado de imagen para culpa

A tales comportamientos indeseados les vamos a denominar defectos de carácter, que en el ámbito coloquial religioso se denomina pecado. La lista de aquellos es interminable, sin embargo los que padecen las personas son pocos, el asunto es que ocasionan un incómodo estado de desagrado el cual roba la energía y la maravillosa tranquilidad, que se traducen en infelicidad.

Entonces en este escrito vamos a tratar el asunto de los defectos del carácter como un aspecto clave para el logro de paz interna, tranquilidad, y mantener la alegría de vivir.

Partamos del siguiente planteamiento: ¿Cómo batallar con los defectos de carácter? O, ¿Cómo superarlos?

Algunos métodos usuales son: reprimirles, ignorarlos, evadirlos, o sustituirles por otro. Tales acciones no resuelven el problema, tal vez lo agrava.

Lo que pasa es que nos enfocamos en el defecto de carácter, es decir en el comportamiento indeseado, y trabajamos con la conducta. Pero trabajar con la conducta es enfocarse en el efecto. Como cuando queremos erradicar una fiebre bajando la temperatura con baños de agua fría o con antipiréticos, el efecto es temporal. Como sabes la fiebre se erradica, eliminando la causa que la genera, tal vez una infección. Y si es una infección el tratamiento es antipirético más el antibiótico específico.

Entonces los defectos de carácter se  tratan dominando la conducta, pero además hay que buscar la causa que la origina, tratarla, erradicarla, o neutralizarla.

Imagen relacionada

La Biblia contiene la estrategia efectiva para batallar con los defectos de carácter. Llegado a este punto no pienses que te voy a explicar una fórmula religiosa para combatir el pecado. El método bíblico que te voy a mostrar ha sido avalado por los más renombrados psicólogos y expertos en conducta humana. Lo comprobarás una vez lo hayas practicado.

Vamos pues a describir la estrategia en dos etapas. La primera la denominaremos “control del defecto de carácter”, y la otra “erradicar o neutralizar del defecto de carácter”.

Primera Etapa. Control del defecto de carácter. Leamos Gálatas 5:22-23. En esta cita se enumeran las virtudes del fruto del Espíritu, son nueve: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, mansedumbre, fe, y dominio propio.

Fija tu atención en la última virtud: dominio propio. Necesitas dominar la reacción indeseable, ejercer control sobre ella. Cambiar el esquema habitual, como la reacción indeseable te controla; necesitas comenzar a ejercer dominio sobre ella, ¿Cómo?

Visualiza un comportamiento indeseable, ese que con frecuencia aparece y te causa grandes insatisfacciones luego que lo has realizado. Siente las reacciones que en tu organismo genera aquel comportamiento: aceleración del ritmo cardíaco, y de la respiración; una energía interna fluye en tu torrente sanguíneo y te prepara para la acción; tu mente se nubla y actúas.

Una vez que has descargado aquella energía aparece el estado de insatisfacción, el “otra vez lo hice”, y te sientes culpable.

Veamos como dominar el comportamiento indeseable: Visualiza todo el proceso anterior y sitúate en el momento que sientes aquella energía interna que te prepara para la acción. Detente allí y desactiva la “energía que te prepara para la acción” mediante control de tu fisiología y de los pensamientos.

Visualicemos el mecanismo de la ira:

Te sucede algo, te dicen algo, o piensas en algo que te produce rabia. El pensamiento activa en tu cerebro reacciones físico químicas e impulsa en tu sistema endocrino la producción de hormonas que te preparan para la acción, una de ellas es la adrenalina, es el fuego que sientes que recorre tu cuerpo por el torrente sanguíneo. ¿Qué hacer? Controlar el impulso, ¿Cómo? Propiciando que la energía interna, la cantidad de hormonas en tu torrente sanguíneo disminuya.

Resultado de imagen para ira

Te han dicho: cuando tengas ira, ante de reaccionar contra quien te la genera, cuanta hasta diez. Eso te parece ridículo, pero no lo es. Lo que estás haciendo es movilizar tu mente hacia otro objeto, y permite que la “energía interna” disminuya. Una vez controlado el flujo de la hormona que te activa, te será más sencillo pensar objetivamente y evitar el comportamiento indeseado. En los tratados sobre Inteligencia Emocional se denomina este proceso “auto conocimiento emocional”, que te permite el “auto control emocional”.

En resumen el procedimiento a seguir es:

Primero: Siente el comportamiento indeseado, la emoción que te genera, no la reprimas,

Segundo: Neutraliza la reacción fisiológica, descargando la energía que la activa. Cuenta hasta diez; o  piensa en el efecto nocivo de tu reacción; retírate temporalmente de la escena; recuerda una cita como: “la blanda respuesta quita la ira”. Ten a mano, o en mente, una acción que neutralice tu fisiología.

Tercero: instala en tu mente una estrategia de control, elige una de las enunciadas en el paso anterior, adopta la disciplina de “pensar asertivamente” antes de responder. Conviértelo en un hábito.

¿Cómo instalar en tu mente una estrategia de control?

Primer Paso: Identifica el estado emocional que deseas obtener: autocontrol, bondad, mansedumbre, confianza, tranquilidad. Piensa en positivo, por ejemplo: “quiero mantener la calma y controlar el enojo”. Si estás pensando “no quiero estar tenso”, afirmas aquello que quieres evitar. El cerebro no procesa el “no”, lo suprime. Debes seleccionar un sentimiento que desees obtener y hacerlo en un modo positivo.

Segundo Paso: Visualiza un momento de tu vida en el que te has sentido de la forma que deseas. Evoca los momentos en los que hayas experimentado el estado que necesitas, elije entre ellos el más poderoso.

Tercer Paso: Crea el estado. Sitúate en el momento de tu vida que has elegido como si estuviera ocurriendo ahora. Visualiza lo que pasa a tu alrededor, escucha los sonidos de fondo, y siente las mismas sensaciones que tuviste en aquel momento, como si lo vivieras ahora mismo.

Cuarto Paso: Ancla el estado, instálalo. Nota como el estado emocional llega a un clímax y luego decae. Repite este paso 3 veces; cada vez en que el estado de la emoción que desees llega al clímax, haz un chasquido con los dedos de una de tus manos, mientras pronuncias una palabra o frase que evoque dicha sensación. Al mismo tiempo visualiza una imagen que represente dicho estado. Por ejemplo, para evocar tranquilidad, puedes visualizar un atardecer en la playa o a alguna persona que represente para ti esa sensación. Todo anclaje debe ser personal, es importante que lo produzcas en tu mente y en tu cuerpo. Realiza este ejercicio un rato y luego piensa en algo totalmente diferente, cambiando tu postura física.

Resultado de imagen para chasquear los dedos

Quinto Paso: Repite el paso 4 siete veces para consolidar el anclaje creado. Esta repetición es esencial.

Cada vez que sientas ira, antes de reaccionar “revive el estado emocional deseado” mediante el chasquido de los dedos y repetir la palabra que evoque la sensación.

Recuerda que no te va a ser sencillo al principio, insiste hasta que se convierta en un hábito. Este mismo procedimiento puedes aplicar a cualquier “defecto de carácter”, en lugar de “ira” coloca el aspecto que quieres dominar.

Felices resultados. Te cambiará la vida.

Hasta acá hemos “dominado” el defecto de carácter, no lo hemos erradicado o neutralizado, aparecerá con frecuencia.

Prosigamos con la segunda etapa.

Segunda Etapa: Erradicar, eliminar o anular el defecto de carácter. Esta etapa es más compleja pero posible; veamos cómo desarrollarla.

Echemos mano de nuevo a un texto bíblico, vamos a Romanos 12:2, la versión Dios Habla Hoy menciona una significativa frase:

Cambien su manera de pensar para que así cambie su manera de vivir.

El proceso de “cambio de manera de pensar” se denomina en la Biblia “arrepentimiento”; de nuevo aclaro que no vamos a recetar una formula religiosa para combatir el pecado. La estrategia que te recomendamos a continuación también ha sido avalada por eminencias en el campo del comportamiento humano, y la psicología la tiene como su objeto. Recuerda que etimológicamente “psicología” significa tratado, estudio de la mente.

Arrepentimiento es la traducción al castellano de la expresión griega “metanoia”, μετανοῖεν, metanoien,   palabra compuesta de “meta”, más allá, cambio, y “nous”, de la mente. Es decir arrepentimiento es cambio de mente, de la manera de pensar, un cambio de actitud; en griego simboliza un giro de ciento ochenta grados, cambio de dirección. 

Resultado de imagen para cambio de actitud positiva

Los psicólogos definen este proceso, dependiendo de su enfoque, como “aprendizaje” ya que todo aprendizaje implica un cambio de conducta; también se le dice reprogramación, pues al cambiar el programa mental, cambia el estilo de vida; o se le dice cambio de argumento, ya que el argumento determina el curso de las acciones, de la historia personal.

En general tal cambio se denomina “cambio de actitud”.

Como hemos observado el énfasis es el cambio de pensamiento. No de cualquier pensamiento sino de aquel que activa la conducta específica.

Hagamos un análisis de conducta, revisemos una radiografía del comportamiento.

Visualiza cualquier conducta. Tiene los siguientes componentes:

Como aprecias en ese esquema, laconducta es simplemente resultado de factores internos, en los que el pensamiento juega un papel primordial. Pero los pensamientos tienen una base que los dirige, los principios. Sigue profundizando y encuentras que la conducta tiene su base más profunda en tus creencias. Las creencias definen tu comportamiento y personalidad en general.

Los tres primeros niveles conforman lo que denominamos “actitudes”, y las actitudes son maneras aprendidas, organizadas y sistemáticas de pensar, sentir y reaccionar.

Los tres siguientes conforman el “yo soy”, del ser; la esencia de cada individuo que determina la personalidad y el comportamiento.

Ya puedes anticipar como los cambios de actitudes modifican la conducta.

 Revisemos conceptos:

Conducta es el conjunto de respuestas ante los diversos estímulos internos y externos. Esta puede ser consciente o inconsciente, voluntario o involuntario,  según las circunstancias que la afecten.

Las emociones son respuestas de nuestro organismo ante los estímulos internos y externos, representan modos de adaptación ante el ambiente. Los sentimientos son las reacciones fisiológicas estimuladas por las emociones, como por ejemplo la risa, el llanto, el rubor, la palidez, la alteración del ritmo cardíaco y de la respiración.

El pensamiento es la actividad y creación de la mente; es todo aquello que es traído a existencia mediante la actividad del intelecto.

Los principios éticos son declaraciones propias del ser humano que orientan sus facultades espirituales, racionales; emocionales, y la voluntad. Son proposiciones que determinan la voluntad de cumplir las reglas.

Los valores son convicciones profundas de los seres humanos que determinan su manera de ser y orientan su conducta y sus decisiones.

Una creencia es el estado de la mente en el que un individuo supone verdadero el conocimiento o la experiencia que tiene acerca de un suceso o cosa.

Como has notado, la conducta es una manifestación de un sistema complejo que se denomina cosmovisión, perspectiva de vida, paradigma, o sistema de creencias. Con esta información trabajemos el cambio de un comportamiento indeseado.

Resultado de imagen para pensar

Primero: reconoce que tienes ese comportamiento indeseado, observa que no le denomino pecado. El pecado es una categoría de carácter religioso. Y en la Biblia tiene otro tratamiento, que si deseas más tarde lo trabajamos.

Segundo: cuando aparezca el comportamiento indeseado no lo reprimas ni lo evites; siéntelo, no te avergüences, ni te juzgues, ni te culpes.

Tercero: Ejerce control sobre la emoción que genera el comportamiento indeseado, tal como aprendimos en la primera etapa, antes descrita.

Cuarto: Activa tu voluntad, esa facultad tuya para decidir y ordenar la conducta. Cultiva la voluntad de decidir por acciones virtuosas, nobles.

Quinto: Revisa tus principios, valora si estas consciente de cuáles son, su importancia, y la necesidad de practicarlos. Recuerda que los principios son normas, reglas que has aprendido y aceptado voluntariamente cumplir. Los principios se ejercitan hasta que conviertan en pautas de comportamiento y se constituyan en un hábito.

Sexto: Cultiva los valores, especialmente aquellos asociados a la conducta que quieres cambiar. Recuerda que los valores no se pierden, se ignoran, se desconocen o no se practican. Piensa en tu escala de valores y operacionalizalos, es decir propón formas de como practicarlos.

Séptimo: Profundiza en tus creencias. El conocimiento superficial o referencial de lo que crees posibilita “falsas creencias” que distorsionan tu esquema de valores. Si eres cristiano necesitas fortalecer el conocimiento de la Palabra de Dios que es tu norma de fe y conducta.

Este proceso se fundamenta en un fortalecimiento, o cambio de las creencias lo cual va a influir en un cambio de actitudes, y a su vez en un cambio de comportamiento.

Como notas, erradicar o neutralizar una conducta indeseada no es sencillo, pero posible de logar con ganas de hacerlo y disciplina.

Volvamos al ejemplo de la ira. ¿Cómo neutralizarla, o disiparla?

Primero: Domínala mediante los tres primeros pasos de la Primera Etapa, ya descrita.

Segundo: Ejercita tu voluntad de decidir dominar la ira, y neutralizarle. Cada vez que te enojes decide dominar el enojo.

Tercero: Practica los principios asociados a la ira. Autocontrol, cumplir las normas de convivencia: respeto  no agredir; ejercitar la mansedumbre, la humildad, la bondad, benignidad, la resolución pacífica de conflictos. En el libro de Proverbios encontrarás una excelente recopilación de principios para una vida feliz.

Cuarto: Revisa y fortalece tus valores, ejercítalos. Adopta como estilo de vida la tolerancia, la honestidad, la justicia, la dignidad, la equidad. Si eres cristiano adopta conscientemente los Valores del Reino contenidos en el Sermón del Monte, Mateo 5:1-7:27. 

Quinto: Profundiza en tus creencias. Si eres cristiano lee, medita, estudia y practica las enseñanzas contenidas en la Biblia, la Palabra de Dios.

Finalmente observemos como influyen las creencias en el comportamiento. Vamos a leer Mateo 22:36-40:

Una persona preguntó a Jesús:

36 Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? 37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el primero y grande mandamiento. 39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.

¿Cómo influyen las creencias en la conducta? Veamos.

Si una persona cree que la Biblia es la Palabra de Dios, la Revelación de Dios a los hombres, entonces sabe que su estilo de vida se organiza de conformidad a las enseñanzas en ella contenidas.

Entonces la Biblia propone los valores, las convicciones profundas que guían la vida. Uno de esos valores, el principal, es el amor. Cuando se ama se cumple la ley, ´Cómo? Veamos.

Tener amor es:

Saber soportar; es ser bondadoso; es no tener envidia, ni ser presumido, ni orgulloso, ni grosero, ni egoísta; es no enojarse ni guardar rencor; es no alegrarse de las injusticias, sino de la verdad. Tener amor es sufrirlo todo, creerlo todo, esperarlo todo, soportarlo todo. 1 Corintios 13:4-7. DHH.

Ese valor básico, el amor, va a determinar los principios. ¿Cuáles?

Además de los enunciados anteriormente, estos que siguen:

12 »Honra a tu padre y a tu madre, para que vivas una larga vida en la tierra que te da el Señor tu Dios. 13 »No mates. 14 »No cometas adulterio. 15 »No robes. 16 »No digas mentiras en perjuicio de tu prójimo. 17 »No codicies la casa de tu prójimo: no codicies su mujer, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su asno, ni nada que le pertenezca.» Éxodo 20:12-17. DHH.

Los principios que has adoptado como estilo de vida van a determinar y guiar tu manera de pensar.

Piensen en todo lo verdadero, en todo lo que es digno de respeto, en todo lo recto, en todo lo puro, en todo lo agradable, en todo lo que tiene buena fama. Piensen en toda clase de virtudes, en todo lo que merece alabanza. Filipenses 4:8.

Y como sabes, pensamientos nobles,  bondadosos, apacibles van a propiciar emociones controladas por aquellas virtudes.

Y una emoción controlada por tus virtudes no hace daño, a ti, ni a quienes te generan esas reacciones. Te va a seguir enojando las injusticias, las agresiones, las ofensas, pero tu reacción será constructiva, moderada, dirigida a propiciar cambios en el otro; o evitar confrontaciones peligrosas.

De ahí dos grandes consejos de la Escritura:

Si se enojan, no pequen; que el enojo no les dure todo el día. Efesios 4:26. DHH

La respuesta amable calma el enojo; la respuesta violenta lo excita más. Proverbios 15:1. DHH

Comenzamos este escrito afirmando que el cambio de pensamiento es una estrategia para cambiar un comportamiento indeseado, que también puedes denominar defecto de carácter; y te hemos propuestos dos estrategias basadas en la Palabra:

Primera: Autocontrol de las emociones, según Gálatas 5:22-23. Es decir dominio propio.

Segunda: Erradicar o neutralizar las reacciones negativas mediante un cambio en la manera de penar, según Romanos 12:2 DHH: “Cambia tu manera de pensar y cambiará tu manera de vivir.”

Ahora es el momento de tomar una determinación que va a cambiar tu vida para siempre: Decide cambiar tu manera de pensar.

Importante: Hay “defectos de carácter”, o comportamientos indeseables cuyo origen está relacionado con traumas o experiencias negativas vividas en la niñez; o falsas creencias aprendidas; que están contenidas en el inconsciente. Por ejemplo la mitomanía, cleptomanía, las  adiciones al sexo o a la pornografía; entre otras más sutiles que tú sabes. En tal caso es necesario acudir a consulta con un psicólogo o psiquiatra para el debido tratamiento. No temas, la salud mental es un derecho y un deber.

También tienes el recurso de la “sanidad Divina”, que es un aspecto de la realidad espiritual, en tal caso la Biblia te ofrece la pauta, acude a tu consejero espiritual, un sacerdote o un pastor. Ellos te pueden orientar al respecto.

Si necesitas más orientaciones sobre lo aquí expuesto, escríbeme.

Ila0511@yahoo.com

Fuente:

  • Biblia: Versión DHH, tomada de www.biblegateway.org,
  • Conceptos: Wikipedia,
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google.

EL CAMBIO ESPERADO EN VENEZUELA A PARTIR DEL 6D

En Venezuela, así como en muchas otros países se espera que haya profundos cambios a partir de las elecciones parlamentarias pautadas para el 6 de diciembre.

Y esta es la expectativa que generan los actores del proceso.

Constantemente nos llegan mensajes emanados desde los comandos de campaña, en los que se nos promete que si obtienen mayoría en la Asamblea Nacional en Venezuela habrá cambios.

Ahora bien, quienes tenemos suficiente edad como para evaluar el comportamiento de los venezolanos durante los últimos cincuenta años, y hacer un diagnóstico de País, sabemos que en Venezuela habrá cambios, cuando:

En lo económico:

Los comerciantes, y los nuevos emprendedores “los bachaqueros”, dejen de comprar productos regulados y los vendan sus comunidades a precios especulativos. Por ejemplo que adquieran un kilo de harina de maíz precocida en 20 bolívares, y la vendan en su comunidad en 250 bolívares.

Los financistas adquieran divisas al valor oficial y creen el mercado paralelo ofreciéndolos al valor “libre”.

Que las empresas expropiadas por la Revolución y entregadas al pueblo, dejen de generar pérdidas y produzcan como en los mejores tiempos, y que los productos sean de calidad.

Cuando se importen vehículos “chinos” y se vendan al precio real, no con el 600% de sobrepercio, explotando de esa manera al pueblo.

Todo venezolano tenga acceso a divisas sin mayor trámite que el de poder adquirirla.

Que toda institución pública o privada que tase los precios de los productos en divisas extranjeras, que pague a sus trabajadores en la misma divisa o su equivalente en bolívares.

En lo social:

Que no se repitan los nombres de las personas beneficiadas en los programas sociales de vivienda.

Que el programa social “Tu casa bien equipada” esté al alcance de todo venezolano, y no solo a quienes puedan “adquirir los cupos”.

Cuando los recursos destinados a programas sociales en las comunidades lleguen a los pobladores de aquella comunidad, y no sean utilizados para enriquecer a quienes administran los programas.

Cuando los Alcaldes cumplan la sencilla tarea de hacer que funcione el Aseo Urbano, sean creativos en la disposición de la basura y no la usen como bandera política.

Los conductores respeten las señales de tránsito.

La ciudadanía no bote basura a la calle, ni en la calle.

Que cuando en cualquier casa de un venezolano se abra un grifo de agua, el vital líquido salga, y que sea potable.

Resultado de imagen para grifo de agua

En lo político:

Que los diputados electos utilicen su influencia para propiciar se cumplan las leyes, y no usen su investidura para fortalecer al partido que les propuso, o para provecho personal.

Que las negociaciones de los diputados de la oposición con el gobierno sean para enrumbar al País hacia la civilización, y no para entorpecer, u obtener beneficios indignos.

Que los oficialistas hagan un análisis sincero y objetivo al modelo que tratan de imponer en Venezuela y reconozcan que a nivel mundial ha fracasado y hundido a los países en miseria, corrupción, e inseguridad.

Que los jerarcas de los partidos de oposición dejen de hacer promesas que saben no van a cumplir, ya que no son sus competencias. Ellos no van a acabar con las colas para adquirir alimentos ya que no van a ser Ministros en el área económica. Por otra parte esos diputados de oposición son corresponsables de lo que sucede en el país, sus conciencias son testigos.

Como la mayoría de los diputados de la oposición tienen muchos períodos ejerciendo esa representación popular, esperamos que cambien y dejen a sus familias y a quienes votaron por ellos un digno legado.

El cambio que revolucionará al País.

El cambio que enrumbará a Venezuela por el sendero del progreso, de la paz, seguridad, y propicia calidad de vida, es uno que trasciende el área política, intelectual, o emocional. Es un cambio en la esfera espiritual. No me refiero a lo religioso. A que cambies de religión, o te comprometa más con la que profesas.

El cambio que Venezuela necesita, que tú como venezolano necesitas es un cambio de rumbo, de dirección.

Tal vez vamos por el sendero errado ya que anhelemos un cambio de actores políticos.

El cambio que necesitas es volverte a Dios. Si has leído hasta aquí, te ruego leas hasta el final.

Tal vez estés desencantado de la religión, y de los religiosos. Y tienes razón, las religiones son intentos humanos de propiciar cambios, pero como son humanas no tienen el poder que necesitan para ejercer esos cambios.

Sin embargo cuando nos adentramos en la esfera espiritual y tienes un encuentro personal con Dios, vas a experimentar su poder transformador. Ahora esto es un asunto de fe, no que por leerlo acá ya estás entrando en un nivel espiritual, no. Para ello se requiere que hagas valer tu fe.

La Biblia la Palabra de Dios tiene respuesta a tus inquietudes, mira lo que expresa:

Lo que Dios quiere para ti:

11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. 12 Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; Jeremías 29:11-12.

Como alcanzarlo:

2 Así ha dicho Jehová, que hizo la tierra, Jehová que la formó para afirmarla; Jehová es su nombre: 3 Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Jeremías 33:3.

Una estrategia:

8 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. Josué 1:8.

Lo que Dios recomienda.

6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. 7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Isaías 55:6-7.

Busca a Dios, comprobarás el cambio en tu vida.

Versión de la Biblia: RVR60. Tomada de www.biblegateway.org

Imágenes: Google.

VENEZUELA NECESITA UN CAMBIO

Los ajustes de precios de los productos y costos de los servicios alarman e impacta a la población, por lo desproporcionado de los mismos, y la mantiene en un estado de choque.

Se lee notas de protestas por el incremento de las tasas aeroportuarias impuesta a quienes salgan del país, igualmente circulan notas referidas a los supuestos futuros precios justos de los cauchos para vehículos; y ya sabemos el desproporcionado incremento de la canasta básica, en la que un kilo de caraota negra vale un tercio (1/3) del salario mínimo.

Lo que ocurre es el cumplimiento de lo que la mayoría de economistas han recomendado, que se sincere la economía equiparando los precios de los productos a los internacionales. En otras palabras, que se dolarice la economía.

Todavía falta otra medida, que los economistas predican desde hace muchos años, sincerar el precio de la gasolina al valor internacional. Según ellos es injusto que un venezolano pague cinco bolívares para llenar el tanque de gasolina de su automóvil, unos 0,0071 dólares (colocando el cambio al injusto y especulativo 700 Bs. por dólar) cuando en otros países se paga unos 70 dólares por la misma cantidad, unos 49.000 Bs, al cambio especulativo.

Apartando el precio de la gasolina, la economía venezolana ha estado parcialmente dolarizada hace muchos años, recuérdese el famoso “viernes negro”, el 18 de febrero de 1983.

Lo que pasa hoy, es la materialización de una injusta realidad. Desde hace mucho tiempo cada vez que vas a comprar cualquier producto, se te informa que ha aumentado de precio porque “el dólar subió”. Aunque tú sabes que aquella mercancía es importada a “dólar oficial”, cuando se disponía del mismo; y luego vendida a “dólar libre”.

Ahora, observa este fenómeno: aquel comerciante, empresario, financista, o bodeguero, vende sus productos a “precio internacional”, porque es lo más justo en economía, y estamos de acuerdo en ello, porque no es lógico invertir para perder aquella inversión; pero paga a sus empleados a “salario venezolano”, lo cual configura una injusta actitud.

Si se quiere dolarizar la economía, que sea una dolarización completa, integral, que incluya los sueldos y salarios. Por ejemplo, a un obrero en los países cuya moneda es el dólar, o su equivalente, se le paga diez dólares (10$) por cada hora de trabajo, lo que equivale a cincuenta dólares (50$) diarios. Si convertimos esta cantidad a dólares SIMADI, oficial libre, que equivale a unos 200 Bs., por dólar, tenemos que un obrero a salario dolarizado se le paga diez mil bolívares (10.000Bs) diarios, y eso es lo obtiene un obrero venezolano en TREINTA días de trabajo, devengando salario mínimo. ¿Ello es justo?

Veamos esta ecuación: el empresario y el comerciante compran y venden a precios del dólar (oficial o especulativo); y los empleados y obreros ganan bolívares, y deben comprar a precios en dólares

Ahora para corregir este desequilibrio económico, el desfase entre los salarios en bolívares, y precios dolarizados, no se  necesita medidas oficiales; basta una actitud solidadria, humana y justa de los empresarios y comerciantes. La disposición y valiente determinación de aumentar los sueldos y salarios a niveles justos; al fin y al cabo dicha medida en el corto plazo les será de mucho proveco, por muchísimas razones. Éstas son algunas: aumentará la productividad de sus empleados, su motivación y sentido de pertenencia; bajá de ausentismo laboral, y de rotación de empleaos. Y por otra parte, aumentará el poder adquisitivo de los trabajadores, hecho que beneficia a los mismos empresarios y comerciantes.

Los cambios que Venezuela necesita, es que el venezolano se reencuentre con su identidad, con sus valores, con los principios inculcados desde la niñez, que progresivamente se disipan.

La mayoría de venezolanos desde la infancia fueron instruidos por sus guias espirituales al cumplimiento de uno de los valores más importantes para la cristiandad:

Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.38 Este es el primero y grande mandamiento.39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Mateo 22:37-39.

Por este motivo es que la transformación de Venezuela, no es simplemente un cambio de actores en el escenario político, que es lo que la mayoría propugna. El cambio que Venezuela necesita es un “cambio de actitud”, y ello debe ocurrir en la población total.

El Apóstol Pablo en Romanos 12:2 versión DHH, lo expone de manera sencilla:

“Cambia tu manera de pensar, y cambiará tu manera de vivir.”

Cristiano venezolano, cambia tu manera de pensar, para que cambie Venezuela.

Hay mucho pueblo cristiano orando y haciendo su parte para que ocurra un despertar espiritual en Venezuela.

Únete y pon tu valioso granito de arena.

LIBRO DE HABACUC, UNA PROFECÍA PARA VENEZUELA

2 ¿Hasta cuándo, oh Jehová, clamaré, y no oirás; y daré voces a ti a causa de la violencia, y no salvarás? 3 ¿Por qué me haces ver iniquidad, y haces que vea molestia? Destrucción y violencia están delante de mí, y pleito y contienda se levantan. 4 Por lo cual la ley es debilitada, y el juicio no sale según la verdad; por cuanto el impío asedia al justo, por eso sale torcida la justicia. Habacuc 1:2-6

Como el Profeta Habacuc, seguramente muchos venezolanos dentro y fuera del País, expresa o indirectamente, se presentan delante de Dios, y en oración hacen las mismas preguntas.

¿Por qué ante la crisis que vivimos Dios no hace nada?

Si usted quiere saber lo que pasa en Venezuela, y cuál es la solución, Habacuc, unos seiscientos años antes de Cristo, tiene las respuestas. Le animo a leer este interesante Libro.

Habacuc formula un diagnóstico de la situación del País:

Iniquidad, destrucción, violencia, pleito y contienda, la ley es debilitada, el juicio no sale según la verdad, el impío asedia al justo, la justicia sale torcida, 1:2-4.

Ante este estado de cosas, el profeta se queja ante Dios, porque no actúa. Y la respuesta no se dilata, pero lo que escucha no es alentador; Dios va a poner en orden las cosas, mas no como el profeta espera.

Y es lo que pasa en Venezuela, oramos a Dios pidiendo que actúe, de acuerdo a nuestras expectativas; más el siempre responde de acuerdo a lo que realmente conviene, en el marco de su voluntad.

Dios va a responder, pero quiere que haya cambios en Venezuela, no el cambio que muchos aspiran, solamente; sino uno relacionado con el estilo de vida de los venezolanos, y que este hombre de Dios, hace más de 2600 años describe, en lo que se define como ayes contra los injustos:

  • Quienes toman a la fuerza lo que no es suyo, 2:6–8,
  • Los que buscan seguridad sólo en recursos materiales, 2:9–11,
  • Aquellos que practican la tiranía y la opresión, 2:12–13,
  • Los oportunistas, 2:15–17,
  • Quienes practican la idolatría, 2:18–19.

Este es el diagnóstico de País.

Recuerde que Habacuc escribe sobre el Pueblo de Dios, no de Naciones paganas.

Notemos la solución revelada en Habacuc:

  • El justo por la fe vivirá, 2:4,
  • La tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar, 2:14,
  • Jehová está en su santo Templo, calle delante de Él toda la tierra, 2:20,
  • Oh Jehová, he oído tu palabra y temí. Oh Jehová, aviva tu obra en medio de los tiempos, en medio de los tiempos hazla conocer; en la ira acuérdate de tu misericordia. 3:2,
  • Jehová el Señor es mi fortaleza, el cual hace mis pies como de siervas, y en mis alturas me hace andar, 3:19.

A la luz de lo anterior, el Pueblo de Dios en Venezuela necesita asumir una posición consecuente con lo establecido en su Palabra.

En primer lugar: Reconocer humildemente que ha desobedecido los preceptos divinos; orar, buscar a Dios, y dejando de sus malos caminos; tal y como expresa 2 Crónicas 7:14. Recuerde que este texto aplica para personas que se dicen pertenecer al Pueblo de Dios.

En segundo lugar: Reconocer que Dios siempre actúa utilizando el elemento humano; sea para castigo, o para liberación.

Cuando Nabucodonosor invadió a Jerusalén, destruyó la ciudad, el templo y llevó cautivo a miles de judíos, no lo hizo debido a su poder militar, sino porque Dios lo utilizó como instrumento de castigo por la rebeldía de las autoridades israelitas, Jeremías 36:29-31; pero también usó a Ciro, rey persa, para cumplir sus propósitos con Israel, Isaías 45:1-7; 2 Crónicas 36:22-23. En este mismo orden de ideas, usó a Abraham, Moisés, Josué, Mardoqueo, Ester, a María, para sus propósitos.

Es decir, Dios va a actuar en Venezuela, utilizando los recursos que El dispone dentro de la misma. No vendrán Ángeles del Cielo a resolver la crisis, Él va a levantar a una persona, o a un grupo de personas, con la misión de resolver la grave situación que vivimos.

Trato de comunicar, que no hay que aferrarse al Gobierno, por los motivos que cada uno tiene, u oponerse al mismo ciegamente; como tampoco poner la confianza en los grupos opositores al Gobierno, en la creencia que ellos tienen la solución.

Pasa en Venezuela, que el Pueblo de Dios, no cree que de verdad Él está en control, y que tiene el poder para resolver la situación. Esto es comprensible, así actuó muchas veces el pueblo de Dios, haciendo alianzas con naciones vecinas para defenderse de los enemigos, olvidando que solo Dios es su Amparo y Fortaleza.

Venezuela necesita confiar que Dios está en control.

Yo sé que Dios tiene la fórmula para resolver la crisis del País; y se, con base a la Palabra, que Dios tiene a la persona, o grupo de personas que actuarán en su nombre. Sus identidades no las conozco aún, si me son reveladas se las comunicaré.

Recuerda, Dios es Soberano, y elige según su voluntad, Moisés, Josué, Rahab en Jericó, David, Nabucodonosor de Babilonia, Ciro el Persa, Saulo de Tarso; ninguno de ellos imaginó que serían seleccionados, para una misión Divina. 

Es válido hacer sugerencias, a los fines de la elección, pero recuerda, Dios tiene la última palabra.

Entre tanto, no pierdas la fe Venezuela, hay un Dios que escucha el clamor de su pueblo, y responde al mismo. Escuchó a los Hebreos esclavos en Egipto, Éxodo 3:7, y levantó un libertador invicto. Fiel a su Palabra, también escuchará nuestro clamor, recuerda Jeremías 33:3.

Dios escucha el clamor de Venezuela, y va a levantar a esa persona que dirigirá su destino, atendiendo al clamor de su pueblo. Recuerda, no va a ser según nuestras expectativas, sino de acuerdo a Su Voluntad.

En próximo artículo compartiremos algunas ideas sobre alternativas que tiene el Pueblo de Dios en Venezuela.

Lee más sobre Habacuc en: https://israeleal.wordpress.com/2014/10/29/libro-de-habacuc-aviva-tu-obra-jehova/

Lee el Libro de Habacuc en: https://www.biblegateway.com/passage/?search=Habacuc%201&version=RVR1960

Imagen: Google

LAS VICISITUDES DE UN ALCALDE

La prensa nos ofrece abundantes detalles de la situación del Alcalde de Valencia Edgardo Parra, quien atraviesa un vendaval ocasionado por su particular manera de administrar los recursos del Municipio.

Las vicisitudes que vive no me complacen, por su condición humana, y porque él es víctima de un estilo de vida instaurado en Venezuela desde tiempos inmemoriales.

Uno espera que los funcionarios públicos actúen conforme a la majestad del cargo, y que cumplan sus tareas con un mínimo de eficiencia, equidad y tarnsparencia.

Son muchos los motivos que empujan a una persona para actuar en forma indebida, como el caso del cuestionado Alcalde.

A los fines de esta reflexión mencionaré solo dos.

El primero tiene que ver con los valores, y el estilo de vida del hombre posmoderno.

La época posmoderna es una era caracterizada por la práctica de valores relativos; se ha perdido la fe en la razón y la ciencia, en su lugar se rinde culto a la tecnología. El hombre posmoderno perdió la fe en el poder público; vive despreocupado ante la injusticia y no tiene idealismos.

El hombre posmoderno es egocéntrico, y cree ser parte de esa “energía cósmica” que sustituye a Dios.

Hace  unos dos mil años, Jesucristo explicó el origen de este proceder, lo expuso de esta manera: “Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.” Mateo 15:19

Así pues, en el interior del individuo se gestan los pensamientos que marcan la manera de proceder. Por lo tanto ese hombre posmoderno necesita un cambio en la manera de pensar, que va a determinar un cambio de actitud, en su manera de vivir.

Ese cambio de actitud, se denomina arrepentimiento y tiene que ver con un cambio radical de la vida, como nacer de nuevo.

Para que se dé el cambio de actitud, hay que asumir conciencia de ello;  y para que esto ocurra el hombre necesita ser confrontado con el Mensaje del Evangelio, lo cual es un desafío al cristiano hoy.

Se necesitan medios de gracia que propicien que el mensaje del evangelio llegue al corazón del hombre. Ese es nuestro llamado y misión.

El segundo, tiene que ver con una práctica instaurada en Venezuela desde tiempos inmemoriales.

Como sabemos, la corrupción, el desvío de los fondos públicos, la apropiación indebida y la malversación es una realidad que no nace con el Alcalde Parra; ni es el único presunto incurso en estos delitos.

Es un secreto a voces que en cualquier dependencia del Estado se incurra en estos delitos, solo que no se denuncian, o no se investigan.

Tomemos un ejemplo. Un funcionario público trabaja más de 25 años, por lo cual tiene derecho a ser jubilado. Al disfrutar este derecho, le corresponde por ley, que se le paguen sus beneficios sociales, liquidación, o como se llame.

Pues bien, se da el caso de que un educador es jubilado. Jubilación deriva de “jubileo”, júbilo. Más hay poco de celebración por cuanto a ese trabajador no se le cumple lo establecido por ley, no se le cancela de inmediato su liquidación, y tiene que esperar más de cinco largos años para obtener algo que es suyo; que la ley establece como propio.

Reza la ley que a cada trabajador se le debe calcular lo que le corresponde por concepto de prestaciones sociales, y depositarlos en un “fideicomiso”; por otra parte, en cada Ley de Presupuesto de la Nación, se calcula el monto correspondiente a cada trabajador, por el concepto anteriormente señalado.

Quiere decir que cada año el Estado asigna el monto correspondiente a las prestaciones sociales de cada funcionario público; de manera que al darse la jubilación de un funcionario debería entregársele de inmediato su liquidación.

¿Por qué no ocurre? ¿Qué se hizo con el dinero correspondiente a las liquidaciones de los funcionarios? ¿Por qué hay que esperar cinco años o más, si el dinero debería estar “a la vista”?¿Por qué hay que solicitar un crédito adicional para ello? ¿Cómo se denomina el uso de una partida para un fin distinto al asignado en el presupuesto?

A la luz de todo esto, necesitamos un profundo cambio de actitud en Venezuela.

A todas estas, más interrogantes: Nuestros representantes, los diputados, quienes anualmente aprueban la Ley de Presupuesto, y conocen esta irregularidad, ¿No tiene responsabilidad en corregirla?, ¿Y los demás organismos garantes del Estado de Derecho?

Una última pregunta, ¿Qué condiciones propiciaron la elección del anterior Alcalde de Valencia?