Archivo de la etiqueta: calvario

AL MORIR, ¿JESÚS ROCIÓ CON SU SANGRE EL PROPICIATORIO?

Los días de la denominada semana santa son propicios para meditar, y reflexionar sobre los acontecimientos que rodean los últimos días de Jesús en la tierra.

Estamos familiarizados con la afirmación de que en Jesús se cumplieron las profecías que anticipaban algunos aspectos y sucesos que ocurrieron durante su vida y ministerio; así como la declaración de que Jesucristo cumplió los preceptos de la ley de Moisés.

Resultado de imagen para PENTATEUCO

Los escritores del Nuevo Testamento, tal vez admirados por aquella realidad, hicieron notar los acontecimientos que se fueron cumpliendo en Jesús. Mateo, en sus primeros capítulos, deja constancia de tal realidad, así:

Concepción virginal, 1:22; lugar de nacimiento, 2:5-6; matanza de los niños, 2:17; ministerio de Juan el bautista, 3:3; región donde inicia Jesús su ministerio, 4:14.

Los cuatro evangelistas resaltan aquellas evidencias de la naturaleza de  Jesús, su condición de Mesías, de Hijo de Dios, de Salvador del mundo.

También los escritores del Nuevo Testamento destacan que Jesús cumplió la Ley, Él dijo:

17 No penséis que he venido para abrogar la ley ó los profetas: no he venido para abrogar, sino á cumplir. 18 Porque de cierto os digo, que hasta que perezca el cielo y la tierra, ni una jota ni un tilde perecerá de la ley, hasta que todas las cosas sean hechas. Mateo 5:17-18.

Con estas palabras Jesús está afirmando que hasta el fin del mundo, de los tiempos, toda la Escritura se cumplirá aun en los más pequeños detalles.

Como sabemos, desde Mateo hasta Apocalipsis se cumplieron las predicciones del Antiguo Testamento; mismas que se siguen cumpliendo hasta hoy; y durante el tiempo que resta hasta la Segunda Venida de Jesucristo veremos como se siguen cumpliendo.

En relación a lo dicho por Jesús de que se debe cumplir la ley, hasta en los detalles, es impresionante como los escritores dejan constancia de ello.

Tomemos como ejemplo dos instituciones establecidas en la ley, una la Pascua, la otra el sacrificio para la expiación del pecado. La primera está contemplada en Éxodo 12:1-7, la segunda en Levíticos y Números, en los que se mencionan diversos tipos de sacrificios de becerros, carneros y corderos.

Resultado de imagen para ALTAR DEL SACRIFICIO

El estudio de los evangelios revela que Jesucristo cumplió lo establecido en referencia al rito de la Pascua, según Éxodo 12:1-7; y también el rito relacionado con el sacrificio por el pecado, mencionado en Levíticos y Números, veamos:

Cumple el programa de la Pascua, según Éxodo 12:1-7:

Apartado como cordero, 12:3; es aclamado como el enviado de Dios, Marcos 11:1-11. Día 10.

Sacrificio del cordero, 12:6, crucifixión el día Pascua, Marcos 14:12-15:41, un largo día. Día 14.

Marcar en los postes y dintel de la casa con la sangre del cordero, 12:7; sangre derramada en el madero, la cruz, a causa de las múltiples heridas en manos, pies, y cuerpo.

El rito del sacrificio por el perdón de pecados contemplado en la ley.

Veamos los tipos de sacrificios contemplados en la ley:

En Levíticos: ofrenda de paz, 3:1-17; por el pecado, 4:1-5:13; ofrendas expiatorias, 5:14-6:7; día de expiación, 16:1-34.

En Números: purificación de los inmundos, 19:1-22; las ofrendas diarias 28:1-8; ofrendas mensuales y del día de reposo, 28:9-15; ofrenda del día de pascua y demás fiestas solemnes, 28:16-40.

En estas ofrendas por el pecado, por la expiación de los mismos, el rito, en términos generales, establecía, de acuerdo a Levíticos 16:11-14:

El sacerdote sacrifica el animal, recoge la sangre en un recipiente,

Después toma un incensario lleno de brasas de fuego del altar, y sus puños llenos del perfume aromático molido, y lo lleva al Lugar Santísimo.

Coloca el perfume sobre el fuego, de modo que la nube del perfume cubra el propiciatorio que está sobre el arca.

Regresa al altar del sacrificio.

Luego toma el recipiente con la sangre del animal, entra de nuevo al Lugar Santísimo,

Rocía con su dedo hacia el propiciatorio; esparce hacia el propiciatorio con su dedo siete veces de aquella sangre.

Jesús cumple el rito del sacrificio, tomando como referencia Levíticos 16:11-19.

Primero: Sacrificio por la expiación del pecado del sacerdote que ofrece la ofrenda, 16:11-14. Esta parte del rito no es necesaria porque Jesucristo, en este caso particular, oficia como sacerdote, Hebreos 8:1-7; 10:11-12, y como sabemos un sacerdote sin pecados.

Segundo: El sacerdote sacrifica el animal, en este caso el cordero, Levíticos 16:11. Jesús acude a la cruz para sacrificarse a sí mismo, Filipenses 2:5-8. Se cumple en Juan 19:17-20.

Tercero: El sacerdote toma la sangre del cordero, entra al Lugar Santísimo y rocía aquella sangre sobre el propiciatorio, Levíticos 16:14. La sangre de Jesús se derrama, Juan 19:34.

Como se puede observar, en este tercer paso del rito falta algo: rociar la sangre del cordero sobre el propiciatorio. El rito establece: “esparcirá con su dedo siete veces de aquella sangre” hacia el propiciatorio, Levíticos 16:14.

Imagen relacionada

Es de conocimiento general que para el momento del sacrificio de Jesucristo, el Arca del Pacto no estaba en el Lugar Santísimo del templo de Jerusalén. La misma no se menciona en la Biblia desde el momento que el templo es saqueado por el ejército babilónico, como registra 2 Crónicas 36:18-19.  En el inventario de los utensilios llevados por los babilonios no se menciona el Arca del Pacto, 2 Reyes 25:13-17.

El Arca está en un lugar secreto, protegida por Dios; un día la veremos de nuevo en el templo de Dios en el cielo, Apocalipsis 11:19.

¿Quedó incompleto el rito del sacrificio al no rociar con la sangre de Jesucristo el propiciatorio? Si se completó.

¿Por qué afirmar que si se completo? Siendo Jesucristo de naturaleza Divina, por lo tanto Santo, Lucas 1:34-35;  el lugar donde se encuentra es también Santo, similar al espacio ocupado por la Divinidad en su encuentro con Moisés, Éxodo 3:5; y la cruz es figura del propiciatorio, Hebreos 9:23-28 y contexto.

Pero hay otra versión.

Que la sangre de Jesucristo, vertida cuando su costado fue traspasado, roció literalmente el Propiciatorio del Arca, y así se cumple la última parte del rito del sacrificio por el pecado.

¿Cómo explicar este hecho? Veamos:

Los elatos que dan cuente de la toma de Jerusalén y el posterior saqueo del templo en 2 Reyes 25:8-23, y en 2 Crónicas 36:17-21, no mencionan que el Arca del Pacto haya sido transportada a Babilonia.

Se supone que los sacerdotes, ante la inminencia de la caída de Jerusalén, y conocedores de que los babilonios  saquearían el templo por los incalculables tesoros que contenía; decidieron ocultar el Arca para evitar que fuese capturada.

Se sabe que debajo de Jerusalén se cavaron diversos túneles con una variedad de propósitos, no aparecen registradas con detalle en la Biblia, tal vez porque su ubicación era un secreto. Se sabe al menos de una, la denominada cueva de Sedecías, por donde huyó el infortunado rey de Israel, capturado por Nabucodonosor más tarde, 2 Reyes 25:1-7.

Actualmente, diversos sitios de internet describen las cuevas y túneles que existen bajo la ciudad de Jerusalén, muchas de las cuales datan desde los tiempos bíblicos.

Pues bien, avisado los sacerdotes del peligro de invasión, en tiempos de Nabucodonosor, éstos decidieron ocultar el Arca del Pacto en un lugar secreto, una cueva debajo de la ciudad.

El día de la crucifixión de Jesucristo, el Arca reposaba oculta en una caverna que estaba situada exactamente debajo del monte calvario. En el momento en que Jesús muere, el velo del templo se rasga en dos de arriba abajo, y se registra un terremoto de tal magnitud que “las rocas se partieron”, Mateo 27:51.

Posteriormente, el costado de Jesús es traspasado, y “al instante salió sangre y agua”, Juan 19:34; aquella sangre fluye desde el costado de Jesús hasta la tierra y por la hendidura de la roca, partida por la fuerza del terremoto,  cae rociando el propiciatorio que estaba exactamente debajo de la cruz en el monte calvario.

Entonces se cumple literalmente el rito del sacrificio por el perdón de pecados l, La sangre del Cordero es rociada sobre el propiciatorio.

Es por esto que Juan declara:

35 Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis.

Dos cosas ve Juan que fortalece su fe, por lo cual ratifica su testimonio:

El costado de Jesús traspasado, para evitar que sus huesos fuesen quebrados; y el Arca del Pacto siendo rociada por la sangre del Cordero.

Reconozco que esta última versión raya en “bibliaficción”, y no recuerdo una fuente autorizada que avale esta interpretación.

Es mejor, en todo caso, mantener la interpretación de que: Si se completó. Siendo Jesucristo de naturaleza Divina, por lo tanto Santo, Lucas 1:34-35;  el lugar donde se encuentra es también Santo, similar al espacio ocupado por la Divinidad en su encuentro con Moisés, Éxodo 3:5; y la cruz es figura del propiciatorio, Hebreos 9:23-28 y contexto.

33 ¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! 34 Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero? 35 ¿O quién le dio a él primero, para que le fuese recompensado? 36 Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén. Romanos 11:33-36.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.com

Conceptos y datos: Wikipedia

Notas personales

Imágenes: Google

 

CONFLICTO EN GAZA DESDE OTRA PERSPECTIVA

Tras una tregua por razones humanitarias, se reanuda el enfrentamiento en torno a la Franja de Gaza, después de que Hamás y otras milicias dispararon 25 cohetes contra Israel en las últimas diez horas; varios de los proyectiles alcanzaron a Tel Aviv, y otros dos fueron interceptados por el sistema de defensa “Cúpula de Hierro”. Por tales hechos, las Fuerzas Armadas israelíes anunciaron que retoman su ofensiva contra Gaza por tierra, mar y aire e hicieron un llamado a los civiles para que abandonen las zonas en las que se registran combates.

De esta manera prosigue la lucha entre dos vecinos, para asegurar de parte y parte su existencia como pueblo, y como nación.

El conflicto se origina en un acuerdo de la ONU que pretendía resolver la crisis, relacionada con el derecho de los palestinos y de los judíos de poseer un territorio para desarrollarse como Nación independiente y soberana. En 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General de las Naciones Unidas, reunida en Nueva York, aprobó la Resolución 181, la cual recomendaba un plan para resolver el conflicto entre judíos y árabes en la región de Palestina, que se encontraba en esos momentos bajo administración británica. El plan de la ONU proponía dividir la parte occidental del Mandato en dos Estados, uno judío y otro árabe, con un área, que incluía Jerusalén y Belén, bajo control internacional.

UN Partition Plan For Palestine 1947-es.svg

En el Plan de Partición del Mandato Británico, para la creación de un estado judío y otro palestino, se observa que la división territorial es ilógica, aparentemente; ya que al estado palestino se le asigna un territorio comprendido de la Franja de Gaza, Cisjordania y una franje de Galilea; rodeado este territorio por el asignado al estado judío. Igualmente establecía que Jerusalén y Belén estarán bajo un gobierno internacional, tanto como libre acceso a los lugares sagrados y a los santuarios.

Esta división es inviable, y propicia mayor desestabilidad.

¿Qué criterios privaron para esta extraña partición?

Presumimos dos criterios. Uno histórico, y otro religioso.

Criterio histórico: Se observa que el territorio asignado al estado palestino, en general nunca estuvo bajo el dominio del Israel antiguo. La franja de Gaza, que anteriormente fue denominada Filistea, nunca estuvo bajo el gobierno de Israel; y el territorio comprendido por Cisjordania y la Franja de Galilea, tampoco estuvo bajo la potestad de Israel, ya que una gran porción de ese territorio fue parte del reino dividido del Norte, denominado en el Antiguo Testamento, Samaria.

Ei Reino del Norte, o Samaria, resulto de la división del Reino de Israel, luego de la muerte de Salomón, y abarcó la parte norte del mismo. Alrededor de 930 AC., después de la muerte de Salomón, a excepción de Judá y Benjamín, todas las tribus de Israel, llamadas las diez tribus del norte, se negaron a aceptar a Roboam, el hijo y sucesor de Salomón, como su rey. La rebelión surgió después de que él se negara a aligerar la carga de los impuestos y servicios que su padre había impuesto a sus súbditos. Luego de 210 años de existencia, el Reino del Norte fue conquistado y destruido por el imperio asirio. Las ciudades principales del Reino del Norte fueron: Siquem, Tirsa y Samaria.

Se afirma que los samaritanos no forman parte de las tribus de Israel, sino que fueron conducidos hasta allí por los asirios para repoblar la zona en torno al año 800 A C. Estos nuevos habitantes, idólatras en origen, se mezclaron con los israelitas que no habían marchado al exilio. Juntos constituyeron una comunidad que no era ni pagana ni judía: los samaritanos.

En tiempos del Imperio Romano, la región de Palestina estuvo dividida en Galilea, al norte, Samaria en el centro, Judea, al sur; y Perea al oriente del Jordán.

En el Nuevo Testamento se destaca que Samaria estaba totalmente divorciada de Israel, como pueblo y como territorio. Se afirma que los judíos no transitaban por Samaria, por razones ceremoniales; y que los samaritanos no veían con agrado ese tránsito de judíos. Se afirma que para ir de Judea a Galilea, los judíos iban por mar, o por tierra, atravesaban el Jordán hacia su ribera occidental y bordándole subían hasta el mar de Galilea, y allí, cruzaban hacia territorio galileo. Es por ese motivo que vemos a Jesús en frecuentes travesías por el Mar de Galilea.

Criterio Religioso: Preservar los lugares sagrados, y santuarios judaicos, islámicos y cristianos. Evidenciado en el hecho de establecer para Jerusalén y Belén un estatus especial, regidas bajo un Control Internacional.

Calvario o Gólgota es el monte o colina a las afueras de Jerusalén donde tuvo lugar la Crucificción de Jesús. Su nombre proviene de la forma de calavera que tenían las rocas de una de sus laderas.

Como sabemos, en Jerusalén precisamente en un lugar sagrado judío, el sitio donde estaba construido el Templo de Salomón, se construyó el Domo de la Roca, un santuario islámico. Motivo por el cual, se pretendía un Gobierno Internacional, para evitar la prevalencia de cualquier religión sobre Jerusalén. Es de conocimiento general que Jerusalén es considerada Ciudad Santa por cristianos, judíos, y el islam.

El Domo de la Roca, un monumento islámico situado en el centro del Monte del Templo. Los musulmanes creen que la roca que se encuentra en el centro de la Cúpula es el punto desde el cual Mahoma ascendió a los cielos para reunirse con Dios, acompañado por el ángel Gabriel. Fue construido entre los años 687 y 691 por el noveno califa, Abd al-Malik.

Este Plan de Partición, aunque nunca se cumplió al pie de la letra, sirve de base para la creación de los estados de Israel y el palestino.

Como se sabe, los israelíes aceptaron el Plan, más los árabes lo rechazaron, y al siguiente día de la firma de la Resolución, declararon la Guerra a Israel. Estas guerras fueron estableciendo progresivamente los límites de los territorios que hoy ocupan israelíes y palestinos.

La solución al conflicto se dará cuando israelíes y palestinos acepten el espíritu de la resolución 131, que no es más que el deseo de las Naciones del Mundo que palestinos e israelíes conformen naciones independientes, que vivan en paz.

Nota sobre el Plan de Partición.

La Organización de las Naciones Unidas nombró un Comité Especial para Palestina con la misión de resolver la disputa entre judíos y árabes de Palestina, la UNSCOP, compuesto por representantes de once países. Para garantizar la neutralidad de este comité, se decidió que ninguna de las grandes potencias estuviera representada. Después de varios meses de auditorías y encuestas sobre la situación en Palestina, la UNSCOP emitió un informe oficial el 31 de agosto de 1947.

La mayoría de los países de la comisión, Canadá, Checoslovaquia, Guatemala, Holanda, Perú, Suecia y Uruguay, recomendó la creación de dos estados separados, uno árabe y otro judío, con Jerusalén bajo administración internacional. Australia se abstuvo, y el resto de los países de la comisión, (India, Irán y Yugoslavia, apoyó la creación de un único estado que incluyera ambos pueblos.

Sesión de la Asamblea General que aprobó la Resolución 181, en 1947

El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea Plenaria de la ONU -bajo presidencia del brasileño Osvaldo Aranha, votó el plan de partición recomendado por la UNSCOP, siendo el resultado final de 33 votos a favor, 13 en contra y 10 abstenciones, a la vez que hizo ajustes en los límites propuestos entre los dos estados. La partición tendría efecto a partir de la retirada de los británicos. La resolución no contemplaba ninguna disposición para ejecutar el Plan, lo cual tuvo consecuencias a la larga, ya que no fue posible aplicarla. Los Estados Unidos y la Unión Soviética estuvieron entre quienes votaron en favor de la resolución.

Ver Resolución 131 de la ONU, sobre el Plan de Partición de Palestina;

http://www.uclm.es/profesorado/affernandez/ARCHIVOS/JUEGOS_DE_ROL/palestina/resolucionessamableageneral/Asamblea%20General%20resoluci%C3%B3n%20181%20%28II%29.pdf

Fuente:

  • Prensa Internacional
  • Wikipedia, la enciclopedia libre
  • Imágenes: Google