Archivo de la etiqueta: bendecir a las naciones

EL DESAFÍO DE LA DIASPORA VENEZOLANA, Y DE QUIENES SE QUEDARON

La grave crisis por la que atraviesa Venezuela ha generado en los últimos años una situación inédita en su historia. Es el masivo éxodo de venezolanos hacia distintos destinos, que ha originado una diáspora la cual alcanza proporciones significativas.

Ver las imágenes de origen

Aunque manejamos cifras no oficiales, esa diáspora representa no menos de un 20% de la población, y tiene importantes efectos tanto a lo interno como a lo externo.

También sabemos que de aquel porcentaje, la mayor proporción de migrantes está conformada por personas en edad productiva, es decir entre los 25 y 50 años, lo cual representa una vital fuerza de trabajo-

A esa realidad se añade el hecho de que esa población migrante está conformada por profesionales, empresarios, y trabajadores calificados con experiencia en su campo de especialización.

Ese contingente de venezolanos se inserta en sus áreas de competencia, ofreciendo al mundo un capital intelectual de calidad y excelencia.

Expertos petroleros, empresarios, médicos, docentes en todos los niveles educativos, técnicos en diversas especialidades, estudiantes; toda una gama de saberes dispersa por el mundo ofreciendo lo mejor de sí, para beneficio de los pueblos que les acogen en su seno.  

Es cierto que dejan un vacío en el corazón nuestro, y en su puesto de trabajo; sin embargo el saber que nuestros seres queridos son un valioso legado a la humanidad, que están experimentando nuevas realidades y logrando sus sueños, es un bálsamo al alma.

Quienes quedan en el suelo patrio han asumido con determinación el espacio dejado por quienes partieron, también tienen una responsabilidad histórica con el País.

Ver las imágenes de origen

Unos desde el exterior, otros internamente, juntos anhelando la Venezuela que se quiere. Un País para vivir, para crear, para disfrutar, para amar, para soñar, para emprender.

Hoy no podemos entender el porqué de las cosas que suceden en Venezuela, ya nos será revelado; como ha ocurrido en otros pueblos de la tierra. Israel, uno de ellos.

Hace más de dos mil quinientos años, una familia forzada por las circunstancias abandona su país, y es transportada a lejanas tierras, donde comienza a reconstruir su vida; allá les nace un hijo quien se convierte en un poderoso instrumento para beneficio a la nación donde reside, como a la de su origen.

Se trata de Nehemías, un prominente israelita, nacido en la cautividad, quien se convierte en un prominente miembro de la corte de Artajerjes, rey de Persia; desde donde ofrece un invalorable apoyo a la reconstrucción de los muros de Jerusalén, y a la reorganización civil y espiritual del pueblo, tal y como se lee en las páginas de su libro.

Pero Nehemías no es una excepción, también se registra la oportuna intervención de José en Egipto, Daniel en Babilonia, y la reina Ester en Persia; entre otros cuyas intervenciones influyeron para cambiar el mundo. Ahora, sabemos que todo ocurre como parte del plan de Dios para bendecir a las naciones de la tierra, salvaguardar a Israel, y cumplir sus propósitos.

Aunque no podemos comparar a Venezuela con Israel, por razones evidentes, si es válido afirmar que esto que ocurre en nuestro País es permitido en el marco de la soberanía Divina.

El apóstol Pablo afirma, por Dios inspirado: “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien…” Romanos 8:28.

Cuando José estaba en el fondo de la cisterna, Génesis 37:24, el, ni sus hermanos podían suponer que de aquel foso, de aquella azarosa e incomprensible circunstancia, ascendería hasta el palacio del Faraón, y desde allí gobernar al imperio egipcio.

A la reina Ester, un aciago día, se le transmitió este poderoso mensaje: ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino? Ester 4:14.

Muchos venezolanos al emigrar se fueron con su bandera tricolor, sus cuatros, sus añoranzas, sus conocimientos, y su fe, su devoción, su confianza en Jesucristo, una fe que cambia, y ese es otro aporte de Venezuela para el mundo.

Podríamos parafrasear, para los hermanos venezolanos en lejanas tierras, en momentos de soledad, incertidumbre y dolor: ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al lugar donde te encuentras?

Bendice con tu trabajo creador al país que te recibe en su seno, y manten vivo tu amor, tu esperanza, tu esfuerzo por el País en el que naciste, que espera lo mejor para ti.

Esta adversa circunstancia que vivimos llegará a su fin, entre tanto no olvidemos: “Estando persuadido de este, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” Filipenses 1:6.

Un día Dios cumplirá sus propósitos entre nosotros, y “Seremos como los que sueñan.

Entonces nuestra boca se llenará de risa, Y nuestra lengua de alabanza; Entonces dirán entre las naciones: Grandes cosas ha hecho Jehová con éstos. Grandes cosas ha hecho Jehová con nosotros; Estaremos alegres. Salmos 123:1-3.

Sabemos que este cántico se refiere a Israel, pero como en Venezuela hay mucho pueblo de Dios, también lo entonamos.

Dios bendiga a Venezuela, y a los venezolanos dondequiera que estén.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.com

Notas personales

Imágenes: Google