EL ARREBATAMIENTO, INDICIOS

 El arrebatamiento es un tema que fascina a los creyentes desde el tiempo en que Pablo escribe a la Iglesia de Tesalónica suprimera carta.

Al mismo se le da mucha relevancia por haberlo asociado a otro evento de mucha prominencia como es la gran tribulación; ambos sucesos relacionados con la Segunda Venida de Jesucristo.

Resultado de imagen para arrebatamiento

Sobre el arrebatamiento, también denominado “el rapto”, no hay acuerdo entre los eruditos, por lo que existe una variedad de interpretaciones; realmente, más que interpretaciones son deducciones; ya que el texto, estudiado en su contexto, determina la interpretación.

Si has leído las diversas posturas sobre el denominado arrebatamiento notarás que una contradice a las demás.

En este escrito vamos a estudiar el texto bíblico, y a descubrir lo que nos revela; no entraremos en contradicciones con otros autores, ni estudiaremos sus interpretaciones.

Al leer el texto referido al arrebatamiento, observamos que dicha expresión no aparece sino “arrebatados”, que ocurre en la Biblia solo una vez como evento asociado a la Segunda Venida de Jesucristo, 1 Tesalonicenses 4:17.

La otra vez que aparece la expresión “arrebatados” es en Salmos 88:5, relacionada a otra situación ajena a la Segunda Venida de Cristo.

Invierte unos segundos en leer 1 Tesalonicenses 4:17,  observa el texto, medita unos instantes en sus palabras, identifica la idea central; visualiza las imágenes que te sugieren las palabras,   seguidamente considera el mensaje que te transmite:

Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

¿Qué sientes al captar el mensaje del texto?

Lo destacado del texto, el gozo, la emoción por el privilegio de recibir al Señor en el aire para vivir eternamente con El. Lo notable del texto es el cumplimiento de una promesa largamente esperada.

Ahora, escudriñemos lo que dice el texto, relee 1 Tesalonicenses 4:17:

Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

Analicemos el texto:

Observa cada palabra clave, recuerda lo que significan.

Nota la primera expresión “luego”, un adverbio de tiempo que significa algo que ocurre inmediatamente; usado como conector, indica secuencia, que un hecho ocurre después de otro, ¿Cuál es la secuencia? El Señor desciende del cielo, y los muertos en Cristo resucitan “primero”, 4:16.

Luego, después, seguidamente, de lo que ocurre en4:16,  “los que vivimos, los que hayamosquedado.” Quienes estén vivos cuando regrese el Señor.

Seremos arrebatados juntamente con ellos en lasnubes, ¿Quiénes son ellos? Los que resucitaron primero al venir Jesucristo. El texto dice que quienes viven son arrebatados juntamente con los resucitados.

¿Qué significa arrebatar en el contexto? Tomar, quitar algo con violencia, RAE. Es decir levantar al aire a los creyentes rápidamente. Algo similar a lo que ocurre con Felipe, luego de bautizar al etíope en el desierto, es “arrebatado”  por el Espíritu, y trasladado a Azoto, Hechos 8:39-40.

Para recibir al Señor en el aire. ¿Hacia dónde son llevados los arrebatados? Al aire, a las nubes donde se encuentran con elSeñor.

Y así estaremos para siempre con el Señor.  ¿Dónde estaremos para siempre con el Señor? Con toda seguridad no será en las nubes, ni en esta tierra, lee Apocalipsis 21 y 22.

¿Qué ocurre con los que viven cuando regrese Cristo? El texto estudiado no da mayores detalles. En otra carta, Pablo explica que los creyentes son “transformados”, sus cuerpos, en uno similar al de los resucitados, 1 Corintios 15:51-53.

En conclusión, el texto establece que Jesucristo regresa y resucita a los muertos, los creyentes vivos son transformados; luego ambos son arrebatados a las nubes, para recibir a Cristo en el aire; y juntos vivir con Cristo para siempre.  

Eso es lo que dice el texto sobre el denominado arrebatamiento por algunos, y rapto por otros. Lo demás que se escribe son deducciones de los eruditos para acoplar, encajar, el arrebatamiento a los esquemas que ellos han establecido para el retorno de Jesucristo.

Para comprender el por qué Pablo cita “seremosarrebatados”, hay que leer el contexto inmediato, 1 Tesalonicenses 4:13-5:11; y también el lejano. Así visualizamos la idea completa de lo que Pablo expresa.

Como se observa, la cita no es para destacar, ni explicarque “seremos arrebatados”, esa es una mención, entre un contenido más amplio de la carta, escrita con el objeto de inspirar a los creyentes, que estaban desanimados; así como explicarles la realidad de la resurrección, que no se duerme, se muere, como los que no tienen esperanza; sino que al retorno delSeñor serán resucitados; y de igual modo esclarecer la secuencia de hechos al retornar Jesucristo.

Pablo escribe para transmitir esperanza a una Iglesia atribulada por las vicisitudes del momento que vive; no es su intención establecer una doctrina sobre un supuesto arrebatamiento, el énfasis del apóstol es consolar y orientar.

En esta carta Pablo se basa en la enseñanza de Jesucristo sobre la secuencia de hechos de su Segunda Venida, contenida en Mateo 24:30-31.

Veamos la secuencia, según Pablo:

Primero: Jesucristo desciende del cielo, lo cual se anuncia con el sonido de trompeta, 4:16a.

Segundo: “Los muertos en Cristo resucitan primero”, 4:16b.

Tercero: “luego los que vivimos…seremos arrebatados juntamente con  ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire.”, 4:17.

Cuarto: Estaremos siempre con el Señor.

Este texto es paralelo a Mateo 24:30-31, en el queJesús describe la secuencia que Pablo menciona: “…verán al Hijo del Hombreviniendo sobre las nubes del cielo”,  seguidamente envía a sus ángeles a “juntar alos escogidos”, es decir, Jesús explica el “seremos arrebatados” como la acciónde los ángeles de “juntar a los escogidos”.

¿Qué es el arrebatamiento? Una construcción teológicapara referirse a lo que Pablo describe como “seremos arrebatados”; el apóstol usa aquella  figura del lenguaje para referirse a que los creyentes serán “juntados” por los ángeles cuando Cristoregrese.

¿Cuándo “seremos arrebatados”? Tal y como se determina en 1 Tesalonicenses 4:17, durante la Segunda Venida de Jesucristo, la cual es fijada por El en Mateo 24:30-31.

¿Habrá arrebatamiento antes de la gran tribulación? No, en ninguna parte de la Sagrada Escritura se establece que alguien sea arrebatado antes de la Segunda Venida de Jesucristo, excepto Enoc, Génesis 5:24, y el profeta Elías, 2 Reyes 2:11.

Lo que claramente enseña la Biblia es que “despuésde la tribulación de aquellos días… aparecerá la señal del Hijo del Hombre”,Mateo 24:29-30, cuando tiene lugar el levantamiento de los creyentes.

Entonces “seremos arrebatados” después de lavenida del “Hijo del Hombre con poder y gran gloria.

En Apocalipsis, el libro de revelaciones, no se menciona un arrebatamiento.

Por cierto, en la Biblia no se menciona que laIglesia sea arrebatada, esta es otra falsa creencia, ¿Quiénes son arrebatados? Comomencionamos antes, la Biblia dice que son arrebatados los creyentes vivos,conjuntamente con los resucitados, 1 Tesalonicense 4:17; lo cual enseñaJesucristo en Mateo 24:30-31, en este caso los arrebatados son “sus escogidos.”,no la Iglesia.

De acuerdo al Apocalipsis, la Iglesia subsiste hasta la Segunda Venida de Cristo, momento cuando culmina su misión de proclamar el evangelio y extender el reino de los cielos.

Toma nota de esto, Israel es relevante en la Biblia, hasta cumplir su misión, Génesis 22:18, bendecir a las naciones de la tierra con su cimiente, Jesucristo. La Iglesia es igualmente relevante, hasta la Segunda Venida de Cristo, luego de cumplir su misión de hacer discípulos de Jesucristo hasta el fin del mundo, Mateo 28:19-20.

Después, Israel y la Iglesia serán unidos para reinar con Jesucristo en el cielo.

En el cielo no hay Iglesia, lee Apocalipsis 21:1-22:5, en esa cita se menciona a la Nueva Jerusalén, la esposa del Cordero.

La Iglesia en Apocalipsis es prominente hasta el capítulo tres, donde se destaca su papel hasta la Venida de Cristo. Desde el capítulo cuatro no se menciona más, en su lugar se menciona a los 24 ancianos, 4:4; a los 144 mil sellados de las 12 tribus de Israel, más la gran multitud ante el trono, 7:1-12; el muro de la Nueva Jerusalén con doce puertas, los doce Patriarcas, con los doce cimientos, los doce Apóstoles, 21:12-14; para establecer otra realidad: el pueblo de Israel, unido al pueblo cristiano, formando un solo pueblo.

Esta realidad la anticipa Pablo en Romanos 11:17, un olivo, Israel, con una  rama injertada, los creyentes gentiles.

¿Por qué hay tantas enseñanzas sobre este tema, distintas entre sí? Por diversos motivos, he aquí los principales:

En primer lugar, porque los eruditos establecen sus esquemas sobre la Segunda venida de Jesucristo, y luego ajustan los textos a esos esquemas. Aquellos esquemas son establecidos por la escuela teológica que suscriba el erudito.

Otro motivo es que el teólogo estudia los textos de los grandes eruditos de la Biblia, y adopte sus creencias.

Uno final: Porque no se interpreta la Escritura utilizando las normas de la Hermenéutica, la Exegesis, con la dirección del Espíritu Santo.

Hay que recordar que en la interpretación de un hecho, de un texto, de una realidad, de la Sagrada Escritura, priva la cosmovisión del intérprete.

En fin, seremos arrebatados juntamente con los resucitados en el glorioso momento que ocurra la Segunda Venida de Jesucristo.

Estamos a la espera de ese gran día.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de http://www.biblegateway.com

Notas personales

Imagen: Google

Anuncios

EL MILENIO, ¿MIL AÑOS REINANDO CON CRISTO?

El milenio es un período de tiempo que aparece descrito en el Libro de Apocalipsis, sobre el cual se han propuesto diversas interpretaciones.

Muchos cristianos tienen la esperanza de que Jesucristo regresará para establecer un reino de mil años en la tierra, teniendo como capital de aquel reino a la ciudad de Jerusalén.  Será un reinado en que la humanidad tendrá paz,amor, gozo, progreso.

Imagen relacionada
Armonía, paz, bienestar durante mil años.

¿Qué dice la Biblia sobre este reino milenial? Revisemos lo que la Palabra de Dios enseña sobre el milenio.

Milenio es una expresión de Juan en Apocalipsis alrededor de la cual se ha construido una diversidad de enseñanzas, entre las que no hay acuerdo, una sola interpretación; esa circunstancia es debido a las posiciones que los teólogos asumen al interpretar la Sagrada Escritura.

La teología ha sido matizada por el pensamiento de los eruditos de la antigüedad, algunos de los cuales fundaron escuelas teológicas cuya influencia ha trascendido hasta hoy. Algunos teólogos al interpretar las Escrituras usan el método alegórico, otros el racional, dependiendo de la escuela que representen.

Un teólogo bíblico interpreta la Escritura diferente a la de otro con una tendencia distinta, como la mística, la contextual, o la histórica. Si es dispensacionalista, entonces interpreta la Biblia literalmente, y tiene ya fijada determinadas etapas en que se muestra la gracia de Dios. En el caso de adherirse al calvinismo, por supuesto que cree en la depravación total del hombre, la elección incondicional, la expiación limitada, la gracia irresistible, y la perseverancia de los santos.

El teólogo que analiza la revelación desde la perspectiva de la Teología de la Liberación considera que el Evangelio exige la opción preferencial por los pobres,  y recurre a las ciencias humanas y sociales para definir las formas en que debe realizarse aquella opción.

Por este motivo se han propuesto  tantas interpretaciones diferentes sobre el  milenio; es que al estudiar el texto el intérprete obedece a su cosmovisión.

Sin embargo, al interpretar un texto hay que ceñirse al método usado por el escritor, al estilo en que fue escrito; no al revés. El estudiante lee el texto, lo analiza, observa el método del autor, y el estilo literario en que está escrito el texto, y aplica aquel método, no el suyo.

En relación a este escrito vamos a abordar el estudio del milenio directamente en el texto, sin posiciones teológicas preconcebidas; lo que haremos es simplemente escudriñar lo que revela el texto en su contexto.

Imagen relacionada
Texto antiguo.

Leamos el texto de donde se ha extraído tantas diversas interpretaciones, Apocalipsis 20:4-6. Usaremos la versión RVR60.

4 Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. 5 Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. 6 Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.

Para interpretar el texto, recordemos algunas reglas establecidas para hacerlo:

Primera: La Biblia no se interpreta literalmente, sino de acuerdo al estilo literario del texto. Lee Deuteronomio 6:6. Literalmente afirma que la palabra debe estar sobre “el órgano principal del sistema circulatorio”; más sabemos que el escritor utiliza una figura del lenguaje para referirse a la “mente”.

Por lo general en la  Biblia, cuando aparece “corazón” se cambia por “mente”, y no varía el significado del texto.

Entonces para interpretar Apocalipsis, hay que tener presente el estilo literario apocalíptico que usa figuras, símbolos, códigos, similitudes, que el autor y los lectores conocen.

Segunda: La Biblia se explica a sí misma, es decir hay que considerar el contexto; ante pasajes oscuros, o de difícil interpretación, en el contexto está la clave, la explicación. ¿Quién es la esposa del Cordero? Eso no es difícil, ¿Cierto? No sigas leyendo, primero responde, ¿Quién es la esposa del Cordero? Ahora lee Apocalipsis 21:9-10.  

¿Te sorprende? Así tenemos muchas creencias, a alguien se le ocurre una interpretación errada y los demás sin ir a la Palabra repiten el error. Lo que pasa es que la Nueva Jerusalén es un símbolo, ¿De qué? Lee 21:12-14. De la unión de Israel, las doce puertas con los nombres de los patriarcas, más el pueblo cristiano, representado por los doce cimientos con los nombres de los apóstoles.

Las bodas del cordero no es con la Iglesia, solamente; hay que incluir a Israel. Las bodas del Cordero es con su pueblo, el mundo de Juan 3:16.

Dicho esto, vamos a revisar el texto sobre el milenio. Apocalipsis 20:4-6.

Como seguramente observaste, en el texto no aparece la expresión “milenio”, sino “mil años”, pero como son expresiones equivalentes, sigamos usando milenio.

El texto en cuestión, está dividido en dos secciones. La primera es el versículo 4, que se refiere al milenio propiamente; la otra son los versículos  5 y 6 donde se menciona otro milenio que corre paralelo al anterior.

No son dos milenios, es uno solo en el que ocurren hechos simultáneos.

Primera sección: El milenio: A medida que lees propón tu interpretación.

  • Y vi tronos,
  • Y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar;
  • Y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos;
  • Y vivieron y reinaron con Cristo
  • Mil años.

Segunda sección: El milenio paralelo.

  • Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años.
  • Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos,
  • Sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo,
  • Y reinarán con él mil años.

Analicemos el versículo cuatro, la primera sección:

4 Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años.

Vi tronos: En Apocalipsis, el contexto, la palabra trono aparece 36 veces, RVR60, excepto 2:13 y 13:2, que se refieren al trono de Satanás; y 16:19 al de la  bestia, las demás veces cuando aparece “trono”, éste se encuentra en el Cielo. Por lo tanto los tronos que ve Juan están en el cielo; de modo que quienes se sentaron en los tronos están igualmente en el cielo.

Y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; en el imaginario cristiano subsiste la idea de que los creyentes juzgarán al mundo, ¿Ello es cierto? Veamos lo que dice el contexto: el juicio es en vida, lee Juan 3:17-18; quien juzga es la Palabra, Juan 12:46-48; en el juicio final no hay jurado, y no hay juicio como tal, solo se dicta sentencia, Mateo 25:31-33; 34, 41; Apocalipsis 20:11-15.

¿Quiénes tienen facultad de juzgar? Los creyentes, pero no al final de los tiempos, ni en el cielo; lo hacen en vida, en la tierra; y no como jurado, sino como testigos de Cristo, Hechos 1:8. En la medida que confrontan a los hombres con el poderoso mensaje del evangelio, ese testimonio les coloca en posición de decidir, la decisión es determinante, la Biblia juzga aquella decisión; aceptar o rechazar a Jesucristo determina la sentencia en la comparecencia final.

La facultad de juzgar la recibieron mientras vivían, Romanos 10:12-17.

Vi las almas de los decapitados, y explica de quienes son las almas. Si una persona es decapitada muere, su alma es separada del cuerpo, Génesis 35:18; 1 Reyes 17:21-22; Hechos 2:27; Apocalipsis 6:9;  y va al cielo; por lo tanto, las “almas” de los decapitados que Juan ve; son de los mártires quienes murieron en la tierra, y fueron sepultados; pero sus almas están en el cielo, Eclesiastés 12:7.

Vivieron y reinaron con Cristo, observa que no dice “resucitaron” o “volvieron a vivir”, lo que si se afirma en el siguiente texto. Esta frase significa que “murieron” decapitados en la tierra, más “viven” en el cielo y allí reinan con Jesucristo.

En realidad un creyente no muere, cuando cesa la vida en la tierra, su “alma” asciende al cielo donde vive con Cristo, Juan 14:2-3.

Mil años, esta cifra, como la generalidad de Apocalipsis es simbólica; significa “mucho tiempo”, “cantidad de infinita de tiempo”. Mil se forma de números simbólicos, la repetición del 10, o sea la tercera potencia de diez (10x10x10=1000), el número diez significa totalidad de capacidad, de poder humanamente hablando. 10 dedos de la mano, 10 dedos de los pies, 10 mandamientos, 10 plagas de Egipto.

Mil años en el contexto bíblico significa infinita cantidad de tiempo, Salmos 90:4; Eclesiastés 6:6; 2 Pedro 3:8. Es la idea que transmite “setenta veces siete”, la cantidad de veces a perdonar una ofensa, no es cuatrocientas noventa veces (7x7x10=490), sino indefinidamente, Mateo 18:21-22.

Si observas los números utilizados en Apocalipsis, comprobarás que la mayoría son simbólicos, ¿Por qué habiendo infinidad de números se usa solo simbólicos?

¿Cómo interpretar este versículo 4? En primer lugar: Los hechos narrados en el versículo cuatro ocurren en el celo; por lo tanto el reino de mil años es en el cielo, no en la tierra.

También se observa que en ninguna otra parte de la Biblia se menciona un reino de mil años de Jesucristo; la promesa relacionada con el reinado de Jesucristo, en el contexto, no es de mil años literalmente hablando, es uno eterno, 2 Samuel 7:16; 1 Reyes 9:5; Isaías 9:7;  Daniel 2:44; 7:14.

¿Qué significa ese milenio? Representa el indefinido tiempo que Jesucristo reina con las almas de los muertos en el Cielo. ¿Desde cuándo reina Jesucristo? Desde la eternidad, antes de Génesis 1:1; Juan 1:1.

En segundo lugar: Ese reinado desde la eternidad se materializa con su encarnación, Mateo 4:17; Marcos 1:14-15, por lo tanto reina en Jerusalén terrenalmente durante sus tres años de ministerio; asciende al cielo, desde donde continua reinando; lo extienden los creyentes a través de la predicación del evangelio, y se consumará en su Segunda Venida; es decir ya estamos viviendo en el “milenio”.

Revisemos los versos 5 y 6. Segunda sección: El milenio paralelo.

5 Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. 6 Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.

Pero los otros muertos no volvieron a vivir, hasta cumplir mil años. Observa que esta vez se utiliza la expresión “no  volvieron a vivir”, es decir: los otros muertos “no resucitaron”, hasta que se cumplieron mil años.

¿Qué significa esto? Que las personas que viven durante esos mil años, por las leyes naturales van muriendo, y son sepultados; y así los cuerpos esperan para resucitar pasados los mil años.

Durante el milenio no hay resurrección. La resurrección sucede luego de la Segunda Venida, no antes.

Esta es la primera resurrección. Se refiere a la resurrección de los salvos, para vida eterna. Porque la segunda resurrección, es para muerte.

Estas resurrecciones ocurren simultáneas la diferencia está en el destino de cada quien, Mateo 25:34, los de la derecha; 25:41, los de la izquierda. Estos eventos ocurren después de la Segunda Venida, cuando finaliza el reino de mil años.

Sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, esta es una referencia al sacerdocio del creyente, 1 Pedro 2:9, que cumplen mientras viven en la tierra; proclamando el evangelio de Jesucristo y extendiendo el Reino de los Cielos. Es el tiempo de la gracia, que se inicia desde la caída del hombre.

Y reinarán con él mil años, mientras las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús reinan con Él mil años en el cielo; en la tierra los creyentes reinan también con Cristo, durante ese mismo lapso, y proclaman el evangelio.

Esos creyentes, según las leyes naturales, durante esos mil años, nacen, crecen, se reproducen,  mueren, son sepultados; y sus almas ascienden al cielo.

Recordemos que en Apocalipsis “mil años” significa cantidad indefinida de tiempo, de años.

Conclusiones:

¿Hay reino milenial? Sí, el mencionado en Apocalipsis 20:4-6, es el tiempo que reina Jesucristo desde la eternidad, antes de Génesis 1:1; Juan 1:1, y se extiende hasta su Segunda Venida; luego de la cual entrega el reino al Padre, 1 Corintios 15:24-26; y Dios continuará reinando por la eternidad, después de Apocalipsis 22:5.

¿Restablecerá Cristo la Monarquía hebrea y volverá para reinar desde Jerusalén? Ya la restableció durante su ministerio terrenal, Marcos 1:14-15; y no vendrá a reinar en Jerusalén; ya reina en el corazón del creyente; Filipenses 2:9-11; cuando regrese será para el juicio final,  juntar a los escogidos y llevarles al cielo, Mateo 24:30-31; 25:31-32; a quienes le rechazan, al otro destino.

Algunos teólogos, con base a Isaías 65:17-25, afirman que Cristo regresará y establecerá el reino milenial en la tierra, colocando su trono en Jerusalén; aquella interpretación no tiene sustento pues las condiciones mencionadas en el texto corresponden a lo que ocurre después de crear cielo nuevo y tierra nueva, Isaías 65:17; este texto de Isaías es paralelo al capítulo 21 de Apocalipsis.

La Segunda Venida de Cristo:

¿Cuál es la secuencia de eventos cuando regrese Jesucristo? 1 Tesalonicenses 4:16-17:

16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

El texto la establece, así:

  1. Cristo desciende del cielo, lo cual anuncia con el sonido de trompeta,
  2. Los muertos en Cristo resucitan primero,
  3. Seguidamente quienes viven son transformados, sus cuerpos, como los de quienes resucitaron, y juntados en “las nubes” con los resucitados,
  4.  Todos son llevados al cielo para estar siempre con el Señor.

El arrebatamiento: ¿Qué es el arrebatamiento y cuando ocurre? 1 Tesalonicenses 4:17. La expresión “arrebatamiento” es una figura retórica para dar a entender que el creyente es “levantado” a las nubes, luego de ser transformado, para reunirse con los resucitados, 1 Corintios 15:51-52.

¿Cuándo ocurre? Como lo revela claramente el texto, “después” de la Segunda Venida de Cristo.

Aunque los teólogos le han fijado ya sus pautas, algunas muy complejas, en realidad el plan de Jesús para su retorno es sencillo, semejante a su primera venida, que  estaba pautada así:

Pauta de la Primera Venida de Jesucristo:

  • Nacimiento: De una virgen, Mateo 1:22
  • Lugar: En Belén, Mateo 2:5-6
  • Estadía en Egipto: Mateo 2:15
  • Crece en Nazaret: Mateo 2:23
  • Juan el bautista le prepara el camino: Mateo 3:1-3
  • Inicia su ministerio en Galilea: Mateo 4:12-16
  • Día de su muerte: Día de pascua: Éxodo 12:6, cumplido Mateo 26:17-18
  • Resurrección: Tercer día después de su muerte, Mateo 12:40; 17:22-23

También su Segunda Venida está pautada:

¿Cuándo es la Segunda Venida de Cristo? Después de la Gran Tribulación: Mateo 24:29-30:

29 E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. 30 Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.

La secuencia:

  • Gran tribulación
  • Señales en los cielos
  • Señal del Hijo del Hombre
  • Verán al hijo del Hombre viniendo sobre las nubes.

Observa que no hay espacio para un milenio cuando Cristo venga.

¿Cuándo comienza y termina la gran tribulación? Se inicia con la aparición del Anticristo y la construcción del tercer templo en Jerusalén, 2 Tesalonicenses 2:1-4; Apocalipsis 13:11-18.

Culmina con la venida de Cristo: Mateo 24:29-30; 25:31; 2 Tesalonicenses 2:8.

Eso es lo pautado en la Revelación Divina; lo demás son esquemas y pautas establecidas por los teólogos que no se cumplirán; ya que Jesús seguirá el Plan ya establecido por Él mismo en la Escritura.

Fuente,

Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.com

Datos: Wikipedia

Conceptos: Diccionario Bíblico en línea

Notas personales

Imágenes: Google

SE ACERCA LA GRAN TRIBULACIÓN: SEÑALES

¿Qué revela la Biblia sobre la Gran Tribulación? En este escrito te lo explicamos.

Estudia con nosotros lo que la Biblia revela.

Abundan escritos, análisis, y estudios propuestos por eminentes eruditos en temas escatológicos relacionados con la gran tribulación; de modo que muchos creyentes tienen ya una posición prefijada sobre ese tema.

En esta nota vamos a revisar lo que la Biblia dice sobre tal evento.

La expresión “gran tribulación” aparece cuatro veces en el Nuevo Testamento, en Mateo 24:21; 1 Tesalonicenses 1:6; Apocalipsis 2:22; y Apocalipsis 7:14.

Resultado de imagen para GRAN TRIBULACION

El estudio de cada una de esas citas permite afirmar que se refieren a una gran tribulación la cual se manifiesta de tres diversos modos: La primera, la experimentan los hijos de Dios a causa de su fe en Cristo, 1 Tesalonicenses 1:6, que soportan “…con gozo del Espíritu…”; también quienes no se arrepienten tienen su gran tribulación, Apocalipsis 2:22; y, además, es un período al final de los tiempos, Mateo 24:21, y Apocalipsis 7:14.

La tribulación de los hijos de Dios.

La Palabra revela la ocurrencia de una “gran tribulación” que soportan los hijos de Dios, la cual se inicia cuando el hombre es expulsado del Edén, Génesis 3:23-24, y se extiende hasta la Segunda Venida de Jesucristo, esa es la que experimenta  el pueblo de Dios en Egipto, Éxodo 3:7; David en su tiempo, Salmos 10:1; Jesús ante las autoridades religiosas, Lucas 9:22; de Pablo 2 Corintios 11:23-33; a la que se refiere Pablo en 1 Tesalonicense 1:6.

Ese tiempo de prueba, lo soporta el creyente con la fortaleza que Dios le concede, Salmos 46:1.

Imagen relacionada

La tribulación de quienes no se han arrepentido.

Esta “gran tribulación” es para quienes no se arrepienten, Apocalipsis 2:22, y sufren las consecuencias de vivir fuera de la gracia de Dios, descrita en Romanos 2:9, y contexto. Sodoma y Gomorra vivieron esta experiencia, Génesis 18:20-21.

Esta gran tribulación la experimenta incluso los hijos de Dios cuando desatienden las advertencias Divinas y se rebelan, 2 Crónicas 36:14-17; David, el gran rey de Israel, también supo de ella, Salmos 38:1-21.

La tribulación que antecede a la segunda venida de Cristo.

En Mateo 24, el Señor Jesucristo manifiesta que antes de su Segunda Venida habrá algunas señales que la anuncian; entre aquellas señales menciona que la tribulación es una; vamos a revisar lo que la Biblia dice de esa tribulación.

Imagen relacionada

En 24:5-12 se describe el tiempo de tribulación a que son sometidos los creyentes, y destaca una nota de esperanza: “Más el que perseverare hasta el fin, este será salvo.”, 24:12.

Luego en 24:15-22 se refiere a un evento por venir, que se repite en tiempos distintos; denominado gran tribulación.

El primer tiempo de tribulación predicho por Jesucristo, es la “gran tribulación” ocasionada por los ejércitos romanos en el año setenta, cuando destruyeron a Jerusalén, el templo y asesinaron a miles de judíos; el historiador Flavio Josefo describe la matanza diciendo que la sangre de los judíos corría como arroyo por las calles de Jerusalén.

Esa tribulación se anticipa en 24:15, y es referida como la “abominación desoladora”, representada por los ejércitos romanos, abominables y desoladores. La acción de los romanos contra los habitantes de Jerusalén se describe en Mateo 24:16-21.

La “abominación desoladora”, mencionada por Jesús, es en referencia a una profecía de Daniel en 11:31, en la que describe lo acontecido en el año 70, así: “…tropas que profanan el santuario y la fortaleza, y quitarán el continuo sacrificio, y pondrán la abominación desoladora”. Eso fue exactamente lo que hizo Roma en Jerusalén.

Resultado de imagen para MURO DE LOS LAMENTOS
Muro de las lamentaciones. Restos de un muro de contención de la explanada del templo.

En el año setenta comenzó aquella gran tribulación, que culmina en el año 135, cuando los romanos aplastan la rebelión de Bar Kojba.

“Según Dión Casio, murieron cerca de 580 000judíos. Asimismo, 50 ciudades fortificadas y 985 aldeas fueron arrasadas. ​Adriano intentódestruir de raíz la identidad judía,que había sido la causa de las continuas rebeliones. Prohibió la Torá, el calendario judío y mandó ejecutar a numerosos rabinos estudiosos y eruditos. Los rollos sagrados fueron quemados en una ceremonia en el Monte del Templo. En la zona del antiguo templo instaló dos estatuas, una del dios romano Júpiter y otra de él mismo.”

Algunos eruditos establecen otra “gran tribulación” que culmina con una  “abominación desoladora”, también anticipada por Daniel en 11:31, ocasionada por Antioco Epifanes, alrededor del año 168 antes de Cristo, descrita en el libro deuterocanónico 2 Macabeos 5:11-20; se afirma que Antíoco sacrificó un cerdo en el altar del Templo. Aquella abominación ocurre antes de Jesucristo, por lo tanto el Señor no se refiere a ella, por haber pasado. Jesús refiere hechos futuros en Mateo veinticuatro.

Antes de Daniel hubo otra gran tribulación y una abominación desoladora; es la protagonizada por Nabucodonosor, mencionada antes, y descrita en 2 Crónicas 36:17-21.

El segundo tiempo  de “gran tribulación” anticipada por Jesús, ocurre en los tiempos del fin, y culmina con su Segunda Venida.

Es decir, antes de la Segunda Venida de Cristo, hay un tiempo de “gran tribulación”, Mateo 24:29-30, superior a las anteriores, pero será breve, Mateo 24:21-22.

Esa “gran tribulación” tiene lugar y fecha, y el motivo que la impulsa, lee Mateo 24:21-25. Tal  tribulación está asociada a la aparición del Anticristo, y al ejercicio de su gobierno.

Jesucristo la anticipa de esta manera:

15 Por tanto, cuando veáis en el lugar santo laabominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda), 16 entonces los que estén en Judea, huyan a los montes. Mateo 24:15-16.

En ese texto Jesús dice cuándo, dónde y cómo, es la “abominación desoladora”, que dará inicio a la “gran tribulación.”

La fecha, ¿Cuándo ocurrirá? Cuando vean en el lugar santo la abominación desoladora, lo explicamos más adelante.

El lugar santo, ¿Qué significa el lugar santo? ¿Cuál es ese lugar? En la Biblia lugar santo es Jerusalén, la ciudad Santa, Joel 3:17, es santa porque Dios la elige como su morada, Salmos 132:13; santo es el templo de Jerusalén, porque estaba dedicado a Dios, Salmos 5:7; 11:14; 138:2; Miqueas 1:2; lugar santo, era la antesala del lugar santísimo en el tabernáculo, Éxodo 26:33; y luego en el templo; también el cuerpo del creyente es santo, pues es la morada del Espíritu Santo, 1 Corintios 3:16-17.

La abominación desoladora de que habló Daniel, ¿Cuál es la abominación desoladora mencionada por Daniel? En 12:11-12, Daniel la anticipa así:

Y desde el tiempo que sea quitado el continuo sacrificio hasta la abominación desoladora, habrá mil doscientos noventa días. Bienaventurado el que espere, y llegue a mil trescientos treinta y cinco días.

Es decir, se comienza a contar desde el tiempo que “sea quitado el continuo sacrificio”,  ¿Cuándo ocurre esto? En tiempos de la destrucción de Jerusalén, y el templo. Desde ese tiempo no se ofrecen sacrificios en el “lugar santo”, en Jerusalén, ni en el Templo; Daniel 11:31; Mateo 24:1-2.

Desde ese momento, se cuenta “hasta la “abominación desoladora”, que tendrá lugar en el “lugar santo”. ¿Cómo interpretar esto? Relee Mateo 24:15, observa la frase entre paréntesis: “el que lee, entienda”, es un llamado de atención poco frecuente, pero significativo. ¿Qué hay que entender? El significado de la “abominación desoladora”.

¿Cuál es la abominación desoladora? Antes de responder, considera lo siguiente: ¿Por qué Dios permite la destrucción de Jerusalén, del templo, y la mortandad de tantos judíos? Esa no es una determinación Divina, es una consecuencia.

La destrucción de Jerusalén, y matanza de los judíos, ¿Por qué ocurre este lamentable hecho? Ocurre, atendiendo a solicitud de ellos, de los judíos, Mateo 27:24-25. El pueblo dijo: “Su sangre sea sobre nosotros, y sobre nuestros hijos.”

¿Por qué destruir el templo, si está dedicado a Dios? La destrucción del templo ocurre para eliminar el continuo sacrificio, y la muerte de corderos pora la expiación de los pecados; en razón de que ya no son necesarios pues Jesucristo murió como el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo; Juan 1:29; Hebreos 10:11-14.

Ellos, los judíos, rechazaron al enviado Divino, el Mesías, Juan 1:11, y siguen empeñados en ofrecer sacrificios por los pecados.

Desde la muerte sacrificial de Jesucristo en la cruz, hasta la destrucción del templo por los romanos en el año setenta, el sacrificio de corderos, para perdón de pecados fue innecesario ante Dios, Hebreos 10:15-18; por lo cual deben cesar definitivamente. Los romanos lo lograron.

Retomando el tema del lugar donde ocurre y el significado de la abominación desoladora, consideremos lo siguiente: Sabemos por Daniel 12:11 que la abominación desoladora ocurrirá mil doscientos noventa días después que sea quitado el continuo sacrificio, la destrucción del templo,  lo que sucede en el año setenta, es decir actualmente corre aquel tiempo.

Relee Mateo 24:15: “…por tanto cuando veías en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel…”

¿Cuál es la abominación desoladora que ocurrirá enel lugar santo? La abominación desoladora es el reinicio delsistema de sacrificios que los judíos retomarán luego de la construcción deltercer templo en Jerusalén.

¿Por qué es abominable? Es abominable ante Dios porque no se necesita sacrificios de Corderos por la expiación de pecados; eso lo hizo Jesucristo en la cruz del calvario.

Volver a sacrificar corderos por el pecado, es negar la eficacia de la muerte de Cristo en el calvario. Por ello fue destruido el segundo templo.

¿Dice la Biblia que se construirá un tercer temploen Jerusalén? El tercer templo en Jerusalén  será construido, pero no por inspiraciónDivina; actualmente el creyente es el templo de Dios, 1 Corintios 3:16; 6:19. Aqueltemplo está asociado al Anticristo y a la abominación desoladora.

Leamos 2 Tesalonicenses 2:3-4; se afirma que antes de la Segunda Venida de Cristo, habrá apostasía, y se manifestará el hombre de pecado, el Anticristo, quien se sentará en el templo de Dios, haciéndose pasar por Dios. Para sentarse en el templo, uno debe estar construido.

¿Será el templo de Jerusalén el templo de Dios? No, ese templo a construir es de los judíos, y del Anticristo, donde se comete la abominación de seguir sacrificando corderos; y en el que se sienta aquel personaje, haciéndose pasar por Dios; lo cual es desolador.

Pero Dios, “…Señor del cielo y de la tierra, nohabita en templos hechos por manos humanas.” Hechos 17:24. El templo en el que pretenderá sentarse elAnticristo es en el corazón del hombre, que es el actual templo de Dios, 1Corintios 3:16. Ese personaje tiene la gran habilidad de engañar, se hacesemejante al Mesías, estamos advertidos.

Cuando aparezca el Anticristo, y se construya el tercer templo en Jerusalén es el tiempo en que inicia la última gran tribulación. Por ese motivo Jesús dijo: “De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. 33 Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas.” Mateo 24:32-33.

Esto se describe en Apocalipsis 13:11-18.

La bestia que sube de la tierra es el Anticristo, semejante a un cordero, Jesucristo, pero habla como Dragón, Satanás.

¿Cuál es la condición para que un hombre sea semejante a un codero, al Mesías? Pues que sea judío, nacido en Belén, descendiente de David.

El Anticristo es un judío, recordemos que ese personaje no se opondrá a Jesucristo, se hará pasar por él, es un falso Mesías; también recuerda que los judíos esperan un Masías, pues no aceptaron el genuino. Ese personaje construirá el templo, e impondrá el judaísmo como religión mundial. Quienes no se sometan a sus prácticas serán perseguidos. He aquí la gran tribulación.

Falta un punto por aclarar, es el tiempo señalado en Daniel 12:11-12:

Y desde el tiempo que sea quitado el continuo sacrificio hasta la abominación desoladora, habrá mil doscientos noventa días. Bienaventurado el que espere, y llegue a mil trescientos treinta y cincodías.

Tenemos dos fechas.

La primera, mil doscientos noventa días desde la destrucción del templo, cuando es quitado el continuo sacrificio, hasta la abominación desoladora, que es el reinicio de sacrificios en el templo.

La segunda: mil trescientos treinta y cinco días, el tiempo que soportan los bienaventurados durante la gran tribulación hasta la Segunda Venida.

¿Qué significan estas cifras?

La primera cifra, mil doscientos noventa días, es un número simbólico; Apocalipsis los usa con frecuencia. Esa cifra representa tres años y medio; exactamente la mitad de siete, que es un número, el siete, con significado de algo completo.

Quiere decir que desde la destrucción del templo, año 70, hasta la abominación desoladora, construcción del tercer templo, transcurren tres años y medio; medio tiempo. ¿Y el otro medio tiempo, para completar siete? El transcurrido hasta la destrucción del templo en el año 70.

Cristo divide la historia en dos períodos, uno antes de su venida, la primera, otros después de aquella. Daniel pone como punto de referencia, para dividir los dos períodos, la eliminación del continuo sacrificio, año 70, la destrucción del templo.

Primer  período de tiempo, 3,5 años, desde el principio, Génesis 1:1, hasta la destrucción del templo en el año 70; segundo período, los restantes 3,5 años, desde la destrucción del templo, año 70, hasta cielo nuevo y tierra nueva, Apocalipsis 21:1. Sumados ambos períodos, 3,5+3,5, resulta siete, que simboliza un número completo. Un tiempo completo.

De eternidad, a eternidad.

La segunda cifra, mil trescientos treinta y cinco días, ¿Qué significa? Si a la mayor restas la menor, resulta cuarenta y cinco días. ¿Qué significa esta cifra, cuarenta y cinco? Cuarenta y cinco, comparado con las otras dos cifras es un número pequeño; eso es lo que da a entender Jesús en 24:22: “…más por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.”, no es que los días tendrán menos de veinticuatro horas, es que el tiempo de  tribulación es breve.

Esta información responde una interrogante de muchos, ¿Sufrirán los cristianos la gran tribulación? Es evidente que sí; en ninguna parte de la Biblia se dice que el pueblo de Dios no padecerá tribulaciones; lo que se afirma es que Dios da fortaleza para soportarla; lee Habacuc 3:16-19; Filipenses 4:12-13.

La tribulación mencionada en Apocalipsis.

Vamos ahora a Apocalipsis 7:14:

Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero.

Para ver el cuadro completo lee 7:9 y 13-17.

¿Qué dice el texto sobre la gran tribulación? Muy poco, es solo una referencia para explicar algo más relevante, debido a que el texto no es para enfatizar “la gran tribulación”, sino para destacar a los que “…han lavado sus ropas, y las han emblanquecido con la sangre del Cordero.”

El énfasis del texto es el triunfo de esa gran multitud durante el tiempo de tribulación, que han sido reunidos en el cielo, por eso están “…delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo; y el que está sentado sobre el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos.”, 7:15.

Esa multitud no sufre más, 7:16, “…porque el Cordero que está en el medio del trono los pastoreará…”, 7:17.

¿Quiénes son los que han salido de la gran tribulación? Todos los hijos de Dios que han sido alcanzados por la gracia Divina, por el amor de Dios, su pueblo.

Desde la muerte de Adán y Eva, hasta el tiempo de Abraham, la Escritura refiere que los hombres mueren, sin dar más detalles, excepto Enoc, que le llevó Dios, Génesis 5:24; los demás, simplemente mueren: Génesis 4:8; 5:14-31; 23:2. A partir de Abraham, cuando un hijo de Dios muere, se destaca que es reunido con sus padres, o con su pueblo, Génesis 25:7; 35:29; 49:33; 1 Reyes 2:10; 11:43; 14:31.

La Palabra de Dios revela que Dios va reuniendo en la morada celestial, Juan 14:2, a todos los que forman parte de su pueblo, por ser hijos de Israel, o por haber sido lavado con “la sangre del Cordero”.

Por el contexto nos damos cuenta de que esa gran multitud es la que ha salido vencedora de la gran tribulación, aquella que se inicia en Génesis 3:23-24, con la expulsión del Edén, y corre hasta la Segunda Venida de Jesucristo; y están ante el trono de Dios porque ha sido llevada allí por el Cordero que los pastoreará, y los guiará a fuentes de agua de vida.

Observa la similitud entre los textos 7:15-17, y 21:4-7. Referidos ambos al estado final de los creyentes, los lavados por la sangre del Cordero.

Recuerda, en Apocalipsis se destaca la victoria del Cordero, y el triunfo de quienes han sido lavados con su sangre. Tu propio triunfo.

En Resumen:

La Biblia enseña que el hombre a causa de su desobediencia, Génesis 3,  fue destituido de la gloria de Dios, Romanos 3:23; por lo que está propenso  a una tribulación que transcurre hasta la Segunda Venida de Jesucristo, Apocalipsis 21:4. Durante tal lapso, los creyentes son preservados, se mantienen firmes, Romanos 8:35-39.

Esa es una “gran tribulación” en el sentido de que es muy extensa, dura mucho tiempo.

La Palabra de Dios revela que antes de la Segunda Venida de Jesucristo habrá un tiempo breve de gran tribulación, durante el cual el Anticristo hará su máximo empeño, inspirado por Satanás, por estorbar el Plan de Salvación, impedir que el hombre se salve; en dicho lapso breve, los creyentes también sufrirán persecución, más saldrán vencedores. Mateo 24:15, 21, 29.

Esa “gran tribulación” es breve, pero muy intensa, fuerte.

Esto es lo que la Palabra de Dios afirma sobre la gran tribulación, otros esquemas es bibliaficción.

El Señor te de sabiduría.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.com

Datos históricos: Wikipedia

Notas personales

Imágenes: Google.

LAS REDES SOCIALES Y SU IMPACTO EN LA CRISIS VENEZOLANA

En el ámbito de las ciencias sociales, una red social es una un grupo de personas relacionadas entre sí, y puede representarse como una red en la cual las intersecciones  representan individuos u organizaciones, a veces denominados actores,  y los segmentos de rectas representan las relaciones entre ellos.

Pero si hablamos de Internet, las redes sociales son sitios que permiten a las personas conectarse con sus amigos e incluso realizar nuevas amistades, a fin de compartir contenidos, interactuar y crear comunidades sobre intereses similares: trabajo, lecturas, juegos, amistad, relaciones amorosas, entre otros.

Imagen relacionada

Esta herramienta de la Internet es beneficiosa cuando se utiliza adecuadamente, pero es perjudicial en grado sumo, cuando se utiliza en forma negativa.

En lo referente a la crisis venezolana, los mensajes en los medios de comunicación, tanto como las  cadenas en las redes sociales potencian su impacto en la atribulada población.

Las noticias de actualidad, opiniones, mensajes contradictorios, y en algunos casos falsos, en las redes sociales,  en los medios audiovisueles y escritos,  sobre la crisis venezolana, producen a los emisores de los mismos, muchas visualizaciones, “likes”, y un incremento de seguidores, o de oyentes.

En quienes reciben el impacto de los mismos, se incrementa la sensación de impotencia, rabia, incertidumbre, y desesperanza.

Es que la realidad  venezolana, percibida objetivamente por quienes la padecen, en ocasiones dista de lo que reseñan las redes sociales y medios de información de masas. Es que tras aquellos mensajes hay diversos intereses que los mueven. Algunos los utilizan como estrategia para captar lectores, seguidores u oyentes; otros para desinformar creando una imagen negativa del adversario.

Imagen relacionada

Son impactantes los titulares que advierten sobre una inminente caída del Gobierno, que eleva seguidores y audiencia; como algunos programas vespertinos de televisión, ya fuera del aire, que mantenían a la población expectante, a la espera de la salida del Presidente; aumentó la audiencia, generó mucha ganancia en publicidad, y no se produjo lo que pregonaban entre llamada y llamada de los oyentes.

También hay quienes crean informaciones falsas, y las hacen “rodar” en cadenas a través de las redes sociales; los mensajes falsos favoritos son sobre supuestas decisiones gubernamentales que restringen algunos derechos, u ofrecen algunos beneficios. A la larga son mentiras lanzadas para crear ansiedad y zozobra en los lectores.

No faltan las cadenas que reciclan viejas noticias y las repiten como si fuesen de actualidad; tampoco faltan aquellas que ofrecen recompensas, trampas para cazar incautos. Nada en esta vida es gratis.

Se ha dado el caso de sitios que mencionan a cierta joven estudiante con honores, a quien no se le da el reconocimiento merecido, y resulta que la persona objeto del negado reconocimiento es una actriz porno; quienes caen en la trampa ingenuamente reproducen la información para elogiar a aquella candorosa jovencita de muchos méritos no tan académicos precisamente.

Son profusas igualmente cadenas escatológicas, apocalípticas, que usan profecías bíblicas para atemorizar con supuestos eventos catastróficos, indicando que son castigos Divinos; o que anuncian la inminente Segunda Venida de Jesucristo. Este tipo de mensaje es muy popular y gana muchos seguidores.

Imagen relacionada

En fin, hay laboratorios de desinformación utilizados para mantener a las gentes en permanente incertidumbre.

¿Por qué ocurre este fenómeno? ¿Qué consecuencias acarrea? ¿Cómo contrarrestarle?

El fenómeno ocurre por la necesidad de mantenerse informado, más aun ante la situación de emergencia que vivimos, circunstancia aprovechada por los inescrupulosos quienes manipulan la buena fe de los receptores de mensajes.

¿Qué consecuencias acarrea? Incrementa el grado de desesperanza, impotencia, rabia, frustración de la ciudadanía ya afectada por el impacto real de la crisis.

Es importante concientizar que hay una crisis real, y otra sentida. La real es aquella que se vive y se supera diariamente. Como la del transporte, de alimento, de medicinas, de seguridad, entre otras,  que se resuelve día tras día; otra es la sentida, generalmente de carácter emocional, afectivo, generada por la percepción de la crisis real, más los sentimientos generados por los mensajes recibidos a través de los distintos medios de difusión.

La crisis sentida es más nociva que la real. Una persona puede superar la carencia de transporte a través de diversas alternativas; pero el impacto emocional como impotencia, rabia, frustración no se resuelve fácilmente. Y sus consecuencias son graves, atentan contra la salud mental.

¿Cómo contrarrestar el fenómeno? Hay varias alternativas:

  • Comprueba el origen del mensaje, o cadena; considera objetivamente su contenido; abstente de enviar mensajes impulsivamente, creyendo todo lo que contiene sin evaluar su veracidad. No seas un instrumento de los laboratorios de desinformación.
  • En lugar de cadenas que generen angustia, incertidumbre o temor, envía mensajes esperanzadores, de fortaleza, optimistas; basados en la Palabra.
  • No creas todos los comentarios de los programas de opinión, ten presente de que los tales responden a intereses de sus productores, que en su mayoría o son afectos a una tendencia, o están con la otra opuesta.

Si deseas conocer objetivamente el origen de la crisis venezolana, sus consecuencias, como enfrentarla y superarla, acude a la Biblia, la Palabra de Dios. Este aspecto te parecerá cargado de fanatismo, pensamiento mágico, o manipulación religiosa. Pero no es así, continúa la lectura y luego evalúa su veracidad.

¿Qué dice la Biblia sobre el origen de la crisis venezolana?

Tome nota de esta escritura.

Causas de la crisis venezolana:

Injusticia social:

10-11 «Israelitas, ya no voy a soportar que sigan siendo tan malvados. Todo lo que hacen me disgusta. Se hacen ricos mediante el engaño; usan pesas y medidas falsas, y luego amontonan en sus casas todo lo que se han robado. 12 Los ricos se aprovechan de los pobres, y todos en esta ciudad son unos mentirosos. 13 »Por eso voy a castigarlos; ¡voy a destruirlos por sus pecados! 14 Aunque coman, no quedarán satisfechos, sino que se quedarán con hambre; lo que cosechen, lo perderán; y aun si logran rescatar algo, yo haré que lo pierdan en la guerra. 15 »Sembrarán trigo, pero no llegarán a cosecharlo; exprimirán aceitunas para sacar aceite, pero no llegarán a usarlo; exprimirán uvas para hacer vino, pero no llegarán a beberlo. 16 Ustedes se han portado tan mal como Omrí, rey de Israel; ¡han seguido el mal ejemplo de la familia del rey Acab! Por eso voy a destruirlos; ¡voy a hacer que la gente los humille y se burle de ustedes!» Miqueas 6:10-16 (TLA)

El profeta Miqueas describe la terrible situación que vive Israel, señala las cusas, y menciona las consecuencias. A simple vista pareciera que en su enojo Dios castiga a su pueblo; sin embargo hay que considerar que Dios no actúa como los hombres, su amor y santidad le impulsan al bien, y no puede ocasionar mal a su criatura.

Lo que comúnmente se denomina “castigo”,  es la natural consecuencia activada por la conducta humana, por eso aquello de que “todo lo que el hombre sembrare, eso también segara.” Gálatas 6:7.

Idolatría:

3 »No tengan otros dioses aparte de mí. 4 »No hagan ídolos ni imágenes de nada que esté en el cielo, en la tierra o en lo profundo del mar. 5 No se arrodillen ante ellos ni hagan cultos en su honor. Yo soy el Dios de Israel, y soy un Dios celoso. Yo castigo a los hijos, nietos y bisnietos de quienes me odian, 6 pero trato con bondad a todos los descendientes de los que me aman y cumplen mis mandamientos. Éxodo 20:3-6

Esta es otra debilidad del pueblo venezolano, hay una minoría que ha roto definitivamente con la idolatría en sus múltiples y variadas manifestaciones. Existe una mayoría que todavía se resiste a reconocer a Dios como el Soberano, y a romper con la tradición que le impone adorar dioses ajenos, y a imágenes, violando los dos primeros mandamientos de la Ley Divina, anteriormente escritos.

Consecuencias: La situación de emergencia que vivimos hoy.

Alternativas de Solución:

Obedecer las enseñanzas contenidas en la Palabra de Dios:

7 Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. 8 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. 9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas. Josué 1:7-9.

Observa el resultado de poner en práctica la Palabra de Dios: “…para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.”, y además: “…porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.”

Busca a Dios y arrepiéntete:

13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 2 Crónicas 7:13-14.

Cuáles son los planes de Dios para tu vida y Venezuela:

11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. Jeremías 29:11.

Aunque parezca una fórmula ingenua, la Biblia propone esta alternativa en línea con lo antes mencionado:

Lo más importante es que reconozcan a Dios como único rey, y que hagan lo que él les pide. Dios les dará a su tiempo todo lo que necesiten. Mateo 6:33 (TLA)

Fuente:

Biblia: Versiones RVR60, y TLA, tomadas de www.biblegateway.org

Notas Personales

Imágenes: Google

EL ECLIPSE DE AGOSTO 21 Y LAS SEÑALES DEL FIN DEL MUNDO

El próximo lunes 21, ocurrirá un fenómeno astronómico tan espectacular que se le ha denominado “el eclipse del siglo”, se observará principalmente en gran parte del territorio Norteamericano, y fascinará a millones de espectadores que disfrutarán por breve lapso una “noche” en medio del día; ya que por unos minutos la luz del astro rey será opacada por nuestro satélite, la Luna.

Resultado de imagen para eclipse 2017

Un eclipse de esa magnitud ocurrió en territorio estadounidense, según los expertos, el 8 de junio de 1918; unos 99 años. Motivo por el cual tal fenómeno se considera excepcional.

El eclipse será visible a través de un estrecho pasillo de 110 kilómetros cruzando 14 estados de los Estados Unidos.​ Se verá por primera vez poco después de las 10:15 a.m. PDT en la Costa del Pacífico de Oregón, y avanzará hacia el este por Salem, Casper, Lincoln, Ciudad de Kansas, Hopkinsville, Nashville, Columbia, hasta Charlestón. La máxima duración del eclipse total será de 2 minutos 41,6 segundos al sur de Carbondale y la mayor extensión (ancho) estará entre Hopkinsville y Princeton.

Imagen relacionada

En otros lugares de desde México hasta el norte de Sur América, el eclipse se verá parcialmente.

Algunos predicadores ya han elevado sus voces anunciando que el eclipse del 21 es una señal del inminente retorno de Jesucristo y del fin del mundo.

Afirmaciones que carecen de veracidad porque un eclipse no es señal del fin del mundo, la Biblia ofrece otras evidencias, y tal fenómeno astronómico ocurre desde que Dios creó el “cielo y la tierra”, como afirma Génesis 1:1. Pues los eclipses ocurren en todo sistema estelar donde exista una estrella, planetas alrededor de la misma, y satélites girando alrededor del planeta. Como es el caso del sistema Sol-Tierra-Luna.

Resultado de imagen para eclipse

Lo que destacado de este eclipse son aspectos que pasan desapercibidos, dada la mente especulativa de los predicadores alarmistas y de quienes buscan seguidores anunciando cataclismos.

Lo que resalta este 21 de agosto es:

La extraordinaria exactitud de la mecánica celeste.

Todo estudiante de astronomía sabe que en la tierra un eclipse solar es posible porque la distancia en que gira la luna alrededor de la tierra, es la exacta para determinar que el “diámetro aparente” de la luna sea igual al diámetro del Sol. Por eso cuando la Luna se interpone al Sol, ambos aparentan el mismo tamaño.

Resultado de imagen para eclipse 2017

Por otro lado el movimiento de los cuerpos celestes es preciso, por tal motivo es que los astrónomos han predicho el momento exacto del inicio del eclipse, así como el de su culminación. Y ese fenómeno desde hace varios años se había anunciado.

Es más ya se ha calculado que para el 8 de abril del 2024 habrá otro eclipse total en Norteamérica, cuya duración será de 4 minutos con 28 segundos. Se espera que para el 2042, el 20 de abril, Indonesia, Malasia, y Filipinas disfrutarán otro eclipse total.

Otro aspecto digno de destacar es:

La capacidad, inteligencia e ingenio humano.

Desde tiempos inmemoriales el hombre ha observado el cielo, el movimiento de los astros, y ha hecho cálculos para determinar su posición en un momento dado.

Ya los astrónomos han calculado que para el 15 de febrero de 2018 habrá un eclipse parcial visible en la Antártida, América del Sur; que el 13 de julio del mismo año, habrá otro parcial visible en el Sur de Australia; y que el 11 de agosto de 2018, en el Norte de Europa y norte de Asia verán otro eclipse parcial.

En cualquier sitio de internet dedicado a la astronomía se puede obtener información de los fenómenos astronómicos frecuentes, fechas y horas exactas: fases de la luna, lluvias de estrellas, eclipses solares y lunares; salida y puesta del Sol. Momento preciso de los solsticios y equinoccios.

Por cierto, los egipcios calcularon el momento exacto del año de la aparición y desaparición en el firmamento de la estrella Sirio, un astro para ellos muy importante porque estaba asociado a las crecidas del Nilo.

Reloj astronómico.

Otro detalle significativo que nos permite evaluar este eclipse solar es la afirmación bíblica de que los cuerpos celestes son  un inmenso, maravilloso y preciso reloj astronómico, dispuestos por Dios para:

…que sirvan de señales para las estaciones, para días y años, 15 y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. 16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas. 17 Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, 18 y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno.

El 21 de agosto alcemos la mirada al cielo y digamos como el salmista:

Los cielos cuentan la gloria de Dios,     Y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Salmos 19:1.

Por tal motivo no deja de asombrar que muchos predicadores ante un fenómeno normal de la mecánica celeste, en lugar de admirar la grandeza de la creación, se dedican a formular especulaciones, y a atemorizar a sus oyentes con predicciones extraídas de sus pensamientos mágicos, anunciando como un hecho cierto de que el fin del mundo es inminente.

Cada vez que hay una catástrofe como un terremoto, o la explosión de un volcán; el surgimiento de guerras, y calamidades; así como la ocurrencia de fenómenos celestiales como un eclipse, los profetas “escatológicos” comienzan a pregonar que ya viene el fin del mundo.

Resultado de imagen para vesubio

El Vesubio, hizo erupción en el año 79 y destruyó a Pompeya.

Ahora, revisemos cuantos terremotos, cataclismos, erupciones de volcanes, guerras, epidemias, eclipses han ocurrido desde que el hombre existe sobre la tierra.

Para quienes les encanta especular con las “señales” de la Segunda Venida de Cristo, y del fin del mundo, les tengo una noticia:

Nadie sabe el día ni la hora:

Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. Mateo 24:36.

Será sin previo aviso:

42 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. 43 Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. 44 Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.

Para este 21 de agosto, antes de pensar en catástrofes, e imaginar que se acerca el fin del mundo, más bien valora esta afirmación:

3 Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, La luna y las estrellas que tú formaste, 4 Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites?

5 Le has hecho poco menor que los ángeles, Y lo coronaste de gloria y de honra.

6 Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; Todo lo pusiste debajo de sus pies: 7 Ovejas y bueyes, todo ello, Y asimismo las bestias del campo, 8 Las aves de los cielos y los peces del mar; Todo cuanto pasa por los senderos del mar.

9 ¡Oh Jehová, Señor nuestro, Cuán grande es tu nombre en toda la tierra! Salmos 8:3-9.

Feliz eclipse total.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de biblegateway.org
  • Datos astronómicos: Wikipedia,
  • Imágenes: Google
  • Notas personales.

DONALD TRUMP, LAS PROFECIAS Y EL RAPTO

Lo que sucede políticamente en los Estados Unidos siempre ha suscitado grandes expectativas a nivel mundial. El hecho de ser una potencia concentra atención internacionalmente.

Por ello el triunfo de Trump, su investidura como Presidente, tanto como sus declaraciones han generado un sinfín de apreciaciones, incluso en el ámbito teológico ya que han surgido algunos predicadores asociando aquellos eventos como señales de la Segunda Venida de Jesucristo.

Resultado de imagen para segunda venida

En las redes sociales y en Internet circulan mensajes y disertaciones en las que se pregona que es inminente la restauración de Israel, la aparición del Anticristo, el auge del Imperio Mundial y su asociación con la Gran Ramera, así como el advenimiento del Milenio, y el Rapto de la Iglesia.

La asociación entre Trumpo el Rapto de la Iglesia y la inminencia del milenio, en algunos causa asombro, temor en otros. El tema del rapto y del milenio merecen capítulo aparte, sin embargo hagamos algunas consideraciones.

Primero sobre el rapto. En los libros de teología se dice una cosa sobre este tema, en la Biblia otra muy distinta.

Lo que dicen los libros: No hay acuerdo cuando será el rapto. Hay una variedad de interpretaciones, algunas contradicen a las otras. No hay espacio para describir las variadas creencias sobre el rapto. Lo que si afirmo es que una de ellas es correcta, las demás erradas.

Que dice la Biblia sobre el rapto:

En Apocalipsis no aparece la palabra rapto, ni un evento que se le parezca según las reglas de interpretación. Lo más parecido a un “rapto” es el llamado que se le hace a “los dos testigos” para ascender al cielo, Apocalipsis 11:12; o el que se le hace a Juan para presenciar “el día del Señor, Apocalipsis 4:1. Aparte de esos hechos no hay otros similares para asociarles a un “rapto”.

Resultado de imagen para el rapto de la iglesia

¿Dónde nace el concepto de “rapto”? De los escritos de Pablo, concretamente en 1 Tesalonicenses 4:16-17:

16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

Observa la secuencia:

Primero: El Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo,

Segundo: Los muertos en Cristo resucitarán primero,

Tercero: Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire,

Cuarto: Y así estaremos siempre con el Señor.

¿Cuándo es el arrebatamiento o rapto? Después que Cristo venga.

¿Qué dice Cristo al respecto? Leamos Mateo 24:30-31.

30 Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. 31 Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.

Observa:

Primero: El Hijo del Hombre (Jesucristo) viene sobre las nubes,

Segundo: Se envía a los ángeles al sonido de la trompeta,

Tercero: Los ángeles juntan a los escogidos de cualquier lugar del mundo.

En palabras de Jesucristo “juntar” equivale a “arrebatar”. Y son los ángeles encargados de reunir a los escogidos.

Esta idea se repite en Mateo 25:31-32 al referirse al juicio final. En este texto se reitera que Jesucristo viene primero y luego “apartará” a las ovejas de los cabritos.

Pablo lo que hace es describir la secuencia que Cristo establece, usando sus propias palabras. Entonces Pablo usa el término “arrebatar”, en lugar de “juntar”, o “apartar” que Jesucristo utiliza en sus explicaciones sobre el tiempo del fin. Así pues arrebatar, juntar o apartar se refieren al mismo hecho que ocurrirá después de la Segunda Venida de Cristo.

Eso es lo que la Escritura afirma sobre el “rapto”, los libros de teología ofrecen una variedad de interpretaciones, en las que unas contradicen a otras. Cualquiera es libre de adoptar una posición, más las cosas ocurrirán como afirma la Escritura y no como quieren los grandes teólogos.

Si tienes tiempo y ganas, sigamos con el Milenio.

La expresión “milenio” o “reino milenial” no aparece en la Biblia. Tan solo se menciona una vez en la Escritura la realidad de un período de mil años, es en Apocalipsis 20:1-3. Sin embargo es en el verso cuatro de donde se extrae la idea de un reino milenial. Leamos el texto:

4 Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Apocalipsis 20:4.

Analicemos el texto:

Primero: Vi tronos,

Segundo: Se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar,

Tercero: Vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos,

Cuarto: Vivieron y reinaron con Cristo mil años.

Interpretación:

Primero: Vi tronos, ¿Qué significa? En Apocalipsis la palabra “trono” aparece 36 veces (versión RVR60), de las cuales solo tres se refieren a tronos relacionados con Satanás o la Bestia (2:13, 13:2, 16:10), el resto, 33 veces, cada vez que se usa la palabra “trono”, éste se encuentra en el Cielo, no en la tierra. Ya esto es una clave de interpretación.

Segundo: Se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar. ¿Quién o quienes juzgarán a los hombres? Aun cuando en algunos textos se menciona que los cristianos van a juzgar, la Biblia afirma categóricamente cuando y quien juzga a los hombres: El hombre es juzgado mientras vive, Juan 3:18; ¿Quién le juzga? La Palabra de Cristo, Juan 12:18. ¿Qué ocurrirá el día del Juicio Final? No hay juicio como tal, solo se dicta la sentencia, Apocalipsis 20:11-15.

Resultado de imagen para el trono de dios

¿Tienen los creyentes facultad de juzgar? Los creyentes en la medida que confrontan a la humanidad con la Palabra propician el juicio, pues cada uno acepta o rechaza a Jesucristo. Esto define el destino del hombre.

Tercero: Vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús… ¿A dónde van las almas de los seguidores de Jesús cuando mueren? Desde Génesis 25:7 cada vez que se menciona la muerte de un justo se afirma que es reunido con su pueblo, es decir en el cielo. Jesús mismo luego de resucitar “asciende al cielo”.

Cuarto: Vivieron y reinaron con Cristo mil años. ¿Qué significa? Observa que se afirma “vivieron” porque mueren en la tierra decapitados pero viven en el cielo. Es un mensaje de consuelo y esperanza para quienes padecen tribulaciones en la tierra: “NO van a morir” aunque sean martirizados.

Reinaron con Cristo mil años, ¿Cómo interpretar estas palabras? Que quienes mueren reinan en el cielo con Cristo eternamente. ¿Cómo llegar a esta interpretación? Si fuese un reinado en la tierra el autor habría escrito: “resucitaron y reinaron con Cristo mil años”. Se resucita en la tierra, no en el cielo. Al cielo se va “arrebatado”, “llamado”, “transportado”.

¿Por qué afirmar que no es mil años sino eternamente? Porque el reino mesiánico tal como se prometió a David es eterno, 2 Samuel 7:12-17, en esta promesa se refiere en primer lugar a su hijo Salomón como heredero del trono, pero también al reinado eterno del Mesías, descendiente de David. Por otro lado Jesús estableció en la tierra el reinado que ya poseía “desde el principio”, Marcos 1:14-15. Cuando Jesús regrese no va a establecer un reino en la tierra, lo va a consumar en “cielo nuevo y tierra nueva”.

¿Qué significa mil años? Es una cifra simbólica para identificar un número infinito. Mil es tres veces diez, y el número diez se refiere a algo completo humanamente hablando. Entonces 10x10x10 significa algo infinito. Como cuando Jesús dijo que hay que perdonar setenta veces siete (10x7x7), infinitas veces. Jesús usa dos cifras simbólicas el diez y el siete.

¿Qué significa el reinado de Cristo de mil años con los mártires) Se refiere a su reinado eterno. El reina desde antes de la fundación del mundo.

El milenio, tal y como se enseña en los libros de teología,  es una interpretación de algunos eruditos que reproducen la esperanza de los judíos de la venida del Mesías libertador para restablecer la Monarquía Hebrea con un sucesor de David en el trono. Pero aquello no sucederá ya que el Mesías vino y “los suyos no le recibieron…”, Juan 1:11.

Por otro lado Jesús ya reina y gobierna desde el Cielo, y rige nuestras vidas con su Palabra. En realidad estamos viviendo el milenio que corre hasta su Segunda Venida, momento en que “consumara el reino”.

Estos temas los trato en mi libro Misterios Revelados del Apocalipsis, pronto a aparecer.

Volviendo al tema de los predicadores y su asociación de las últimas cosas con la presidencia de Donald Trump, es conveniente significar cuanto sigue.

Cuando oyes aquellas predicaciones proféticas y lees los pronunciamientos de tales predicadores, se aprecia que poseen un profundo conocimiento de los planteamientos de los grandes teólogos que en el pasado hicieron sus interpretaciones de lo que propusieron los padres de la Iglesia acerca de los tiempos del fin; y poca exegesis y hermenéutica bíblicas.

La idea de un reino milenial es ancestral. Ya en el Segundo Siglo de nuestra era se hablaba de tal doctrina. Justino Mártir, uno de los padres de la Iglesia, a mediados del segundo siglo escribió: 

Hubo un cierto hombre con nosotros, cuyo nombre era Juan, uno de los apóstoles de Cristo, quien profetizó, con una revelación que le fue dada, que los que creyeron en nuestro Cristo morarían mil años en Jerusalén; y que de allí en adelante tendría lugar la resurrección general y eterna y el juicio final de todos los hombres. Cita que se lee en “Dialogo con Trifón”.  Capítulo 81.

Justino añadió algo de su cosecha, o repitió lo que alguien añadió a Apocalipsis 20:4: que los creyentes en Cristo morarían mil años “en Jerusalén”. Ciudad que no se menciona en el texto de Apocalipsis, pero es una esperanza de los judíos y de muchos cristianos.

Es decir los predicadores del presente fundamentan su teología en lo que dicen otros teólogos en sus libros, y no van a los escritos sagrados. Es lo que se denomina teología libresca, la cual lo que hace es repetir lo que algún erudito dijo; y como aquel erudito hace muchas referencias en sus escritos a otros autores se cree que posee autoridad. La debilidad de este método de hacer teología es que si aquel erudito erró en su interpretación, los subsiguientes que se fundamentan en sus ponencias repiten el error porque no van a la Biblia.

El verdadero teólogo va primero a la fuente, se entrevista con el autor, Dios; y luego acude a la Biblia que es la revelación dada por el Autor. Es el método de Moisés, primero tiene un encuentro personal con Dios, luego oye lo que Dios le instruye que posteriormente plasma en un escrito.

Además de la teología libresca, hay otra metodología al tratar los temas escatológicos. La denomino escritores de bibliaficción porque plantean acontecimientos que trascienden la lógica bíblica y la razón humana.

Temas como “los dos testigos”, “el anticristo”, “la gran ramera”, “el rapto”, y “el milenio”, el “seis seiscientos sesenta y seis” son tratados como las grandes producciones cinematográficas de ciencia ficción, impregnada además con la mitología griega.

Y lo más grave es que se deja correr la idea de que algunos libros de revelaciones son difíciles de interpretar; o se les da un tono de obras terroríficas que alejan al creyente de un estudio sistemático de aquella preciosa y fascinante literatura.

No estoy negando el valor de los libros, ni de los aportes de los grandes hombres de Dios que hicieron interpretaciones enmarcadas en su momento histórico, en su realidad; que por cierto es muy diferente a la nuestra. De aquellos grandes escritores he obtenido confirmación de que mi interpretación de cierto texto es correcta, porque primero voy al texto luego a los libros; otras veces he descubierto errores de interpretación en algunos autores. En ambos casos hay una satisfacción íntima de encontrarte personalmente con la verdad.

¿Qué viene a tu mente cuando lees que Jesús vivió en Palestina? ¿Qué piensas cuando alguien afirma que luego de la ascensión de Jesús los Apóstoles practicaban el judaísmo? ¿Cómo recibes aquello de que moisés fue judío?

Con todo respeto y consideración les digo: “Erráis ignorando las escrituras…”

Es tiempo de volver a la Biblia para hacer teología y ponerla en practica, fundamentalmente.

Fuente:

  • Misterio Revelados del Apocalipsis,
  • Conceptos y datos históricos: Wikipedia,
  • Biblia: Versión RVR60, tomada de http://www.biblegateway.org,
  • Imágenes: Google.

MISTERIOS REVELADOS DEL APOCALIPSIS

El libro de Apocalipsis ha fascinado a sus lectores desde que aparece por primera vez, pero también atemoriza a causa de las imágenes, metáforas y escenas que presenta.

Resultado de imagen para APOCALIPSIS

Muchos creen que Apocalipsis es sinónimo de caos, guerras, bestias, terror, monstruos, dragones, bestias; creencia adquirida gracias al lenguaje utilizado por el escritor; tanto como debido a las interpretaciones y exposiciones de unos cuantos predicadores.

 Apocalipsis significa revelación, y es lo que hace el autor, revelar lo que acontecerá a la humanidad en los días finales. Es decir cuál es el final del actual estado de cosas. Muchos pronostican un final caótico, catastrófico, terrorífico. Sin embargo aquello no es cierto, el final se muestra en Apocalipsis esperanzador. Aunque es una frase muy común, es la que describe apropiadamente el mensaje de Apocalipsis: “Un final feliz”.

Lo atemorizante de Apocalipsis es a causa de la errada interpretación del lenguaje utilizado en el libro. El lector occidental, cuyo pensamiento está fundamentado en el legado de los grandes autores de la época moderna, impregnados del racionalismo, y devoto al método científico, no puede captar el mensaje del libro, porque este usa un lenguaje totalmente diferente al nuestro; descifrarle requiere conocer su esencia, la clave en que ha sido escrito.

Resultado de imagen para ALFA Y OMEGA

Para entender Apocalipsis hay que conocer su  lenguaje, situarse en la época en que se escribe, considerar el contexto,  y tener presente el objetivo del autor.

El lenguaje apocalíptico es extraño porque usa muchos símbolos, figuras, símiles, metáforas al transmitir sucesos corrientes, cotidianos y normales. Este leguaje es creación de los judíos posterior a su deportación a babilonia,  expresa mediante símbolos el sufrimiento por las inmensas tribulaciones a que es sometido, y su esperanza en una intervención mesiánica salvadora. Los cristianos adoptan tal lenguaje, y sufren sus tribulaciones con la esperanza en la Segunda Venida de Jesucristo.

Por eso esta colmado de símbolos como bestias, números, colores, ciudades, para referirse a hechos ordinarios.

Respecto de la época en que es escrito el libro, los eruditos lo fechan hacia finales del primer siglo; momento en que los judíos y los cristianos son perseguidos inclementemente por los romanos.

En el año setenta el Templo y  Jerusalén son totalmente destruidos por los ejércitos romanos, debido a una insurrección de los judíos; y los cristianos son cruelmente perseguidos ya que no se someten a la religión romana de darle culto al emperador; y en lugar de ello proclaman el evangelio del reino. Esto motiva las escenas de terror, es decir la persecución y martirio de los seguidores del Cordero. La realidad que vivieron ellos supera las escenas de terror que las muestra. Se sabe que muchos cristianos fueron envueltos en pieles de animales recién sacrificados, y lanzados a las fieras en los circos romanos.

Al referirnos al contexto, apuntamos al resto de los libros de la Biblia. Recordemos que la Biblia se interpreta a sí mismo, y esto hay que tenerlo en cuenta en Apocalipsis. El autor usa muchas ideas, figuras y enseñanzas de otros escritos bíblicos, sin dar detalles de su ubicación, pues el escritor sobreentiende que los lectores están familiarizados con ellos. Así el Cordero, los tronos, las bestias, las trompetas, los sellos, marcas, rameras, ciudades, lugares, y hasta los números no necesitan explicaciones mayores, ni indicar su ubicación, los lectores lo saben. Esto es importante ya que muchas figuras y escenas se comprenden al revisar el contexto.

Para interpretar Apocalipsis necesitas conocer el resto de los libros de la Biblia, familiarizarte con ellos, o tener a mano una buena Concordancia.

Sobre el motivo del autor al escribir este fascinante libro se descubre a medida que se presentan las revelaciones: El Evangelio es una fuera vencedora, sale venciendo y para vencer, nada le detiene; ni las más perversas maquinaciones del eterno enemigo del pueblo de Dios, aquella serpiente antigua.

Apocalipsis transmite un mensaje de esperanza a una iglesia atribulada que desfallece ante los descomunales ataques del enemigo, que usa bestias para perseguirle; sin embargo reciben el amparo y la fortaleza Divina.

Aunque muchos destacan las bestias, las pestes, los rayos, y los cataclismos; lo resaltante en Apocalipsis es el Cordero que copa las escenas; rodeado de sus seguidores, el pueblo de Israel restaurado, y los “lavados su sangre”.

También destaca la victoria de los creyentes que son “fieles hasta la muerte”, por lo cual reciben “la corona de la vida”. Debido a ello, la Revelación está cargada de escenas de júbilo, el gozo en la tierra y en el cielo, por las victorias de los creyentes. Apocalipsis está salpicado de escenas alabanzas y de júbilo, contiene siete cantos y siete bienaventuranzas.

Otra nota destacada en Apocalipsis es que los malos, quienes persiguen inclementemente a los hijos de Dios, quienes rechazan la gracia Divina y se oponen a Dios, serán derrotados y castigados.

Para comprender Apocalipsis.

Para comprender Apocalipsis se requiere sabiduría e inteligencia, recomendadas por Jesucristo en el libro, la dirección del Espíritu Santo, tener presente el contexto; e interpretar las escenas según el lenguaje literario, no literalmente.

Consideremos un ejemplo. Lee 11:4-5.

4 Estos testigos son los dos olivos, y los dos candeleros que están en pie delante del Dios de la tierra. 5 Si alguno quiere dañarlos, sale fuego de la boca de ellos, y devora a sus enemigos; y si alguno quiere hacerles daño, debe morir él de la misma manera.

Veamos las figuras y metáfora. Los testigos son:

  • Dos olivos. Del olivo se obtiene aceite; el aceite es símbolo del Espíritu Santo. 1 Samuel 16:13, Lucas 4:18, Hebreos 1:9
  • Dos candeleros. Un candelero alumbraba el Lugar Santo. El candelero produce luz, Éxodo 25:31,37, con aceite de olivas, Números 27:20; el creyente es la luz del mundo, Mateo 5:14, con el poder del Espíritu Santo, Hechos 1:8.

¿Captas el mensaje? Tu eres uno de esos testigos.

Ministerio de los dos testigos:

  • Si alguno quiere dañarlos, sale fuego de su boca,
  • Si alguno quiere hacerles daño, debe morir de la misma manera.

¿Alguna vez has lanzado fuego por la boca? Ya lo veremos.

Interpretación: Para interpretar estas figuras, usa la tu sabiduría e inteligencia recomendadas por Jesucristo en Apocalipsis 13:18, 17:9, y el contexto.

Repasa la escena: Medita, piensa, reflexiona, ¿Refiere la Biblia un hecho semejante? ¿Hay alguna escena en la Biblia en la que un personaje lance fuego por la boca? ¿Menciona la Biblia que un mensajero enviado a predicar aniquile a quienes le persiguen?

Resultado de imagen para LANZAR FUEGO POR LA BOCA

Seguramente has respondido con un “no” todas las preguntas, y es lo correcto.

¿Son reales aquellas escenas? La idea de un personaje lanzando fuego por la boca, literalmente hablando, corresponde a los prestidigitadores de circos; aquello no es congruente con el contexto bíblico, y ningún profeta, o mensajero divino aniquila a sus perseguidores; ocurre es todo lo contrario, lee Hebreos once.

El escritor apela a la metáfora para transmitir un concepto, ¿Qué simboliza aquellas metáforas? Busquemos en el contexto.

Para el fuego en la boca, lee Jeremías 5:14, 23:29. Veamos la primera cita:

14 Por tanto, así ha dicho Jehová Dios de los ejércitos: Porque dijeron esta palabra, he aquí yo pongo mis palabras en tu boca por fuego, y a este pueblo por leña, y los consumirá. Jeremías 5:14.

Como observas, el fuego se refiere a la Palabra ardiente de Dios que consume, incinera al pecado; no a la humanidad. Proverbios 17:3; Efesios 5:26.

Anteriormente preguntábamos: ¿Alguna vez has lanzado fuego por la boca? Ya lo sabes.

Sobre los que deben morir de la misma manera. Recuerda que se trata de dos testigos, es decir que dan testimonio de Jesucristo y su obra redentora, Hechos 1:8.

¿Cómo mueren los que atacan el testimonio de Jesucristo? ¿Los que son confrontados con la Palabra? Volvamos al contexto.

Leamos Romanos 6:6:

6 sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado.  

Un memorable día, camino a Damasco, Pablo tuvo un encuentro con “La Palabra”, en aquel instante Pablo “murió”, y esa muerte redundó en vida. Por ese motivo expresó:

20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

Cuantos intentos de detener al avance de la Palabra en el mundo, de impedir que el hombre tenga acceso a ella; sin embargo derrota a los enemigos y muchos caen rendidos ante ella. En este aspecto es impresionante los testimonios de quienes patrocinan el ministerio de difusión de la Palabra conocidos como “Los Gedeones”; ellos dan fe de como la Palabra transforma, ¿No es tu caso apreciado lector?

Resultado de imagen para gedeones

Como puedes observar la comprensión e interpretación de Apocalipsis es sencilla. Sólo tienes que tomar en cuenta el lenguaje simbólico en que está escrito, usar tu razonamiento lógico, y nunca olvidar el contexto. La dirección del Espíritu Santo es determinante.

Comienza a leer este fascinante libro de Apocalipsis. Para ayudarte en su comprensión hemos escrito el libro titulado Misterios Revelados del Apocalipsis.

En el libro Misterios Revelados del Apocalipsis encontrarás algunas pautas de interpretación, con las cuales vas a disfrutar la lectura de este maravilloso libro, comprendiendo lo que Jesucristo revela a Juan, y este transcribe en forma magistral para tu deleite.

El libro Misterios Revelados del Apocalipsis se publicará en forma digital desde el 10 de diciembre de este año, puedes obtener información como adquirirlo en este sitio.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de http://www.biblegateway
  • Conceptos: Wikipedia,
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google.