COMO BATALLAR CON UN COMPORTAMIENTO INDESEADO

Vamos a considerar un tema siempre actual: El cambio de pensamiento como estrategia para modificar  un comportamiento indeseado.

Existe en los seres humanos ciertos comportamientos indeseados que generan múltiples estados de insatisfacción, generadores de sentimientos de culpa, que mantienen al individuo en un estado de desequilibrio emocional, con efectos en el ámbito físico y en el espiritual.

Resultado de imagen para culpa

A tales comportamientos indeseados les vamos a denominar defectos de carácter, que en el ámbito coloquial religioso se denomina pecado. La lista de aquellos es interminable, sin embargo los que padecen las personas son pocos, el asunto es que ocasionan un incómodo estado de desagrado el cual roba la energía y la maravillosa tranquilidad, que se traducen en infelicidad.

Entonces en este escrito vamos a tratar el asunto de los defectos del carácter como un aspecto clave para el logro de paz interna, tranquilidad, y mantener la alegría de vivir.

Partamos del siguiente planteamiento: ¿Cómo batallar con los defectos de carácter? O, ¿Cómo superarlos?

Algunos métodos usuales son: reprimirles, ignorarlos, evadirlos, o sustituirles por otro. Tales acciones no resuelven el problema, tal vez lo agrava.

Lo que pasa es que nos enfocamos en el defecto de carácter, es decir en el comportamiento indeseado, y trabajamos con la conducta. Pero trabajar con la conducta es enfocarse en el efecto. Como cuando queremos erradicar una fiebre bajando la temperatura con baños de agua fría o con antipiréticos, el efecto es temporal. Como sabes la fiebre se erradica, eliminando la causa que la genera, tal vez una infección. Y si es una infección el tratamiento es antipirético más el antibiótico específico.

Entonces los defectos de carácter se  tratan dominando la conducta, pero además hay que buscar la causa que la origina, tratarla, erradicarla, o neutralizarla.

Imagen relacionada

La Biblia contiene la estrategia efectiva para batallar con los defectos de carácter. Llegado a este punto no pienses que te voy a explicar una fórmula religiosa para combatir el pecado. El método bíblico que te voy a mostrar ha sido avalado por los más renombrados psicólogos y expertos en conducta humana. Lo comprobarás una vez lo hayas practicado.

Vamos pues a describir la estrategia en dos etapas. La primera la denominaremos “control del defecto de carácter”, y la otra “erradicar o neutralizar del defecto de carácter”.

Primera Etapa. Control del defecto de carácter. Leamos Gálatas 5:22-23. En esta cita se enumeran las virtudes del fruto del Espíritu, son nueve: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, mansedumbre, fe, y dominio propio.

Fija tu atención en la última virtud: dominio propio. Necesitas dominar la reacción indeseable, ejercer control sobre ella. Cambiar el esquema habitual, como la reacción indeseable te controla; necesitas comenzar a ejercer dominio sobre ella, ¿Cómo?

Visualiza un comportamiento indeseable, ese que con frecuencia aparece y te causa grandes insatisfacciones luego que lo has realizado. Siente las reacciones que en tu organismo genera aquel comportamiento: aceleración del ritmo cardíaco, y de la respiración; una energía interna fluye en tu torrente sanguíneo y te prepara para la acción; tu mente se nubla y actúas.

Una vez que has descargado aquella energía aparece el estado de insatisfacción, el “otra vez lo hice”, y te sientes culpable.

Veamos como dominar el comportamiento indeseable: Visualiza todo el proceso anterior y sitúate en el momento que sientes aquella energía interna que te prepara para la acción. Detente allí y desactiva la “energía que te prepara para la acción” mediante control de tu fisiología y de los pensamientos.

Visualicemos el mecanismo de la ira:

Te sucede algo, te dicen algo, o piensas en algo que te produce rabia. El pensamiento activa en tu cerebro reacciones físico químicas e impulsa en tu sistema endocrino la producción de hormonas que te preparan para la acción, una de ellas es la adrenalina, es el fuego que sientes que recorre tu cuerpo por el torrente sanguíneo. ¿Qué hacer? Controlar el impulso, ¿Cómo? Propiciando que la energía interna, la cantidad de hormonas en tu torrente sanguíneo disminuya.

Resultado de imagen para ira

Te han dicho: cuando tengas ira, ante de reaccionar contra quien te la genera, cuanta hasta diez. Eso te parece ridículo, pero no lo es. Lo que estás haciendo es movilizar tu mente hacia otro objeto, y permite que la “energía interna” disminuya. Una vez controlado el flujo de la hormona que te activa, te será más sencillo pensar objetivamente y evitar el comportamiento indeseado. En los tratados sobre Inteligencia Emocional se denomina este proceso “auto conocimiento emocional”, que te permite el “auto control emocional”.

En resumen el procedimiento a seguir es:

Primero: Siente el comportamiento indeseado, la emoción que te genera, no la reprimas,

Segundo: Neutraliza la reacción fisiológica, descargando la energía que la activa. Cuenta hasta diez; o  piensa en el efecto nocivo de tu reacción; retírate temporalmente de la escena; recuerda una cita como: “la blanda respuesta quita la ira”. Ten a mano, o en mente, una acción que neutralice tu fisiología.

Tercero: instala en tu mente una estrategia de control, elige una de las enunciadas en el paso anterior, adopta la disciplina de “pensar asertivamente” antes de responder. Conviértelo en un hábito.

¿Cómo instalar en tu mente una estrategia de control?

Primer Paso: Identifica el estado emocional que deseas obtener: autocontrol, bondad, mansedumbre, confianza, tranquilidad. Piensa en positivo, por ejemplo: “quiero mantener la calma y controlar el enojo”. Si estás pensando “no quiero estar tenso”, afirmas aquello que quieres evitar. El cerebro no procesa el “no”, lo suprime. Debes seleccionar un sentimiento que desees obtener y hacerlo en un modo positivo.

Segundo Paso: Visualiza un momento de tu vida en el que te has sentido de la forma que deseas. Evoca los momentos en los que hayas experimentado el estado que necesitas, elije entre ellos el más poderoso.

Tercer Paso: Crea el estado. Sitúate en el momento de tu vida que has elegido como si estuviera ocurriendo ahora. Visualiza lo que pasa a tu alrededor, escucha los sonidos de fondo, y siente las mismas sensaciones que tuviste en aquel momento, como si lo vivieras ahora mismo.

Cuarto Paso: Ancla el estado, instálalo. Nota como el estado emocional llega a un clímax y luego decae. Repite este paso 3 veces; cada vez en que el estado de la emoción que desees llega al clímax, haz un chasquido con los dedos de una de tus manos, mientras pronuncias una palabra o frase que evoque dicha sensación. Al mismo tiempo visualiza una imagen que represente dicho estado. Por ejemplo, para evocar tranquilidad, puedes visualizar un atardecer en la playa o a alguna persona que represente para ti esa sensación. Todo anclaje debe ser personal, es importante que lo produzcas en tu mente y en tu cuerpo. Realiza este ejercicio un rato y luego piensa en algo totalmente diferente, cambiando tu postura física.

Resultado de imagen para chasquear los dedos

Quinto Paso: Repite el paso 4 siete veces para consolidar el anclaje creado. Esta repetición es esencial.

Cada vez que sientas ira, antes de reaccionar “revive el estado emocional deseado” mediante el chasquido de los dedos y repetir la palabra que evoque la sensación.

Recuerda que no te va a ser sencillo al principio, insiste hasta que se convierta en un hábito. Este mismo procedimiento puedes aplicar a cualquier “defecto de carácter”, en lugar de “ira” coloca el aspecto que quieres dominar.

Felices resultados. Te cambiará la vida.

Hasta acá hemos “dominado” el defecto de carácter, no lo hemos erradicado o neutralizado, aparecerá con frecuencia.

Prosigamos con la segunda etapa.

Segunda Etapa: Erradicar, eliminar o anular el defecto de carácter. Esta etapa es más compleja pero posible; veamos cómo desarrollarla.

Echemos mano de nuevo a un texto bíblico, vamos a Romanos 12:2, la versión Dios Habla Hoy menciona una significativa frase:

Cambien su manera de pensar para que así cambie su manera de vivir.

El proceso de “cambio de manera de pensar” se denomina en la Biblia “arrepentimiento”; de nuevo aclaro que no vamos a recetar una formula religiosa para combatir el pecado. La estrategia que te recomendamos a continuación también ha sido avalada por eminencias en el campo del comportamiento humano, y la psicología la tiene como su objeto. Recuerda que etimológicamente “psicología” significa tratado, estudio de la mente.

Arrepentimiento es la traducción al castellano de la expresión griega “metanoia”, μετανοῖεν, metanoien,   palabra compuesta de “meta”, más allá, cambio, y “nous”, de la mente. Es decir arrepentimiento es cambio de mente, de la manera de pensar, un cambio de actitud; en griego simboliza un giro de ciento ochenta grados, cambio de dirección. 

Resultado de imagen para cambio de actitud positiva

Los psicólogos definen este proceso, dependiendo de su enfoque, como “aprendizaje” ya que todo aprendizaje implica un cambio de conducta; también se le dice reprogramación, pues al cambiar el programa mental, cambia el estilo de vida; o se le dice cambio de argumento, ya que el argumento determina el curso de las acciones, de la historia personal.

En general tal cambio se denomina “cambio de actitud”.

Como hemos observado el énfasis es el cambio de pensamiento. No de cualquier pensamiento sino de aquel que activa la conducta específica.

Hagamos un análisis de conducta, revisemos una radiografía del comportamiento.

Visualiza cualquier conducta. Tiene los siguientes componentes:

Como aprecias en ese esquema, laconducta es simplemente resultado de factores internos, en los que el pensamiento juega un papel primordial. Pero los pensamientos tienen una base que los dirige, los principios. Sigue profundizando y encuentras que la conducta tiene su base más profunda en tus creencias. Las creencias definen tu comportamiento y personalidad en general.

Los tres primeros niveles conforman lo que denominamos “actitudes”, y las actitudes son maneras aprendidas, organizadas y sistemáticas de pensar, sentir y reaccionar.

Los tres siguientes conforman el “yo soy”, del ser; la esencia de cada individuo que determina la personalidad y el comportamiento.

Ya puedes anticipar como los cambios de actitudes modifican la conducta.

 Revisemos conceptos:

Conducta es el conjunto de respuestas ante los diversos estímulos internos y externos. Esta puede ser consciente o inconsciente, voluntario o involuntario,  según las circunstancias que la afecten.

Las emociones son respuestas de nuestro organismo ante los estímulos internos y externos, representan modos de adaptación ante el ambiente. Los sentimientos son las reacciones fisiológicas estimuladas por las emociones, como por ejemplo la risa, el llanto, el rubor, la palidez, la alteración del ritmo cardíaco y de la respiración.

El pensamiento es la actividad y creación de la mente; es todo aquello que es traído a existencia mediante la actividad del intelecto.

Los principios éticos son declaraciones propias del ser humano que orientan sus facultades espirituales, racionales; emocionales, y la voluntad. Son proposiciones que determinan la voluntad de cumplir las reglas.

Los valores son convicciones profundas de los seres humanos que determinan su manera de ser y orientan su conducta y sus decisiones.

Una creencia es el estado de la mente en el que un individuo supone verdadero el conocimiento o la experiencia que tiene acerca de un suceso o cosa.

Como has notado, la conducta es una manifestación de un sistema complejo que se denomina cosmovisión, perspectiva de vida, paradigma, o sistema de creencias. Con esta información trabajemos el cambio de un comportamiento indeseado.

Resultado de imagen para pensar

Primero: reconoce que tienes ese comportamiento indeseado, observa que no le denomino pecado. El pecado es una categoría de carácter religioso. Y en la Biblia tiene otro tratamiento, que si deseas más tarde lo trabajamos.

Segundo: cuando aparezca el comportamiento indeseado no lo reprimas ni lo evites; siéntelo, no te avergüences, ni te juzgues, ni te culpes.

Tercero: Ejerce control sobre la emoción que genera el comportamiento indeseado, tal como aprendimos en la primera etapa, antes descrita.

Cuarto: Activa tu voluntad, esa facultad tuya para decidir y ordenar la conducta. Cultiva la voluntad de decidir por acciones virtuosas, nobles.

Quinto: Revisa tus principios, valora si estas consciente de cuáles son, su importancia, y la necesidad de practicarlos. Recuerda que los principios son normas, reglas que has aprendido y aceptado voluntariamente cumplir. Los principios se ejercitan hasta que conviertan en pautas de comportamiento y se constituyan en un hábito.

Sexto: Cultiva los valores, especialmente aquellos asociados a la conducta que quieres cambiar. Recuerda que los valores no se pierden, se ignoran, se desconocen o no se practican. Piensa en tu escala de valores y operacionalizalos, es decir propón formas de como practicarlos.

Séptimo: Profundiza en tus creencias. El conocimiento superficial o referencial de lo que crees posibilita “falsas creencias” que distorsionan tu esquema de valores. Si eres cristiano necesitas fortalecer el conocimiento de la Palabra de Dios que es tu norma de fe y conducta.

Este proceso se fundamenta en un fortalecimiento, o cambio de las creencias lo cual va a influir en un cambio de actitudes, y a su vez en un cambio de comportamiento.

Como notas, erradicar o neutralizar una conducta indeseada no es sencillo, pero posible de logar con ganas de hacerlo y disciplina.

Volvamos al ejemplo de la ira. ¿Cómo neutralizarla, o disiparla?

Primero: Domínala mediante los tres primeros pasos de la Primera Etapa, ya descrita.

Segundo: Ejercita tu voluntad de decidir dominar la ira, y neutralizarle. Cada vez que te enojes decide dominar el enojo.

Tercero: Practica los principios asociados a la ira. Autocontrol, cumplir las normas de convivencia: respeto  no agredir; ejercitar la mansedumbre, la humildad, la bondad, benignidad, la resolución pacífica de conflictos. En el libro de Proverbios encontrarás una excelente recopilación de principios para una vida feliz.

Cuarto: Revisa y fortalece tus valores, ejercítalos. Adopta como estilo de vida la tolerancia, la honestidad, la justicia, la dignidad, la equidad. Si eres cristiano adopta conscientemente los Valores del Reino contenidos en el Sermón del Monte, Mateo 5:1-7:27. 

Quinto: Profundiza en tus creencias. Si eres cristiano lee, medita, estudia y practica las enseñanzas contenidas en la Biblia, la Palabra de Dios.

Finalmente observemos como influyen las creencias en el comportamiento. Vamos a leer Mateo 22:36-40:

Una persona preguntó a Jesús:

36 Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? 37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el primero y grande mandamiento. 39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.

¿Cómo influyen las creencias en la conducta? Veamos.

Si una persona cree que la Biblia es la Palabra de Dios, la Revelación de Dios a los hombres, entonces sabe que su estilo de vida se organiza de conformidad a las enseñanzas en ella contenidas.

Entonces la Biblia propone los valores, las convicciones profundas que guían la vida. Uno de esos valores, el principal, es el amor. Cuando se ama se cumple la ley, ´Cómo? Veamos.

Tener amor es:

Saber soportar; es ser bondadoso; es no tener envidia, ni ser presumido, ni orgulloso, ni grosero, ni egoísta; es no enojarse ni guardar rencor; es no alegrarse de las injusticias, sino de la verdad. Tener amor es sufrirlo todo, creerlo todo, esperarlo todo, soportarlo todo. 1 Corintios 13:4-7. DHH.

Ese valor básico, el amor, va a determinar los principios. ¿Cuáles?

Además de los enunciados anteriormente, estos que siguen:

12 »Honra a tu padre y a tu madre, para que vivas una larga vida en la tierra que te da el Señor tu Dios. 13 »No mates. 14 »No cometas adulterio. 15 »No robes. 16 »No digas mentiras en perjuicio de tu prójimo. 17 »No codicies la casa de tu prójimo: no codicies su mujer, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su asno, ni nada que le pertenezca.» Éxodo 20:12-17. DHH.

Los principios que has adoptado como estilo de vida van a determinar y guiar tu manera de pensar.

Piensen en todo lo verdadero, en todo lo que es digno de respeto, en todo lo recto, en todo lo puro, en todo lo agradable, en todo lo que tiene buena fama. Piensen en toda clase de virtudes, en todo lo que merece alabanza. Filipenses 4:8.

Y como sabes, pensamientos nobles,  bondadosos, apacibles van a propiciar emociones controladas por aquellas virtudes.

Y una emoción controlada por tus virtudes no hace daño, a ti, ni a quienes te generan esas reacciones. Te va a seguir enojando las injusticias, las agresiones, las ofensas, pero tu reacción será constructiva, moderada, dirigida a propiciar cambios en el otro; o evitar confrontaciones peligrosas.

De ahí dos grandes consejos de la Escritura:

Si se enojan, no pequen; que el enojo no les dure todo el día. Efesios 4:26. DHH

La respuesta amable calma el enojo; la respuesta violenta lo excita más. Proverbios 15:1. DHH

Comenzamos este escrito afirmando que el cambio de pensamiento es una estrategia para cambiar un comportamiento indeseado, que también puedes denominar defecto de carácter; y te hemos propuestos dos estrategias basadas en la Palabra:

Primera: Autocontrol de las emociones, según Gálatas 5:22-23. Es decir dominio propio.

Segunda: Erradicar o neutralizar las reacciones negativas mediante un cambio en la manera de penar, según Romanos 12:2 DHH: “Cambia tu manera de pensar y cambiará tu manera de vivir.”

Ahora es el momento de tomar una determinación que va a cambiar tu vida para siempre: Decide cambiar tu manera de pensar.

Importante: Hay “defectos de carácter”, o comportamientos indeseables cuyo origen está relacionado con traumas o experiencias negativas vividas en la niñez; o falsas creencias aprendidas; que están contenidas en el inconsciente. Por ejemplo la mitomanía, cleptomanía, las  adiciones al sexo o a la pornografía; entre otras más sutiles que tú sabes. En tal caso es necesario acudir a consulta con un psicólogo o psiquiatra para el debido tratamiento. No temas, la salud mental es un derecho y un deber.

También tienes el recurso de la “sanidad Divina”, que es un aspecto de la realidad espiritual, en tal caso la Biblia te ofrece la pauta, acude a tu consejero espiritual, un sacerdote o un pastor. Ellos te pueden orientar al respecto.

Si necesitas más orientaciones sobre lo aquí expuesto, escríbeme.

Ila0511@yahoo.com

Fuente:

  • Biblia: Versión DHH, tomada de www.biblegateway.org,
  • Conceptos: Wikipedia,
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google.

EUA, TRUMP, EL IMPERIO DE LA BESTIA Y LOS PROFETAS DE HOY

Cuando ocurren hechos de relevancia mundial como un terremoto, alguna tragedia, el advenimiento de un nuevo siglo o eventos políticos de gran trascendencia, es frecuente que surjan profetas anunciando la cercanía del fin del mundo y de inmediato echan mano del Apocalipsis para fundamentar sus predicciones.

Resultado de imagen para cataclismos

Esta vez el triunfo de Donald Trump y  sus ejecuciones han avivado el espíritu profético de algunos predicadores quienes acaparan audiencia en aquella población ansiosa de conocer el desenvolvimiento del actual estado de cosas.

En escritos anteriores hemos tratado el tema relacionado con el rapto y el milenio asociados al magnate quien preside a los Estados Unidos. Ahora vamos a considerar algunas afirmaciones de ciertos predicadores en el sentido de que con Trump al frente de aquella nación se adelanta el surgimiento de la bestia descrita en Apocalipsis, bestia que representa a un imperio mundial.

Sobre este imperio que gobernará al mundo se tejen diversas conjeturas, desde hace muchos años se menciona la existencia de sociedades secretas que aparentemente están ejerciendo dominio sobre las naciones del mundo desde una posición de poder anónima, controlando desde allí las grandes decisiones en el orden político, social y económico de cualquier país.

Resultado de imagen para nuevo orden mundial

De igual modo se habla que tal poder en las sombras prepara un Nuevo Orden Mundial, es decir aquella bestia descrita en Apocalipsis. Vamos a ver lo que dice el libro de Apocalipsis para darnos una idea del significado de tal predicción.

1 Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo. 2 Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad. 3 Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia, 4 y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?

Al visualizar las imágenes que describe el autor viene a la mente aquellas figuras típicas de los cuentos de hadas, algunas inspiradas en la mitología griega, que a su vez deviene de culturas ancestrales como la sumeria.

El texto anterior describe dos monstruos horribles. El primero es una bestia que tiene siete cabezas y diez cuernos, para aumentar la idea de su fealdad se dice que tiene cuerpo de leopardo, pies de oso y boca semejante a un león. Es realmente una imagen horrible que asombra y atemoriza.

Imagen relacionada

Imagen popular de “la bestia”

El otro monstruo es un dragón. Los dragones son igualmente visualizados como engendros feos, atemorizantes y peligrosos porque además lanzan fuego por su boca.

Eso es lo que nuestra imaginación supone en razón de la asociación que hacemos con las figuras de los cuentos de hadas y las escenas mostradas en las grandes producciones cinematográficas. Pero el escritor no está viendo aquellas bestias sino usando un recurso literario para describir procesos sociopolíticos a escala mundial. El autor usa un estilo literario denominado “apocalíptico” que está cargado de metáforas, símiles, símbolos; un lenguaje codificado que los lectores originales entienden con facilidad.

Vamos a analizar la escena.

  • Me paré sobre la arena del mar,
  • Vi subir del mar una bestia,
  • Tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas;
  • Sobre sus cabezas, un nombre blasfemo,
  • La bestia era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león,
  • Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad.

Ahora interpretemos las figuras.

“Me paré a la orilla del mar”: se sabe que el escritor, el apóstol Juan estaba confinado en la isla de Patmos, Apocalipsis 1:9, este dato se interpreta como que el escritor se encuentra parado sobre las arenas de una playa en aquella isla donde está confinado. Sin embargo ese “mar” se usa como símbolo de algo, representa otra cosa. Veamos a continuación lo que significa.

“Vi subir del mar una bestia”: Algunos eruditos interpretan este dato como que la bestia es una potencia naval, o que está ubicada a la orilla del mar. El imperio Griego y Romano lo fueron en su momento; hoy lo es los Estados Unidos de Norteamérica; entonces algunos profetas asumen que aquel país es la bestia.

Pero no es lo que originalmente quiere decir el escritor. Él se refiere a otro aspecto de la realidad. ¿Cómo interpretar lo que significan estas palabras? Necesitamos saber que para interpretar a la Sagrada Escritura son necesarias tres condiciones: Recibir la revelación divina inspirada por el Espíritu Santo a partir de la Sagrada Escritura; aceptar que la Biblia se interpreta a sí misma; y, tener una perspectiva general de la Sagrada Escritura. Esto evita las especulaciones.

¿Qué significa que la bestia sube de las aguas del mar? Veamos que significa esta imagen en Apocalipsis, leamos 17:1 y 17:15. Significa que la bestia surge de entre los pueblos, de las naciones del mundo. Entonces nos es una nación, sino un gobierno mundial. Más adelante se describe este gobierno mundial.

Por lo tanto cuando Juan dice “Me paré a la orilla del mar”, nos comunica que observando el panorama mundial se da cuenta de que ocurren aquellos procesos que dan lugar al surgimiento del Imperio Mundial y lo describe; tal y como los politólogos describen los fenómenos socio-políticos en la actualidad desde su perspectiva.

“Tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas”. Para interpretar estas figuras necesitamos conocer el lenguaje simbólico utilizado. Hay cuatro símbolos: las expresiones “siete”, “cabezas”, cuernos”, diademas”. ¿Qué significan?

Siete: Algo completo, como los siete días de la semana, Génesis 2:1-3.

Cabeza: Gobierno, autoridad, mando, Deuteronomio 28:13; Daniel 2:38; Colosenses 1:18 y 2:10.

Diez: Algo completo humanamente hablando, responsabilidad humana, diez dedos de las manos, diez de los pies; los diez mandamientos.

Cuerno: Poder, dominio, Daniel 8:4.

Diadema: enaltecer, engrandecer, enorgullecer, exaltar, distinguir, encomiar, alabar, elogiar, ensalzar, honrar, Zacarías 9:16.

Uniendo todas las imágenes nos damos cuenta de que Juan no está viendo un monstruo, sino describiendo un fenómeno sociopolítico: que surge entre las naciones un gobierno mundial (siete cabezas) que tiene poder absoluto sobre las naciones de la tierra (los diez cuernos) y que  ostenta una gloria total (las diez diademas). Es un gobierno semejante a la ONU pero con poder económico, político y militar absoluto. El denominado Nuevo Orden Mundial, con un Presidente, Primer Ministro o Monarca ejerciendo autoridad total. Semejante a uno de los cuatro Imperios Mundiales antiguos, pero este abarca a todas las naciones de la tierra.

Resultado de imagen para onu

Como la ONU pero con poder sobre toda la tierra.

Sigamos la interpretación.

“Sobre sus cabezas, un nombre blasfemo”, ¿Qué es una blasfemia en la Biblia? Hacerse pasar por Dios, o asumir actuar en nombre de Dios, siendo falso, Juan 10:33. El nombre blasfemo es describirse como de origen Divino.

“La bestia era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. ¿Qué simbolizan estas figuras? Vamos a Daniel 7:1-7. En ese texto se describe cuatro bestias que suben del mar, 7:3.

La primera es un León, 7:4, la segunda un oso, 7:5, tercera, un leopardo, 7:6, y la cuarta, una espantosa y terrible, 7:7. En la interpretación del sueño se le dice a Daniel que aquellos animales representan cuatro reinos, 7:17, o cuatro Imperios Mundiales que son: Imperio Babilónico, Imperio Persa, Imperio Griego e Imperio Romano. Todos ellos usados por Dios para sus fines.

Esta visión es semejante a la estatua del sueño de Nabucodonosor descrita en Daniel capítulo dos en el que se muestra una estatua con cabeza de oro, pecho y brazos de plata, vientre y muslos de bronce, piernas de hierro, y pies de hierro y barro cocido; representando así los cuatro imperios mundiales antes mencionados; más otro por levantarse.

Si eres buen observador notarás que en la cita de Apocalipsis se describe la apariencia de la bestia de manera inversa a como aparecen en Daniel dos y siete, ¿Por qué? Para destacar que la bestia es heredera del antiguo sistema político-religioso babilónico. Por eso tiene boca “como como boca de león”; el león es el Imperio Babilónico. Es decir se manifiesta como el Imperio Babilónico en sus mejores momentos.

En la descripción de Apocalipsis falta una bestia, la cuarta, ¿Por qué no se menciona? Porque es precisamente la que está describiendo como la que surge del mar. Es el Imperio Romano Renovado. Tampoco se menciona el Imperio de los pies de hierro mezclado con barro cocido; ese imperio surgira mediante la alianza de “la bestia”, la parte de hierro, con un sistema religioso, el barro cocido, que aparece más adelante en Apocalipsis.

Entonces la bestia que surge del mar, no es un feo animal, sino la descripción de un proceso, actualmente en pleno desarrollo, que culminará en un supra poder mundial. Es decir un gobierno mundial que surge por acuerdo de las grandes potencias: Los Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia, China, los países Islámicos e Israel se unirán en una gran alianza para establecer un Gobierno Mundial con sede en una ciudad que se deja entrever en Apocalipsis.

Resultado de imagen para onu

Esta bestia, el hierro, Gobierno Mundial, hará alianza con “la Gran Ramera”, el barro cocido, mostrada en Apocalipsis 17:3-5, y conformarán un Imperio Político-Religioso, semejante al Babilónico; una imagen desvirtuada de la Teocracia Hebrea, en la que Jehová era el Monarca.

“Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad.”

Ahora aparece un dragón, ¿Qué simboliza esta figura? Vamos a identificar al Dragón, leamos Apocalipsis 12:9. En ese texto se nos revela que el dragón es Satanás, el diablo. ¿Qué papel juega Satanás en este relato? Que tras aquella “bestia”, el Imperio Mundial, se encuentra Satanás impulsándole; y cuando se constituya le concederá poder y autoridad, la misma que le ha sido concedida, Lucas 4:6.

¿Qué nos revela el texto en estudio? Que hacia el final de los tiempos, surgirá de entre los gobiernos del mundo un Imperio Mundial que ejercerá dominio sobre todas las naciones de la Tierra, a semejanza del Imperio Romano, más fuerte y cruel, impulsado por influencia de Satanás. Ese Imperio Mundial reproducirá el antiguo sistema político-religioso babilónico.

Resultado de imagen para el dragon y la bestia de apocalipsis

El dragón real no es tan horrible, al contrario es seductor.

Los días de este Imperio Mundial serán de gran tribulación para los creyentes porque aquel sistema impondrá algunas prácticas contrarias a la fe y devoción inspiradas en la Sagrada Escritura.

¿Es la bestia los Estados Unidos de Norteamérica? ¿Es Trum su impulsor? A la luz de la Sagrada Escritura los Estados Unidos no es la bestia porque para serlo debería tener poder absoluto en el orden político, económico y militar sobre todas las Naciones de la Tierra; eso no está ocurriendo, ni se vislumbra a mediano plazo. Lo que ciertamente hará es formar parte de la coalición de Naciones promotoras del Gobierno Mundial.

Respecto de Donald Trump no se revela, hasta este momento, como gestor de una bestia; al contrario está fortaleciendo el retorno a las raíces de su Nación, que como sabemos están basadas en las Sagradas Escrituras.

Finalmente consideremos dos interrogantes:

¿Se levantan los gobiernos por determinación humana, impulsados por algún poder maligno?

¿Qué hacer ante esta avalancha de profecías sobre los tiempos del fin?

Hagamos una breve exposición sobre ambas.

Reflexionemos sobre la primera. Los gobiernos, tanto como muchos otros hechos que acontecen en el mundo, son determinados, controlados o permitidos por Dios. Nada escapa de su dominio. El Señor Jesucristo en este sentido expresó que ni siquiera un pájaro “cae a tierra sin vuestro Padre”, Mateo 10:39, es decir sin que Dios lo sepa. Por otra parte, cuando Pilato interrogaba a Jesús, en un momento de la conversación el gobernador romano le dijo: “¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para crucificarte, y que tengo autoridad para soltarte? A lo que Jesús respondió: “Ninguna autoridad tendrías contra mí, si no te fuese dada de arriba” Juan 19:10-11.

Cuando Nabucodonosor, rey de Babilonia, tuvo el recordado sueño de la estatua, pide a Daniel que interprete dicha visión. Al hacerlo Daniel dice a Nabucodonosor:

37 Tú, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad. 38 Y dondequiera que habitan hijos de hombres, bestias del campo y aves del cielo, él los ha entregado en tu mano, y te ha dado el dominio sobre todo; tú eres aquella cabeza de oro. 39 Y después de ti se levantará otro reino inferior al tuyo; y luego un tercer reino de bronce, el cual dominará sobre toda la tierra. 40 Y el cuarto reino será fuerte como hierro; y como el hierro desmenuza y rompe todas las cosas, desmenuzará y quebrantará todo. Daniel 2:37-40.

Se refiere Daniel a que Dios ha conducido los cuatro imperios mencionados, el babilonio, el persa, el griego y el romano; todos surgieron  por voluntad divina. Tales reinos cayeron, sin embargo en aquel sueño se anticipa dos gobiernos futuros. Veamos:

41 Y lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, será un reino dividido; mas habrá en él algo de la fuerza del hierro, así como viste hierro mezclado con barro cocido. 42 Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, el reino será en parte fuerte, y en parte frágil. 43 Así como viste el hierro mezclado con barro, se mezclarán por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro.

Estas palabras proféticas anuncian un imperio por venir, el de los pies de hierro mezclado con barro cocido. Este reino es el formado por “la bestia” de Apocalipsis 13, que como indicamos antes representa al imperio romano renovado, un Gobierno Mundial, la parte de hierro; recuerda que el hierro representa al imperio romano (las piernas de hierro de la estatua del sueño de Nabucodonosor); en alianza, mezclado, con el barro cocido que en Apocalipsis se representa con la figura de “la gran ramera”, un sistema religioso abominable.

Los capítulos 17 y 18 de Apocalipsis se refieren a esta alianza malévola, la cual se destaca en  la siguiente figura:

3 Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos. 4 Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación. Apocalipsis 17:3-4.

Allí se ve al sistema abominable, la gran ramera, cabalgando a la bestia escarlata, el Gobierno Mundial. Uno utiliza al otro para gobernar al mundo. Es lo que anteriormente se menciona como un gobierno político-religioso, semejante al antiguo sistema babilónico de gobierno.

Resultado de imagen para la gran ramera

Un sistema religioso aliado del Imperio Mundial.

Pero eso no queda allí, Daniel vislumbra otro gobierno, veámoslo:

44 Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre, 45 de la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro. El gran Dios ha mostrado al rey lo que ha de acontecer en lo por venir; y el sueño es verdadero, y fiel su interpretación.

Así  se anticipa el Reino Eterno de Jesucristo, el cual se inició en su primera venida, Marcos 1:14-15,  y será consumado luego de su Segunda Venida. Como se muestra en los dos últimos capítulos del libro de Apocalipsis.

De manera que todos los gobiernos del mundo son levantados, o permitidos, por Dios, según sus propósitos.

Vamos ahora con la segunda pregunta final: ¿Qué hacer ante esta avalancha de profecías sobre los tiempos del fin? A este respecto ten en cuenta  dos grandes advertencias de Jesucristo, que son:

Primera: “7 Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; 8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. Hechos 1:7-8.

Es decir, antes de indagar sobre los tiempos del fin hay que dar prioridad a la proclamación del evangelio de Jesucristo, dar testimonio de su obra redentora. Eso es lo que hay que hacer diligentemente.

Segunda: “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí”, Juan 5:39.

Para una comprensión apegada a lo que dice la Sagrada Escritura hay que escudriñar principalmente en ella. Hay que estudiar la Biblia para comprender su contenido. Es habitual que para estudiar un texto de la Biblia se acude a los libros de teología, a los comentarios bíblicos, o a los diccionarios. Eso no es estudio bíblico, eso es estudiar la interpretación de un escritor, porque el estudio bíblico no es más que eso que lees: “estudio bíblico. No estamos en contra de ir a los libros, porque ellos nos enriquecen intelectualmente, nuestra insistencia es “volver a la Biblia” porque solo ella tiene poder para transformar vidas. No en vano Pablo le escribe a Timoteo:

14 Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; 15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. 16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.  2 Timoteo 3:14-17.

La cita es clara, no deja lugar a dudas. Pablo nos está recomendando acudir a la Sagrada Escritura directamente para obtener los beneficios allí mencionados. Lee las últimas seis palabras de la cita, la última frase, ¿Qué se afirma en ellas? ¿Qué beneficios obtienes cuando se “persiste” en lo aprendido? ¿Para qué es útil la Sagrada Escritura? ¿Qué te prepara para toda buena obra?

En conclusión. ¿Cuándo aparecerá aquella bestia de Apocalipsis 13, el Imperio Mundial? Aún no está claramente definido pero hay indicio de un reordenamiento mundial, tales como la globalización, y el establecimiento de organismos de alcance mundial: La ONU, el Banco Mundial; así como organismos regionales: la Unión Europea, la OTAN, el MERCOSUR; instituciones que son el embrión de un Gobierno Mundial.

Cuando aquello ocurra, es un suceso que si anuncia la inminencia de la Segunda Venida de Jesucristo.

Como Juan al final de Apocalipsis clamamos: “Si, ven, Señor Jesús”, Apocalipsis 21:20.

Amen.

Fuente:

EL ARTE DE POSPONER Y SUS RESULTADOS

Vamos a realizar un sencillo ejercicio mental, se trata de que leas unas preguntas, visualizas las escenas que te sugieren dichas preguntas, y luego imagina las respuestas.

Resultado de imagen para preguntas

Culminado el ejercicio tal vez obtengas un diagnóstico que propiciará combios positivos en tu vida.

Comencemos.

¿Con frecuencia te ocurre que tienes una actividad pendiente por cumplir y repentinamente surge algo que te impide realizarla?

Recuerda que tienes que visualizar la pregunta, luego la respuesta.

¿A veces pospones tareas poco placenteras para dedicarte a otra que te agrada, y la haces con entusiasmo?

¿Tienes un proyecto pendiente que no has iniciado porque te ocupas en otras prioridades?

¿Hay una decisión importante que necesitas tomar y cuando lo vas a hacer algo te impide tomarla?

¿Piensas que las cosas serán mejor mañana?

¿A qué conclusiones llegas con este ejercicio, dice algo sobre ti?

Si con frecuencia te suceden aquellas eventualidades es probable que experimentes una sensación de agotamiento, insatisfacción, intranquilidad, y una tendencia a padecer dolores de cabeza, alergias, gripe, dolores musculares, “malestar general”.

¿A veces te sientes frustrado? Irritable, de mal genio y ycon frecuencia explota tu enojo?

¿Ya tienes una idea de lo que te esta sucediendo?

Visualiza aquella tarea pendiente, esa que estás posponiendo. Imagínate dejándola a un lado y en su lugar haces otra.  ¿Como te sientes al pensar en ese algo que nos has hecho? ¿Que sensaciones experimentas haciendo la “otra cosa?

Lo que ocurre es que la tendencia a posponer las cosas produce aquel “malestar general” porque sabes que hay “algo” en tu vida pendiente por realizar. Y ese algo pendiente genera un cierto grado de desequilibrio emocional que necesita ser canalizado de alguna manera.

Entonces el cerebro, ese órgano maravilloso donde reside tu razonamiento lógico, inteligencia, sabiduría y almacena los recuerdos, reacciona automáticamente para canalizar el desequilibrio; por lo tanto genera algunos mecanismos compensatorios con el objeto de lograr el necesario equilibrio emocional; proceso que genera aquellos “malestares”.

A los malestares generales tratas de superar con analgésicos, que surten efectos transitorios porque aquellos se disipan cuando resuelves sus verdaderas causas: realizar aquella tarea que pospones.

La tendencia de “no hagas hoy lo que puedes hacer mañana”, puede convertirse en un trastorno de conducta que los expertos denominan procrastinación.

Resultado de imagen para posponer

La procrastinación, que significa postergar o posponer, es el hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras actividades irrelevantes o más agradables.

El término se aplica a la sensación de ansiedad que produce una tarea pendiente sin tener fuerza de voluntad para concluirla. El acto que se pospone se percibe como abrumador, desafiante, inquietante, peligroso, difícil, tedioso o aburrido, es decir, estresante, por lo cual se autojustifica posponerlo para el futuro; en este caso lo importante es supeditado a lo urgente.

La procrastinación como síndrome que evade asumir responsabilidades posponiendo tareas puede llevar al individuo a refugiarse en actividades ajenas a sus metas. La costumbre de posponer, si bien no se ha demostrado cabalmente, puede generar dependencia de diversos elementos externos, tales como navegar en Internet, leer libros, salir de compras, comer compulsivamente o dejarse absorber en exceso por la rutina laboral, entre otras, como pretexto para evadir alguna responsabilidad, acción o decisión.

La procrastinación te impulsa a posponer las cosas para mañana, un mañana que nunca llaga.

Existen dos tipos de individuos que ejecutan esta acción:

Procrastinadores eventuales, cuya actitud evasiva no se repite habitualmente.     Procrastinadores crónicos, cuya conducta evasiva es constante y repetida en el tiempo.

También existe el llamado “síndrome del estudiante”. Referido a que algunos estudiantes posponen la entrega de sus trabajos hasta el último minuto de la fecha límite o estudian el día antes del examen, conducta que está presente también en otros grupos sociales: en la fecha límite para pagar los impuestos, ese trámite se deja hasta el último momento. Asimismo, es una conducta procrastinativa la que consiste en coleccionar muchas opciones como excusa para no decidirse por alguna en concreto.

La procrastinación es un problema de organización del tiempo. Su solución consiste en lograr una adecuada organización del mismo, concentrándose en realizar las tareas importantes que tienen un plazo de cumplimiento más cercano.

Quien pospone o procrastina una decisión, por no sentirse preparado, esperando que todo se resuelva por sí solo, generalmente dice que lo hará después “… en cuanto tenga tiempo”, con lo que realmente está es evadiendo.

¿Cómo superar el hábito de posponer?

  • Adopta el hábito de realizar las tareas en su momento.
  • Vive el presente.
  • Internaliza como filosofía de vida “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”,

Pon en práctica el consejo de la Sagrada Escritura:

Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas. Eclesiastés 9:10.

Deja de posponer, tendrás muchos éxitos y serás feliz.

Fuente:

DONALD TRUMP, LAS PROFECIAS Y EL RAPTO

Lo que sucede políticamente en los Estados Unidos siempre ha suscitado grandes expectativas a nivel mundial. El hecho de ser una potencia concentra atención internacionalmente.

Por ello el triunfo de Trump, su investidura como Presidente, tanto como sus declaraciones han generado un sinfín de apreciaciones, incluso en el ámbito teológico ya que han surgido algunos predicadores asociando aquellos eventos como señales de la Segunda Venida de Jesucristo.

Resultado de imagen para segunda venida

En las redes sociales y en Internet circulan mensajes y disertaciones en las que se pregona que es inminente la restauración de Israel, la aparición del Anticristo, el auge del Imperio Mundial y su asociación con la Gran Ramera, así como el advenimiento del Milenio, y el Rapto de la Iglesia.

La asociación entre Trumpo el Rapto de la Iglesia y la inminencia del milenio, en algunos causa asombro, temor en otros. El tema del rapto y del milenio merecen capítulo aparte, sin embargo hagamos algunas consideraciones.

Primero sobre el rapto. En los libros de teología se dice una cosa sobre este tema, en la Biblia otra muy distinta.

Lo que dicen los libros: No hay acuerdo cuando será el rapto. Hay una variedad de interpretaciones, algunas contradicen a las otras. No hay espacio para describir las variadas creencias sobre el rapto. Lo que si afirmo es que una de ellas es correcta, las demás erradas.

Que dice la Biblia sobre el rapto:

En Apocalipsis no aparece la palabra rapto, ni un evento que se le parezca según las reglas de interpretación. Lo más parecido a un “rapto” es el llamado que se le hace a “los dos testigos” para ascender al cielo, Apocalipsis 11:12; o el que se le hace a Juan para presenciar “el día del Señor, Apocalipsis 4:1. Aparte de esos hechos no hay otros similares para asociarles a un “rapto”.

Resultado de imagen para el rapto de la iglesia

¿Dónde nace el concepto de “rapto”? De los escritos de Pablo, concretamente en 1 Tesalonicenses 4:16-17:

16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

Observa la secuencia:

Primero: El Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo,

Segundo: Los muertos en Cristo resucitarán primero,

Tercero: Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire,

Cuarto: Y así estaremos siempre con el Señor.

¿Cuándo es el arrebatamiento o rapto? Después que Cristo venga.

¿Qué dice Cristo al respecto? Leamos Mateo 24:30-31.

30 Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. 31 Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.

Observa:

Primero: El Hijo del Hombre (Jesucristo) viene sobre las nubes,

Segundo: Se envía a los ángeles al sonido de la trompeta,

Tercero: Los ángeles juntan a los escogidos de cualquier lugar del mundo.

En palabras de Jesucristo “juntar” equivale a “arrebatar”. Y son los ángeles encargados de reunir a los escogidos.

Esta idea se repite en Mateo 25:31-32 al referirse al juicio final. En este texto se reitera que Jesucristo viene primero y luego “apartará” a las ovejas de los cabritos.

Pablo lo que hace es describir la secuencia que Cristo establece, usando sus propias palabras. Entonces Pablo usa el término “arrebatar”, en lugar de “juntar”, o “apartar” que Jesucristo utiliza en sus explicaciones sobre el tiempo del fin. Así pues arrebatar, juntar o apartar se refieren al mismo hecho que ocurrirá después de la Segunda Venida de Cristo.

Eso es lo que la Escritura afirma sobre el “rapto”, los libros de teología ofrecen una variedad de interpretaciones, en las que unas contradicen a otras. Cualquiera es libre de adoptar una posición, más las cosas ocurrirán como afirma la Escritura y no como quieren los grandes teólogos.

Si tienes tiempo y ganas, sigamos con el Milenio.

La expresión “milenio” o “reino milenial” no aparece en la Biblia. Tan solo se menciona una vez en la Escritura la realidad de un período de mil años, es en Apocalipsis 20:1-3. Sin embargo es en el verso cuatro de donde se extrae la idea de un reino milenial. Leamos el texto:

4 Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Apocalipsis 20:4.

Analicemos el texto:

Primero: Vi tronos,

Segundo: Se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar,

Tercero: Vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos,

Cuarto: Vivieron y reinaron con Cristo mil años.

Interpretación:

Primero: Vi tronos, ¿Qué significa? En Apocalipsis la palabra “trono” aparece 36 veces (versión RVR60), de las cuales solo tres se refieren a tronos relacionados con Satanás o la Bestia (2:13, 13:2, 16:10), el resto, 33 veces, cada vez que se usa la palabra “trono”, éste se encuentra en el Cielo, no en la tierra. Ya esto es una clave de interpretación.

Segundo: Se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar. ¿Quién o quienes juzgarán a los hombres? Aun cuando en algunos textos se menciona que los cristianos van a juzgar, la Biblia afirma categóricamente cuando y quien juzga a los hombres: El hombre es juzgado mientras vive, Juan 3:18; ¿Quién le juzga? La Palabra de Cristo, Juan 12:18. ¿Qué ocurrirá el día del Juicio Final? No hay juicio como tal, solo se dicta la sentencia, Apocalipsis 20:11-15.

Resultado de imagen para el trono de dios

¿Tienen los creyentes facultad de juzgar? Los creyentes en la medida que confrontan a la humanidad con la Palabra propician el juicio, pues cada uno acepta o rechaza a Jesucristo. Esto define el destino del hombre.

Tercero: Vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús… ¿A dónde van las almas de los seguidores de Jesús cuando mueren? Desde Génesis 25:7 cada vez que se menciona la muerte de un justo se afirma que es reunido con su pueblo, es decir en el cielo. Jesús mismo luego de resucitar “asciende al cielo”.

Cuarto: Vivieron y reinaron con Cristo mil años. ¿Qué significa? Observa que se afirma “vivieron” porque mueren en la tierra decapitados pero viven en el cielo. Es un mensaje de consuelo y esperanza para quienes padecen tribulaciones en la tierra: “NO van a morir” aunque sean martirizados.

Reinaron con Cristo mil años, ¿Cómo interpretar estas palabras? Que quienes mueren reinan en el cielo con Cristo eternamente. ¿Cómo llegar a esta interpretación? Si fuese un reinado en la tierra el autor habría escrito: “resucitaron y reinaron con Cristo mil años”. Se resucita en la tierra, no en el cielo. Al cielo se va “arrebatado”, “llamado”, “transportado”.

¿Por qué afirmar que no es mil años sino eternamente? Porque el reino mesiánico tal como se prometió a David es eterno, 2 Samuel 7:12-17, en esta promesa se refiere en primer lugar a su hijo Salomón como heredero del trono, pero también al reinado eterno del Mesías, descendiente de David. Por otro lado Jesús estableció en la tierra el reinado que ya poseía “desde el principio”, Marcos 1:14-15. Cuando Jesús regrese no va a establecer un reino en la tierra, lo va a consumar en “cielo nuevo y tierra nueva”.

¿Qué significa mil años? Es una cifra simbólica para identificar un número infinito. Mil es tres veces diez, y el número diez se refiere a algo completo humanamente hablando. Entonces 10x10x10 significa algo infinito. Como cuando Jesús dijo que hay que perdonar setenta veces siete (10x7x7), infinitas veces. Jesús usa dos cifras simbólicas el diez y el siete.

¿Qué significa el reinado de Cristo de mil años con los mártires) Se refiere a su reinado eterno. El reina desde antes de la fundación del mundo.

El milenio, tal y como se enseña en los libros de teología,  es una interpretación de algunos eruditos que reproducen la esperanza de los judíos de la venida del Mesías libertador para restablecer la Monarquía Hebrea con un sucesor de David en el trono. Pero aquello no sucederá ya que el Mesías vino y “los suyos no le recibieron…”, Juan 1:11.

Por otro lado Jesús ya reina y gobierna desde el Cielo, y rige nuestras vidas con su Palabra. En realidad estamos viviendo el milenio que corre hasta su Segunda Venida, momento en que “consumara el reino”.

Estos temas los trato en mi libro Misterios Revelados del Apocalipsis, pronto a aparecer.

Volviendo al tema de los predicadores y su asociación de las últimas cosas con la presidencia de Donald Trump, es conveniente significar cuanto sigue.

Cuando oyes aquellas predicaciones proféticas y lees los pronunciamientos de tales predicadores, se aprecia que poseen un profundo conocimiento de los planteamientos de los grandes teólogos que en el pasado hicieron sus interpretaciones de lo que propusieron los padres de la Iglesia acerca de los tiempos del fin; y poca exegesis y hermenéutica bíblicas.

La idea de un reino milenial es ancestral. Ya en el Segundo Siglo de nuestra era se hablaba de tal doctrina. Justino Mártir, uno de los padres de la Iglesia, a mediados del segundo siglo escribió: 

Hubo un cierto hombre con nosotros, cuyo nombre era Juan, uno de los apóstoles de Cristo, quien profetizó, con una revelación que le fue dada, que los que creyeron en nuestro Cristo morarían mil años en Jerusalén; y que de allí en adelante tendría lugar la resurrección general y eterna y el juicio final de todos los hombres. Cita que se lee en “Dialogo con Trifón”.  Capítulo 81.

Justino añadió algo de su cosecha, o repitió lo que alguien añadió a Apocalipsis 20:4: que los creyentes en Cristo morarían mil años “en Jerusalén”. Ciudad que no se menciona en el texto de Apocalipsis, pero es una esperanza de los judíos y de muchos cristianos.

Es decir los predicadores del presente fundamentan su teología en lo que dicen otros teólogos en sus libros, y no van a los escritos sagrados. Es lo que se denomina teología libresca, la cual lo que hace es repetir lo que algún erudito dijo; y como aquel erudito hace muchas referencias en sus escritos a otros autores se cree que posee autoridad. La debilidad de este método de hacer teología es que si aquel erudito erró en su interpretación, los subsiguientes que se fundamentan en sus ponencias repiten el error porque no van a la Biblia.

El verdadero teólogo va primero a la fuente, se entrevista con el autor, Dios; y luego acude a la Biblia que es la revelación dada por el Autor. Es el método de Moisés, primero tiene un encuentro personal con Dios, luego oye lo que Dios le instruye que posteriormente plasma en un escrito.

Además de la teología libresca, hay otra metodología al tratar los temas escatológicos. La denomino escritores de bibliaficción porque plantean acontecimientos que trascienden la lógica bíblica y la razón humana.

Temas como “los dos testigos”, “el anticristo”, “la gran ramera”, “el rapto”, y “el milenio”, el “seis seiscientos sesenta y seis” son tratados como las grandes producciones cinematográficas de ciencia ficción, impregnada además con la mitología griega.

Y lo más grave es que se deja correr la idea de que algunos libros de revelaciones son difíciles de interpretar; o se les da un tono de obras terroríficas que alejan al creyente de un estudio sistemático de aquella preciosa y fascinante literatura.

No estoy negando el valor de los libros, ni de los aportes de los grandes hombres de Dios que hicieron interpretaciones enmarcadas en su momento histórico, en su realidad; que por cierto es muy diferente a la nuestra. De aquellos grandes escritores he obtenido confirmación de que mi interpretación de cierto texto es correcta, porque primero voy al texto luego a los libros; otras veces he descubierto errores de interpretación en algunos autores. En ambos casos hay una satisfacción íntima de encontrarte personalmente con la verdad.

¿Qué viene a tu mente cuando lees que Jesús vivió en Palestina? ¿Qué piensas cuando alguien afirma que luego de la ascensión de Jesús los Apóstoles practicaban el judaísmo? ¿Cómo recibes aquello de que moisés fue judío?

Con todo respeto y consideración les digo: “Erráis ignorando las escrituras…”

Es tiempo de volver a la Biblia para hacer teología y ponerla en practica, fundamentalmente.

Fuente:

  • Misterio Revelados del Apocalipsis,
  • Conceptos y datos históricos: Wikipedia,
  • Biblia: Versión RVR60, tomada de http://www.biblegateway.org,
  • Imágenes: Google.

EN VENEZUELA NO HAY CRISIS, SE IMPONE UN SISTEMA

Las expectativas sobre lo que sucederá durante el 2017 en Venezuela son cada vez peores, se pensaba haber llegado al fondo, sin embargo la realidad indica que aún se desciende hacia aquel incierto lugar. Persiste una situación desesperada y desesperanzadora.

Resultado de imagen para crisis venezolana

Los expertos han hecho muchos análisis sobre el origen de tal caótica situación, y se ha planteado innumerables estrategias sobre cómo abordar y resolver esta crisis horrorosa.

El pueblo de Dios, inmerso en el caos, no cesa de elevar plegarias y hacer llamados para clamar por una intervención Divina que resuelva este estado de cosas. Los templos, y las redes sociales son escenarios de tales llamados pidiendo acción a Dios.

Surgen preguntas: ¿Por qué Dios permite este estado de cosas? ¿Por qué no interviene y pone orden en Venezuela? ¿Por qué no responde el clamor de sus hijos? Seguramente tienes más interrogantes apreciado lector. Muchas preguntas, pocas respuestas.

Vamos a situar la crisis venezolana en su contexto real.

Lo que nosotros llamamos crisis en realidad es la aplicación de un sistema ideológico denominado Socialismo del Siglo XXI, cuyo objeto es establecer una economía tal y como la estamos experimentando. Un capitalismo de Estado, donde éste tiene el control absoluto del aparato productivo. Es decir, no hay empresa privada, no hay libre oferta y demanda. Se eliminan las clases, para igualarlas. De ahí el acoso a la clase media para establecer una igualdad con la denominada desposeída. En sencillas palabras el partido de gobierno se ha propuesto establecer en Venezuela el sistema comunista, inspirado en los ideales marxistas. Esa es la realidad.

Resultado de imagen para socialismo del siglo xxi

Lo que denominamos crisis es el exitoso avance a ese sistema de gobierno. Ahora esto no se ha hecho a espaldas del pueblo. Desde el principio los impulsores del Socialismo del Siglo XXI han declarado honestos, francos, diáfanos cuales son sus propósitos. Y ellos tienen el derecho moral y constitucional para hacerlo.

El sistema comunista que se establece en Venezuela no ha llegado en forma impuesta, ni de manera engañosa, como ha sucedido en otros países, que se establece mediante un golpe de estado, o como resultado de una guerra. En Venezuela el Socialismo del Siglo XXI llega gracias a los votos del pueblo, que es su aval para mantenerse en el poder. El actual presidente no lo es porque él se impuso, ni dio un golpe. Obtuvo la presidencia con el voto de la mayoría del pueblo venezolano. Aun cuando se piense que hubo fraude, recuerde que la oposición tuvo representación en todas y cada una de las mesas electorales, así que si hubo fraude, entonces ese fraude fue avalado por los testigos de mesa.

Quienes hemos sido parte de la maquinaria electoral sabemos que luego de cerradas las urnas, se sellan a la vista de todos los presentes, y luego el 51% de las urnas se eligen para abrirlas en presencia de los testigos y se cuenta cada voto emitido. El fraude siempre es posible pero necesariamente es conocido y aceptado por los dirigentes de la oposición, que en el peor de los casos son cómplices entonces.

Hago estas reflexiones para insistir que el Socialismo del Siglo XXI se impone porque una mayoría lo avala con sus votos.

Ahora analicemos la realidad de la oposición y de la sociedad civil.

Como hemos observado, los voceros de estos sectores se han enfrascado en la solución electoral, apostando a que mediante el Revocatorio, o las elecciones del 2019 van a obtener el poder, ya que la crisis económica les regalará a Miraflores. Están equivocados en sus percepciones, la crisis venezolana se vive en la clase media que progresivamente pierde su estatus, sus bien ganados logros. Las clases populares no viven la crisis porque a ellas les fue negado por muchos años las bondades de los recursos que muy pocos disfrutaron.

Las clases populares de vivir en ranchos marginales y sin empleo, pasaron a vivir en urbanizaciones con todos los servicios públicos, y reciben subsidios del Estado. Es cierto que muchos hacen largas colas para obtener productos regulados; pero es que antes ni siquiera podían hacerlas porque no contaban con recursos para adquirirlos. Evocamos tiempos de hace más de veinte años.

Esa inmensa mayoría de venezolanos que jamás tuvo una 4×4, ni televisores planos, ni electrodomésticos digitales, ni tuvieron tarjetas de crédito y no recibieron dólares preferenciales, ni viajaron al exterior, entre otras muchas otras bondades vividas por la clase media; a ellos no les alcanza esa crisis.

Esa inmensa mayoría, que según algunos supera el 50% de la población, no va a estar dispuesta a perder sus beneficios, se llame “clap”, “subsidio”, “Misión Sucre”, “Barrio Adentro”, o cualquier otro programa del gobierno para asistir a la clase popular,  para votar por líderes emblemáticos de la “Cuarta República”, quienes precisamente fueron quienes les negaron por años, según el discurso del gobierno, las bondades que se vivió en los mejores momentos de la “Venezuela saudita”.

La solución pasa por lo electoral, pero previamente hay que educar a la población en lo que realmente significa el Socialismo del Siglo XXI; y más que eso, proponer un programa de relanzamiento de la clase popular, para erradicar la pobreza en Venezuela. Pero no aplicando las medidas económicas propuestas hasta hoy: promover la reactivación económica mediante liberar el dólar, liberar los intereses, liberar los precios, congelar los salarios. La cuarta república en su peor expresión.

Es cierto que aquellas medidas son necesarias, y han dado resultados positivos en otros países, pero ese “capitalismo salvaje” como se le denomina, debe ser aplicado estableciendo simultáneamente medidas de acompañamiento a las clases populares para evitar que nuevamente sean marginadas. Eso se llama justicia social, y distribución equitativa de los recursos del país. Y ese es precisamente el reclamo Divino a los líderes de Israel en Miqueas 2:1 y siguientes; mismo para los de Venezuela del gobierno, tanto como a los de la oposición.

¿Por qué ha calado en el corazón de muchos venezolanos aquello de que “El petróleo ahora es nuestro”? No es casual que exista PDVal, PDVgas comunal, PETROcasa, la gente piensa que el petróleo llega a su casa por intermedio de aquellas empresas. Tú dices que eso es populismo, pero para la gente del barrio es una bendición dada por el comandante eterno.

Imagen relacionada

Fui invitado a la promoción de un grupo de estudiantes de la Misión Sucre, pidieron les transmitiera un mensaje en aquel inolvidable acto para los graduandos. Toma la palabra uno de los felices participantes del evento y expresa: “Le doy gracias a Dios, y a mi Comandante Chávez, porque hoy obtengo el título de licenciado en educación”. El jamás pudo acceder a la universidad pública, por los motivos que sean, pero hubo alguien que le llevó la universidad a su barrio y pudo estudiar educación superior. Se burlan de la Misión Sucre, quienes estudiaron en ella la admiran y defienden; proponga quitar ese programa a las clases beneficiadas con él para que compruebe el sentir de la gente.

El proyecto de país para resolver la crisis necesariamente debe contener una sólida base de justicia social, y distribución equitativa de la riqueza del país. Que no se quede más en el 10% de la población, que beneficie al 100%. Y ello requiere un cambio de actitud en la dirigencia venezolana.

Revisemos lo que sucede en el marco del pueblo de Dios.

Lo primero que necesitamos aclarar es que Venezuela no es pueblo de Dios, tal y como lo es Israel. Hago esta aclaratoria, para evitar el error de aplicar a la Nación Venezolana mensajes dirigidos al pueblo de Dios. En Venezuela hay una parte de la población que se denomina pueblo de Dios, y otra que no lo es.

¿Cuál es el pueblo de Dios en Venezuela? Todos los que profesan la fe en Jesucristo; a ellos se les denomina “hijos de Dios”,  y quienes son israelitas, es decir descendientes de Israel, que son el pueblo de Dios, así se declara en la Biblia, Juan 1:12, y Éxodo 6:6-7.

¿Qué está ocurriendo en Venezuela? Que quienes gobiernan no representan valores y creencias propias del pueblo de Dios. Persiguen el bienestar de la población, y justicia social, pero con base a doctrinas inspiradas en filosofías ateas, y humanistas materialistas, enmarcadas en lo que se denomina marxismo. Con el agregado de creencias religiosas inclinadas al espiritismo y sus derivados.

Quienes están en el poder profesan doctrinas ateas, mezcladas con prácticas religiosas heredadas de Babilonia. Ello no es reprochable en el marco Constitucional que permite la libertad de conciencia, y libertad de cultos.

¿Por qué entonces estamos en crisis? No existe una crisis nacional, la misma se vive en un sector de la población; ya que el gobierno está imponiendo su sistema político ya antes mencionado, con el aval, al menos electoral, de la mayoría.

Quién está en crisis es el pueblo de Dios, que no ha tomado conciencia de lo que sucede y no ha optado por la conducta inspirada en su norma de fe, la Palabra de Dios. El profeta se lamenta al proclamar la palabra de Dios: “Mi pueblo perece porque le faltó conocimiento”, Oseas 4:6.

Y este es el real problema de Venezuela: al pueblo de Dios venezolano le falta conocimiento, por lo cual perece y el País con él. ¿En que se basa esta afirmación? En el proceder de la población.

Anteriormente se hizo un somero análisis del proyecto de País impulsado conforme al Socialismo del Siglo XXI, y las doctrinas que le sustentan. Entonces es lógico y natural que un marxista, socialista, comunista, ateo, materialista, o revolucionario vote y sostenga ese proyecto político.

¿Lo es para un integrante del pueblo de Dios? Aquí estriba el problema, hay una ignorancia, en dos sentidos: O se ignora los fundamentos del Socialismo del Siglo XXI; o se ignora la Palabra; y cualquiera que sea es deplorable, y causa del estado de cosas en el País.

Imagen relacionada

Los líderes religiosos, los ministros de Dios tienen su cuota de responsabilidad ante la realidad del país; unos porque apoyan al actual sistema; y otros porque no orientan palabra en mano a sus congregaciones; alertándoles sobre las verdaderas causas de la situación venezolana.

En una reunión de pastores convocada para orar por la crísis venezolana, expresé sin ánimo de ofender que un cristiano no puede apoyar a un sistema sustentado en el marxismo, que por definición es ateo y materialista; y que practica ritos paganos. Luego del acto, un pastor presente en el mismo manifestó que yo era “escualido”, es decir un “opositor al gobierno”. Sentí un profundo pesar por aquel ministro y la congregación a la que sirve por su ignorancia. Ingora lo que es el marxismo, y sus bases doctrinales; ignora las consecuencias de practicar ritos paganos; e ignora lo que afirma la Palabra de Dios. Y todo eso es fatal. Y no soy “escualido” en ninguna de sus acepciones.

Ahondando en el análisis, diagnosticamos que ni siquiera es el actual sistema quien es responsable de la crisis venezolana. Es una profunda crisis espiritual, en la que se ha cedido territorio a lo que en Efesios 6:12, se denomina huestes de maldad:

Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

Y el territorio cedido no es el Socialismo del Siglo XXI, que es un efecto, la causa es que el pueblo de Dios no esta  cumpliendo su alta misión de ser “la sal de la tierra”, “la luz del mundo”; preservar la tierra, e iluminar al mundo; todo ello con la proclamación de la Palabra de Dios, con el poder del Espíritu Santo.

La Biblia es clara en ello. Uno de los efectos del evangelio cuando impacta a las personas es que produce profundas transformaciones en sus vidas; y ello genera cambios en sus entornos. Es por ello que a medida que el evangelio avanza extendiendo el Reino de los Cielos, el reino de las tinieblas pierde territorio.

Esto sucede en el mundo actual, pero en Venezuela la situación es dramática. Nunca la población venezolana ha sido impactada con el efecto transformador del Evangelio del Reino. Se han hecho grandes esfuerzos para captar “almas”, y muy poco para transformar aquellas en verdaderos discípulos de Jesucristo que conozcan la Palabra, la comprendan y la vivan.

Toda persona que conozca medianamente la Biblia, la historia del pueblo de Israel, y la de la Iglesia sabe que las grandes reformas de la Iglesia, los grandes avivamientos de los pueblos tienen origen en el estudio y puesta en práctica de la Palabra. Ocurrió en tiempos del rey Josías, 2 Reyes capítulos 22 y 23; en los tiempos de Esdras y Nehemías, como en los de Lutero.

¿Cómo superar la crisis? La respuesta se encuentra en la Palabra, la Biblia. Búscala y practícala.

Fuente:

FELIZ NAVIDAD

Deseamos a nuestros lectores Feliz Navidad.

feliz-navidad-una-voz-en-el-camAl respecto recordemos algo… No celebramos el cumpleaños de Jesucristo, sino que un día a principios de siglo, en la ciudad de David, nace un Salvador que es Cristo el Señor, Lucas 2:10.

¿Por qué el 25 de diciembre? Los primeros discípulos de no celebraban la Navidad. Divergencias con respecto a la fecha de nacimiento han hecho se adoptara el 25 de diciembre como fecha oficial de su natalicio.

Existen diversas teorías sobre el origen del 25 de diciembre como día de la Navidad. Según algunos eruditos ya en el siglo III se celebraría el nacimiento de Cristo el 25 de diciembre, aún antes de que los romanos celebraran la fiesta del Sol invencible.

Según otros autores, la celebración de esta fiesta el 25 de diciembre se debe a la antigua fiesta romana del nacimiento anual del dios-Sol en el solsticio de invierno (natalis invicti Solis), adaptada por la Iglesia católica en el tercer siglo d. C. para permitir la conversión de los pueblos paganos.

En Antioquía, probablemente en 386, Juan Crisóstomo impulsó a la comunidad a unir la celebración del nacimiento de Cristo con el del 25 de diciembre, aunque parte de la comunidad ya guardaba ese día por lo menos desde diez años antes.

Hoy Navidad es sinónimo de luces, colores, música tradicional navideña, banquetes, dulces, bebidas, y regalos. Que es grato y acogedor; pero tales elementos son efímeros, se disipan el 26 de diciembre, para dar paso a la celebración de Año Nuevo. Así de la Navidad en los primeros días d enero lo que queda es guardar los adornos, luces, y emblemas navideños. Y ¿Eso es todo?

La esencia de la Navidad es Jesucristo, quien vino a este mundo como el Regalo Supremo Divino:

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Juan 3:16.

FELIZ NAVIDAD

Fuente: