PARA VIVIR SIN CULPA

La culpa es una emoción que genera sensaciones perturbadoras, se orienta hacia el ayer, de manera que puede convertirse en una emoción paralizante que te ata al pasado.

Como se puede comprender nos referimos a la culpa sicológica, pues la culpa se clasifica en culpa civil, culpa penal, culpa religiosa, y culpa sicológica,

La vergüenza y la culpa, dos sentimientos sociales universales ...

En el ámbito legal, el concepto de culpa penal es semejante al de culpa civil; en ambos casos la culpa se define como  una omisión de la conducta debida para prever y evitar el daño. Se manifiesta por la imprudencia, negligencia, impericia o inobservancia de reglamentos o deberes.

Sin embargo, en la apreciación de la culpa a los fines de la reparación del daño, en caso de la culpa civil, y de la represión del delito, en el de culpa penal, existen pautas distintas: en el primer caso la culpa se aprecia como un criterio muy afinado para no dejar a la víctima sin reparación; en el segundo, existe mayor rigor para valorar las circunstancias constitutivas de la culpa, con el propósito de no condenar a un inocente.

En caso de culpa civil, se resuelva reparando el daño ocasionado por imprudencia, impericia, o negligencia; la culpa penal, el delito se reprime o castiga mediante una condena. En ambos casos el culpable queda exento de culpa una vez reparado el daño, o cumplida la condena.

El TSJCV reconoce la jubilación anticipada y contributiva a un ...

La culpa religiosa se materializa en la dimensión espiritual, y es concebida como desobediencia a las normas Divinas establecidas en la Palabra de Dios; lo que conocemos como pecado, una infracción a la ley. Decir falsos testimonios contra tu prójimo, por ejemplo, constituye una infracción al Noveno Mandamiento de la Ley de Dios: “No hablarás contra tu prójimo falso testimonio”, Éxodo 20:16.

En ese mismo orden de ideas, “No amar al prójimo”, constituye otra infracción, otra desobediencia, omisión o pecado contra un mandamiento dictado por Jesucristo:

 “Un nuevo mandamiento os doy: que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.” Juan 13:34.

¿Cómo  se resuelve la culpa espiritual? A través de la fe en Cristo. Juan 3:18 establece: “El que en él cree, no es condenado…”; y Romanos 3:23-24 establece:

 “Por cuanto todos pecaron,  están destituidos de la gloria de Dios; siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.

Esto es lo que necesitas saber sobre la crucifixión de Jesucristo ...

Adicional a creer en Cristo, también es necesario el arrepentimiento de los pecados, tal y como expresa Pedro en Hechos 3:19:

Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio.

La expresión “arrepentíos y convertíos”, significa un cambio radical en la manera de pensar y actuar, un cambio definitivo de rumbo, como dejar de hacer lo malo, y aprender a hacer lo bueno, tal y como la expresa Pedro en su carta:

Por lo tanto, dejen de hacer lo malo. No se digan mentiras, no sean hipócritas, no sean envidiosos ni chismosos. 2 Más bien, busquen todo lo que sea bueno y que ayude a su espíritu, así como los niños recién nacidos buscan ansiosos la leche de su madre. Si lo hacen así, serán mejores cristianos y Dios los salvará, 3 pues ustedes han comprobado que el Señor es bueno. 1 Pedro 2:1-3. TLA.

Culpa Psicológica. Normalmente se experimenta cuando rompemos, o creemos haber roto, ciertas normas personales, sociales, de carácter ético, natural, o religioso.

Una persona se siente culpable cuando tiene la percepción de que hizo algo sobre lo que pensaba que no debía hacer, o a la inversa, dejó de hacer algo que creía debía haberse hecho; por lo que se siente mal, pudiendo ser todo esto algo real, o imaginario.

La culpa es una emoción que produce tristeza, vergüenza, autocompasión, dolor,  remordimiento, provocando una mezcla de emociones y sentimientos que hacen sentir mal y que además se retroalimentan entre sí dificultando su identificación y una superación positiva de los mismos.

Como observas la culpa se orienta hacia el pasado, ahora ten en algo demoledor, el pasado no existe sino en tu menta, no en la realidad. Así pues, por lo que te sientes culpable “ha pasado”.

Imagina que hiciste algo indebido en el pasado. ¿Qué puedes hacer para corregir aquello? Nada, es imposible volver realmente al pasado. Lo que si puedes hacer es sencillo. Reconocer que vives en el presente; aceptar tu responsabilidad en el hecho; en caso de haber afectado a terceros: reparar el daño si es posible; pedir perdón por el daño ocasionado; y perdonarte a ti mismo. Y no volver a cometer el agravio. ¿Qué otra cosa puedes hacer?

Cuidado con el Círculo de la Culpa, este es un círculo vicioso que hace mucho daño y mantiene viva la culpa. Funciona así: Viene a tu mente un error que cometiste, un acto indebido; seguidamente sientes vergüenza, dolor, temor, remordimiento, pena; luego piensas que todo hecho indebido se castiga; para expiar la culpa te autocastigas; luego sientes que has expiado la culpa.

Por lo general el autocastigo son dolores de cabeza, malestar general, duelo, remordimiento, que se transforma en trastornos psicosomáticos, y no resuelven nada; pues el ciclo se repite indefinidamente.

No consigo superar el sentimiento de culpa, ¿qué hago?

¿Cómo romper el ciclo? Vive tu maravilloso presente; reconoce que aquello es pasado; repara el daño, si es posible; pide perdón; y muy importante perdónate. Sobre el perdón lee mi escrito “Perdono Pero no Olvido”, en este mismo Blog.

Mencionamos anteriormente que la culpa legal se resuelve reparando el daño, o cumpliendo la pena; la culpa espiritual, o religiosa, mediante la fe en Cristo y el arrepentimiento de los hechos indebidos, las acciones contra la ley Divina. Y la culpa psicológica, a través de perdonarte a ti mismo.

En caso de que no puedas resolver el sentimiento de culpa por ti mismo, busca ayuda, acude a tu consejero, o busca ayuda con el psicólogo.

Comprende que la culpa legal la resuelve un juez, la espiritual; Jesucristo; y la psicológica está en tus manos, solo tú puedes resolverla; y se logra asumiendo responsabilidad, y perdonándote a ti mismo.

Para vivir sin culpa, libérate del pasado, resuelve la culpa, vive el presente, se feliz.

Fuente:

  • Textos Bíblicos: Biblia RVR60, tomada de www.biblegateway.com
  • Conceptos: Wikipedia
  • Notas personales
  • Imágenes: Google

2 comentarios en “PARA VIVIR SIN CULPA”

  1. Buen día él Señor te continúe bendiciendo rica y abundantemente. Pastor leí este mensaje dos veces porque regrese al anterior perdono pero No olvido, sino olvidó y arrastró esa carga toxica, dejas de vivir inexorablemente, y sobre todo le dices a JesuCristo que no aceptas su perdón, y quien soy yo para negarme a recibir sú perdón.
    Definitivamente hay que, cambiar la manera de pensar para poder cambiar la manera de vivir.
    Y reconocer que JesuCristo viene en nuestro pronto alivió y dispuesto a llevar nuestras cargas. No olvides sú promesa.
    Mateo 11:28
    Vengan a mí todos los que estén cansados y agobiados que yo los are descansar.
    La culpa definitivamente es pasado, la Resilencia dice que no puedes evitar el dolor, pero que el sufrimiento es opcional.
    Gracias Pastor muy edificante tu compartir

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s