PERIHELIO, PUNTO MÁXIMO

El cielo es un maravilloso escenario en donde sucede una serie de fenómenos astronómicos y galácticos que podemos catalogar como asombrosos, impresionantes. Uno de ellos es el movimiento regular, sincronizado, y exacto de los cuerpos celestes; enfoquemos al planeta Tierra, consideremos algunos detalles de su mecánica.

El domingo 5 de enero, de este año 2020 que se inicia, a las 07:48 UTC, estaremos en perihelio,  la Tierra alcanza el punto más cercano al Sol en su órbita alrededor del astro rey; se ubicará a unos 1470 millones de kilómetros, moviéndose a la velocidad máxima de 109.080 km/h.

El 5 de enero la Tierra esta en Perihelio.

Llegado a ese punto la fuerza de atracción del Sol le dará un tirón, y hará que gire en su órbita para retornar al punto más lejano del mismo, el afelio, lo cual ocurrirá el 4 de julio, a las 11:35 UTC. Sucesivamente se moverá entre aquellos dos puntos extremos de su órbita, mientras exista el Universo.

La Tierra se mueve constantemente: gira sobre su eje, el movimiento de rotación; se mueve alrededor del Sol, su movimiento de traslación; a su vez se mueve con el Sol, y resto de Planetas, alrededor del eje de la Vía Láctea, dando lugar al año cósmico, unos 250 millones de años terrestres; y conjuntamente con la Vía Láctea se mueve en círculo con el conjunto local de galaxias, que a su vez se mueve dentro del Cúmulo de Virgo; que se mueve conjuntamente con el Súper Cúmulo Local, y ´este se mueve en el Universo el cual se expande continuamente. Pero en realidad se mueve

El Grupo Local de Galaias está en el centro de la imagen, allí se encuentra nuestra Galaxia

Uno imagina a la tierra moviéndose alrededor del Sol en una órbita elíptica fija, sin embargo la realidad es que se traslada conjuntamente con el sistema solar en un movimiento elíptico en forma de tornillo. Que avanza así alrededor del eje central de la Vía Láctea, nuestra Galaxia.

El Sistema Solar avanzando alrededor del eje central de la Vía Láctea.

Esta complicada y fascinante dinámica tuvo su origen, en el principio, como reseña Génesis 1:1, producto del acto creador de Dios. Aquello ocurrió, según la cosmología, hace alrededor de 13.800 millones de años, mediante lo que se conoce como el Bing Bang, el punto inicial de la materia, el espacio, la energía, y del tiempo.

En mi concepto, la teoría del Bing Bang no contradice Génesis 1:1, más bien pudiera ser la explicación científica de la intervención Divina en el acto creador. Según aquella teoría, el Universo tuvo como punto de partida una concentración de materia, espacio, energía, y tiempo, más pequeña que un punto (.) de los utilizados en este escrito, que súbitamente se expandió y progresivamente fue organizándose hasta formar el Universo tal y como lo conocemos, el planeta Tierra inclusive.

 ¿Hasta cuándo se expandirá el Universo? Los cosmólogos han dado diversas explicaciones acerca de este fenómeno, pero no hay acuerdo al respecto. Se creía que el universo se iría expandiendo hasta un momento en al que alcanzaría su máxima expansión, luego se contraería, sin embargo recientes estudios proponen que el Universo se expande como si una gran fuerza de atracción impulsa aquel movimiento acelerado hacia el infinito.

La Biblia propone que el Universo conocido tiene un final determinado por el creador; esto se infiere de Apocalipsis 21:1, en donde Juan, el escritor de la Revelación, afirma que ve: “Cielo nuevo, y tierra nueva; porque el primer cielo, y la primera tierra pasaron, y el mar no existía más”. Esto ocurre después del retorno de Jesucristo.

¿Por qué habrá cielo nuevo, y tierra nueva? Porque en aquel momento, luego de la Segunda Venida de Jesucristo, el hombre es recreado a la imagen de Cristo, restaurado, de manera que no puede un hombre perfecto vivir en un orden, un Universo, caído, imperfecto. Por lo tanto, el cielo y la tierra, también son renovados.

¿Cuando se materializará la creación de un cielo nuevo, y de una tierra nueva? No sabemos con exactitud cuando será ese evento, solo tenemos indicios, revelados en la Sagrada Escritura; mientras aquello sucede, sigamos disfrutando la vida en este maravilloso y singular planeta Tierra.

Cuando uno eleva su mirada al cielo, y observa la regularidad y exactitud del movimiento de los cuerpos celestes, viene a la mente las palabras del Salmista:

Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos Salmos 19:1.

Fuente:

  • Textos Bíblicos: RVR60
  • Datos Astronómicos: Wikipedia
  • Notas Personales
  • Imágenes: Google.