ANTE LA CRISIS NO TE PARALICES, ACTIVA TUS RECURSOS

Los expertos analizan la actual situación de crisis en Venezuela desde diversos ángulos, han mencionado algunas causas que la determinan, descrito las graves consecuencias de la misma,  indicado ciertas alternativas para enfrentarla, y  propuesto una variedad estrategias para superarla.

Imagen relacionada

En el papel, o páginas de la Internet, aquellos estudios lucen interesantes, sustanciosos, dejan temas para conversar, e ideas de cómo actuar ante  tales circunstancias.

Esta nota va dirigida al venezolano de a pie, aquel que no toma parte en las grandes decisiones políticas, económicas, o sociales; sino que las sufre. A quienes viven la realidad, enfrentan la problemática, y día tras días tienen que resolver las diversas facetas de la grave crisis,  y perciben aquella realidad como una situación de emergencia, de peligro inminente, en que se necesita  actuar con prontitud para salvaguardar la vida.

Es que aunque parezca inaudito, la situación venezolana es similar a la ocasionada por una catástrofe producto de una guerra, un terremoto, o un incendio. La diferencia es que aquellos desastres duran un lapso relativamente breve, dependiendo del tipo que sea.

Un terremoto, o un incendio tienen una duración breve, y aunque sus consecuencias sean muy graves, culminados los mismos, quienes han sido perjudicados pueden comenzar a reconstruir sus vidas sobre las ruinas, o sobre las cenizas.

La historia refiere eventos de esta naturaleza en diversos lugares del mundo, también, menciona la forma como los afligidos pudieron superar tales catástrofes. En el caso de las guerras, tienen un desenvolvimiento distinto; los afectados saben que luchan contra un enemigo quien ataca sin piedad, se preparan para soportar el asedio, tiene sistemas de protección y ataque contra las armas enemigas. Se gana o se pierde la guerra.

Culminada la Segunda Guerra Mundial Europa quedó desbastada, prácticamente en ruinas, las guerras dejan solo eso; no ha pasado un siglo de aquella horrorosa experiencia, ahora observa la transformación de aquellas ciudades arrasadas por las bombas, y a los ciudadanos impactados por el desastre; solo recuerdos, Europa superó las consecuencias de la ruda experiencia, aprendió una notable enseñanza para la vida.

Resultado de imagen para BERLIN

Berlín superada la Segunda Guerra Mundial, y la Guerra Fria.

Pero los venezolanos, a diferencia de los países en guerra, o que han sufrido terremotos o incendios, soportan un desastre que no culmina. Si fuese una guerra convencional, hay estrategias para convivir con ella y superarla; los desastres naturales son breves y hay medidas establecidas para actuar en caso de emergencias.

Sin embargo el venezolano vive una permanente situación de emergencia, que al paso del tiempo se agudiza, y esta desarmado, sin estrategias ciertas para contrarrestarla. Como es una emergencia no convencional, sin expectativas de una solución en el corto plazo, la población se encuentra en un permanente estado de inseguridad, impotencia, inestabilidad, lo cual genera una condición de ansiedad, frustración, desesperanza, y duelo.

Imagen relacionada

Ante tal circunstancia algunos pierden la esperanza, la fe, el entusiasmo, las ganas de vivir, se dan por vencidos; sin embargo es el momento oportuno de activar los recursos humanos, estratégicos, y espirituales característicos de los pobladores de este gran País. El venezolano es optimista, creativo, luchador, valeroso, “echao pa´lante”, ferviente.

Y estas actitudes se evidencian en las estrategias inventadas para superar este estado de cosas, las cuales hay que potenciar como medidas de sobrevivencia.

A cada manifestación de la crisis, el venezolano ha creado una forma de enfrentar, superar, o al menos sobrellevar; ante la falta de medicamentos opta por los “remedios caseros”, con resultados aceptables; si el problema es el transporte, se ingenia una forma de movilización, aunque rudimentaria logra el objeto. Así sucesivamente va encarando y resolviendo cada emergencia, lo cual hasta es una particular medida para minimizar el estrés y la frustración; lo que redunda en salud mental.

Imagen relacionada

Se está ocupado, no preocupado, por sobrevivir. Estar ocupado es provechoso.

El espíritu optimista del venezolano, expresado en el adagio: “al mal tiempo buena cara”; o en la paráfrasis de Romanos 8:28: “todo es para bien”, requiere ser reimpulsado para aguantar el tiempo de crisis sin perder la fe, la esperanza, y tomar esta adversidad como un aprendizaje. Y algunos aprendizajes cuestan mucho, duelen; pero a corto plazo, benefician.

Si la situación que enfrentas es grave, difícil, no te paralices de miedo, no la evadas, no actúes en forma agresiva; usa tu ingenio, tu creatividad, tu espíritu luchador en la búsqueda de estrategias para canalizar y superarla. Es lo que has hecho durante toda tu vida. Comenzar a caminar no te fue sencillo, batallaste contra la gravedad que te hacía perder balance y te atraía hacia el suelo. Cuantos fracasos, cuantas caídas, cuantos morados y lágrimas; hasta que un día aprendiste a lidiar con la gravedad y hacer que jugara a tu favor, lograste el balance y diste los primeros pasos, para regocijo de tus seres queridos.

Imagen relacionada

Recuerdas cuando perdiste aquel trabajo; frustración, impotencia, enojo, vergüenza, temor, una amarga mezcla de emociones. Pero no te quedaste llorando, buscando culpables, o deprimido en casa. Aprovechaste aquella negativa circunstancia para explorar nuevas experiencias, nuevos caminos; lograste otro, y la vida continua.

Visualiza aquella pérdida que en principio lucia insuperable, generó duelo, tristeza;  echaste mano de tus mecanismos para sobrellevar el dolor; contaste con el apoyo de familiares y amigos y pasado un tiempo te recuperaste de la pérdida.

No te estoy fortaleciendo un espíritu conformista, sino mostrando que ante la situación de riesgo en Venezuela, que tú no puedes resolver, necesitas actuar sobre aquellas cosas que están en tus manos, para sobrevivir la emergencia. Luego buscar ayuda de ser necesaria.

Ten presente, ante una situación de emergencia, la primera medida a tomar es ponerte a salvo tú, situarte en un lugar seguro, así estás en condiciones de poder socorrer a otros.

Para fortalecerte, mira lo que la Biblia te dice en ese sentido.

Actitud de Pablo ante la adversidad:

12 Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. 13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Filipenses 4:12-13.

El consejo de Jesucristo:

25 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? 26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? 27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? 28 Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; 29 pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. 30 Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? 31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? 32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. 33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. 34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal. Mateo 6:25-33.

No es fanatismo religioso, abuso del pensamiento mágico, o manipular la credibilidad del venezolano, es volver a las raíces que nos caracterizan como pueblo cristiano. Y los cristianos poseemos una fe viva, puesta en Dios, Jesucristo y su Palabra.

Leer los anteriores textos es inspirador, reconfortante; meditar en ellos trae fortaleza; sin embargo creer lo allí escrito, y practicar lo enseñado en cada párrafo, es otra cosa.

Quienes los han vivido con la intensidad que Jesucristo lo propuso saben que poner en práctica la Palabra de Dios es una buena estrategia para “hacer prosperar tus caminos…”, y que “todo te salga bien…” Josué 1:6-9.

De manera que leer la Biblia, la Palabra de Dios, y poner en práctica sus enseñanzas es una buena estrategia para actuar en tiempos de emergencia como los que se viven en Venezuela.

Reaviva tu fe, tu optimismo, tus expectativas positivas, practica la Palabra de Dios, y recuerda: “No hay mal que dure cien años…”

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de biblegateway.org
  • Notas personales
  • Imágenes: Google.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s