AL MORIR, ¿JESÚS ROCIÓ CON SU SANGRE EL PROPICIATORIO?

Los días de la denominada semana santa son propicios para meditar, y reflexionar sobre los acontecimientos que rodean los últimos días de Jesús en la tierra.

Estamos familiarizados con la afirmación de que en Jesús se cumplieron las profecías que anticipaban algunos aspectos y sucesos que ocurrieron durante su vida y ministerio; así como la declaración de que Jesucristo cumplió los preceptos de la ley de Moisés.

Resultado de imagen para PENTATEUCO

Los escritores del Nuevo Testamento, tal vez admirados por aquella realidad, hicieron notar los acontecimientos que se fueron cumpliendo en Jesús. Mateo, en sus primeros capítulos, deja constancia de tal realidad, así:

Concepción virginal, 1:22; lugar de nacimiento, 2:5-6; matanza de los niños, 2:17; ministerio de Juan el bautista, 3:3; región donde inicia Jesús su ministerio, 4:14.

Los cuatro evangelistas resaltan aquellas evidencias de la naturaleza de  Jesús, su condición de Mesías, de Hijo de Dios, de Salvador del mundo.

También los escritores del Nuevo Testamento destacan que Jesús cumplió la Ley, Él dijo:

17 No penséis que he venido para abrogar la ley ó los profetas: no he venido para abrogar, sino á cumplir. 18 Porque de cierto os digo, que hasta que perezca el cielo y la tierra, ni una jota ni un tilde perecerá de la ley, hasta que todas las cosas sean hechas. Mateo 5:17-18.

Con estas palabras Jesús está afirmando que hasta el fin del mundo, de los tiempos, toda la Escritura se cumplirá aun en los más pequeños detalles.

Como sabemos, desde Mateo hasta Apocalipsis se cumplieron las predicciones del Antiguo Testamento; mismas que se siguen cumpliendo hasta hoy; y durante el tiempo que resta hasta la Segunda Venida de Jesucristo veremos como se siguen cumpliendo.

En relación a lo dicho por Jesús de que se debe cumplir la ley, hasta en los detalles, es impresionante como los escritores dejan constancia de ello.

Tomemos como ejemplo dos instituciones establecidas en la ley, una la Pascua, la otra el sacrificio para la expiación del pecado. La primera está contemplada en Éxodo 12:1-7, la segunda en Levíticos y Números, en los que se mencionan diversos tipos de sacrificios de becerros, carneros y corderos.

Resultado de imagen para ALTAR DEL SACRIFICIO

El estudio de los evangelios revela que Jesucristo cumplió lo establecido en referencia al rito de la Pascua, según Éxodo 12:1-7; y también el rito relacionado con el sacrificio por el pecado, mencionado en Levíticos y Números, veamos:

Cumple el programa de la Pascua, según Éxodo 12:1-7:

Apartado como cordero, 12:3; es aclamado como el enviado de Dios, Marcos 11:1-11. Día 10.

Sacrificio del cordero, 12:6, crucifixión el día Pascua, Marcos 14:12-15:41, un largo día. Día 14.

Marcar en los postes y dintel de la casa con la sangre del cordero, 12:7; sangre derramada en el madero, la cruz, a causa de las múltiples heridas en manos, pies, y cuerpo.

El rito del sacrificio por el perdón de pecados contemplado en la ley.

Veamos los tipos de sacrificios contemplados en la ley:

En Levíticos: ofrenda de paz, 3:1-17; por el pecado, 4:1-5:13; ofrendas expiatorias, 5:14-6:7; día de expiación, 16:1-34.

En Números: purificación de los inmundos, 19:1-22; las ofrendas diarias 28:1-8; ofrendas mensuales y del día de reposo, 28:9-15; ofrenda del día de pascua y demás fiestas solemnes, 28:16-40.

En estas ofrendas por el pecado, por la expiación de los mismos, el rito, en términos generales, establecía, de acuerdo a Levíticos 16:11-14:

El sacerdote sacrifica el animal, recoge la sangre en un recipiente,

Después toma un incensario lleno de brasas de fuego del altar, y sus puños llenos del perfume aromático molido, y lo lleva al Lugar Santísimo.

Coloca el perfume sobre el fuego, de modo que la nube del perfume cubra el propiciatorio que está sobre el arca.

Regresa al altar del sacrificio.

Luego toma el recipiente con la sangre del animal, entra de nuevo al Lugar Santísimo,

Rocía con su dedo hacia el propiciatorio; esparce hacia el propiciatorio con su dedo siete veces de aquella sangre.

Jesús cumple el rito del sacrificio, tomando como referencia Levíticos 16:11-19.

Primero: Sacrificio por la expiación del pecado del sacerdote que ofrece la ofrenda, 16:11-14. Esta parte del rito no es necesaria porque Jesucristo, en este caso particular, oficia como sacerdote, Hebreos 8:1-7; 10:11-12, y como sabemos un sacerdote sin pecados.

Segundo: El sacerdote sacrifica el animal, en este caso el cordero, Levíticos 16:11. Jesús acude a la cruz para sacrificarse a sí mismo, Filipenses 2:5-8. Se cumple en Juan 19:17-20.

Tercero: El sacerdote toma la sangre del cordero, entra al Lugar Santísimo y rocía aquella sangre sobre el propiciatorio, Levíticos 16:14. La sangre de Jesús se derrama, Juan 19:34.

Como se puede observar, en este tercer paso del rito falta algo: rociar la sangre del cordero sobre el propiciatorio. El rito establece: “esparcirá con su dedo siete veces de aquella sangre” hacia el propiciatorio, Levíticos 16:14.

Imagen relacionada

Es de conocimiento general que para el momento del sacrificio de Jesucristo, el Arca del Pacto no estaba en el Lugar Santísimo del templo de Jerusalén. La misma no se menciona en la Biblia desde el momento que el templo es saqueado por el ejército babilónico, como registra 2 Crónicas 36:18-19.  En el inventario de los utensilios llevados por los babilonios no se menciona el Arca del Pacto, 2 Reyes 25:13-17.

El Arca está en un lugar secreto, protegida por Dios; un día la veremos de nuevo en el templo de Dios en el cielo, Apocalipsis 11:19.

¿Quedó incompleto el rito del sacrificio al no rociar con la sangre de Jesucristo el propiciatorio? Si se completó.

¿Por qué afirmar que si se completo? Siendo Jesucristo de naturaleza Divina, por lo tanto Santo, Lucas 1:34-35;  el lugar donde se encuentra es también Santo, similar al espacio ocupado por la Divinidad en su encuentro con Moisés, Éxodo 3:5; y la cruz es figura del propiciatorio, Hebreos 9:23-28 y contexto.

Pero hay otra versión.

Que la sangre de Jesucristo, vertida cuando su costado fue traspasado, roció literalmente el Propiciatorio del Arca, y así se cumple la última parte del rito del sacrificio por el pecado.

¿Cómo explicar este hecho? Veamos:

Los elatos que dan cuente de la toma de Jerusalén y el posterior saqueo del templo en 2 Reyes 25:8-23, y en 2 Crónicas 36:17-21, no mencionan que el Arca del Pacto haya sido transportada a Babilonia.

Se supone que los sacerdotes, ante la inminencia de la caída de Jerusalén, y conocedores de que los babilonios  saquearían el templo por los incalculables tesoros que contenía; decidieron ocultar el Arca para evitar que fuese capturada.

Se sabe que debajo de Jerusalén se cavaron diversos túneles con una variedad de propósitos, no aparecen registradas con detalle en la Biblia, tal vez porque su ubicación era un secreto. Se sabe al menos de una, la denominada cueva de Sedecías, por donde huyó el infortunado rey de Israel, capturado por Nabucodonosor más tarde, 2 Reyes 25:1-7.

Actualmente, diversos sitios de internet describen las cuevas y túneles que existen bajo la ciudad de Jerusalén, muchas de las cuales datan desde los tiempos bíblicos.

Pues bien, avisado los sacerdotes del peligro de invasión, en tiempos de Nabucodonosor, éstos decidieron ocultar el Arca del Pacto en un lugar secreto, una cueva debajo de la ciudad.

El día de la crucifixión de Jesucristo, el Arca reposaba oculta en una caverna que estaba situada exactamente debajo del monte calvario. En el momento en que Jesús muere, el velo del templo se rasga en dos de arriba abajo, y se registra un terremoto de tal magnitud que “las rocas se partieron”, Mateo 27:51.

Posteriormente, el costado de Jesús es traspasado, y “al instante salió sangre y agua”, Juan 19:34; aquella sangre fluye desde el costado de Jesús hasta la tierra y por la hendidura de la roca, partida por la fuerza del terremoto,  cae rociando el propiciatorio que estaba exactamente debajo de la cruz en el monte calvario.

Entonces se cumple literalmente el rito del sacrificio por el perdón de pecados l, La sangre del Cordero es rociada sobre el propiciatorio.

Es por esto que Juan declara:

35 Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis.

Dos cosas ve Juan que fortalece su fe, por lo cual ratifica su testimonio:

El costado de Jesús traspasado, para evitar que sus huesos fuesen quebrados; y el Arca del Pacto siendo rociada por la sangre del Cordero.

Reconozco que esta última versión raya en “bibliaficción”, y no recuerdo una fuente autorizada que avale esta interpretación.

Es mejor, en todo caso, mantener la interpretación de que: Si se completó. Siendo Jesucristo de naturaleza Divina, por lo tanto Santo, Lucas 1:34-35;  el lugar donde se encuentra es también Santo, similar al espacio ocupado por la Divinidad en su encuentro con Moisés, Éxodo 3:5; y la cruz es figura del propiciatorio, Hebreos 9:23-28 y contexto.

33 ¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! 34 Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero? 35 ¿O quién le dio a él primero, para que le fuese recompensado? 36 Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén. Romanos 11:33-36.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.com

Conceptos y datos: Wikipedia

Notas personales

Imágenes: Google

 

Anuncios

Autor: Orientador

Israel Leal Araujo. Orientador, Pastor en Iglesia Bautista, Practitioner en PNL, Docente Universitario en el área de Psicología, Profesor de Educación Media y Orientador, Jubilado, Consultor Organizacional, Facilitador de Talleres de Desarrollo Personal y Profesional, Presidente de la Fundación PROEDUCA. Estudiante de la Biblia.

Un comentario en “AL MORIR, ¿JESÚS ROCIÓ CON SU SANGRE EL PROPICIATORIO?”

  1. Excelente, Wao mi querido Amigó y Pastor, con mucho tacto tratare con la versión de Juan pero me impacto y me quedó con ella, he leído de las cuevas y cámaras secretas de bajo del templó de Jerusalén y hay una que llega al lugar conocido como el monte de las calaveras o golgota en arameo, Gracias Dios te guarde y te continúe bendiciendo
    Amén y Amén

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s