¿PUEDE UN PASTOR ASPIRAR LA PRESIDENCIA DE UNA NACIÓN?

Hay preguntas que surgen en los creyentes cada vez que se avecina una contienda electoral y alguna personalidad en los medios evangélicos decide optar por un cargo de elección popular, aquellas son:

¿Es conveniente que un cristiano evangélico participe en la política? ¿Es lícito que un pastor aspire un cargo de elección popular? ¿Contradice el llamado Divino el que un pastor aspire la nominación presidencial? O, ¿Ser candidato a uno de los cuerpos deliberantes?

Resultado de imagen para palacio de miraflores

¿Qué dice la Biblia al respecto? Antes de adentrarnos en el esclarecedor Texto Sagrado, revisemos algunos conceptos.

¿Qué entendemos por política?

He aquí una idea de lo que es política:

Política (latín politĭcus, griego antiguo πολιτικός politikós, masculino de πολιτική politikḗ, que significa “de, para o relacionado con los ciudadanos”) es el proceso de tomar decisiones que se aplica a todos los miembros de un grupo. También es el arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados.​ La ciencia política constituye una rama de las ciencias sociales que se ocupa de aquella actividad, en virtud de la cual una sociedad libre, compuesta por personas libres, resuelve los problemas que le plantea su convivencia colectiva. Es un quehacer ordenado al bien común. Es la ciencia social que estudia el poder público o del Estado. Promueve la participación ciudadana al poseer la capacidad de distribuir y ejecutar el poder según sea necesario para garantizar el bien común en la sociedad.

De conformidad con lo anterior estamos inmersos en el mundo de la política ya que convivimos en distintos grupos sociales organizados para cumplir determinados fines. En tal orden de ideas esas organizaciones de las cuales formamos parte establecen las “políticas” que rigen su funcionamiento.

¿La política es mala? ¿Corrupta? No, los malos o corruptos son los políticos carentes de valores ciudadanos. Es como afirmar que la medicina es mala porque hay médicos que practican el aborto, pido me disculpen los médicos por este ejemplo.

Lo que se pretende significar cuando se establece que las iglesias no se inmiscuyen, o participan, en la política es que no intervienen en asuntos electorales haciendo campañas en favor de algún candidato, y aquello es correcto; sin embargo la feligresía necesita ser orientada sobre sus responsabilidades cívicas y el ejercicio de un sufragio consciente para que no vuelva a ocurrir el fenómeno venezolano en que a un país nominalmente denominado cristiano, en su mayoría, se le esté  imponiendo, por una minoría, un sistema fundamentado en principios y valores no cristianos.

¿Qué establece el texto sagrado al respecto? Mucho.

Si acudimos al Antiguo Testamento comprobaremos que desde Abraham hasta Jacob, estos grandes hombres tuvieron una intensa vida política, ejerciendo como jefes de tribus, equivalente a los actuales hombres de estado. José es un prominente estadista, que intervino en el escenario político para salvar a Egipto de un colapso económico.

A partir de Moisés, los hombres de Dios son prominentes políticos a cargo de organizar, en nombre de Dios al pueblo de Israel.

En Sinaí se establece la Teocracia Hebrea, el gobierno de Dios como Monarca, así Jehová se constituye en Estadista y gobierna a Israel por intermedio de Moisés, en su condición de jefe administrativo, un Primer Ministro, y el sacerdote, como autoridad legal y espiritual.

Desde Moisés hasta Samuel, Jehová es el Gobernante de Israel; en la época de Samuel el pueblo pide rey, y Dios lo permite, 1 Samuel 8:7, hasta ese día Jehová fue el rey de Israel. En aquel momento surge la Monarquía Hebrea, y desde Saúl hasta Sedequías, el último rey de Israel, 2 Reyes 25:5-7, los hombres de Dios tuvieron una intensa actividad política. El rey estaba a cargo de gobernar al pueblo, y guiarle a la batalla, el sacerdote responsable de los aspectos legales y espirituales.

Resultado de imagen para menora

Menorá, una lámpara encendida, emblema del pueblo hebreo

Cuando ambas instituciones se pervertían, el monarca y el sacerdote se desviaban del camino trazado, Dios enviaba a otro emisario suyo para inmiscuirse en política. Eran los profetas que intervenían  en política ya que iban a Palacio a dictar pauta sobre la responsabilidad del rey en lo concerniente a su ejercicio como gobernante, 2 Crónicas 36:15-16.

Y digo: se inmiscuían en política; porque la intervención de ellos no era bien vista por muchos gobernantes, como el caso de Elías durante el nefasto reinado de Acab, 1 Reyes 15:17-19.

En el exilio de Israel se destaca la prominente figura de Daniel, otro hombre de estado, tanto como Ester, Mardoqueo; Esdras, Nehemías.

En el caso de Jesús, igualmente tuvo una intensa actividad política; le fue necesario bregar frecuentemente con las autoridades sobre asuntos de estado, y aspectos legales. Recordemos aquella pegunta:

¿Nos es lícito dar tributo a César, o no? Lucas 20:22.

Tal interrogante contiene un trasfondo político, en este caso mal intencionado.

Cuando Jesucristo afirma haber establecido el Reino de los Cielos, se convierte en Estadista, pues como Rey de ese reinado ejerce funciones de gobierno; al cual por cierto pertenece en la actualidad todo seguidor suyo.

Estadista es: todo responsable político de un país, aquel que dirige el Estado y controla en forma significativa al Poder Ejecutivo o al Poder Legislativo, junto al Jefe de Estado.

El apóstol Pablo, aun cuando no se le considere estadista, pues no ejerció funciones de gobierno, fue un hábil político que conociendo la ley judía, y el derecho romano hizo uso de ambos en su defensa al derecho de proclamar el evangelio.

Y es Pablo, quien inmiscuyéndose en política establece que “hay que someterse a las autoridades superiores”, Romanos 13:1. No pases por alto que la autoridad superior en aquel momento era el Imperio Romano, políticamente hablando; ya que Pablo insistió en estar bajo otra autoridad superior, él reconocía el Señorío de Jesucristo.

Retomando el tema original de este escrito, ¿Puede un pastor participar en la política? Considerando el significado de “política”, tal y como lo señalamos anteriormente, pues siempre actúa en ese ámbito.

Formulemos la pregunta de otro modo, ¿Puede un pastor optar por la candidatura presidencial? Revisando lo que a este respecto se establece en la Biblia, no encuentro prohibición alguna; excepto aquello de “no conformarse a este siglo”, Romanos 12:2, pero ese consejo vale para todas las dimensiones de la vida del creyente.

Imagen relacionada

Un pastor, si cursó estudios en un seminario, ha sido formado en el dominio de la teología, hermenéutica, en la enseñanza, en la homilética, en administración eclesiástica, e incluso en reglas parlamentarias, entre otras disciplinas.

Y si no ha estudiado en un seminario, por razones de su  ministerio se ha capacitado en aquellas disciplinas de manera autodidacta, y por la práctica de las mismas.

De modo que un pastor está calificado para ser presidente de una República, como cualquier otro ciudadano, y tiene algunas ventajas por sobre los demás contendores, dada su condición de siervo de Dios.

En nuestro país se da un fenómeno interesante, y es que cuando algún líder de cualquier iglesia decide incursionar en el ámbito electoral, los principales oponentes son sus propios hermanos. Algo así ocurrió cuando el hermano Germán Núñez, un recordado pastor bautista, y líder evangélico nacional, hace años decidió optar por una curul en el Parlamento, fue descalificado y Venezuela perdió por aquella vía un excelente parlamentario.

Respecto del pastor que acaba de inscribir su nombre en el órgano electoral rector para optar a la silla presidencial, lo único objetable es la ocasión. Está participando en un proceso que ha sido convocado, según los voceros de la oposición, y de la mayoría ¨Países del mundo occidental,  fuera del estado de derecho, no es legal.

En otras condiciones electorales, sus posibilidades de obtener la silla presidencial serían muy altas. Según los estudios de intención de votos, emanados de su comando de campaña, la candidatura suya recibe más apoyo que los restantes candidatos; y no es de extrañar pues ese fenómeno electoral llevó al fallecido y recordado Hugo Chávez a la presidencia de la república.

Esta coyuntura electoral, y la profunda crisis que vive Venezuela, debe ser tema de reflexión del liderazgo evangélico venezolano,  para que entienda que su papel es fundamental en la salida de esta trágica situación. Y que un líder cristiano es una excelente opción en este mar enrarecido, incluso un pastor que reciba la el apoyo de todo el pueblo evangélico es una opción ganadora. Recuérdese que aun en los más remotos pueblos de la geografía venezolana hay varias congregaciones evangélicas influyendo en sus comunidades.

Malaquías tiene algo que decir sobre este aspecto:

Es el deber de los sacerdotes enseñar a la gente a conocerme, y todos deben acudir a ellos para recibir instrucción, porque ellos son mensajeros del Señor Todo Poderoso. Malaquías 2:7. DHH.

En la época de Malaquías se hace alusión a los levitas, encargados del culto a Jehová entre quienes se elegía a los sacerdotes; en el Nuevo Testamento se refiere a todo creyente en el sentido del  sacerdocio universal de todo cristiano, según 2 Pedro 2:9.

El liderazgo evangélico tiene un llamado bíblico a constituirse en vocero Divino para marcar la pauta en Venezuela, como los profetas de Israel; no se van a colocar en el bando de la oposición al gobierno, ni al servicio de los que ejercen el poder. Van a declarar el consejo Divino contenido en su Palabra, la Biblia.

Los gobernantes necesitan ser orientados con la Palabra de Dios para que ejerzan satisfactoriamente sus funciones, que también propicien la paz y el bienestar de los ciudadanos.

Algo que no es fácil asimilar es que un pastor, en el ejercicio de su investidura ministerial, no puede asumir una filiación partidista, porque ministra a un rebaño constituido de ovejas que profesan diversas tendencias políticas. Internamente las congregaciones tampoco tienen una filiación partidista porque cada miembro, en el ejercicio de su libre albedrío y de conciencia, puede asumir la opción de su preferencia. Así que las congregaciones son un modelo de convivencia, y esto sí que hay que destacar y admirar de las iglesias evangélicas venezolanas, y de la católica.

Y ese modelo de convivencia, de respeto, de libertad hay que inducirlo en la sociedad venezolana. Somos hermanos, y nos amamos y respetamos aun cuando existan diferencias.

Como es de conocimiento general las elecciones presidenciales se han corrido para el 20 de mayo, vamos a esperar que novedades surgen durante ese lapso; si hay un acuerdo nacional basado en el principio de elecciones transparentes, con un árbitro creíble, bajo condiciones enmarcadas en el estado de derecho, que es el reclamo de los factores de oposición, y de los países que aspiran una solución pacífica, electoral, democrática y constitucional.

Entre tanto los pastores, sacerdotes y demás siervos del Señor, están llamados a comunicar a sus feligreses, y a la Nación,  Biblia en mano la palabra de Dios, y seguir clamando por una solución enmarcada en su Soberana Voluntad.

Así como las organizaciones evangélicas emitieron comunicados pronunciándose sobre la candidatura presidencial del pastor, igualmente deberían pronunciarse oportunamente sobre otros aspectos más relevantes, marcando la pauta en nombre de Dios.

Que el pueblo no perezca porque le falta conocimiento de Dios.

 Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.com

Conceptos: Wikipedia

Notas personales

Imágenes: Google.

Anuncios

Autor: Orientador

Israel Leal Araujo. Orientador, Pastor en Iglesia Bautista, Practitioner en PNL, Docente Universitario en el área de Psicología, Profesor de Educación Media y Orientador, Jubilado, Consultor Organizacional, Facilitador de Talleres de Desarrollo Personal y Profesional, Presidente de la Fundación PROEDUCA. Estudiante de la Biblia.

6 comentarios en “¿PUEDE UN PASTOR ASPIRAR LA PRESIDENCIA DE UNA NACIÓN?”

  1. Que buena noticia sobre la politica, de acuerdo a la Biblia, me gustan mucho todas las respuestas, me despejaron las dudas. Gracias Pastor Israel por tan hermosas lecciones biblicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s