EL ESPÍRITU DE LA NAVIDAD

La época decembrina es un tiempo que la generalidad de personas disfruta anticipadamente, ha sido tradición en Venezuela que al sonido del primer aguinaldo, o de la tradicional gaita maracucha, se inicia la festividad.

Imagen relacionada

En todas las casas se percibe el alegre ambiente navideño pues los adornos, las luces, renos, pesebres, Santa Claus, y bajo los árboles de navidad  comienzan a aparecer los infaltables regalos. Los hogares son decorados en tal forma que pudieran ser motivo para una tarjeta navideña.

En Venezuela la navidad se celebra en grande, cena familiar con el esquicito plato navideño hallaca, pernil, pan de jamón, ensalada, seguida de los de deliciosos dulces de la época,  y el brindis augurando un futuro auspicioso. Todo es dicha, sonrisas, felicidad, luces, colores, música. Aquello es gozo superlativo generalizado, se percibe desde el hogar asentado en el más remoto lugar de la geografía venezolana hasta el lujoso palacio de cualquier capital de estado.

Pero este año las cosas han cambiado, la crisis económica, la indetenible caída del bolívar, el inclemente costo de los productos, la imposibilidad de importar “arbolitos” canadienses, y frutas exóticas, tanto como el astronómico precio del escocés han quitado la navidad a muchos venezolanos.

Este diciembre es sombrío, desalentador, así lo han decretado las cadenas que circulan por las redes sociales, se ha perdido el espíritu de la navidad en Venezuela.

Ciertamente el espíritu de la navidad en Venezuela se ha evaporado con la crisis que se vive, y aún más terrible porque en la cena de navidad habrá una silla vacía.

Imagen relacionada

Mientras imaginas este escenario sombrío, visualiza lo que se ha perdido, enuméralo: Ya “Guaco” no tocará en el Poliedro, y recibir el año en el “Intercontinental” ahora Venetur, es prohibitivo; no hay hallacas, ni turrones, ni licores añejados, tampoco estrenos, ni regalos. Se acabó la navidad.

Realmente la crisis venezolana acabó con la celebración de la navidad, aquella celebración importada, consumista, embriagante; es decir a la festividad navideña venezolana se le ha quitado lo accesorio, para quedar lo esencial porque la Navidad es Jesucristo, el centro de la celebración.

Es que en Venezuela sutilmente se le ha quitado la esencia de la celebración navideña, retrotrayéndola a  la festividad romana del 25 de diciembre dedicada al dios sol, un jolgorio realmente pagano.

Si Jesucristo no es la esencia de la Navidad, entonces estamos celebrando la capacidad económica para festejar, satisfaciendo nuestros apetitos gastronómicos,  libando un esquicito aromático para incrementar la alegría.

Este tiempo en que nuevamente evaluamos nuestra situación País, consideremos seriamente el rumbo que se le da, no desde las altas esferas del poder, sino en el corazón de cada venezolano.

El rumbo de la Nación no lo determinan los gobernantes sino el soberano, el pueblo. Y el pueblo venezolano ha adoptado la fe cristiana como fundamento de sus creencias, entonces hay que redescubrir nuestra esencia, la cual está contenida en la Sagrada escritura.

Ante semejante desesperanza el pueblo de Dios necesita volver su mirada hacia lo interno, hacia su esencia y rescatar los grandes valores de la fe cristiana que contiene un mensaje renovador, transformador, esperanzador.

No se trata de dejar a un lado la celebración navideña, lo que necesitamos es entender que el 25 de diciembre no celebramos una reunión familiar para  degustar, disfrutar, y regocijarnos, nada más; entender que esta no es una celebración más, sino la conmemoración de que un día a comienzos de esta era nació Jesucristo en un humilde pesebre en la ciudad de David, Belén.

Pero ese evento es importante porque también Jesucristo asciende al calvario, donde es sacrificado, y al tercer día resucita triunfante. Ese es el fundamento de la fe cristiana, que es el trasfondo de la celebración decembrina.

Resultado de imagen para cruz

Por tal motivo, aquella festividad es intrascendente si Jesucristo no mora en el corazón de cada uno de los que festejan su nacimiento. Y cuando Cristo ocupa un lugar de privilegio en cada creyente la festividad cambia de perspectiva.

San Pablo escribió:

Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. Gálatas 2:20.

Si estás desesperanzado porque la crisis de Venezuela te ha robado la posibilidad de festejar la navidad, cambia tu enfoque y revisa la esencia de tus creencias. En estos días conversando sobre el tema de los desafíos que presenta la actual situación del país surgió una de las expresiones prominentes del Apóstol Pablo:

Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos. Romanos 14:8.

La persona quien recordó estas palabras de la escritura comprende la magnitud de su significado, como todos aquellos que han aprendido a vivir por fe, a quien las circunstancias jamás le quitan el gozo de la vida cristiana.

Apropiada para esta época son estas otras palabras de Pablo expresadas a los romanos:

35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?

36 Como está escrito:     Por causa de ti somos muertos todo el tiempo;
Somos contados como ovejas de matadero.

37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. 38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,  39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro. Romanos 8:35-39.

Somos más que vencedores.

Aprovecha estos días decembrinos para fortalecer tu fe, tus creencias; valorar los principios, los valores que son característicos de un pueblo cristiano.

Igualmente reflexiona que para sacar a Venezuela de eta profunda crisis, la Palabra tiene un mensaje especial de Navidad para ti:

Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová, El pueblo que él escogió como heredad para sí. Salmos 33:12.

Feliz Navidad y próspero año 2018, con Jesucristo.

Resultado de imagen para feliz navidad

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.org,

Conceptos: Wikipedia,

Notas personales,

Imágenes: Google.

Anuncios

Autor: Orientador

Israel Leal Araujo. Orientador, Pastor en Iglesia Bautista, Practitioner en PNL, Docente Universitario en el área de Psicología, Profesor de Educación Media y Orientador, Jubilado, Consultor Organizacional, Facilitador de Talleres de Desarrollo Personal y Profesional, Presidente de la Fundación PROEDUCA. Estudiante de la Biblia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s