ESTRATEGIA PARA ENFRENTAR LA CRISIS VENEZOLANA

Lo que pasa en Venezuela es algo que sorprende, desconcierta y desanima; realidad que mantiene a la población en un estado de zozobra, angustia, temor, frustración, trayendo como consecuencia un estado general de ansiedad.

Resultado de imagen para crisis venezolana

Los últimos acontecimientos revelan que la crisis venezolana avanza por caminos inciertos, en los que no se vislumbra una salida clara.

Estado de la crisis.

De un País radicalizado hemos avanzado hacia una atomización que complica las opciones para un dialogo, una salida consensuada, negociada.

Hemos apreciado que en pocos meses el bloque conformado por la Revolución Bolivariana, anteriormente compacto, se ha fraccionado. El Gran Polo Patriótico se ha dividido entre los que promueven la Constituyente; quienes defienden el legado del “Comandante Eterno”; y los pequeños partidos ajenos al principal partido gobernante. Y lo más destacado es que la Revolución Bolivariana perdió el afecto de las grandes masas populares que ayer arrollaban a lo largo y ancho del País.

Por lado de la oposición, las cosas no son auspiciosas. Hay grupos de poder que promueven participar en las elecciones propuestas por el Gobierno; otro grupo opuesto a tal alternativa; otro grupo considera que hay que aumentar la presión en las calles; y otro pequeño, desde el exterior, sugiere ir a las armas, como se lee en algunas cadenas que circulan en las redes..

En medio de los dos grandes bloques, está una inmensa mayoría de Venezolanos, quienes padeciendo la crisis humanitaria más cruel, jamás vivida, manifiestan estar decepcionados porque tanto unos, como los otros no han cumplido las promesas vociferadas para captar sus votos.

Esta incertidumbre, acerca de cómo se resolverá la crisis venezolana, y las carencias de alimentos, medicinas, seguridad, y servicios públicos eficientes, mantiene a la población en un estado de tensión emocional, con las graves consecuencias para la salud mental y física.

Medidas para enfrentar la crisis.

¿Qué podemos hacer para sobrevivir frente a esta grave crisis? Propiciar tu salud emocional, porque de ella depende tu salud integral y calidad de vida.

Ante todo este panorama tan frustrante e incierto, existen múltiples opciones para sobrellevarlo.

Una buena medida es dosificar el uso de las redes sociales, porque ellas que son una inagotable fuente de información, generan mucha ansiedad y grandes frustraciones. Es que hay personas, grupos y organizaciones que manipulan los titulares para ganar seguidores y likes; con “información engañosa”.  Es frecuente leer titulares como: “Se desmorona el Gobierno, el Gobernador tal renunció a su cargo”. Cuando se lee el texto de la información, resulta que aquel gobernador renunció, pero para postularse a la Asamblea Constituyente. El ávido lector queda al borde del colapso por que se le genera una expectativa incierta.

Otro titilar frecuente es “Le dio hasta con el tobo”, resulta ser un discurso en la Asamblea Nacional, o una entrevista televisada; que como se sabe son escenas mediáticas porque los actores luego se van a tomar un “cafecito” al salir del escenario.

También es conveniente fortalecer los valores espirituales como la fe, la paciencia, la esperanza; aspectos que no van a resolver lo que no dependen de ti; pero te permitirán enfrentarlo con actitud optimista, positiva, constructiva. Te darán “paz en la tormenta”, para que seas asertivo al momento de tomar decisiones.

Otra opción es aceptar como un hecho cierto  que Dios está en control, gerenciando la crisis,  y que en el momento preciso va a accionar la solución  conforme a su sabiduría y potestad. Tal y como se nos revela en la Sagrada Escritura.

Para poder ver en acción el poder de Dios hay que “abrir los ojos espirituales”, como ocurrió con el siervo del profeta Eliseo, relato que puedes leer  en el capítulo seis del libro Segundo de Reyes, 2 Reyes 6:8-23.

Una medida adicional para enfrentar esta dramática circunstancia que vivimos es adoptar la actitud de Pablo, revelada en Filipense 4:12-13, DHH:

12 Sé lo que es vivir en la pobreza, y también lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a hacer frente a cualquier situación, lo mismo a estar satisfecho que a tener hambre, a tener de sobra que a no tener nada. 13 A todo puedo hacerle frente, gracias a Cristo que me fortalece.

Esto no significa que seamos indiferentes, o que evadimos nuestra responsabilidad. Cada uno decide su curso de acción, sin embargo sea cual este sea, necesitamos racionalidad, criterio objetivo, mente clara, actitud constructiva.

Aviva tu fe y esperanza.

Mira dentro de ti, valora aquellos principios inculcados desde tu niñez, y recuerda:

1 Pacientemente esperé a Jehová,  Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. 2 Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos. 3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, Y confiarán en Jehová.

4 Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza, Y no mira a los soberbios, ni a los que se desvían tras la mentira.  Salmos 40:1-4- RVR60.

La Paz sea contigo.

Fuente:

Anuncios