MENE MENE TEKEL UPARSIN

Hay circunstancias que viven las personas, organizaciones y hasta naciones enteras que los analistas denominan “punto de inflexión”, para referirse al momento en que se produce un hecho que de repente hace que todo cambie.

La expresión también hace referencia a los giros inesperados de una situación, cambios de sentido, que pueden ir en una dirección y luego en otra, incluso girar 180, y tienen la particularidad que si seguían un sentido, este puede volverse completamente al revés, y empezar de cero.

La frase “punto de inflexión” se ha tomado prestada de la matemática en la que dichas palabras significan un punto de cambio, concretamente en cálculo “es el punto de cambio de una estructura cóncava a una convexa; o viceversa”.

Imagen relacionada

En la Biblia se relata circunstancias en que se llega a un punto en que las cosas cambian repentinamente.

Nos trasladamos a la época del imponente Imperio Babilónico, unos 500 años ante de Cristo. El rey está celebrando con su equipo ministerial compuesto de unas mil personas; en el festejo hay música, alegría, abundante vino; se regocijan por sus logros, tanto como por sus dioses a quienes rinden adoración.

Se sienten seguros, invencibles. Al fin y al cabo son el imperio dominante, con un ejército armado imbatible; y por si fuera poco la ciudad está bien protegida por feroces guerreros, amurallada, y las condiciones naturales le son favorables. En la política internacional han tenido grandes aliados gracias a los acuerdos logrados.

Realmente hay sobrados motivos para festejar, y lo hacen con esplendidez.

En un momento cumbre del banquete aparece una mano, la cual escribe en la pared frente al monarca las siguientes palabras: MENE MENE TEKEL UFARSIN.

Resultado de imagen para MENE MENE TEKEL UPARSIN

Como ya han entendido quienes leen la Biblia, se trata de Belsasar, emperador de Babilonia quien brinda aquel banquete, precisamente el destinatario del breve pero contundente mensaje escrito en la pared.

El rey no entiende el mensaje, escrito en lenguaje extraño para él y sus sabios por lo que acude a Daniel, quien relata el hecho en su libro, y como emisario de Jehová, el Dios de los Ejércitos de Israel, traduce el contenido del escrito, así:

26 Esta es la interpretación del asunto: MENE: Contó Dios tu reino, y le ha puesto fin. 27 TEKEL: Pesado has sido en balanza, y fuiste hallado falto.  28 PERES: Tu reino ha sido roto, y dado a los medos y a los persas. Daniel 5:26-28.

Es decir, el monarca y su imperio fueron intervenidos. En los cursos de Historia Universal se nos enseña que Darío el Grande fue un gran conquistador que derrotó a los babilonios e impuso el Imperio Medo-Persa; lo que no alcanzan a comprender nuestros profesores de Historia, es que aquel hecho fue determinado por Dios, el Eterno, el Dios de Israel, el Dios nuestro.

El imperio babilónico, y su monarca vivieron su “punto de inflexión”, el momento de cambio, solo que esta vez es irreversible. Babilonia fue destruida y desolada, circunstancia que ocurre hasta hoy. Sus ruinas en Irak dan testimonio de los designios de Dios se cumplen.

Resultado de imagen para MENE MENE TEKEL UPARSIN

El momento de cambio en Babilonia fue determinado e impulsado por Dios, todos los acontecimientos narrados en la Historia Universal, así como en la Biblia, permiten comprender el accionar de Dios en los procesos de cambios.

Si comparamos los sucesos en Babilonia con la actualidad venezolana, podemos establecer algunas similitudes.

Primero: Lo que ocurre no es imprevisto. Es parte del Plan de Dios para su pueblo. “Dios no juega a los dados” dijo Einstein, refiriéndose a la teoría de la mecánica cuántica; nosotros podemos afirmar que Dios no dejas las cosas al azar, cuando se trata de su pueblo. Usó Nabucodonosor  rey de  Babilonia para un castigo ejemplar a Israel, 2 Crónicas 36:15-19; luego usa a Ciro rey de  Persia para liberarles y reconstruir el Templo y el culto, 2 Crónicas 36:20-23.

Segundo: Dios revela sus planes a través de hombres piadosos, quienes tienen el encargo de proclamarlo sin dilación. Es el caso de Daniel en Babilonia. Fue emisario de Dios para interpretar el sueño de Nabucodonosor, con el que Dios da a conocer sus planes futuros para el mundo, Daniel capítulo dos, que se han venido cumpliendo rigurosamente hasta hoy, y corren hasta la Segunda Venida de Jesucristo que marca el fin de los tiempos.

Es Daniel quien igualmente interpreta la escritura en la pared, a través de la cual Dios anuncia su determinación de dar por concluido el periodo histórico de Babilonia, y se anuncia el surgimiento de otro imperio, el persa, para cumplir sus designios.

Todo estudioso de la Biblia es consciente de cuál es el propósito Divino en aquellos movimientos en los que el pueblo de Dios es actor principal.

Aquella noche cuando el dedo Divino escribía en la pared la sentencia contra Belsasar; Darío de Media, al desviar las aguas del Éufrates para tomar a Babilonia, no se imaginaba que era un instrumento de Dios para cumplir sus designios. El pecho y brazos de plata de la estatua del sueño de Nabucodonosor, Daniel 2:32.

Algo que determinó la caída de Babilonia es un hecho indigno, desde la perspectiva Divina. El rey Belsasar inspirado por los vapores etílicos ordena a sus súbditos que traigan a la sala del festejo las copas de oro que su antecesor Nabucodonosor había tomado como botín, extrayéndolas del Templo donde estaban dedicadas al culto a Jehová, 2 Crónicas 36:18,  por lo tanto eran utensilios sagrados. Este hecho fue, como se dice popularmente, la gota que derramó el vaso.

Llegado a este punto crítico, el proceso no tiene retorno.

Y, ¿Qué tiene esto que ver con Venezuela?

Que Dios está moviendo las piezas, como siempre ha hecho, para conducir la historia de Venezuela, su destino. Nada de lo que ocurre está fuera de control del Eterno.  

Imagen relacionada

Hay incertidumbre entre gran parte del pueblo de Dios, es comprensible para quienes se encuentran en el ojo del huracán, o se sienten en el mismo. Sin embargo, este es el momento de aprender a depender de Dios, quien va a solucionar esta enredada situación que vivimos.

Hace tiempo que Dios viene moviendo sus piezas, usando sus instrumentos; lo que ocurre es que a veces se mira al lado equivocado.

Es que nuestra cosmovisión, modo de ver la vida, no nos permite aceptar que Dios pueda utilizar a un instrumento ajeno a su pueblo. Considera este caso:

Tú, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad. Daniel 2:37.

Palabras dirigidas a Nabucodonosor Emperador de Babilonia; como este hay otros casos en la Biblia, y en la historia, de personajes usados para dar cumplimiento a la voluntad de Dios.

¿Qué es lo recomendable al pueblo de Dios en este caso coyuntural? Proceder como es lo usual, lo esperado, lo que hace quien confía verdaderamente en Dios y su soberanía.

El gran aporte del pueblo de Dios en este momento crítico es ir “al Lugar Santísimo”, al altar de oración en el hogar o en el templo, y clamar, gemir, interceder. Hablar a Dios confiadamente y como Moisés solicitar que tenga misericordia de este pueblo y resuelva este punto crítico, ya.

La oración que hizo arrepentir a Dios:

Vuélvete del ardor de tu ira, y arrepiéntete de este mal contra tu pueblo. 13 Acuérdate de Abraham, de Isaac y de Israel tus siervos, a los cuales has jurado por ti mismo, y les has dicho: Yo multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas del cielo; y daré a vuestra descendencia toda esta tierra de que he hablado, y la tomarán por heredad para siempre. 14 Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo. Éxodo 32:12-14.

Algunos pensarán que los cristianos deben salir a las calles a manifestar su posición en este tiempo difícil. Pero si un cristiano desea salir a la calle debe ser a proclamar el evangelio de la paz, del encuentro, de la reconciliación, del perdón.

Recuerda esto:

3 Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; 4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, 6 y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta.

Dios te bendiga Venezuela.

  • Fuente:
  • Biblia: RVR60, tomada de biblegateway.com
  • Definiciones y datos históricos: Wikipedia,
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google.

 

Anuncios

Autor: Orientador

Israel Leal Araujo. Orientador, Pastor en Iglesia Bautista, Practitioner en PNL, Docente Universitario en el área de Psicología, Profesor de Educación Media y Orientador, Jubilado, Consultor Organizacional, Facilitador de Talleres de Desarrollo Personal y Profesional, Presidente de la Fundación PROEDUCA. Estudiante de la Biblia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s