2 DE OCTUBRE, LA GRAN LECCIÓN DEL PUEBLO COLOMBIANO

Con el NO votado en el Plebiscito por el Acuerdo de Paz con la FARC el pasado domingo, pueblo colombiano deja una importante lección a las Naciones del mundo.

Resultado de imagen para plebiscito en colombia

En el ámbito institucional, que los órganos del Estado funcionan adecuadamente. El ente encargado de los comicios actuó sin mayores dilaciones, ejerciendo sus funciones sin parcialidad alguna; constituyéndose en un elemento clave del proceso. Por otra parte el pequeño margen a favor, no fue motivo de controversia. Simplemente se aceptó la mayoría, por ínfima que esta fuese.

Desde una perspectiva política el pueblo colombiano fue informado de lo que estaba en juego, y conscientemente acudió al acto. Es que en los acuerdos de Paz no solamente se jugaba un cese al fuego, y el retorno pacífico de los insurgentes a la vida civil; también se vislumbraba la aceptación a la ideología que inspira sus luchas, el marxismo, el comunismo, que como sabemos propone un cambio de paradigma en lo social y económico, con nefastas consecuencias para los pueblos que cayeron bajo sus  garras, Venezuela y Cuba modelos de ese fracaso denominado socialismo marxista.

Resultado de imagen para plebiscito en colombia

En lo social, el acuerdo extrañamente contenía algunos principios objetables desde una perspectiva cristiana. En el Comunicado Conjunto Número 82, firmado en la Habana, Cuba, el 24 de julio de 2016, las delegaciones del Gobierno Nacional y las FARC-EP presentaron el resultado de la inclusión del enfoque de género en los acuerdos alcanzados hasta la fecha por la Mesa de Conversaciones. En uno de sus párrafos afirma:

La inclusión de un enfoque de género en un proceso de paz como éste no tiene antecedentes en el mundo y busca fundamentalmente crear condiciones para que mujeres, y personas con identidad sexual diversa  puedan acceder en igualdad de condiciones a los beneficios de vivir en un país sin conflicto armado.

Hombre con cartel a favor de la comunidad LGTB en Colombia

Los cristianos también respetamos esos derechos.

Hay otros aspectos en los cuerdos relacionados con la justicia y la equidad, que fueron duramente cuestionados y documentados en la prensa colombiana e  internacional.

En Colombia los líderes espirituales cristianos, católicos y evangélicos, hicieron valer su misión, y sin temor alguno orientaron a sus feligresías, y al pueblo colombiano sobre el riesgo de los acuerdos, que lograban un cese al conflicto armado, pero introducía algunos principios contrarios a la cultura, la tradición, y a los valores colombianos, y el 2 de octubre los hicieron valer al votar NO a principios ajenos a los establecidos en la Palabra de Dios.

Esta lección de los colombianos es necesario valorarla en su cabal dimensión. Y los venezolanos tenemos que asumirla sin prejuicios.

Los sacerdotes católicos, y los pastores evangélicos necesitan orientar a sus feligresías sobre el significado del socialismo marxista, y del comunismo. Creo que hay un gran desconocimiento entre los líderes espirituales sobre los postulados del Socialismo del Siglo Veintiuno, en su aspecto ideológico y filosófico. Porque su esencia no es la justicia social lo que les inspira, como pregonan, sino un humanismo teñido de materialismo, ateísmo, antirreligioso; y en Venezuela impregnado de prácticas ocultistas.

De igual modo hay que orientar a la ciudadanía sobre el valor de la familia, tal y como lo establece la naturaleza biológica y genética humana, tanto como los valores bíblicos que los sustentan. No es asunto de prejuicio, homofobia o rechazo a quienes han asumido una orientación sexual distinta a la original, ni se les condena; o contra quienes abrazan el Socialismo del Siglo XXI. Sin embargo, en mundo en el que se respeta la libertad de conciencia, de religión de culto; y aun de elegir el sexo, es insólito que una minoría imponga su criterio por encima de la mayoría.

Cabe aquí la extraordinaria sentencia bíblica:

Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento.Oseas 4:6.

 Por lo tanto hay que retornar a la Palabra, es indispensable que el creyente asuma en la vida práctica, lo viva, un principio doctrinal distintivo, que la Biblia es la norma de fe y conducta del cristiano.

En Venezuela cuando el pueblo cristiano asuma su verdadera identidad, su  compromiso con Jesucristo y la Palabra, las cosas comenzarán a cambiar.

Fuente:

Anuncios

Autor: Orientador

Israel Leal Araujo. Orientador, Pastor en Iglesia Bautista, Practitioner en PNL, Docente Universitario en el área de Psicología, Profesor de Educación Media y Orientador, Jubilado, Consultor Organizacional, Facilitador de Talleres de Desarrollo Personal y Profesional, Presidente de la Fundación PROEDUCA. Estudiante de la Biblia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s