LA PERSONA QUE HACE FALTA EN PALACIO

Estar en una posición de gobierno es una tarea compleja, exigente, y en cierto modo solitaria; se vive en una dimensión en la que se pierde intimidad, debido a que  las relaciones se tornan oficiales, protocolares; y los anillos de seguridad impiden, o perturban los momentos privados.  Sumado a ello, los amigos dejan de serlo al convertirse en equipo de gobierno, con enormes responsabilidades, y los encuentros pierden aquel carácter familiar; ahora son puntos de cuenta, en una dinámica indetenible.

Resultado de imagen para fachada del palacio de miraflores

Quienes no están en su equipo, amigos y familiares, tienen pocas posibilidades de acercamientos rutinarios por las agobiantes tareas cotidianas. Por otra parte necesita estar alerta ante las intrigas, saboteos, o interferencias de personas insospechadas, que generalmente pertenecen al entorno íntimo; y otros al bando contrario.

Estos hombres con tan diversas tareas, cada una importante más que la otra, son seres mortales, que para tomar decisiones asertivas necesitan una inmensa capacidad de discernimiento, o buenos consejeros. A estos últimos me refiero en el título de este escrito. Personas cercanas al hombre en el poder, con la habilidad de aconsejar en momentos críticos.

Un personaje bíblico tuvo a su lado una persona capaz de darle una orientación de tal magnitud, que le cambió la vida.

Leamos el relato:

1 Naamán, general del ejército del rey de Siria, era varón grande delante de su señor, y lo tenía en alta estima, porque por medio de él había dado Jehová salvación a Siria. Era este hombre valeroso en extremo, pero leproso. 2 Y de Siria habían salido bandas armadas, y habían llevado cautiva de la tierra de Israel a una muchacha, la cual servía a la mujer de Naamán. 3 Esta dijo a su señora: Si rogase mi señor al profeta que está en Samaria, él lo sanaría de su lepra. 4 Entrando Naamán a su señor, le relató diciendo: Así y así ha dicho una muchacha que es de la tierra de Israel. 5 Y le dijo el rey de Siria: Anda, ve, y yo enviaré cartas al rey de Israel. 2 Reyes 5:1-5.

Enfoquemos a dos personajes de la escena, a Naamán, y la la muchacha que servía a la esposa de aquel hombre, cuyo nombre ni se menciona. Veamos a Naamán:

  • Un general del ejército del rey de Siria,
  • Era grande delante de su señor, y lo tenía en alta estima,
  • Porque por medio de él había dado Jehová salvación a Siria,
  • Era este hombre valeroso en extremo,
  • Pero leproso.

Todo apunta a un extraordinario hombre, incluso no siendo Hebreo, Dios le había utilizado para salvar a su nación, a Siria. Era gentil. Sin embargo en esta detallada y elocuente descripción, hay un pero. Siempre hay un peros, era leproso. Tal detalle no deja de ser importante, y en lo más íntimo del hombre, y de sus seres queridos hay una nota de dolor, desconsuelo, y frustración que opaca la brillante y prometedora imagen del General Sirio. Su apariencia física contrasta con su personalidad, valiente, guerrera, sacrificado por su nación.

Enfoquemos al otro personaje, la muchacha cautiva israelita. La antípoda de Naamán. Observa la descripción.

  • Cautiva, bandas armadas sirias la habían secuestrado,
  • Servía a la mujer de Naamán.

Poco se dice e la muchacha, lo que se infiere es que esta en el palacio de Naamán, como botín de guerra, o como esclava comprada a sus captores. Tal vez recibe un trato amistoso de Naaman y de su familia, al fin y al cabo el militar es un hombre bueno. Sin embargo, ¿Qué siente una persona al estar lejos de los suyos? ¿Qué emociones surgen en una muchacha esclava? ¿Qué sentimiento se tienen hacia los captores?

Pero esta muchachita es de una nobleza impresionante. Ve a su amo, y en lugar de odio siente compasión, no lástima, y comparte con su ama un conocimiento que posee, sobre como curar la lepra de su amo. He aquí otro rasgo de la virtuosa muchacha, fe. Observa sus palabras:

Si rogase mi señor al profeta que está en Samaria, él lo sanaría de su lepra.

Medita en las palabras de la muchacha, y en la escena en general. ¿Qué piensas? ¿Qué imágenes vienen a tu mente? ¿Qué sientes?

Relee el título de este escrito: La Persona que hace falta en Palacio. En Venezuela, o en el del país donde vives. ¿Qué piensas? ¿Qué imágenes vienen a tu mente? ¿Qué sientes?

Resultado de imagen para fachada del palacio de miraflores

Tengo poca información de las interioridades del Palacio Presidencial. Lo que sí se sabe es que en el entorno del Presidente hay, o han estado, cristianos ocupando altos cargos como Ministros, integrantes de algunas de las Ramas de los Podres Públicos, y Altos cargos muy cercanos y de confianza del Presidente; es más se comenta que presuntamente se reúne con cierta frecuencia con pastores evangélicos.

Surge una pregunta, ¿No ha existido en el entorno presidencial una persona virtuosa y ferviente como aquella cautiva israelita? Aunque es impropio expresar especulaciones, que pudiera herir a alguien, uno percibe que sobre el presidente hay posiciones radicales. Los cercanos son adulantes, o callan lo que el presidente necesita oír de parte de Dios para su bien, y el de la Nación; y los oponentes le ridiculizan, se burlan o le lanzan anatemas. Ningún extremo es constructivo.

El País se desploma en pedazos, lo cual es motivo de duelo; mas quienes le creemos a Dios, hemos visto su poder y confiamos en su Palabra, estamos seguros o que se levantará en Palacio una persona virtuosa y fervorosa como la esclava de Naamán; o, la reina Ester en Persia. Y si en palacio hicieren caso omiso, siempre habrá una persona como José en Egipto, Daniel en Babilonia, Nehemías en Persia, David, en Jerusalén. Dios sabe mover sus piezas.

Resultado de imagen para biblia

Para conocer en que resultó el consejo de la muchacha israelita, lee el resto del capítulo, te enriquecerá leerle y medítalo.

¿Qué necesita oír un Presidente de parte de Dios?

  • Un llamado al arrepentimiento, Isaías 55:6-7,
  • Hacerle entender que está en esa posición porque Dios lo determina, Daniel 2:2:21,
  • Que siguiendo la instrucción contenida en la Palabra, todo le saldrá bien y será prosperado Josué 1:8,
  • Que las Naciones donde Dios gobierna son felices, Salmos 33:12,
  • Que si pone en práctica los principios contenidos en la Palabra, aun cuando no abrace el cristianismo, será prosperado. Como Japón que sin ser un País cristiano, es un país altamente desarrollado. al poner en ejercicio valores como la responsabilidad, la honestidad, integridad, amor al estudio y al trabajo, cumplir lo que se promete, la puntualidad, la excelencia, entre otros valores bíblicos.
  • Y le insistiría en que acepte a Jesucristo, para que no se pierda sino que tenga vida eterna.

Si hubiese tenido oportunidad de hablar privadamente con él, le explicaría que si hace lo que se le recomienda en la Palabra pasará a la historia como el Presidente Excelso de Venezuela. Ahora, no es necesario estar en Palacio para compartir este mensaje de fe; el mismo necesita ser oído en todos los rincones venezolanos.

Compártelo

Fuente:

Anuncios

Autor: Orientador

Israel Leal Araujo. Orientador, Pastor en Iglesia Bautista, Practitioner en PNL, Docente Universitario en el área de Psicología, Profesor de Educación Media y Orientador, Jubilado, Consultor Organizacional, Facilitador de Talleres de Desarrollo Personal y Profesional, Presidente de la Fundación PROEDUCA. Estudiante de la Biblia.

2 comentarios en “LA PERSONA QUE HACE FALTA EN PALACIO”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s