¿PUEDE VENEZUELA CONVERTIRSE EN POTENCIA MUNDIAL?

Para reflexionar sobre esta pregunta, necesitamos referirnos a lo que se entiende por potencia mundial, y las circunstancias que facilitan la formación de una.

La expresión Potencia Mundial se refiere a un Estado que tiene la capacidad de influir o proyectar poder político, económico, y militar a escala mundial. Sus opiniones son tomadas en cuenta por otras naciones antes de decidir una acción diplomática o militar. Una característica de una gran potencia es la habilidad de intervenir militarmente en cualquier lugar. Además, las grandes potencias poseen una influencia cultural que se manifiesta en forma de inversiones en partes menos desarrolladas del mundo.

Potencias Mundiales en la historia.

Fueron grandes potencias en la antigüedad Grecia, Roma, la Antigua China, el Antiguo Egipto, Persia e India.

En el Nuevo Mundo, destaca el Imperio Inca como el más extenso de los Estados precolombinos.

Machu Pichu, huella del Imperio Inca.

En la era moderna, en Europa, las potencias mundiales primero fueron las ciudades-estado italianas, Venecia, Génova, Florencia, Roma, Milán; España y Portugal; luego, el poder pasó a Francia y al Reino Unido, así como a Países Bajos, Rusia,5 Turquía, Alemania e Italia.

En el siglo XX, las grandes potencias fueron Estados Unidos, Rusia y la Unión Soviética, Japón, Francia, Italia, Alemania, Reino Unido y Austria-Hungría.

En el siglo XXI, sin duda, las principales potencias son: Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea, el denominado G-4: Alemania, Francia, Reino Unido e Italia; India, Japón y China.

Estas potencias poseen poder político, económico, tecnológico y militar con capacidad para intervenir en cualquier lugar del planeta, como ya hemos comprobado en los conflictos del medio oriente. La excepción es Japón, que no posee ejército, sin embargo su influencia y presencia mundial es un hecho, y en muchos casos determinante.

¿Puede Venezuela convertirse en potencia mundial?

Es posible, como ha ocurrido con cualquier potencia actual o pasada, que se desarrollaron progresivamente utilizando alguna fortaleza interna. En el caso de Venezuela, su inmenso potencial de recursos naturales: petróleo, minerales de diversos tipos, tierras aptas para el cultivo, abundancia de agua.

Antes de continuar explorando las posibilidades de Venezuela de convertirse en potencia mundial, es necesario revisar el porqué de las potencias mundiales.

La Historia Universal nos relata detalles del surgimiento, auge y caída de los grandes imperios mundiales, que en su momento constituyeron potencias que reinaron en extensos territorios. Uno de ellos es el de Alejandro Magno, el Griego, que abarcó todo el territorio de la actual Europa, el Medio Oriente hasta los límites de la India.

Los registros históricos refieren como ese imperio griego fue copando el escenario mundial, y como Alejandro Magno se hizo del poder y cautivo a las naciones que se propuso. Sin embargo, tras esa historia que nos enseñan en la escuela hay una  causa que determina el curso de la misma. La Biblia revela por qué anteriormente mencionado.

El libro de Daniel, en su capítulo dos revela la causa capital que determina el devenir de un imperio, o potencia mundial. En ese texto se relata el tantas veces mencionado sueño de Nabucodonosor, emperador de Babilonia.

Así lo describe Daniel:

31 Tú, oh rey, veías, y he aquí una gran imagen. Esta imagen, que era muy grande, y cuya gloria era muy sublime, estaba en pie delante de ti, y su aspecto era terrible. 32 La cabeza de esta imagen era de oro fino; su pecho y sus brazos, de plata; su vientre y sus muslos, de bronce; 33 sus piernas, de hierro; sus pies, en parte de hierro y en parte de barro cocido. 34 Estabas mirando, hasta que una piedra fue cortada, no con mano, e hirió a la imagen en sus pies de hierro y de barro cocido, y los desmenuzó. 35 Entonces fueron desmenuzados también el hierro, el barro cocido, el bronce, la plata y el oro, y fueron como tamo de las eras del verano, y se los llevó el viento sin que de ellos quedara rastro alguno. Más la piedra que hirió a la imagen fue hecha un gran monte que llenó toda la tierra. Daniel 2:31-35.

El soberano queda perplejo pues no comprende tal sueño, por lo que demanda le sea interpretado. Daniel lo hace, y esta es la interpretación:

37 Tú, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad. 38 Y dondequiera que habitan hijos de hombres, bestias del campo y aves del cielo, él los ha entregado en tu mano, y te ha dado el dominio sobre todo; tú eres aquella cabeza de oro. 39 Y después de ti se levantará otro reino inferior al tuyo; y luego un tercer reino de bronce, el cual dominará sobre toda la tierra. 40 Y el cuarto reino será fuerte como hierro; y como el hierro desmenuza y rompe todas las cosas, desmenuzará y quebrantará todo. 41 Y lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, será un reino dividido; mas habrá en él algo de la fuerza del hierro, así como viste hierro mezclado con barro cocido. 42 Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, el reino será en parte fuerte, y en parte frágil. 43 Así como viste el hierro mezclado con barro, se mezclarán por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro. 44 Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre, 45 de la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro. El gran Dios ha mostrado al rey lo que ha de acontecer en lo por venir; y el sueño es verdadero, y fiel su interpretación. Daniel 2:37-45.

La estatua representa seis imperios mundiales:

  1. Cabeza de oro: Imperio babilónico, Nabucodonosor como cabeza,
  2. Pecho y sus brazos, de plata: Imperio persa, Darío y Ciro emblemáticos,
  3. Vientre y sus muslos, de bronce: Imperio griego, Alejandro Magno,
  4. Piernas, de hierro: Imperio romano,
  5. Pies, en parte de hierro y en parte de barro cocido: Imperio romano renovado, un nuevo orden mundial, en proceso,
  6. Piedra cortada del monte sin intervención humana: un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre, el reino futuro de Jesucristo, luego de su Segunda venida.

Interpretación.

Los cuatro primeros imperios, como se nota en la interpretación dada por Daniel, fueron determinados por Dios para cumplir diversas etapas del Plan General de Salvación.

Babilonia, cabeza de oro, brazo divino para dar fin a la Monarquía Hebrea, llevar a Israel al exilio a causa de su impiedad, destruir el templo y a Jerusalén. Fin de sacrificios expiatorios. Nace una nueva formo de devoción que se transforma en el judaísmo, impregnado de la cultura babilónica. Israel rompe con la idolatría. 2 Crónicas 36:17-21.

Imperio Persa, pecho y brazos de plata, instrumento divino para repatriar a Israel, reconstruir el templo, Jerusalén y la renovación del culto a Jehová, 2 Crónicas 36:22-23.

Imperio griego, vientre y muslos de bronce, facilita la formación de sinagogas por todo el imperio, impone el griego como idioma del imperio, traduce el Antiguo Testamento al griego, coloca las bases de una sociedad organizada, culta, desarrolla la ciencia, el arte, el deporte; conduce a occidente de la barbarie a la civilización.

Imperio romano, pies de hierro,  hereda la cultura griega, impone  una paz a la fuerza, construye carreteras por todo el imperio, da libertad a las religiones sumisas. En el apogeo de este imperio nace Jesucristo. Tras la muerte y resurrección de Cristo, este imperio facilita la expansión del evangelio a todas las naciones en labios de los primeros discípulos y la naciente Iglesia. Es responsable de la destrucción del Templo de Jerusalén, en el año 70 DC, de imponer el cese a los sacrificios de animales por la expiación de pecados, de dispersar a los judíos, y designar a la tierra de Israel como Palestina.

Cae el imperio romano, más la fe en Cristo, el evangelio del Reino se expande por todo el mundo.

Quinto Imperio. La actual generación es testigo de la preparación del escenario para el surgimiento del quinto imperio, los pies de barro cocido mezclado con hierro. Según el sueño de Nabucodonosor, y la profecía de Apocalipsis en el capítulo trece, este reino a diferencia de los anteriores abarcará a todas las naciones de la tierra. El surgimiento de este quinto imperio se gesta a partir de la globalización, el desarrollo de la Internet, y de la Organización de las Naciones Unidas. En su momento la ONU cederá su autoridad a un Gobierno Mundial con poder militar, político, y económico. Algunos se refieren a este gobierno como el “Nuevo Orden Mundial”.

Sexto Imperio. Este gobierno mundial preparará el escenario para la venida del sexto y último reino mundial. El reino de Jesucristo que “desmenuzará” al Nuevo Orden Mundial y se establecerá para siempre, tal y como lo indican los dos últimos capítulos de Apocalipsis.

De acuerdo con la revelación Bíblica, Dios levanta y derriba reinos a los fines de cumplir sus planes y propósitos para el hombre, Juan 3:16.

¿Por qué Estados Unidos de Norteamérica llegó a ser una potencia? Para cumplir el Plan de Dios de llevar el evangelio a todas las naciones. Como sabemos, a fines del Siglo XX esa Nación tenía una poderosa representación de “misioneros” encargados de extender el Reino de los Cielos y proclamar el Evangelio de Jesucristo. Aún hoy sigue desarrollando esa importante tarea.

Volvamos a la pregunta de este artículo, ¿Puede Venezuela Convertirse en Potencia Mundial? La respuesta la hemos desarrollado en los párrafos anteriores. Depende de los Planes de Dios para organizar el Quinto Imperio Mundial. O para el Sexto.

Venezuela cuenta con el potencial de recursos naturales y humanos para ser una potencia. Cuando Cristóbal Colón arribó a las costas orientales de Venezuela, creyó estar contemplando el “Paraíso”, el Jardín del Edén. Tan solo las reservas de petróleo son una riqueza de incalculable valor, que usado como arma geopolítica es tan poderosa como el más sofisticado ejército. Falta ingenio, o determinación divina.

Fuente:

  • Conceptos y datos históricos: Wikipedia,
  • Biblia: Versión RVR60, tomada de http://www.biblegateway.org.
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google

 

Anuncios

Autor: Orientador

Israel Leal Araujo. Orientador, Pastor en Iglesia Bautista, Practitioner en PNL, Docente Universitario en el área de Psicología, Profesor de Educación Media y Orientador, Jubilado, Consultor Organizacional, Facilitador de Talleres de Desarrollo Personal y Profesional, Presidente de la Fundación PROEDUCA. Estudiante de la Biblia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s