PARA ORAR POR VENEZUELA

A medida que se agudiza la crisis en nuestro País, el pueblo de Dios ha reiterado su llamado para orar, convencidos de que Él puede intervenir para poner orden, tal y como lo promete en su Palabra, y ha procedido en la Historia de las Naciones.

El texto bíblico que viene a la mente en estas circunstancias es el conocido 2 Crónicas 7:14, que ofrece un diagnóstico sobre las causas de las crisis en los pueblos, y la estrategia para resolverlas.

Aunque seguramente los lectores recuerdan la cita, vamos a reproducirla a continuación:

“si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.”

No se necesita mayores explicaciones para comprender el mensaje contenido en el mismo, y si quieres ampliar el análisis, lee el texto anterior, el versículo 13. Muy explícito.

Como quiera que se ha insistido en clamar, y hasta ahora no se aprecia una respuesta en el sentido de la súplica, necesitamos evaluar los motivos para el retardo de la intervención Divina en Venezuela.

¿Por qué Dios no ha respondido el insistente clamor de su pueblo?

Revisemos esa circunstancia a la luz de la Sagrada Escritura.

Propongo como premisa que no se ora en el sentido esperado por Dios, con la actitud correcta.

Lo manifiesto con base a lo que enseña la Biblia.

Notemos una situación parecida, aunque no igual estrictamente hablando, que ocurrió en tiempos de la Cautividad de Israel propiciada por Babilonia, y que prosigue bajo el dominio Persa. Es el tiempo de Nehemías, Jerusalén está destruida, los muros de la ciudad derribados, el templo en ruinas, y el pueblo de Israel cautivo. ¿Te imaginas algo peor para un pueblo?

Ruinas en la cima de Meguido

Esta terrible circunstancia más grave y crítica que la que vive Venezuela movió a un hombre de Dios a elevar un impresionante ruego, que transcribo a continuación.

Oración de Nehemías:

5  Te ruego, oh Jehová, Dios de los cielos, fuerte, grande y temible, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos; 6 esté ahora atento tu oído y abiertos tus ojos para oír la oración de tu siervo, que hago ahora delante de ti día y noche, por los hijos de Israel tus siervos; y confieso los pecados de los hijos de Israel que hemos cometido contra ti; sí, yo y la casa de mi padre hemos pecado.

7 En extremo nos hemos corrompido contra ti, y no hemos guardado los mandamientos, estatutos y preceptos que diste a Moisés tu siervo.

8 Acuérdate ahora de la palabra que diste a Moisés tu siervo, diciendo: Si vosotros pecareis, yo os dispersaré por los pueblos; 9 pero si os volviereis a mí, y guardareis mis mandamientos, y los pusiereis por obra, aunque vuestra dispersión fuere hasta el extremo de los cielos, de allí os recogeré, y os traeré al lugar que escogí para hacer habitar allí mi nombre.

10 Ellos, pues, son tus siervos y tu pueblo, los cuales redimiste con tu gran poder, y con tu mano poderosa.

11 Te ruego, oh Jehová, esté ahora atento tu oído a la oración de tu siervo, y a la oración de tus siervos, quienes desean reverenciar tu nombre; concede ahora buen éxito a tu siervo, y dale gracia delante de aquel varón. Porque yo servía de copero al rey. Nehemías 1:5-11.

Nota la estructura de la oración:

  1. Reconocimiento de la Soberanía de Dios, 1:5a,
  2. Dios cumple su palabra, 1:5b,
  3. Suplica de ser oído, 1:6a,
  4. Reconocimiento y confesión de pecado, 1:6b-7,
  5. Conciencia de las causas de la crisis, y como resolverla, 1:8-9,
  6. Reconocimiento de la identidad del pueblo, 1:10
  7. Ruego de ser escuchado, y solicitud ayuda inmediata, 1:11.

La lectura del libro de Nehemías permite comprobar que esta oración tuvo inmediata respuesta.

Entre las muchas razones para que esta oración fuese respondida inmediatamente, revisemos un aspecto de la misma contenido en los versículos 6 y 7, referidos en el numeral 3 anterior: “Reconocimiento y confesión de pecado.” Que está en sintonía con 2 Crónicas 7:14.

Nehemías es un modelo, en cuanto a orar por la Nación se refiere, él se hace solidario con el pueblo, y pide perdón por pecados que no había cometido puesto que tuvieron lugar aun antes de su nacimiento. Los pecados que llevaron a Israel a la ruina moral, económica y espiritual se describen con detalles en el libro Segundo de Reyes, así como en Segundo de Crónicas, y en los mensajes de los profetas antes del exilio, principalmente Isaías y Jeremías.

He aquí un resumen:

Idolatría, prácticas paganas, injusticia, soberbia, orgullo, actos abominables; todo resumido en desobediencia a la Palabra de Dios. Lee el primer capítulo del libro del profeta Isaías para una descripción general de la condición del pueblo.

Y este modo de vida de Israel le llevo a la ruina, a la crisis más grave vivida en toda su historia. Motivo que lleva a Nehemías a orar, clamar.

Retomando el caso de Venezuela, tal vez ha faltado en el pueblo de Dios la suficiente humildad como para solidarizarse con los pecados de la Nación,  del pueblo en general.

Es probable que hay que reenfocar la oración por Venezuela, y como Nehemías “sentarnos, hacer duelo, llorar, ayunar, reconocer nuestra condición de pecado,  humildemente confesar los pecados, del pueblo, que hemos cometido contra Dios, y pedir perdón; reconocer que en extremo nos hemos corrompido contra Dios, y no hemos guardado los mandamientos, estatutos y preceptos que nos da en tu Palabra.@

Hace falta sustituir el “ellos”, por el “nosotros”.

Tenemos que orar confesando nuestros pecados, y pedir perdón por ellos. Fíjate bien, no es clamar pidiendo que Dios perdone los pecados de la Nación, de “ellos” sino que “nos” perdone, haciéndonos solidarios con los pecados del pueblo.

Es casi seguro que Nehemías era ajeno a toda aquella gama de pecados nacionales, pero los asumió como suyos, haciéndose corresponsable ante Dios.

Cuando clames y ayunes por Venezuela, recuerda a Nehemías, asume su actitud solidaria con el pueblo, adopta el modelo.

Revisemos nuevamente la cita de 2 Crónicas verso 14, pero leamos desde el verso 13:

13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo;1si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

Toma nota del mensaje contenido en el versículo 13, observa que declara la causa de los males de la Nación; no son casuales ni aleatorios, obedecen a la consecuencia de una actitud recurrenete en el pueblo de Dios que se explica en el versículo catorce en la expresión “convirtieren de sus malos caminos”. Tansitar aquellos malos caminos es la razón de los males de una nación, que ameritan ser corregidos, enmendados; por esto la expresión “convertirse” que es sinonimo de arrepentirse.

Por todo lo cual al orar por Venezuela y que tal oración sea escuchada es necesario previamente “humillarse, arrepentirse, convertirse de los malos caminos”; actitud de Nehemías al clamar por la restauración de Jerusalén. El no estaba incurso en aquellos actos, no había transitado por los malos caminos puesto que muchos se cometieron antes de su nacimiento y otros muy lejos de su realidad, pero los asume como propios.

Y en general ese el principio de 2 Crónicas 7:13-14, que hay que activar para que Dios oiga, y responda; recuerda Jeremías 33:3.

Has un inventario de los males de Venezuela: idolatría, corrupción, culto a dioses paganos…

Continúa tu el inventario, ya sabes entonces de que hay que arrepentirse en Venezuela, conforme al citado texto de 2 Crónicas 7:14.

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente:

  • Biblia: RVR60, tomada de https://www.biblegateway.com,
  • Notas personales
  • Imágenes: Google.
Anuncios

Autor: Orientador

Israel Leal Araujo. Orientador, Pastor en Iglesia Bautista, Practitioner en PNL, Docente Universitario en el área de Psicología, Profesor de Educación Media y Orientador, Jubilado, Consultor Organizacional, Facilitador de Talleres de Desarrollo Personal y Profesional, Presidente de la Fundación PROEDUCA. Estudiante de la Biblia.

14 comentarios en “PARA ORAR POR VENEZUELA”

  1. Dios le Bendiga Pastor Israel, muy edificante su escrito y me gusta la exhortación que nos muestra Nehemias, cuando ora por su pueblo y pide perdón a Dios por todos los pecados de su pueblo; es una verdadera lección de humildad de un verdadero lider espiritual. Para nosotros imitarlo.

    1. Apreciada hermana Emelys, gracias por ser una consecuente lectora de nuestros trabajos, y por sus palabras de aliento. Bendiciones.

  2. Qué hermoso escrito,no sé cómo hacer para que me llegara a mi correo,le felicito sé que Dios le ha usado grandemente atravesar de las redes.

    1. Apreciada Franmery Colina, gracias por su comentario y valorar nuestro trabajo. Es posible que lle llegue por correo nuestros artículos, si nos envía su correo para, y nosotros se los remitimos. Otra alternativa es “seguir” esta página, para lo cual pulse el boton “me gusta”.
      Gracias por su comentario.

  3. Perfecta La Palabra del que vive y reina por todos los siglos.
    Verdaderamente Él, varón perfecto justo es quien a la derecha del santo de Israel está. Él, el cordero de Dios el que quita nuestros pecados delante del Gran Yo Soy, porque fue Él quién con su sangre lavó nuestros pecados en la cruz y venciendo la muerte y recusitando entre los muertos y los vivos, ha juzgado al maligno. Él es quien porta este nombre en su envestidura y en su muslo: Rey de Reyes y Señor de señores.

    Jesucristo Señor nuestro, tú eres la noticia que reciben tus hijos siempre; y serás por siempre la mejor y perfecta noticia de nuestras vidas en Venezuela y el mundo. Gracias amado Rey en tu Nombre que es sobre todo nombre delante del Dios Creador, El Formador, El Hacedor; Yo Soy.

    Amén.

  4. No nos cansemos de orar. Jesus pidió a sus discípulos q lo acompañarán en oración en un momento de terrible angustia y necesidad espiritual, pero ellos se fatigaron y cansaron y se durmieron Venezuela necesita una oración continua Dios es fiel es verdadero y escucha a su pueblo al remanente q no se contaminó ni corrompio venezuela será libre porque el señor ya la ha hecho libre sigue orando sigue confiando

    1. Apreciada Florangel, gracias por su comentario y visitar nuestro sitio. Ciertamente la oración del justo obrando eficazmente puede mucho.

  5. Pastor, muy agradecida por darme luz con la Palabra. Me duele mucho mi patria en estas condiciones, demasiado sufrimiento, agobio, pobreza, enfermedad, muerte, familias separadas, ruina económica. La Palabra nos da respuesta a la causa de esta situación: vivir de espaldas a Dios. Irrespeto a la Ley, así de simple. Tiene usted razón en la orientación de nuestras oraciones: reconocer y pedir perdón pos NUESTROS pecados, por error u omisión, incluso los que no son nuestros. Y nuestro clamor será escuchado.

    1. Apreciada Juana Ines, gracias por sus palabras. Ciertamente necesitamos orar correctamente, conforme a la voluntad de Dios. Aprecio que visite nuestro sitio y su comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s