EL FACTOR HUMANO EN LOS PLANES DE DIOS

Cuando observamos los distintos procesos que se suceden en el desarrollo de los pueblos, se aprecia la relevancia de la intervención del hombre como factor decisivo, determinante.

La historia lo confirma.

Alejandro Magno es un ejemplo. En las clases de historia se enseña que nace el 356, y muere el 323 a.C. Que fue el rey de Macedonia desde 336 a. C. hasta su muerte. Hijo y sucesor de Olimpia de Epiro y Filipo II de Macedonia su

padre, quien lo preparó para reinar, proporcionándole una experiencia militar y encomendando a Aristóteles su formación intelectual. Comienza su reinado a los veinte años. Dedica los primeros años de su reinado a imponer su autoridad sobre los pueblos sometidos a Macedonia, que habían aprovechado la muerte de Filipo para rebelarse. Luego, en 334 a. C., lanza a su ejército contra el poderoso y extenso Imperio persa.

Estatua de Alejandro Magno en Tesalónica.

En su reinado de trece años, cambia por completo la estructura política y cultural de la zona al conquistar el Imperio aqueménida y dar inicio a una época de extraordinario intercambio cultural, en la que los griegos se expanden por los ámbitos mediterráneo y del próximo riente. Da origen al llamado Período helenístico, 323 a. C.-30 a. C., cuya influencia percibimos en la actualidad. Tanto es así, que sus hazañas lo han convertido en un mito y, en algunos momentos, en casi una figura divina, posiblemente por la profunda religiosidad que manifestó a lo largo de su vida.

Lo que no refiere la historia, es que Alejandro Magno, y el Imperio Griego, son parte del Plan de Dios para el cumplimiento de sus propósitos.

En el libro de Daniel, capitulo dos, se narra un sueño que tuvo Nabucodonosor, rey de Babilonia, en el que mediante la figura de una colosal estatua se revela acontecimientos que han de suceder, encausados por Dios. Daniel 2:31-45.

Imagen de la estatua de Nabucodonosor.

En la interpretación que Daniel hace del sueño, describe los reinos que han de suceder, hasta el final de la historia, de la siguiente manera:

Cabeza de oro, reino de Nabucodonosor, Imperio Babilónico.

Este imperio sucumbiría por el poder del Imperio Persa, con Darío el Grande a la cabeza, representado por los brazos y pecho de plata de la estatua.

Los persas caen bajo el dominio griego, con Alejandro Magno, como figura estelar, el vientre y muslos de bronce de aquella estatua.

Los griegos son conquistados por los romanos, que en la estatua son representados por las piernas de hierro.

Faltan dos imperios por aparecer, que están en proceso. El de los pies formados por hierro y barro cocido, tal vez en formación, y la piedra cortada sin intervención humana, que marca el fin de la historia.

Volviendo a Alejandro Magno, y el Imperio Griego, indicamos que constituyeron un factor importante en el desarrollo del Plan de Dios para la humanidad.

El impulso de la ciencia, la difusión del griego como idioma oficial del imperio, la traducción del Antiguo Testamento al griego constituyen grandes aportes al desarrollo del judaísmo y de la fe cristiana.

Es que Dios siempre utiliza el elemento humano para el cumplimiento de sus propósitos.

Es lo que se aprecia en los procesos que tienen lugar en nuestra patria.

Como hemos mencionado en escritos anteriores, Dios está en control en Venezuela, y Él va utilizando a sus elegidos conforme a su voluntad soberana. Y a veces los elegidos no cuadran con el esquema convencional religioso.

Abraham, cuando fue llamado, Génesis 12:1-2, era un nómada que vivía entre paganos, y el mismo lo era. Y la Biblia menciona a personas que no cuadran con el esquema convencional. Una ramera, Rahab, Josué 2:1, una moabita, Rut, Rut 4:13-22, quienes entran a formar parte de los antecesores del Mesías. Reyes paganos como Nabucodonosor, 2 Crónicas 36:17: Ciro, 2 Crónicas 36:22: Artajerjes, Nehemías 2:1. Hombres y mujeres que por determinación divina intervienen en la historia.

Así pues Dios va canalizando los procesos, para lo cual usa a hombres y mujeres conforme a su voluntad. Hay que recordar que Dios no tiene filiación política, por lo cual no va a escoger hombres por sus dotes personales, filiación política o religiosa, sino a aquellos que sean capaces de constituirse en factores de cambio, y que reúnan los requisitos divinos.

Cuando David es elegido rey de Israel, es el menos votado, peor aún, no aparecía en la lista del comité de postulaciones. Hay un poderoso motivo para ello:

“Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón.”, 1 Samuel 14:7.

Dios sabe quién es el próximo presidente de Venezuela. Tal vez esa persona NI lo imagina, como ocurrió con David. Ni el profeta, la familia, ni el joven pastor de ovejas lo imaginaban. Dios les sorprende, y de qué manera. El muchacho se transforma en el más importante e inolvidable rey de Israel, antecesor del Mesías.

Fachada del Palacio de Miraflores, Sede del Poder Ejecutivo.

En su momento será revelado quien será el próximo presidente, que se convertirá en importante factor humano para la transformación y renovación de Venezuela.

Entre tanto ocurra, Dios Bendiga a Venezuela.

Fuente:

Anuncios

Autor: Orientador

Israel Leal Araujo. Orientador, Pastor en Iglesia Bautista, Practitioner en PNL, Docente Universitario en el área de Psicología, Profesor de Educación Media y Orientador, Jubilado, Consultor Organizacional, Facilitador de Talleres de Desarrollo Personal y Profesional, Presidente de la Fundación PROEDUCA. Estudiante de la Biblia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s