REENCUENTRO CON LA HISTORIA

El resultado de las elecciones del 6D revela el inicio del reencuentro de los venezolanos con su historia, con su identidad.

Venezuela, tal y como lo establece su Constitución Nacional, sus valores culturales y espirituales, es una Republica de vocación pacifica, demócrata, enraizada en los valores espirituales y devoción a Dios con base a la Biblia.

Por circunstancias que ya hemos abordado en otros escritos en este sitio, comenzamos a transitar por los caminos de la Revolución Bolivariana hacia el Socialismo del Siglo XXI, inspirado en la Revolución Cubana y la filosofía marxista.

Tal movimiento enamora a un pueblo que padecía el desgaste de una Cuarta Republica que se desploma por su incapacidad de satisfacer las expectativas y necesidades de la población, corrupción, populismo, desgaste del bipartidismo, e injusticia social.

Toma el poder un grupo de patriotas que prometen todo lo que Venezuela anhela, justicia social, erradicar corrupción y privilegios, distribuir la riqueza petrolera para que la población disfrute por primera vez de sus beneficios. El venezolano compro la oferta, lo que no se le explica es que el modelo a seguir significaba un cambio hacia las denominadas filosofías izquierdistas fundamentadas en el marxismo, que como sabemos es contrario a la fe cristiana.

Se da en Venezuela un fenómeno inédito, para aquel momento, toma el poder la izquierda venezolana sin disparar un fusil, lo hace por la vía electoral. Es decir, una minoría inscrita en los movimientos de izquierda asume el poder. Tal afirmación la sostenemos con base a los resultados en los anteriores procesos electorales.

La izquierda en Venezuela ni en sus momentos estelares alcanzo un 20% del electorado, según cifras del CNE. Y más todavía, las grandes figuras que brillaron como exponentes legítimos de la izquierda venezolana, no llegaron a posiciones de poder.

Tomemos nota de esta realidad.

COMPORTAMIENTO ELECTORAL VENEZOLANO

Resultados electorales 78-98. Fuente CNE.

Quienes tenemos más de 50 años, yo muchos más, y sabemos de Historia Contemporánea, porque la hemos vivido, conocemos a los verdaderos líderes de la izquierda venezolana, porque les vimos actuar, estudiamos con ellos, y debatimos cordialmente sobre nuestras posiciones, luego trabajamos a su lado, sabemos que aquella izquierda no llego al poder; realmente muy pocos lo lograron. Es decir, la izquierda ilustrada, los idealistas, quienes soñaban con una sociedad sin clases, no tuvo posibilidad de realizar sus sueños para Venezuela.

Como hemos apreciado, el proyecto del Socialismo del Siglo XXI se desploma por los mismos motivos que desplomaron a la Cuarta, populismo, corrupción imperante, impericia en la Administración Publica, y un descomunal desabastecimiento producto de un modelo económico errado.

Se puede jugar con las ideologías, pero con los modelos económicos no se puede.

Por eso, cuando se afirma que la derecha llego a la Asamblea Nacional, se afirma una realidad histórica, Venezuela, consciente o no, da un giro y elige mayoritariamente no hacia la “derecha”, sino hacia su identidad consagrada en la Constitución, y en los valores que como pueblo ha cultivado.

Sin menospreciar a quienes profesan ideologías ateas, materialistas, impregnadas de filosofías orientalistas y prácticas paganas, respetándoles como personas, y considerando sus intenciones como válidas para ellos; hay que insistir y proclamar que un cristiano que se precie de tal no puede por definición de principios avalar cualquier propósito para cambiar la identidad de Venezuela.

Dada la actual situación, frente a la confrontación de Poderes; cuando se lucha por mantener la Revolución Bolivariana y el Socialismo del Siglo XXI, o propiciar un retorno a nuestras raíces, se hace necesario, imperativo, urgente Conocer y defender la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que define el rumbo y las normas de convivencia, tanto como la Biblia, Palabra de Dios que sustenta las bases de nuestra espiritualidad.

El pueblo cristiano de Venezuela necesita volver a la Biblia la Palabra de Dios.

El pueblo católico, que es mayoría en Venezuela necesita reexaminar su esencia, su naturaleza, su historia, sus creencias, a la luz de la Palabra de Dios.

El pueblo evangélico igualmente debe evaluar objetivamente sus acciones, sus resultados.

No basta con simplemente orar, ni recitar de memoria que¨aunque militamos en la carne, nuestras armas son podeosas en Dios para derribar fortalezas…¨, parafraseando 2 Corintios 10:3.

Es tiempo de orar, pero tambien de actuar.

Ya Dios demostró que se da inicio al proceso de reconstrucción y reconciliación nacional. Toca al pueblo de Dios actuar como su instrumento para darle continuidad.

Recordemos: Si se practican en profundidad los principios constitucionales y bíblicos, otra será nuestra historia.

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente:

Anuncios

Autor: Orientador

Israel Leal Araujo. Orientador, Pastor en Iglesia Bautista, Practitioner en PNL, Docente Universitario en el área de Psicología, Profesor de Educación Media y Orientador, Jubilado, Consultor Organizacional, Facilitador de Talleres de Desarrollo Personal y Profesional, Presidente de la Fundación PROEDUCA. Estudiante de la Biblia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s