VOLVAMOS A LA BIBLIA

Al conmemorar el Día de la Biblia, lo mejor que un cristiano puede hacer, para que la celebración sea digna es leerla, para que su vida cambie.

Es que si quieres cambiar al mundo, tu comunidad, a tu familia o tu pareja, quien tiene que cambiar eres tú. Y ese cambio dará su fruto.

8 Pero otra parte cayó en buena tierra, y dio fruto, pues brotó y creció, y produjo a treinta, a sesenta, y a ciento por uno. 9 Entonces les dijo: El que tiene oídos para oír, oiga. Marcos 4:8-9.

Escribo esto, porque en algunas partes del mundo se celebra el Día de la Biblia cada cuarto domingo de septiembre. Se elige esa fecha porque un 26 de septiembre de 1569 se terminó de imprimir la versión castellana de la Biblia, traducida por Casiodoro de Reina, que posteriormente es revisada por Cipriano de Valera; dando lugar a la versión Reina-Valera. Aquella primera versión de la Biblia se conoce como “Biblia del Oso” porque la portada de la misma estaba ilustrada con el dibujo de un oso comiendo de un panal de miel.

En esta fecha conmemorativa es de vital importancia para la cristiandad el rescate de la pasión por leer, estudiar, meditar y practicar la Palabra de Dios.

En este mundo de iluminación intelectual pero de penumbra espiritual, se hace necesario que el cristiano acuda a la Palabra para ser iluminado con su luz.

Es que cada vez que una persona se enfrenta a la Palabra, la vida cambia significativamente, no se puede seguir igual porque la Palabra tiene poder divino para transformar la vida.

Al tomar la Palabra de Dios, abrir sus páginas, posar la mirada en su texto; e ir asimilando su contenido; se practica una disciplina espiritual de carácter divino; no es un acto mágico, esotérico o místico. Porque al leer la Escritura Sagrada se percibe la inspiración del Espíritu Santo a los devotos hombres que la escribieron, para que hoy nos edifiquemos con ella.

Todas las renovaciones espirituales colectivas o personales que registra la historia, son inspiradas en la Palabra de Dios.

Es la experiencia de Israel en tiempos de Josías, cuando se descubre el rollo abandonado en el templo, que estaba en ruinas, como la vida de la Nación, y se pone al alcance del pueblo, hay una renovación nacional, 2 Reyes 23:1-3. Igual vivencia en tiempos de Esdras y Nehemías, Nehemías 8:1-5.

Cuando Pablo se encuentra con la “Palabra” en persona, su vida cambió total y radicalmente, Hechos 26:12-18.

Es la misma experiencia de Lutero, al ir directamente a la fuente de aguas viva, su vida cambia; y con él la cultura en occidente, pues la Palabra de Dios reforzó el Renacimiento; hoy nosotros somos herederos de la transformación de este hombre, operada por la lectura y estudio de la Palabra.

Aún resuenan las tesis de Lutero, fundamentadas en:

  • Sola scriptura (“solo por medio de la Escritura”.
  • Sola fide. “Solo por la fe Dios salva”.
  • Sola gratia. “solo por la gracia”.
  • Solus Christus o Solo Christo. “solo Cristo” o “solo a través de Cristo”.
  • Soli Deo gloria. “la gloria solo para Dios”.

Que necesitamos rescatar en esta época cuando falsas doctrinas y prácticas paganas se introducen en las Iglesias por predicadores que ignoran las Escrituras, son inescrupulosos, o se dejan llevar por novedosas corrientes de doctrina.

El creyente necesita comprobar la veracidad bíblica de lo que se predica en los Pulpitos de la Iglesias, se difunde a través de la Padio, Televisión, las redes sociales, o por intermedio de la Internet.

Para esa tarea hay que volver a la Biblia.

Rescatemos el valor transmitido por el salmista en el Salmo 119:105:

“Lámpara es a mis pies tu palabra,    Y lumbrera a mi camino.”

Amen.

Fuente:

  • Wikipedia
  • Biblia, versión RVR-60, tomada de biblegateway.org
  • Imágenes Google.
Anuncios

Autor: Orientador

Israel Leal Araujo. Orientador, Pastor en Iglesia Bautista, Practitioner en PNL, Docente Universitario en el área de Psicología, Profesor de Educación Media y Orientador, Jubilado, Consultor Organizacional, Facilitador de Talleres de Desarrollo Personal y Profesional, Presidente de la Fundación PROEDUCA. Estudiante de la Biblia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s