PARA QUÉ ELEGIR UN DIPUTADO A LA ASAMBLEA NACIONAL

Nuevamente el pueblo venezolano será convocado para elegir a los Diputados que le representarán en la Asamblea Nacional, durante el quinquenio 2016-2021; ante esta realidad, ¿Cuál debe ser el criterio para depositar la confianza en los candidatos propuestos? Si se hace un análisis objetivo, descarnado, a tono con la realidad, no se acudirá a las urnas electorales con muchas esperanzas.

Sitúese en los diferentes escenarios en que como venezolano es protagonista, para darse una idea de la eficacia de los representantes del pueblo.

Un Educador:

Recibe un sueldo que no se corresponde con su alta misión, ni labora en centros escolares aptos, ni le son respetados sus derechos constitucionales y humanos.

Todos los diputados están allí encumbrados porque un maestro contribuyó a su formación ciudadana elemental; más cuando el Presupuesto Nacional es debatido en Consejo de Ministros, y luego elevado para su aprobación a la Asamblea Nacional, este “detalle” pasa desapercibido. Ni una voz se escucha en el Hemiciclo de la Asamblea, ni siquiera de los honorables Diputados que además son educadores.

Aunque hay que reconocer que esta Administración Pública ha sido más solidaria, porque en administraciones anteriores los maestros hacían largas huelgas, para recibir un pírrico incremento de salarios, y de paso les descontaban los días que habían estado de paro legítimo.

Y qué decir de los educadores jubilados, los Diputados saben que ellos aprueban en el Presupuesto Nacional de cada año la partida para honrar las denominadas “jubilaciones” de los educadores, pero estos fondos son malversados. Se afirma que hay malversación porque injustificadamente se retarda por años el cumplimiento de este derecho laboral, social, y humano.

Un educador con 25 años de servicios, al ser jubilado tiene poco para júbilo; pues además de que le es descontada la “cesta ticket”, recibe el monto su “jubilación” hasta después de cinco largos años, con el correspondiente perjuicio por la devaluación del signo monetario.

Una pequeña empresa, que no tenga al día los  “beneficios” laborales de sus empleados, es multada, insolvente, hasta corre peligro de cierre de sus operaciones hasta que se ponga al día. ¿Qué ocurriría si esta norma se aplica el Ministerio del Poder Popular para la Educación?

También sabemos que esta situación es heredada, y que se hace un pequeño esfuerzo para subsanarlo.

Un educador se pregunta, sabiendo que la Asamblea Nacional tiene como competencia controlar a la Administración Pública, ¿Por qué los representantes y garantes de los derechos de los ciudadanos nunca han procurado subsanar efectivamente esta injusta situación? Ellos son corresponsables de este atropello a los derechos ciudadanos.

Igual sucede con la infraestructura escolar. La misma está en condiciones deplorables, ellos, los Diputados aprueban partidas en el Presupuesto con el fin de mejorarla. ¿Ha cumplido la Asamblea su función Contralora?

Situémonos en el escenario de una familia que por cualquier motivo tiene uno de sus integrantes en un Hospital. Los responsables de la salud del venezolano padecen igual que los educadores. Un médico que salva vidas, vive peores vicisitudes que las de los educadores. Y los pacientes sufren horrores indescriptibles, sin medicinas, ni alimentos; sin camas, hacinados; en ambientes contaminados.

Si nos situamos en el escenario de los presos, ¿Se respetan sus derechos y lapsos procesales? ¿Se respeta su integridad física? ¿Se valoran como humanos? ¿Se propicia su rehabilitación?

Podemos seguir enumerando escenarios, como el económico, el ámbito de la seguridad, vivienda. Servicios Públicos.

Cuando un vecino le pide a un Diputado que intervenga en la solución de un problema de “aguas negras”, por ejemplo, en su comunidad, él le va a responder que “arreglar cloacas” no es su competencia, que eso es responsabilidad del Alcalde de su Municipio, y le remite a la Dirección de Servicios Públicos Municipales, o como se llame.

Lo que éste ciudadano, representante suyo, evade es que él es integrante del Órgano Contralor de la Administración Publica, y está en la obligación de controlar que la Administración Pública cumpla su función.

De gran beneficio sería, incluso para el propio Gobierno Nacional, que los honorables Diputados cumplan las funciones y atribuciones que les corresponde, no se les exige más. Hasta ahora hemos visto, con desesperanza, que algunos Diputados responden a sus interese, al Partido que les postulo, o al “líder” que le auspició. Se ven las comunidades en la época electoral.

Apreciado Elector, Distinguido candidato que será postulado a las próximas elecciones, se quiere un cambio de paradigma en la Asamblea Nacional, un nuevo estilo de gestión, apegado a la Constitución. El clamor general es que los Diputados asuman responsablemente el Artículo 197, de la Constitución Nacional:

Los diputados o diputadas a la Asamblea Nacional están obligados u obligadas a cumplir sus labores a dedicación exclusiva, en beneficio de los intereses del pueblo y a mantener una vinculación permanente con sus electores, y electoras atendiendo sus opiniones y sugerencias y manteniéndolos informados e informadas acerca de su gestión y la de la Asamblea. Deben dar cuenta anualmente de su gestión a los electores y electoras de la circunscripción por la cual fueron elegidos o elegidas y estarán sometidos o sometidas al referendo revocatorio del mandato en los términos previstos en esta Constitución y en la ley sobre la materia.

Y claro está; que asuman igualmente todas las competencias que les asigna la Constitución de la República.

Es inoficioso juzgar el pasado, siendo que a esta Asamblea Nacional, le queda solo meses para culminar su período.

Lo deseable es que todos tomen conciencia de la importancia de postular candidatos que realmente representen a la ciudadanía, y exigirles que asuman sus responsabilidades con honor, con integridad, con respeto al ciudadano, y a la misma Constitución de la República.

Es tiempo que el soberano deje de serlo en papel, y en la retórica política, y comience a ejercer también su rol Constitucional.

Fuente:

  • Constitución de la República Bolivariana de Venezuela
  • Imágenes: Google
Anuncios

Autor: Orientador

Israel Leal Araujo. Orientador, Pastor en Iglesia Bautista, Practitioner en PNL, Docente Universitario en el área de Psicología, Profesor de Educación Media y Orientador, Jubilado, Consultor Organizacional, Facilitador de Talleres de Desarrollo Personal y Profesional, Presidente de la Fundación PROEDUCA. Estudiante de la Biblia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s