LO QUE LA BIBLIA DICE SOBRE EL EJERCICIO DE LA AUTORIDAD EN VENEZUELA

La insubordinación es una actitud enraizada en el corazón del hombre, cuyo objeto es subvertir el orden establecido. Pablo en Romanos 13:1-6 declara la importancia de vivir sometido a la autoridad superior. Como sabemos, la autoridad nace en el conjunto de leyes y normas que rigen la sociedad. Una persona es investida de autoridad debido al cargo que ocupa.

En los dos primeros versículos, el autor se refiere a la autoridad en sentido general, y afirma que la misma es determinada por Dios. Aboga que se respete la autoridad en todos los ámbitos de la sociedad; que cada individuo se someta a la autoridad que rige su grupo social, sea la familia, la iglesia, el estado.

1 Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. 2 De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos.

La insubordinación, desestabiliza las relaciones, altera el orden establecido, por lo cual es condenable. Acarrea castigo. En esta enseñanza se percibe al trasfondo una escena en el Adén: Adán y Eva desobedecen la autoridad superior, lo cual tuvo sus consecuencias.

En fin, los dos primeros versículos de Romanos 13, se refieren a la autoridad en general, a la necesidad de someterse a la misma para que haya orden, y porque es una institución establecida por Dios.

La Autoridad de los Magistrados.

Los siguientes versículos, se refieren al Estado. Entendiendo como tal el conjunto de instituciones con autoridad para establecer las normas de una sociedad, teniendo soberanía interna y externa sobre un territorio determinado. Pablo usa la palabra griega ἄρχοντες, “arcontes”, que la versión Reina Valera Revisada 60, traduce como “magistrados”, y otras versiones como “gobernantes”.

3 Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella; 4 porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo. 5 Por lo cual es necesario estarle sujetos, no solamente por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia. 6 Pues por esto pagáis también los tributos, porque son servidores de Dios que atienden continuamente a esto mismo.

En la antigua Roma, los magistrados eran ciudadanos elegidos para encargarse de la dirección y administración de la ciudad. Practicaban funciones ejecutivas, legislativas y judiciales de manera unida o por separado. Poncio Pilato fue un prefecto, encargado por Roma para administrar la Provincia de Judea, por tanto era un magistrado romano; en esa función juzgó a Jesús, y facilitó al Sanedrín la posibilidad de Crucificarle. Jesús se sometió a ambos.

En el pensamiento paulino, todos debemos estar sujetos a la autoridad de los magistrados. Observe la frase “es servidor de Dios”. Un argumento irrefutable.

Actualidad.

Vamos a aplicar estos versículos al contexto venezolano. ¿Cuál es la Autoridad Superior en Venezuela? La mayoría responde “el Presidente de la República.”

En Venezuela hay cinco poderes constituidos diferenciados, en el mismo nivel de autoridad, ninguno subordinado al otro, los cuales son:

  1. El Poder Legislativo. Ejercido por una Asamblea Nacional, encargada de la formación, discusión y sanción de las leyes. Se compone por 165 diputados que sirven por cinco años, y pueden ser reelegidos.
  2. El Poder Ejecutivo Nacional. Ejercido por el Presidente de la República, Vicepresidente Ejecutivo, Ministro y demás funcionarios.
  3. El Poder Judicial. Encargado de administrar la justicia, es ejercido por el Tribunal Supremo de Justicia y por los demás tribunales inferiores.
  4. El Poder Ciudadano. Ejercido por el Consejo Moral Republicano integrado por el Defensor del Pueblo, el Fiscal General, y el Contralor General de la República.
  5. El Poder Electoral, constituido por el Consejo Nacional Electoral (CNE), a cargo de organizar los actos electorales, y velar por la imparcialidad a la hora de votar.

Con base a lo anterior, reiteramos la pregunta, ¿Cuál es la autoridad superior en Venezuela?

Para responder esta interrogante, se necesita revisar los primeros siete artículos de la Constitución Vigente, aprobada en 1999.

  • Artículo 1. La República Bolivariana de Venezuela es irrevocablemente libre e independiente y fundamenta su patrimonio moral y sus valores de libertad, igualdad, justicia y paz internacional, en la doctrina de Simón Bolívar, el Libertador. Son derechos irrenunciables de la Nación la independencia, la libertad, la soberanía, la inmunidad, la integridad territorial y la autodeterminación nacional.
  • Artículo 2. Venezuela se constituye en un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político.
  • Artículo 3. El Estado tiene como fines esenciales la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo y la garantía del cumplimiento de los principios, derechos y deberes consagrados en esta Constitución. La educación y el trabajo son los procesos fundamentales para alcanzar dichos fines.
  • Artículo 4. La República Bolivariana de Venezuela es un Estado federal descentralizado en los términos consagrados en esta Constitución, y se rige por los principios de integridad territorial, cooperación, solidaridad, concurrencia y corresponsabilidad.
  • Artículo 5. La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente en la forma prevista en esta Constitución y en la ley, e indirectamente, mediante el sufragio, por los órganos que ejercen el Poder Público. Los órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos.
  • Artículo 6. El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y de las entidades políticas que la componen es y será siempre democrático, participativo, electivo, descentralizado, alternativo, responsable, pluralista y de mandatos revocables.
  • Artículo 7. La Constitución es la norma suprema y el fundamento del ordenamiento jurídico. Todas las personas y los órganos que ejercen el Poder Público están sujetos a esta Constitución.

Relea los artículos 5 y 7, ahora responda, ¿Cuál es la autoridad superior en Venezuela? El pueblo de Venezuela, y su Constitución.

Como se observa, y a la luz de estos primeros siete artículos de la Constitución, el orden en Venezuela esta subvertido.

El Origen de la Autoridad.

Al avanzar en el análisis, de lo que plantea Pablo, se observa que él explica el origen de la autoridad, Dios mismo:

“no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas.”

Estas palabras las podemos entender en dos sentidos:

En primer lugar, como se indicó antes en este escrito, la autoridad es una institución establecida por Dios.

En segundo lugar, que Dios decide quien gobierna a las naciones. Leamos Daniel 2:19-22:

19 Entonces el secreto fue revelado a Daniel en visión de noche, por lo cual bendijo Daniel al Dios del cielo. 20 Y Daniel habló y dijo: Sea bendito el nombre de Dios de siglos en siglos, porque suyos son el poder y la sabiduría. 21 El muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos. 22 El revela lo profundo y lo escondido; conoce lo que está en tinieblas, y con él mora la luz.

Estas palabras corresponden a la oración de Daniel, luego que el Sueño de Nabucodonosor le fue revelado. Más adelante, cuando está ante el Rey, para revelar la visión, expresa:

37 Tú, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad.

Es decir, la asunción de Nabucodonosor al trono de Babilonia es producto de la determinación de Dios, quién tenía planes con ese Imperio, a propósito de su pueblo Israel.

Volvamos a la actualidad en el contexto de Venezuela.

El actual Gobierno en Venezuela está en el poder, porque Dios lo permite. Ahora la gran interrogante es: ¿Por qué?, o ¿Para qué? Como lo sabes, ambas tienen distintas respuestas. Una orientada al pasado, otra, la segunda, al futuro.

El por qué es de conocimiento general; el para qué, lo estamos viviendo. Ambos aspectos han sido considerados en varios artículos publicados en este mismo sitio.

Aplicación en la Actualidad.

Como ya anunció la representación del Poder Electoral, habrá elecciones en el tercer trimestre de este año 2015 de Diputados a la Asamblea Nacional. Es decir para elegir los integrantes del Poder Legislativo. Ante esta responsabilidad ciudadana, ¿Qué hacer?

El Poder Legislativo tiene una tarea fundamental en lo referido al ejercicio de la autoridad de Venezuela, así que elegir a sus integrantes es de suma importancia. Ahora bien, un ciudadano cristiano, necesariamente debe ejercer su voto a la luz de sus autoridades superiores. A este respecto, no hay posibilidad de elegir como dicte la conciencia, sino enmarcado en la Palabra de Dios, y en la Constitución autoridades superiores para el creyente.

¿Por quién votar?

Por una persona que responda a los valores establecidos en la Biblia, la Palabra de Dios, y en los valores de la Constitución Nacional.

En posterior artículo trataremos este asunto.

Fuente:

  • Wikipedia
  • Constitución de la República Bolivariana de Venezuela
  • Biblia, Versión RVR60. Tomada de: http://www.biblegateway.org
  • Imágenes: Google
Anuncios

Autor: Orientador

Israel Leal Araujo. Orientador, Pastor en Iglesia Bautista, Practitioner en PNL, Docente Universitario en el área de Psicología, Profesor de Educación Media y Orientador, Jubilado, Consultor Organizacional, Facilitador de Talleres de Desarrollo Personal y Profesional, Presidente de la Fundación PROEDUCA. Estudiante de la Biblia.

2 comentarios en “LO QUE LA BIBLIA DICE SOBRE EL EJERCICIO DE LA AUTORIDAD EN VENEZUELA”

  1. necesitamos hombres de Dios en la asamblea y que haya mas equilibrio de fuerzas politicas para que las cosas sean realmente debatidas y discutidas

    1. Apreciado José, estas en lo cierto. Necesitamos que hombres de Dios decidan proponer sus nombres para que sean postulados a la Asamblea. O que Diputados tengan un encuentro con Dios. Gracias por tu comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s