TODO ES PARA BIEN

Muchas personas conciben la vida como una sucesión de acontecimientos ingratos; se sienten inmersos en un ambiente hostil.  Pues bien, es momento de comenzar a ver la vida desde otra perspectiva.  Tal vez te enfocas demasiado en los aspectos negativos. Te animamos a que veas la otra cara de la moneda, el lado positivo de esa maravillosa vida tuya…

Se nos ha acostumbrado a destacar lo negativo. La frase favorita de los adultos significativos fue NO; por ello leemos las páginas rojas de los diarios, la de sucesos; donde se resaltan las muertes, tragedias, y miserias humanas.

Escuchamos los noticieros radiales, para verificar que las cosas van de mal en peor. Nos gustan las películas de terror, de guerras.

Cuando éramos niños nos dijeron: “EL que nace barrigón… ni que lo fajen chiquito…” o… “Árbol que nace torcido… nunca su rama endereza…” Y vamos cultivando desde temprana edad una actitud negativa hacia las personas y las cosas. Armados con esa actitud negativa, percibimos el mundo como algo hostil, y la vida como una secuencia de desventuras…

Sin embargo podemos cambiar esa perspectiva, y asumir que en cada experiencia de vida hay aprendizaje… que nos fortalece para soportar la adversidad y salir victoriosos… En resumen… que la vida es bella.

Hay tanta belleza en la sonrisa de un recién nacido, como en aquella florecilla del jardín, así como en la dulce mirada del anciano,  tanto como en el trabajo creador,  en el resplandeciente rostro juvenil.  Un mundo hermoso te rodea.  Para percibirlo, necesitas cambiar tu perspectiva. Comenzar a pensar positivamente,  ver lo bueno en cada aspecto de la vida; aun en aquellos que no lo parecen.

¿Has escuchado la frase… a los que a Dios aman… todo es para bien? Esas palabras las escribió San Pablo, quiso transmitirnos que cada cosa que nos sucede, tiene un lado positivo  que necesitamos buscar,  recordar, entender.

Veámoslo de esta manera. ¿Cómo reaccionas ante el dolor? Antes de concebir el dolor como algo maligno,  piensa: “El dolor es un síntoma… no la enfermedad…” Si sientes dolor, es porque algo en tu organismo, o en tu mente no anda bien. Necesitas un diagnóstico para conocer la causa… y tratamiento para eliminarlo. Solo mediante medicamentos… cirugía… o descanso… se elimina la enfermedad que ocasiona dolor…

La próxima vez que sientas dolor,  no te enojes,  entiende que el cuerpo,  mediante el dolor te está avisando que necesitas tratamiento y sanidad.

Perdiste un amor, un familiar, un trabajo, una amistad, un bien material. Antes de reaccionar negativamente, considera el aprendizaje que puedes obtener de esa circunstancia adversa.

Ante esa perdida, innumerables y maravillosas oportunidades están ante ti; lo que tienes es que sosegarte y comenzar a disfrutar la nueva realidad; explorar las nuevas oportunidades; descubrir ese mundo inexplorado que se tiende ante ti.

El nacimiento a  la vida es doloroso, tanto para la madre durante el parto, como para la criatura que ve luz por primera vez. Por un breve tiempo se soporta un indescriptible dolor, una inconmensurable angustia; pasado aquel instante, que intensas emociones se experimentan, que placer  aquella carita sonriente para la madre; que confort aquel cálido abrazo que transmite seguridad, amor y ternura al bebe.

Adopta una nueva perspectiva, observa la vida con una mente positiva, optimista.

Asume, internaliza, practica el consejo de Pablo: “…todo es para bien”.

Te aseguro que la vida tendrá un nuevo sentido para ti.

Imagen: Google

Anuncios

Autor: Orientador

Israel Leal Araujo. Orientador, Pastor en Iglesia Bautista, Practitioner en PNL, Docente Universitario en el área de Psicología, Profesor de Educación Media y Orientador, Jubilado, Consultor Organizacional, Facilitador de Talleres de Desarrollo Personal y Profesional, Presidente de la Fundación PROEDUCA. Estudiante de la Biblia.

2 comentarios en “TODO ES PARA BIEN”

  1. Excelente reflexion, debo desaprender los “NO” para cambiarlos por el “SI” a la vida si al aprendizaje que nos trae cada experiencia.

  2. Excelente, me llego en un momento en que necesitaba buscar una llave para abrir la puerta hacia una oportunidad y para recordar que para mi Senor “todas las cosas nos ayudan a bien” pues cuando confiamos en el, sabemos que todo viene de El. Amen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s