EL EXTRAORDINARIO PODER DE LA MENTE

La mente posee infinitas posibilidades  para crear; ha generado grandes inventos que benefician a la humanidad; así como puede propiciar condiciones para hacer daño. Todo depende del uso o mal uso que se le dé.

Vamos a realizar un sencillo ejercicio mental. Para comprobar la afirmación anterior. Haz el ejercicio hasta el final, descubrirás algo sorprendente; la inmensa capacidad de tu mente.

Lee los siguientes párrafos, deja que tu mente se encargue del proceso. Concéntrate en la simple lectura, sin buscar posibles explicaciones de lo que haces o lees. Ponte cómodo, relájate, respira rítmicamente, deja que tu mente vuele libremente según vas leyendo.

Piensa en una fruta, visualízala nítidamente; imagina su textura, olor, sabor, color; ahora cambia esa fruta por una porción de tu bebida favorita; seguidamente imagina que levantas lentamente el pie derecho; acto seguido sitúate imaginariamente en un lugar alto de tu ciudad y obsérvela desde esa posición.

Ahora lee lentamente los siguientes párrafos: dos por ocho; treinta menos cinco; dos más siete; quince entre tres; capital de Inglaterra; superficie de la Tierra en la que existe hielo permanentemente.

Continúa. Una persona querida, con la que compartiste durante tu infancia; más vale tarde que…

Ten paciencia, sigue leyendo que ya estamos terminando este ejercicio mental.

Ahora piensa en una cualidad tuya, una fortaleza; pon en tu mente tres palabras que te describan positivamente; cual es la emoción que frecuentemente experimentas.

Para finalizar:

Visualiza un lugar agradable, tranquilo, apacible, seguro, al cual viajas en este momento, para pasar un tiempo de tranquilidad, sosiego, calma, paz. Permanece unos segundos allí, y disfruta a plenitud el momento.

Reflexiona.

Lo que has hecho es poner en movimiento a tu mente, dirigida por un factor externo. A medida que ibas leyendo, tu mente automáticamente procesaba las palabras, y de inmediato ofrecía,  una imagen, una figura, una sensación, una cifra, tal vez una emoción, en ocasiones una palabra abstracta, o un concepto.

Todo motivado por las palabras que leías, las cuales fueron estructuradas por una persona que tal vez ni conoces, y ni siquiera sabes donde esta; pero que por una fracción de tiempo ejerció el control de tu mente.

Múltiples reacciones tuyas. Aceptación de la propuesta. Rechazo por absurda. Risa por parecer una tontería. Vivir la experiencia sugerida y disfrutarla. Cualquiera que haya sido, tu mente es responsable.

Toma nota de lo siguiente, si te pareció infantil la experiencia, y no te animaste a seguir el juego, te informo que si has leído hasta acá, tu mente ha hecho todo lo que se te pidió, aunque tú no querías hacerlo.

Vamos a comprobarlo. No pienses en una manzana roja, con un tallito en la parte superior y una hoja verde adherida al tallo.

Verdad que tienes la manzana, aunque se te dijo “no pienses” en….

Los seres humanos vivimos dos realidades: La objetiva, concreta del mundo exterior; y la subjetiva, abstracta de nuestro mundo interno. La mente es la encargada de establecer conexión entre ambas, para que la vida tenga sentido. Es lo que denominamos sensación y percepción.

Cuando pensaste en una fruta, lo primero que se te pidió hacer en este ejercicio; la misma existe en el árbol que la produce, en cualquier expendio de ellas, o en un lugar de tu casa, físicamente; más tiene representación en tu mente, una abstracción. Guardas memoria de su olor, color, sabor, textura; por lo cual hasta puedes saborearla con solo pensar.

¿Pensaste en una manzana?

Generalmente cuando se pide pensar en una fruta, viene a la mente la manzana.

Respecto al lugar tranquilo que visitaste. Existe allá a lo lejos, fuera de ti. Más tienes el poder para ubicarte en el, y disfrutar de sus encantos, aun sin estar presente físicamente; lo que necesitaste para ello, fue desearlo, decidirlo, y visualizarlo.

Otro asunto interesante es que con tu mente puedes construir muchas cosas. Es más, sabes que todo lo que existe, primero fue pensado por alguien. La generación espontánea de la ropa que llevas puesta, es algo imposible, y de eso estás seguro.

Considera esta afirmación: no hay nada que hayas hecho en tu vida que no lo hayas pensado primero.

Si te gusta el café, y lo preparas tú mismo; observa como procedes: primero organizas los materiales requeridos, según tu método, luego le añades los ingredientes que te gustan, después lo viertes en la taza, para finalmente disfrutar su aroma y sabor.

Al paso del tiempo posiblemente se convierta en un hábito y lo hagas en automático y digas que no lo piensas, claro que lo piensas, sólo que no te das cuenta. Tu mente aprende con gran rapidez y lo hace por programación.

Todo lo te rodea en este instante, la mesa, la silla, la computadora, el automóvil, lo que sea; primero fue pensado y luego hecho.

Insistimos, primero se piensa, luego se pasa a la acción y ese pensamiento se transforma en algo tangible. Tan sencillo como que lo que no se piensa no existe.

Mientras que a nadie se le ocurrió el teléfono celular, no existió. Cuando a alguien se le ocurrió que podría haber algo así, existió.

Lo que no está en tu pensamiento no llega a ser. Las ideas que están en el pensamiento construyen tu mundo exterior. Nada de lo que existe en el exterior está sin antes haber pasado por el pensamiento. Nada. Por lo tanto si tus ideas, pensamientos son positivos pues crearás las condiciones de un mundo exterior positivo, y si son negativos así será tu mundo exterior.

Este concepto lo puedes aplicar en tu propia vida, tu puedes crear un mundo nuevo para ti. Lo que pasa es que ese mundo nuevo no tendrá concreción, a menos que tú lo decidas.

Existen otros aspectos relacionados con tu pensamiento. Cuando imaginaste la fruta que se te pidió anteriormente; si te concentraste un poco, es posible que la hayas saboreado, y hasta se activaron tus glándulas salivales. Es que la mente puede generar reacciones físicas en tu organismo. ¿Conoces algo sobre las enfermedades psicosomáticas?, allí tienes un ejemplo de como el organismo es afectado por la mente, en este caso, negativamente.

Por otra parte, es posible que alguien fuera de ti dirija  tu vida; como ocurrió con el sencillo experimento al inicio de este artículo; al leer el texto, alguien desde el exterior se introdujo en tu mente, y ejerció influencia por un breve lapso de tiempo.

Ahora, uno puede recibir estímulos externos, más siempre la decisión de actuar es nuestra.

Por lo general, inconscientemente, nos dejamos influir desde el exterior.

Por ello, tal vez has adquirido cosas inservibles, que no necesitas, o no querías; tan solo por la seducción de un astuto y bien entrenado vendedor.

O haces cosas que no te gustan, para complacer a los demás.

Es tiempo de tomar las riendas de tu mente, y decidir el rumbo de la vida.

Esa mente que posees, te pertenece, y es un invalorable recurso que si la utilizas sabiamente te permitirá muchas satisfacciones y logros.

De todas maneras el mundo exterior seguirá influyendo sobre ti, es inevitable, más tu puedes canalizar esas influencias y hacer que jueguen a tu favor.

Tu mente seguirá funcionando a su manera, es su naturaleza; porque el que nace barrigón…

Tú lo sabes…

Por cierto… pensaste en una manzana???

Imágenes Google.

Anuncios

Autor: Orientador

Israel Leal Araujo. Orientador, Pastor en Iglesia Bautista, Practitioner en PNL, Docente Universitario en el área de Psicología, Profesor de Educación Media y Orientador, Jubilado, Consultor Organizacional, Facilitador de Talleres de Desarrollo Personal y Profesional, Presidente de la Fundación PROEDUCA. Estudiante de la Biblia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s