LA FELICIDAD VA POR DENTRO

¿Sabes por qué te gusta evocar momentos felices, observar un jardín con flores, disfrutar la playa, practicar ejercicios, o besar a un ser querido?

Es que tales actos, activan en nuestro organismo la producción de endorfinas, unos compuestos químicos naturales semejantes a la morfina, que estimulan en el cerebro los centros de placer.

Resulta interesante que la ciencia ha descubierto la causa física de la felicidad; así como de otras emociones. Se trata de la acción de algunos productos químicos y de pequeñas descargas eléctricas en el cerebro.

Las investigaciones han demostrado la existencia de centros de placer o dolor que se activan a través de impulsos nerviosos y hormonas. Es que reacciones como amor, odio, euforia, melancolía, deseo sexual, apetencia por el alcohol, agresividad y sumisión, son resultado de la actividad en alguna conexión, sinapsis, de la compleja red de neuronas en el cerebro.

En 1950 los científicos James Olds y Peter Milner de la Universidad McGill de Montreal, Canadá, descubrieron el “centro cerebral del placer” en ratas, cuando erraron al colocarles un electrodo destinado a crearles malestar.

En dicho experimento, introdujeron a un roedor en una caja donde podía moverse libremente. Cada vez que llegaba a una esquina determinada, se le aplicaba una pequeña descarga eléctrica. El animalito en lugar de evitar el rincón, la reacción esperada, volvía rápidamente a él; se descubrió que dicha conducta era porque en tal lugar encontraba placer.

Luego en 1975 se descubrió una serie de sustancias que activaban sensaciones satisfactorias, a las que debido a su parecido con la morfina se nombró endorfinas, morfinas endógenas, las que comúnmente se conocen como hormonas de la felicidad.

Actualmente se sabe que existen tres familias de endorfinas, también llamadas péptidos opioides, cuya producción es regulada por la glándula hipófisis: encefalinas, dinorfinas y ß-endorfina, siendo este último grupo el de más importancia clínica, debido a su gran potencial analgésico. Estas se producen de manera natural, y en mayor proporción, cuando sufrimos dolor.

De acuerdo a los experimentos realizados, se estima que aquellos individuos genéticamente determinados para producir bajas cantidades de hormonas del bienestar, están más expuestos al desarrollo de alcoholismo y otras adicciones. Presentan mayor inestabilidad en sus emociones y enfrentan con más dificultad sus problemas, que quienes alcanzan altas concentraciones.

Por otra parte, se ha demostrado que el estrés sostenido provoca disminución de los niveles de endorfinas, lo que genera mayor inestabilidad emocional y debilidad ante el desarrollo de adicciones.

 Podemos producir la hormona de la felicidad, y colocarla en tu torrente sanguíneo para disfrutar la vida.

He aquí algunas estrategias:

La receta materna. La leche de mamá no sólo incluye todos los nutrientes que un bebé necesita durante los primeros seis meses de vida: proteínas, vitaminas, hierro, calcio, fósforo y lípidos; sino que también contiene endorfinas para que el pequeño se sienta feliz y elimine el dolor.

Una dosis de amor. Caricias, besos, abrazos  también estimulan la descarga de tan felices sustancias, así como de las populares feromonas, hormonas que aumentan el atractivo sexual de una persona y cautivan a su pareja;  a la vez que contribuye a eliminar muchos dolores, insomnio, estrés y depresión.

Dígalo con flores. Tener rosas, gladiolas o lirios cerca de la cama aumenta la sensación de bienestar debido a que estos vegetales contienen feniletilamina, sustancia aromática que estimula la liberación de opioides. Para que esto ocurra debe contarse con ambiente ventilado, mantener agua fresca en el florero y, por supuesto, no ser alérgico.

Una bebida estimulante. Para muchos no hay nada tan placentero que acompañar sus momentos de trabajo, esparcimiento o convivencia con una taza de café. Es que hora y media después de haber consumido dos tazas de la aromática infusión, el nivel de las hormonas de la felicidad se mantiene sensiblemente alto.

Recuerdos embriagantes. Una de las maneras más sencillas de producir endorfinas es pensando en hechos felices, evocando situaciones satisfactorias o hasta soñando despiertos con proyectos y anhelos. Por eso mucha gente que se siente abrumada o triste encuentra en recuerdos y fantasías tanto placer.

Corre para suprimir el dolor. Al practicar ejercicios de resistencia, como correr o jugar futbol, se produce una secreción muy alta de morfinas endógenas. Esto explica el porqué de la casi total desaparición de dolor, en algunas regiones del cuerpo, cuando se tiene práctica física intensa.

Ríete para bajar de peso. Una carcajada activa la secreción de diversas sustancias a nivel cerebral, como adrenalina, vinculada a creatividad e imaginación, dopamina, que estimula la agilidad mental, y serotonina, químico de efectos calmantes que disminuyen hambre y ansiedad;  la producción más intensa que se presenta es de endorfinas.

De igual modo escuchar un música, contemplar una puesta de Sol, disfrutar la playa, u observar a un niño riendo son situaciones entre tantas otras, colectivas o personales, que nos demuestran que la alegría depende de un solo factor: vivir.

Por todo lo cual podemos afirmar que la felicidad la llevamos por dentro.

Adaptado de: Medicinas.com.mx: Salud

Imágenes Google

Anuncios

Autor: Orientador

Israel Leal Araujo. Orientador, Pastor en Iglesia Bautista, Practitioner en PNL, Docente Universitario en el área de Psicología, Profesor de Educación Media y Orientador, Jubilado, Consultor Organizacional, Facilitador de Talleres de Desarrollo Personal y Profesional, Presidente de la Fundación PROEDUCA. Estudiante de la Biblia.

2 comentarios en “LA FELICIDAD VA POR DENTRO”

  1. Excelente escrito papi. Toca ir más a la playa, ver el atardecer, escuchar barroco y comer helado de chocolate. Tantas cosas que podemos hacer para ser más felices y no lo hacemos. No dejemos que los afanes de este mundo nos aleje de ser felices. Amén! Dios te bendiga, sigue escribiendo y sigue viviendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s