EL CAFÉ, UNA INFUSIÓN SOCIALIZADORA Y ESTIMULANTE

Si vistes la serie mejicana “El Chavo”, tal vez recuerdes la invitación de Doña Florinda al profesor “Jirafales” a tomar “una tacita de café”. Saborear una taza de café constituye una tradición que se ha practicadodesde tiempos inmemoriales; después de una comida, como integrante de un encuentro casual, en una reunión de negocios. Así pues se utiliza como una bebida socializadora.

Se dice que el café es originario de Abisinia, situada en la actual Etiopía, al este de África; desde donde se fue extendiendo hasta copar prácticamente al mundo con sus agradables cualidades.

Si eres de las personas que acostumbra saborear una taza de café al amanecer, y luego ingieres hasta cuatro durante el día; estas dentro de los millones de personas que alrededor del mundo disfrutan del aroma, sabor y efectos de esta sabrosa bebida.

El consumo de esta bebida mueve la economía de muchos países. Alrededor de 8 millones de toneladas anuales de café se consumen en el mundo; un promedio de 4 kilos anuales por persona; lo que hace que su comercialización genere ganancias cercanas al nivel de las exportaciones petroleras a escala mundial.

Entre los muchos motivos para ingerir la deliciosa bebida, además de lo tradicional, y social de su consumo, está el hecho de que contiene un poderoso compuesto químico, con efectos terapéuticos y estimulantes; lo que por lo general desconocen quienes lo saborean. Dicho ingrediente es la cafeína.

La cafeína es un alcaloide del grupo de las xantinas, que actúa como una droga levemente estimulante. Dicha droga se encuentra igualmente en las infusiones extraídas la nuez de cola, de las hojas del arbusto del té, así como también de la yerba mate, y el fruto de la Guaraná.

En los humanos, la cafeína es un estimulante del sistema nervioso central que produce el efecto temporal de restaurar del nivel de alerta y disminuir la somnolencia. Por este motivo es que el café, el té, y las bebidas energéticas gozan de gran popularidad.

Un estudio de prestigiosos laboratorios ha demostrado que la cafeína posee efectos medicinales, tanto como efectos nocivos para la salud.

Según estos estudios, consumir unas 3,5 tazas de café diariamente, tiene las siguientes ventajas:

  • Reducen el riesgo de padecer Alzheimer, Parkinson, y gota.
  • Es analgésico, antidiabético, antineoplásico, cardioprotector, laxante y diurético
  • Rendimiento cognitivo, activa el sistema nervioso central a niveles más altos, incrementa estados de alerta y vigilia; genera un flujo de pensamiento más rápido y claro, e incrementa la atención y mejora de la coordinación corporal. Actúa a nivel de la médula espinal cuando se encuentra en dosis altas.

Riesgos y efectos indeseados

Muchos efectos del café están relacionados con su contenido en cafeína. Aunque puede causar insomnio en algunas personas, en otras, paradójicamente, ayuda a tener un sueño más profundo.

Algunas personas manifiestan síntomas de intolerancia al café, principalmente en forma de molestias gastrointestinales, como dispepsia, cólicos, diarrea, vómitos, náuseas, úlceras gástricas, alteraciones en la motilidad gastroesofágica y otras manifestaciones neurovegetativas como ansiedad.

El café puede irritar la mucosa gástrica y producir hiperperistaltismo y diarrea en pacientes sensibilizados o con colon sensible.

Colesterol. Un estudio ha demostrado que el cafestol y el kahweol, sustancias que están presentes en bebidas de café hervidas y sin filtrar, aumenta considerablemente los niveles de colesterol, hipercolesterolemia, especialmente en mujeres. El cafestol es el agente alimenticio elevador del colesterol más potente conocido. El café filtrado sólo contiene trazas de cafestol.

Embarazo y menopausia. En el síndrome premenstrual aumenta los síntomas, y puede reducir la fertilidad en mujeres. También puede aumentar el riesgo de osteoporosis en mujeres postmenopáusaicas, y puede haber riesgos para el feto si una mujer embarazada bebe 8 o más tazas al día.

Adicción y síndrome de abstinencia. Aunque la adicción a la cafeína, no genera riesgos tan graves para la salud como otras drogas clásicas como nicotina, cocaína o heroína, mucha gente se ha convertido en adicta en el sentido de no poder dejar de tomarla o seguir tomándola pese arriesgar su salud física o psíquica, solo para evitar los síntomas del síndrome de abstinencia.

Los síntomas típicos del síndrome de abstinencia son:

Dolor de cabeza de diferentes grados; Fatiga, adormecimiento; Dificultad para concentrarse; Dificultad para trabajar; Irritabilidad; Depresión; Ansiedad.

Si eres consumidor de café, no te alarmes en tanto que lo ingieras responsable y prudentemente.

Fuente: Wikipedia, la Enciclopedia libre

Imágenes: Google

Anuncios

Autor: Orientador

Israel Leal Araujo. Orientador, Pastor en Iglesia Bautista, Practitioner en PNL, Docente Universitario en el área de Psicología, Profesor de Educación Media y Orientador, Jubilado, Consultor Organizacional, Facilitador de Talleres de Desarrollo Personal y Profesional, Presidente de la Fundación PROEDUCA. Estudiante de la Biblia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s