PARA UNA MUJER EN SU DÍA

“Respondió Dios: Ciertamente Sara tu mujer te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Isaac; y confirmaré mi pacto con él como pacto perpetuo para sus descendientes después de él.” Génesis 17:19

A Abraham se le denomina el padre de la fe. Esta distinción no es arbitraria, o emotiva, sino que ganó tal distinción por sus méritos. Él fue el primer patriarca hebreo, le siguen Isaac, Jacob, sus doce Hijos, entre los que se destaca Judá, de cuya tribu nació Jesús.

Pero estos hombres de Dios, no intervinieron solitarios en el desarrollo del Plan de Salvación; es decir de preparar el camino para el advenimiento del Mesías prometido; sino que actuaron en pareja.

Sara por lo tanto, tiene la distinción de haber sido elegida como el instrumento humano para traer a la luz a Isaac. Y de ese modo poner en marcha el Plan Divino para la venida del Mesías, con la misión de restaurar al hombre y a la totalidad de la creación.

Es decir, por estrategia divina, al lado, no detrás, de un gran hombre, hay una mujer de iguales dimensiones. Esto es así, desde la primera pareja. Por eso hablamos de la pareja como una realidad bio-psico-socio-espiritual, que ha propiciado grandes eventos en la historia de la humanidad. La Biblia así lo resalta.

Se sabe que el padre de David fue Isaí, 1 Samuel 16:1, nada se menciona de su progenitora. Una gran mujer, anónima, le  trajo al mundo; de quien seguramente heredó algunas de esas cualidades que le distinguieron como el más grande Rey de Israel; de quien Jesús se sintió orgulloso descendiente.

Por lo tanto, la mujer ha tenido un relevante papel en la historia humana.

Y lo tiene hoy. De muchas formas aporta para el desarrollo de la humanidad; y en el marco de la fe, para la continuidad del Plan de salvación.

Al visualizar a un humilde agricultor, ocupado en la faena de producir frutos, para nuestro sustento; reconocemos que una mujer le tuvo en su vientre, con amoroso cuidado le amamantó, y en su regazo lo preparó para cumplir su noble misión. Y qué decir de un médico en el quirófano, salvando vidas; o un maestro propiciando aprendizaje; de un predicador, exponiendo la Palabra. De ti, que lees estos párrafos.

Honor a las mujeres en su día.

Imagen: Imágenes Google

Anuncios

Autor: Orientador

Israel Leal Araujo. Orientador, Pastor en Iglesia Bautista, Practitioner en PNL, Docente Universitario en el área de Psicología, Profesor de Educación Media y Orientador, Jubilado, Consultor Organizacional, Facilitador de Talleres de Desarrollo Personal y Profesional, Presidente de la Fundación PROEDUCA. Estudiante de la Biblia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s