MEMORIAS DEL COSTA CONCORDIA

El día 13 de enero de este  2013, se cumple un año del accidente del crucero italiano Costa Concordia.

Como se recordará el accidente del Costa Concordia, que incluye el choque,  posterior encallamiento, y hundimiento parcial, sucedió el viernes 13 de enero de 2012, luego de chocar contra un arrecife de la costa italiana.

El barco encalló frente a la Isla de Giglio, de poco más de 1.500 habitantes, en Toscana, lo que requirió la evacuación de las 4.231 personas a bordo; el número de rescatados superó la capacidad de hospedaje de la pequeña isla, y, en ausencia de otras viviendas, las autoridades abrieron las puertas de los colegios, guarderías infantiles, hoteles y catedrales.

32 personas murieron, entre pasajeros y tripulación, 64 personas resultaron heridas, tres de ellas de gravedad; una pareja de recién casados de Corea del Sur, más un tripulante italiano, tuvieron que ser rescatados de debajo de la cubierta.

El capitán, Francesco Schettino, y el primer oficial, Ciro Ambrosio, fueron arrestados bajo sospecha de homicidio involuntario después de navegar mucho más cerca de la orilla de lo permitido. Schettino, fue posteriormente liberado el 5 de julio.

El Concordia entró al servicio de Costa Cruceros el 7 de julio de 2006, siendo el barco más grande construido en Italia hasta ese momento, y costó 450 millones de euros. Con sus 114.500 toneladas, es el naufragio de mayor tonelaje de la historia y los analistas del sector estiman que se trata de un siniestro total.

El crucero Costa Concordia salió de la ciudad costera italiana de Savona, el viernes 13 de septiembre de 2012, con escalas previstas en Civitavecchia, Palermo, Cagliari, Palma de Mallorca, Barcelona, Marsella, y regreso a Savona, según explicó la naviera; a bordo del crucero se encontraban 3.206 pasajeros y 1.023 miembros de la tripulación.

A las 21:42, hora local, el buque navegaba frente a la Isla de Giglio, se acercó a unos 300 metros de la costa y chocó con una roca a unos 800 metros al sur de la entrada del puerto; tras el impacto, el barco continuó navegando  otros 1 000 metros, 3 281 pies, hasta la entrada norte del puerto, y entonces viró con la intención de acercarse.

Este viraje se realizó a aproximadamente 800 metros, 2 625 pies, al sur de la entrada del puerto de Giglio, y con ello, se movió el centro de gravedad hacia el estribor del barco, que se inclinó hacia ese lado, inicialmente 20º, y finalmente se detuvo en un ángulo de 80º. En esta posición se pudo observar una rajadura de 48,8 metros, 160 pies, en el lado de babor, y una gran roca incrustada en el casco del navío.

La investigación demostró que el barco se había desviado de su curso para dar a los pasajeros una vista nocturna del Puerto de Giglio, en la costa este de la isla.

Se alegó más tarde que el capitán se acercó a Giglio en consideración al maître de la nave, que era de la isla. El capitán le pidió que fuera hasta el puente de mando para presenciar el paso.

“El barco comenzó a temblar; hubo pánico, como en una película, platos estrellándose contra el piso, gente corriendo, gente rodando las escaleras”, expresó un sobreviviente del navío. Otros testigos presenciales a bordo del barco dijeron que la nave repentinamente se inclinó hacia babor. Más tarde se aconsejó a los pasajeros que se pusieran sus chalecos salvavidas.

El barco gira, intentando ingresar al puerto, pero empezó a inclinarse aproximadamente 20° a estribor, el cambio creó problemas para el lanzamiento de los botes salvavidas. El presidente de Costa Cruceros, Gianni Onorato, dijo que la evacuación normal de los botes salvavidas se había vuelto “casi imposible” porque el barco se inclinó muy rápido.

Pocos minutos después del impacto, el capitán fue advertido por el jefe de la sala de máquinas de que la ruptura que se produjo en el casco se trataba de una rajadura de 70 metros de largo.

Mientras se realizan las investigaciones, datos preliminares indican que hubo reiterados errores humanos graves por parte del capitán del barco, Francesco Schettino, que resultaron en graves consecuencias. La ruta seguida por el barco hizo que estuviera muy cerca de la costa, por lo que la decisión tomada por el capitán aparenta no haber seguido los procedimientos estándar de emergencia de Costa.

Hablando para la televisión local, el capitán del barco insistió que las rocas contra las que había chocado el Concordia no estaban señaladas en los mapas marítimos. Pero el portavoz de los guardacostas locales, insistió en lo contrario. Un pescador local afirmó que las costas de la isla de Giglio son conocidas por sus fondos rocosos.

El Costa Concordia, una tragedia que no debía ocurrir…

Fuente:

Wikipedia, la enciclopedia libre

Agencias internacionales de noticia

Imágenes: Imágenes Google

Anuncios

Autor: Orientador

Israel Leal Araujo. Orientador, Pastor en Iglesia Bautista, Practitioner en PNL, Docente Universitario en el área de Psicología, Profesor de Educación Media y Orientador, Jubilado, Consultor Organizacional, Facilitador de Talleres de Desarrollo Personal y Profesional, Presidente de la Fundación PROEDUCA. Estudiante de la Biblia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s