PATRICIA VELÁSQUEZ, ORGULLO DE SER WAYUU

Son notorias las bromas, burlas, chistes y criticas que circulan en los medios de comunicación y a través de la Internet, relacionadas con las meteduras de pata de las jóvenes concursantes en certámenes de belleza, o en sus apariciones públicas.

Gran promoción se hizo a las ingenuas palabras escritas en Twitter, por Alicia Machado, sobre “las dos chinas”. A partir de ese desliz geográfico y político, surgió Alicia como ícono de las  despistadas. Aun recibimos chistes que hacen alusión a este “lapsus”, que le puede ocurrir a cualquier persona.

Igual se promocionan las desafortunadas respuestas de las mises, en los finales de los concursos de belleza. De esta manera se traza la matriz de que las muchachas coronadas como bellezas, son estúpidas; o carentes de educación y cultura. Al conocer los curricula de muchas de esas concursantes, se nota una solida formación académica. Es de imaginar pues, que aquellas desproporcionadas respuestas, son producto de la presión de saber que están siendo observadas por millones de telespectadores. Como aquella a quien se le preguntó: “¿Si hubiese un holocausto nuclear, que pareja elegiría Ud. en todo el mundo (hombre y mujer) para preservar y multiplicar la especie humana? La consternada concursante respondió: Seleccionaría al Papa y a la Madre Teresa de Calcuta.

Sin embargo muy poco se hace referencia a las acciones que muchas de ellas llevan a cabo durante su reinado de belleza, o fuera del mismo. Como el trabajo de Bárbara Palacios, referido a la motivación, y quien escribió el libro “La Belleza de Saber Vivir”. O los éxitos de Alicia Machado como actriz, tanto como empresaria.

Una de estas jóvenes que incursionan el mundo de los concursos de belleza y el modelaje, quien se dedica a causas humanitarias es Patricia Velázquez.

Patricia Velásquez nació en Maracaibo, Venezuela, y se declara “Marabina”. Su madre, Lidella Semprún desciende de la tribu indígena venezolana wayúu y su padre Aquiles Velázquez, es de ascendencia española, ambos educadores.

Desde su adolescencia comenzó en el mundo del espectáculo mediante la danza artística; posteriormente participó en el afamado concurso de belleza Miss Venezuela donde representó a la Península Guájira, y aunque no ganó la corona principal, se proyectó al mundo a partir de dicho evento.

Como modelo destacó en las pasarelas de Milán, París y Nueva York, siendo esta última ciudad su hogar. Durante el mayor tiempo de su carrera como modelo profesional, trabajó con los gigantes de la pasarela, como Lagerfeld para Chanel, Dior, entre otras afamadas casas de moda.

En el año 2002 constituyó  la fundación sin fines de lucro Wayúu Tayá (Soy Goajiro) dedicada a la asistencia de los Wayúu, un grupo de indígenas venezolanos.

El 20 de mayo de 2009, recibió en la ciudad de Nueva York, un reconocimiento por parte del comité de Women Together y el Consejo Económico y Social de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), por su labor humanitaria a través de su Fundación Wayúu Tayá que beneficia a los indígenas venezolanos respetando su cultura y tradiciones.

Wayúu Tayá, la fundación creada en 2002 tiene como sus principales objetivos llevarles esperanza a los habitantes de esta comunidad indígena situada en la Guajira venezolana, labor filantrópica que va en crecimiento con el pasar de los años.

En el año 2005 hace realidad el “Proyecto Techo”, ofreciendo educación, comida y atención sanitaria a 175 niños, y creando un centro de trabajo y aprendizaje para más de 100 mujeres en la Guajira venezolana que está activa al día de hoy.

La organización Wayúu Tayá cuenta con unos 42 voluntarios que trabajan en la Guajira venezolana y en un futuro planean expandirse hasta otras zonas indígenas del país debido a las necesidades de las comunidades indígenas.

Programa los Lechosos: Este programa provee educación formal a más de 310 niños de recursos limitados en edades de entre 4 y 12 años. El proyecto por la necesidad de contar con espacios adecuados y seguros para el aprendizaje. Previo a la construcción de los salones educativos, la mayoría de los wayúu recibía clases a la sombra de los árboles conocidos como los “Lechosos”, bajo los cuales los indígenas suelen protegerse de la lluvia y del sol.

“Tepichi Talashi”, que significa “niño feliz” en lengua wayúu (wayunaiki), es el nombre del primer preescolar y escuela primaria de la Fundación Wayúu Taya. Estas instituciones cuentan con las facilidades básicas para que más de 300 niños cursen el primer ciclo de educación formal. Las clases en ambas sedes educativas se imparten español y en dialecto wayuainiki.

El programa “Tecnología para la Educación del Wayúu (TEW)” es un proyecto educativo diseñado por la Fundación Wayúu Tayá para, con el uso de la tecnología computarizada, apoyar la formación de los niños wayúu como individuos bilingües, fortalecer su identidad y sentido de pertenencia a la etnia y fomentar el liderazgo para el desarrollo de sus comunidades. Este novedoso proyecto fue iniciado en la U.E. Jesús Redentor, con el fin de estimular las capacidades de auto-aprendizaje de los niños mediante del uso herramientas de software multimedia diseñadas con elementos propios de su entorno socio-cultural.

“Shukumajaya”, que significa inicio en este dialecto indígena, es el nombre wayúu escogido para identificar la primera instalación edificada por esta organización para que las mujeres indígenas se reúnan y trabajen protegidas de las inclemencias del tiempo. La Shukumajaya es un gran bohío o churuata donde ellas puedan tejer.

Las actividades son constantes, y variadas como lo son la prevención de enfermedades y la educación. En Marzo de 2011 se realizó la Jornada Integral de Salud 2011, en la cual estuvo presente la fundadora de la organización Patricia Velásquez impulsando estas labores.

En Abril de 2011 Patricia Velázquez presidió la inauguración de la escuela “El Mogú”, ubicada en el municipio Mara, del estado Zulia que cosnta de 8 aulas con capacidad de 25 alumnos, 2 módulos de baños, cancha múltiple, cocina, parque infantil y la dirección.

En contacto con la prensa nacional e internacional la modelo y actriz declaró: “Quiero,  ayudar a esos niños wayuu. Muchos en esa comunidad no estudian, quiero devolverles el autoestima. Todos hemos sufrido en algún momento por falta de amor propio, incluso yo, y sé que poniéndolos a estudiar lograremos cambios muy buenos en ellos”.

Éxitos Patricia, tu ejemplo es digno de imitar.

 

Anuncios

Autor: Orientador

Israel Leal Araujo. Orientador, Pastor en Iglesia Bautista, Practitioner en PNL, Docente Universitario en el área de Psicología, Profesor de Educación Media y Orientador, Jubilado, Consultor Organizacional, Facilitador de Talleres de Desarrollo Personal y Profesional, Presidente de la Fundación PROEDUCA. Estudiante de la Biblia.

3 comentarios en “PATRICIA VELÁSQUEZ, ORGULLO DE SER WAYUU”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s