LA INGRID ABANDONADA EN LA SELVA

Desde las entrañas de la selva colombiana fue rescatada Ingrid Betancourt. Su dolorosa pasantía por aquel lugar permitió el nacimiento de una  mujer. Curtida por la experiencia, acrisolada por el dolor, sensible por el sufrimiento.

La selva colombiana, y los captores de esta mujer, le permitieron renacer…

A su llegada, luego de ser rescatada, ante la mirada del mundo los medios de comunicación la entrevistaron. Un voz interrogó.

 ¿Trataron de violentarla?

Ingrid Betancourt respondió:

Ay… Tuve momentos difíciles. Tuve experiencias muy dolorosas. Pero, cuando subí al helicóptero, miré por la ventanilla y le juré a Dios que todas esas cosas se quedaban allá. No quiero volver a hablar de eso.

La selva colombiana (II)

Estas palabras de Ingrid Betancourt son muy significativas. Muestran la extraordinaria madurez adquirida en la selva, así como síntomas de nobleza espiritual.

Uno sabe que pasó por momentos difíciles. Emblemática es la foto publicada desde la selva, en la cual se muestra su delicada figura con evidentes síntomas de cansancio y enfermedad; tanto como la carta enviada a su madre en la cual sugiere la muerte como punto final al sufrimiento.

“Ésta es una selva muy tupida, difícilmente entran los rayos del sol. Pero es desierta en afecto, solidaridad o ternura…

“Estoy, Mamita, cansada, cansada de sufrir. He sido, o tratado de ser fuerte. Estos casi seis años de cautiverio han demostrado que no soy tan resistente, ni tan valiente, ni tan inteligente, ni tan fuerte como yo creía. He dado muchas batallas, he tratado de escaparme en varias oportunidades, he tratado de mantener la esperanza como quien mantiene la cabeza fuera del agua. Pero, Mamita, ya me doy por vencida. Quisiera pensar que algún día saldré de aquí, pero me doy cuenta de que lo de los diputados – que tanto me ha dolido- me puede pasar en cualquier momento. Pienso que eso sería un alivio para todos.”

Muchos recuerdos trae esta valiente mujer: Las caminatas por la selva, las picaduras de insectos, las cadenas, el trato inhumano. Ante la pregunta ¿Qué fue lo peor del secuestro?, una respuesta conmovedora:

Todo el secuestro es lo peor. La separación de las personas que uno ama… Ver hasta dónde puede llegar la naturaleza humana… Yo nunca traté a mi perrita como me trataron a mí.”

Pero para esta especial mujer colombiana, todas esas cosas se quedan allá, en la selva que fue su cárcel durante seis largos años.

Al bajar del avión que la devolvió a su hogar, tuvo un gesto que la describe. Al pié de la escalera de la aeronave, se arrodilló para dar gracias a Dios y orar el Padre Nuestro, que en una de sus peticiones expresa: “…y perdona nuestras ofensas… así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden…”

Borrón y cuentas nuevas para Ingrid.

Esta es una notable lección.

Pudiera albergar en su corazón odio, resentimiento, dolor, miedo, desesperanza por todo lo vivido; más ello significaría volver a la selva, y tal actitud no tiene sentido pues precisamente de esa vida en la selva fue liberada.

Uno puede imaginar que asimilando tal experiencia, y las anteriores al secuestro, proyectará su vida con la mirada puesta en el futuro. En lo mucho que puede dar y hacer por la paz del mundo; para que el conflicto en su querida tierra alcance una salida humana.

Una Ingrid que renació en la selva; que con un verdadero conocimiento de si misma iniciará una nueva vida.

Las palabras y actitud de Ingrid son aleccionadoras.

Muchos de nosotros hemos vivido nuestra propia selva, cautivos de nuestras propias decisiones.

¿Que hacer?

Liberarnos de esa selva, y dejar que ese pasado quede allá, precisamente en el pasado.

Fortalecidos,  utilizando nuestros recursos personales, plenos de fe y esperanza, levantar la mirada hacia el frente y avanzar hacia el futuro.

San Pablo, en su carta a los filipenses, expresa:

Olvidando ciertamente lo queda atrás… extendiéndonos a lo que queda adelante… prosigo al blanco… al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús…

La selva queda atrás…

Bienvenida a la vida Ingrid…

… y quienes han tenido similar experiencia…

Imágenes Google.

Anuncios

Autor: Orientador

Israel Leal Araujo. Orientador, Pastor en Iglesia Bautista, Practitioner en PNL, Docente Universitario en el área de Psicología, Profesor de Educación Media y Orientador, Jubilado, Consultor Organizacional, Facilitador de Talleres de Desarrollo Personal y Profesional, Presidente de la Fundación PROEDUCA. Estudiante de la Biblia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s