OLVIDAR

La mente es un valioso recurso con que contamos. Se dice que el cerebro es el asiento de la mente.

Algunos expertos afirman que el cerebro tiene la capacidad de registrar y almacenar todo cuanto nos ocurre. Desde la concepción hasta el momento actual, esa maravilla de la creación  lleva un registro pormenorizado de todo instante vivido. Una especie de “caja negra” humana, que guarda toda la historia de nuestra vida. En ella  se encuentran datos desde que hemos nacido, incluso algunos recuerdos del vientre de la madre, del momento del parto, momento determinante en el desarrollo posterior del niño o futuro adulto.

Por esa propiedad del cerebro, oyes una música y viene a tu memoria una escena relacionada con aquella melodía. Percibes una aroma y evocas una experiencia asociada a ese perfume; es más, hasta eres capaz de identificar el tipo de fragancia y la marca de la casa que la fábrica.

Esta condición humana, trae como consecuencia que vivamos prácticamente en dos dimensiones. El presente, que es lo actual; y el pasado que surge en la mente en forma de recuerdos. También podemos proyectarnos al futuro, pero la mayoría se enfoca hacia el pasado, pues allí esta lo vivido, experimentado, sentido.

Por esta razón, olvidar es prácticamente imposible. Lo que ha sido fijado en las neuronas, o en el cerebro propiamente dicho; no se puede borrar. No puedes presionar el dispositivo suprimir, y enviar a la papelera de reciclaje los recuerdos que no quieres evocar, pues dejaron de ser útiles, o no te gustan.

Lo que puede hacer el cerebro, y de hecho es una función de la mente, es reprimir; represar, aquellos contenidos que son dolorosos, o traumáticos. O también reprimir aquellos pensamientos o impulsos a actuar de forma indebida.

Algunas veces nos proponemos olvidar, reprimir,  un recuerdo; alguna situación dolorosa. Tarea no tan fácil. Mejor dicho imposible.

Hagamos un sencillo ejercicio:

Imagina en tu mente una pantalla blanca, como en el cine.

Visualiza que desde el centro de esa pantalla va surgiendo un limón. Dicha fruta crece hasta ocupar gran parte de la pantalla mental. Tienes en tu mente un limón, jugoso; con ese olor ácido característico.

Ahora trata de poner tu mente en blanco; saca de la mente la imagen del limón. Bórralo totalmente. Haz la operación contraria, disminúyalo hasta que desaparezca el limón.

Concéntrese, si quiere cierra los ojos,  eli mina totalmente el limón.

¿Pudiste borrar el limón?  Respira profundo. Sabes que no fue posible. La razón es simple. Cada vez que suprimías el limón, y veías la pantalla en blanco, te decía: “elimina el limón”. Es decir, te estaba induciendo el efecto contrario a tu deseo. Querías eliminar el limón; pero yo te lo recordaba, por lo cual nuevamente aparecía en la pantalla de tu mente. El cerebro no procesa el NO. Si te digo: NO pienses en una manzana. Ya sabes lo que hace tu cerebro, contrariando tu orden.

Esto es lo que ocurre cuando queremos olvidar. Cuando te propones olvidar algo, lo que estas es simplemente afirmando el recuerdo. Puedes pensar: NO  quiero recordar a esa persona de cabello castaño, ojos pardos, tez morena, labios sonrosados… Una detallada descripción muy interesante para NO olvidar.

¿Qué hacer? Más que olvidar, lo que necesitas es ejercer dominio sobre los recuerdos. Es aprender a a dar un sentido nuevo y provechoso a todo lo que nos ha ocurrido. Tanto a lo que nos ha hecho daño, como a las cosas buenas vividas.

En todo ello hay un aprendizaje. Podemos sacarle partido.

Necesitamos educar el pensamiento. No dejarlo divagar estérilmente. Sobre todo es prudente no alimentar recuerdos negativos; ni pensamientos impropios, deseos morbosos, por ejemplo; y recrearse en ellos. Otra medida saludable es hacer catarsis, drenar esos pensamientos negativos; hablar con personas de confianza, o expertos que puedan ayudarte. No solo para descargarlos; sino buscando luz para superarlos.

Por otra parte, aprender a perdonar; tal como lo propone el Padre Nuestro, es buena medida. Perdonar a otros, así como nosotros deseamos se nos perdone. No es asunto de perdonar y olvidar. Es perdonar y amar. Cuando aprendemos a amar, entonces tenemos ganada la batalla y seremos felices.

Volviendo al ejemplo del limón. Imagina de nuevo el limón en la pantalla de tu mente. Ahora toma un cuchillo, ábral o en dos mitades. Busca un vaso. Prepara una limonada. Ahora tienes en la pantalla de tu mente un  vaso con una refrescante y deliciosa limonada.

Solamente tú puedes ejercer control sobre lo que piensas. Sea desde el exterior, o internamente que se activen tus recuerdos; no tienes que olvidarlos; solo canalizarlos, transformarlos creativamente y hacer que actúen a tu favor.

Hay un sabio consejo de San Pablo:

Todo lo verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, Todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. Filipenses 4:

Piensa en cosas constructivas… No te afanesen olvidar.

Usa la creatividad…

Fuente:

  • Definiciones y Conceptos: Wikipedia
  • Biblia: Versión RVR60, tomada de biblegateway.com
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Autor: Orientador

Israel Leal Araujo. Orientador, Pastor en Iglesia Bautista, Practitioner en PNL, Docente Universitario en el área de Psicología, Profesor de Educación Media y Orientador, Jubilado, Consultor Organizacional, Facilitador de Talleres de Desarrollo Personal y Profesional, Presidente de la Fundación PROEDUCA. Estudiante de la Biblia.

5 comentarios en “OLVIDAR”

  1. Eso es muy cierto, si siempre miramos atras nunca lograremos avanzar, me gusta mucho el pasaje biblico que elegiste para cerrar el articulo, hay otro que dice que como piensa el hombre en su corazon asi es, llena tu corazon de pensamientos positivos.

  2. si la mente lograra repromir esos recuerdo en en el transcurso de la vida una actividad relacionada con ese recuerdo pora reavivar el recuerdo reprimido o solo pasara desapersivido sin nisiquiera tocar ese recuerdo reprimido o solo la mente o nosotros mismos podemos trasformar ese recuerdo q queremos olvidar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s